martes, 30 de diciembre de 2008

Dominic, de Tiffany Aaron


“En Nueva Orleáns, donde los días son calurosos y las noches sofocantes, no hay ningún lugar más caluroso que El Ángel Caído, el club nocturno de Dominic LaFontaine. Durante siglos, Dominic ha vivido al margen de la vida estudiando a los mortales que le rodean, y aunque ama a Teresa Ryder desde hace cinco años, conseguir su amor era un riesgo que no estaba dispuesto a correr. Con el Cielo cerrado para él, había creado un pequeño paraíso en la Tierra para sí mismo… un paraíso que ahora no significa nada para él sin la única mujer que le colma.

Teresa siempre ha considerado a Dominic como el hombre más atractivo que haya conocido. Su aspecto oscuro y su misteriosa pena intrigan su corazón y alma. Cuando se enreda con un hombre peligroso, Teresa acude a la única persona con la que puede contar.

¿Será capaz Dominic de apartar a su amor de las garras de un enemigo implacable o deberá sacrificar todo su ser para salvarla?”


MI OPINION DE ESTA NOVELA:

En general, recomiendo TODOS los libros de Tiffany Aaron, una autora por demás EXCELENTE si las hay en estos últimos tiempos. Esta novela en cuestión, tercera parte de la saga “Fallen Ángels” (O en cristiano: ángeles caídos) nos trae la historia de Dominic, un Ángel Caído muy peculiar. Lejos de los estereotipos comunes en cuanto a materia de seres angélicos se refiere, la autora nos presenta una versión muy creíble y consistente de un ángel que participo en la Rebelión de Lucifer y en su Caída, pero lejos de lo que pudiera pensarse, se trata de un ser totalmente arrepentido del hecho, al que no le queda mas que seguir adelante y vivir una vida en nuestro mundo, desterrado del Cielo para ¿siempre?… y vaya que vida la que vive...

La larga, larguisima existencia de siglos de Dominic cambia radicalmente cuando conoce a Teresa. Es en ese momento en que el Amor Verdadero se descubre ante él. Me ha gustado muchísimo como la autora maneja los momentos entre la pareja y la química entre ambos esta muy bien retratada. Altamente recomendable, digamos, esta novela. Desde ya NO pueden perdérsela, je, je.

ALGUNOS PUNTITOS FLOJOS

Son pocos, realmente nimios, pero los tiene:

1 – Esperaba en algunas partes más profundización de la condición de Caído de Dominic. Un ser que ha vivido por tantos y tantos siglos sin duda tendría MUCHAS historias mas que contarnos… la novela hubiera dado para profundizar un poco mas en qué hacia Dominic siglos antes de conocer a Teresa, como fue que sobrevivió en nuestro mundo al inexorable paso del Tiempo y demás. Lamentablemente, eso no se ve…

2 – La forma en que se sacan de encima a los dos antagonistas de la novela (son dos, en concreto; uno es otro ángel caído como Dominic, pero que cansado de su larga existencia terrenal, decide asesinar personas, retando a Dominic a detenerle… el otro es un tipo llamado Vincent Delacourte, un “pretendiente” de Teresa, que tiene para con ella muchos y muy oscuros intereses). Enserio, dio un poco de pena como se los sacan a ambos de encima en el libro… ¿Qué le vamos a hacer? Tampoco es que esperaba la gran cosa en esta parte, pero bueno… je, je, je.

3 - ¡Que la novela sea tan corta! Je, je. Es realmente muy buena y es tan corta que cuando acaba sigues con ganas de más.

EN SINTESIS

Una novela altamente BUENA para aquellos que les guste el género de Romance Paranormal y sobre todas las cosas, la temática de los ángeles. Si hay algo que Tiffany Aaron tiene, es que SABE como retratar a unos ángeles que pese a ser entidades celestiales, no se privan de “disfrutar” de los “placeres terrenales”, je, je, je.


Un saludo a todos!!!

sábado, 27 de diciembre de 2008

"Angel: Navidad" (Epilogo)


Y llegamos al verdadero final del fanfic, el Epilogo… con un broche de oro perfecto para la “movida” Navidad de Ángel y sus amigos, je, je.

Ya que estamos, viene bien otra pequeña aclaración al lector. Como habrán visto, el desenlace del capitulo anterior contenía elementos Corangel (pareja constituida por Cordelia y Ángel). Dicha pareja, en el momento en que esta ambientada la historia, estaba en boga. Si bien en la serie, jamás Cordy y Ángel llegan a declararse del todo explícitamente su amor (como en este fanfic) uno lo intuía como latente allí, en su interior.

El “Corangel” no duró demasiado. Gestado propiamente dicho en la Tercera Temporada de Ángel, para la Cuarta, las situaciones vividas en la trama acabaron con toda posibilidad de que se produzca… y cuando Cordy “regresa” momentáneamente en la Quinta, si bien se explora de nuevo un poco esta relación, luego nos enteramos que tristemente, Cordelia falleció y que su reaparición se debió a un “favor” para con ella por Los Poderes Que Son (recuérdese que al final de la Cuarta Temporada, Cordy había quedado en un coma místico por culpa de Jasmine; Los Poderes la sacaron brevemente de dicho estado para que ayudara a Ángel en contra de Lindsey en aquel capitulo de la Quinta. Luego, como he dicho, se supo que Cordelia NO había salido del coma sino que había muerto, lamentablemente, truncando esta relación que hubiera sido muy linda de haber continuado).

Muy bien. Basta de tanta charla. Los dejo con el final-final de este relato!!


EPILOGO



HOTEL HYPERION, TIEMPO DESPUES…

Cuando Ángel abrió sus ojos, se dio cuenta de que no estaba solo en su habitación. Acostada en la cama a su lado, una figura femenina dormía acurrucada contra su pecho.

Una sonrisa se le dibujo en el rostro, entonces. Muy despacio, acerco su cara hacia la de la durmiente y le dio un calido y pequeño beso en su mejilla.

Cordelia se despertó inmediatamente y lo miro. Con algo de dificultad, se incorporo de la cama y se puso de pie, bostezando y estirándose.

Cordelia: ¡AHUUUM! ¡Pero que sueño! Creo que dormiría una semana entera.

Ángel: (riéndose) ¿Qué hora es?

Cordelia: (mirando un reloj) Como las… 3 y media de la madrugada.

Ángel: Entonces dormimos… unas dos horas.

Cordelia: A mi me pareció una eternidad.

Silencio. El vampiro la miro largamente por un buen rato…

Cordelia: ¿Qué? ¿Tengo algo en la cara?

Ángel: No. Solamente estaba viendo lo linda que te pones al levantarte de la cama.

Risas. Cordy se acercó a él y agarrando una almohada, le dio un golpe en la cabeza.

Ángel: ¡Hey! Ese fue ataque a traición, señorita Chase.

Cordelia: ¿Y? Dicen que en la guerra y en el amor todo se vale.

Ángel: Linda frase esa…

Imprevistamente, llamaron a la puerta de la habitación. Cordy la abrió y el resto de los componentes del staff de “Investigaciones Ángel” entro a verlos.

Gunn: Hola viejo. Feliz Navidad.

Fred: ¿Cómo te encuentras?

Ángel: Agotado. Estoy como si un camión me hubiera pasado por encima.

Lorne: Descansa. Gracias al Cielo, ahora toda esta locura ya se termino.

Connor se adelantó y se sentó al lado de su padre, en la cama. Ambos intercambiaron una mirada amistosa.

Ángel: Me dijeron que luchaste magistralmente, hijo.

Connor: (mirando de reojo a Cordy) Bueno… creo que la que te lo dijo exageraba un poquito. Ella hizo la parte más importante del caso.

Cordelia: No todos los días uno tiene que enfrentarse al “Primer Mal”, te recuerdo… por suerte, esta “ex diosa” tiene sus recursos.

Lorne: (bromeando) Con diosas con un carácter como el tuyo, mamita querida…

Cordelia: ¡Hey!

Ángel: (a Gunn) ¿Y Wes? ¿Hay noticias de él o de Lilah?

No había terminado de preguntar aquello, que el ex Vigilante se asomó por la puerta y entro en la habitación, uniéndoseles.

Ángel: No sabía que estabas acá.

Wesley: (suspirando) Regrese hace un rato.

Ángel: ¿Cómo esta Lilah?

Wesley: Gracias a Dios, fuera de peligro. Perdió bastante sangre pero ahora esta algo mejor… Me parece que por un largo tiempo no podrá asistir a su trabajo.

Gunn: Eso significa que todas las operaciones de Wolfram & Hart que ella comanda…

Fred: … Se paralizaron hasta que regrese.

Wesley: Algo así. En cierta forma, aunque me cueste un poco admitirlo, esto nos ha beneficiado. Wolfram & Hart no va a volvernos a molestar por al menos… varias semanas… quizás un mes.

Cordelia: Feliz Navidad a todos- dijo, en tono de broma- Creo que recibimos el regalo mayor, después de todo.

Hubo un murmullo de alivio general. Sin embargo, el vampiro con alma sentía que debía tratar de explicarse y disculparse por toda la situación vivida…

Ángel: Chicos… Yo solo quería decirles que… lo siento. Por mi culpa, se les arruino la Navidad.

Gunn: Hey, viejo. No tienes nada que disculparte.

Fred: Si. Esta todo bien.

Ángel: No, de verdad. Me siento… mal por todo lo sucedido. Quiero que sepan que estoy totalmente agradecido por su preocupación- hizo una pausa y miro a Wes- A ti también te tengo que agradecer tu interés, Wesley.

Wesley: No tienes que agradecerme…

Ángel: (interrumpiéndolo) Si que tengo. Pudiste permanecer al margen de todo esto y sin embargo, te involucraste. Ayudaste a Cordy y al resto con tus conocimientos y les diste una gran mano… Eso es algo valioso.

Wesley: …

Ángel: Sé que… las cosas entre los dos no han ido… como deberían haber seguido, pero estoy dispuesto (si quieres) a olvidarme del pasado y a comenzar de nuevo. ¿Qué me dices?

Wesley: Yo… no sé. Necesito tiempo para pensarlo…

Ángel: Seguro. Te entiendo. Tomate todo el tiempo que necesites, pero quiero que sepas otra cosa… Aquí siempre vas a tener las puertas abiertas. Somos una familia… tú familia y nosotros tampoco vamos a abandonarte.

El vampiro se levanto de la cama y le tendió una mano, de manera amistosa. El ex Vigilante dudo por un segundo, pero luego se la estrecho, sonriendo levemente.

Cordelia: (con algunas lágrimas en los ojos) ¿No es irónico? Se suponía que el plan del Primero era desunirnos a todos… sin embargo, terminamos más unidos que nunca.

Ángel: Es una buena señal. Quizás para la próxima vez que nos ataque, podremos hacerle frente de mejor manera. Mas preparados y listos para con lo que se venga.

Todo mundo quedo en silencio.

Fred: ¿De verdad piensas que esa entidad va a volvernos a molestar?

Ángel: Es una corazonada, pero si… es lo que siento, Fred. El Mal… la verdadera fuente de la maldad ha mostrado su rostro y creo que volveremos a saber de él… quizás, mas pronto de lo que imaginamos.

Cordelia: (interrumpiendo) Bueno, gente, basta de pálidas. ¡Es Navidad! Dejemos al Mal de lado y vamos a festejar. Al menos, creo que deberíamos arrojar algún par de fuegos artificiales.

Todo mundo rió. Lentamente, salieron de a uno de la habitación. Ángel y Cordy fueron los últimos… Ambos salieron abrazados el uno con la otra, mirándose de manera tierna.

Después de todo, a pesar de los malos momentos vividos, ahora ambos podían intentar pasarla bien de allí en más.



FIN

jueves, 25 de diciembre de 2008

"Angel: Navidad" (Tercera Parte)


¡¡¡Feliz Navidad para todos!!!

Bueno, supongo (espero) que la hayan pasado bien… que comieran mucho Pan Dulce y turrones, que tomaran mucha Sidra y, lo mas importante de todo, que reinara la paz y la armonía en sus respectivas reuniones familiares, je, je.

Acá les traigo la Tercera Parte de esta peculiar y para nada típica historia navideña de Ángel, un desenlace a “toda orquesta”, más que nada. Espero de corazón que este fanfic les haya gustado. Este capitulo es el capitulo final de esta historia, pero luego, queda un Epilogo para la próxima entrada que se los recomiendo… no se lo vayan a perder por nada del mundo!

Nuevamente, felicidades para todos y disfruten el capitulo!



TERCERA PARTE



EL INVERNADERO, ALGUNOS MINUTOS DESPUES…

Acompañada de Connor, Cordelia llego hasta la entrada de aquél invernadero y con algo de preocupación, comprobó que el negocio ya estaba cerrado. Sin embargo, aquello no disuadió al joven hijo de Ángel, quien adelantándose, abrió la puerta de una certera patada…

Connor: Vamos… pero con cuidado.

La pareja se adentra entre las tinieblas y se dirige hacia la sección donde estaban aquellos pinos secos que Wes les describiera. Una vez allí, Connor procede a buscar rápidamente algún indicio de una entrada oculta hacia el subterráneo.

Finalmente, la encuentra. Se trata de una tapa de alcantarilla.

Dándole un seco golpe, la tapa cede y cae dejando abierta la entrada a las cloacas. Connor no lo piensa dos veces y se arroja hacia el subterráneo, seguido por Cordy.

Cordelia: (aterrizando en un sucio suelo) ¡AUTCH! ¡Eso dolió!

Connor: (ayudándola a levantarse) Cuidado. Este sitio huele a peligro.

Una rápida mirada a su alrededor le dio a la muchacha una idea de donde se encontraban. Se trataba de una gran cueva enclavada en la roca, llena de mugre y que despedía un fuertísimo olor a putrefacto. Arrugando la nariz, Cordy y su acompañante avanzaron por entre la penumbra atravesando un largo corredor… De repente, ambos se detienen en una intersección. Unos murmullos extraños surgen de una parte de la cueva delante de ellos.

Cordelia: (en voz baja) ¿Oíste eso?

Connor: (adelantándose) Hay alguien allí…

Muy despacio, ambos se acercan al lugar de donde proceden esos murmullos. Finalmente, encuentran a cuatro figuras encapuchadas sentadas en torno de una mesa de roca, aparentemente, realizando algún nuevo ritual.

Cordelia: ¡Son ellos, los Bringers! Los encontramos… Y ahí esta ese amuleto hexagonal de mi visión.

Connor: Perfecto. Acabemos con ellos.

Cordelia: ¿Sin armas?

Connor: No me hacen falta las armas.

Dicho esto, el joven se acerca a los cuatro Bringers encapuchados listo para la acción. Uno de aquellos sacerdotes demoníacos sin ojos se percata de su presencia y se levanta, seguido por sus compañeros.

Connor se lanza sobre el más cercano y lo tumba de un puñetazo. A continuación, se agacha y elude el ataque de otro que había sacado una especie de hacha para cortarlo. Moviéndose de manera magistral, el muchacho le saca de un golpe el arma al Bringer y con el mango de la misma hacha le propina un feroz golpazo en el estomago.

La batalla continua, mientas Cordelia observa todo desde un rincón. A base de sus golpes de puño y del hacha sustraída, Connor logra seccionarle la cabeza a uno de aquellos sacerdotes infernales y cortarle un brazo a otro.

La victoria ya era suya. Viendo a sus compañeros morir, los Bringers que quedaban huyen despavoridos por un túnel cercano…

Cordelia: (acercándose) ¡Eso fue fabuloso! Connor… eres increíble.

Connor: (señalando hacia la mesa de roca) Todavía nos falta destruir ese amuleto.

El joven se acerca a la mesa y levanta el hacha, listo para partirlo en pedazos, pero entonces se detiene. Una figura fantasmal se había materializado delante de él, mirándolo de manera muy seria…

Cordelia: ¿¿¿DARLA???

El fantasma de Darla le dedico una inicua mirada y luego, volvió su atención hacia Connor. El muchacho se había paralizado completamente en su lugar, evidentemente sorprendido por lo que veía.

Darla: Connor… ¿Qué estas haciendo?

Connor: Mamá…

Cordelia: ¡Connor! ¡Esa no es tu madre! Es ese ser… El Primero.

Darla: (hablando suavemente) Baja tu hacha, hijo.

Connor: Tú no eres… mi madre.

Darla: (sonriendo) Pero amor… ¿Cómo puedes decir eso? Soy yo. Dios, no sabes cuanto te he extrañado… Ansiaba que este momento llegara. Deseaba conocerte, hijo. Ahora que por fin te veo, no tengo dudas… Eres tan hermoso como tu padre.

Cordelia: ¡No la escuches!- le grito al muchacho, acercándose a él- ¡No es real!

Darla: Baja tu arma hijo… déjala en el piso. Mami te quiere…

Connor: ¡Tú no eres mi madre!

El joven levanta su arma y se dispone a destruir el amuleto, pero entonces la figura de Darla se desvanece y la de otra persona muy conocida por él la sustituye…

Holtz: Steven… ¿Qué estas haciendo?

Connor: (deteniéndose) No puede ser… No.

Holtz: (sonriendo) Si, Steven, soy yo…. He vuelto.

************

MIENTRAS TANTO, EN ALGUNA OTRA PARTE DE LA CIUDAD…

Wesley y Gunn todavía continuaban viajando a bordo del automóvil de Ángel, tratando de encontrar pistas del paradero del vampiro, cuando un pequeño ruidito en el bolsillo del ex Vigilante se dejo oír por sobre el rugido del motor en marcha.

Gunn: ¿Y eso?

Wesley: (rebuscando en su bolsillo) Mi celular…

Gunn: ¿Ahora tienes un celular?

Wes no respondió y mientras manejaba, se fijo en la pequeña pantallita de su teléfono para ver el numero de quien parecía estarlo llamando urgentemente.

Wesley: Lilah…

Gunn: ¿Tienes el numero de esa bruja ahí guardado?

Wesley: (presionando un botón y atendiendo el llamado) ¿Si?

Pero no era la voz de la abogada la que surgió del otro lado del auricular. Mas bien, se trataba de una voz varonil bastante conocida y que nunca se hubiera esperado oír en semejante momento.

Ángel: ¿W-Wes? S-Soy yo… Ángel.

Al oír aquello, el ex Vigilante da un volantazo y el coche casi se estrella contra un poste de luz. Haciendo una rápida maniobra, pisa los frenos y detiene el auto en una esquina.

Gunn: ¿¿Te volviste loco, viejo?? ¡Casi nos matas!

Wesley: (con el teléfono en mano) Es Ángel.

Gunn: …

Wesley: ¿Ángel? ¿De verdad eres tú? ¿Dónde estas?

Ángel: Y-Yo… estoy en el departamento de Lilah, Wes… Y-Y creo que… He cometido un asesinato.

Wesley: …

Gunn: ¿Qué pasa? ¿Dónde esta?

Wesley: (haciéndole un gesto para que se callara) ¿Dónde esta Lilah, Ángel? ¿Esta contigo?

Ángel: Wes… Yo… la mordí… Yo… ¡Por el amor de Dios!

Había un tinte de pánico en su voz. Por el auricular, se podía oír una respiración entrecortada y agitada.

Wesley: (desesperado)
¿¿¿Esta con vida???

Ángel: N-No lo sé… Creo que si… ha perdido mucha sangre… Yo… Creo que se la bebí.

Wesley: ¡Maldición! Muy bien, escúchame… Quédate ahí. Gunn y yo vamos para allá. ¡Solo quédate ahí! ¿Me entiendes?

Ángel: S-Si.

Wes corta la comunicación y vuelve a poner el coche en marcha. A toda velocidad se dirige de nuevo hacia el lugar donde vive la abogada.

Gunn: ¿Qué sucedió?

Wesley: Atacó a Lilah… La mordió.

Gunn: (asombrado) ¿Esta muerta?

Wesley: Mas le vale que no.

************

DEPARTAMENTO DE LILAH…

Una vez que colgó el teléfono, Ángel se desplomó sobre un sillón. A un costado de donde estaba, tirada en el suelo, yacía Lilah con dos sendas marcas de mordedura en su cuello.

…Mucha sangre surgía de aquellas heridas…

Sin poderle quitar la vista de encima, el vampiro con alma rememoraba paso a paso todo lo que había hecho hasta el momento. En su boca, todavía podía sentir el sabor de la sangre humana recientemente consumida.

Había vuelto a matar.

Después de todos estos años, había vuelto a matar. Lo mas terrible de todo, era que no había perdido su alma ni se había convertido en Ángelus.

No. Era Ángel…

Cuando mato a todas esas personas, era él mismo. Era dueño de su personalidad mas no así de sus actos. Como si aquellos fantasmas le hubieran hipnotizado a medias, lo habían obligado a cometer todas esas atrocidades.

Eso era. Atrocidades.

Nunca podría olvidarse de lo sucedido. Era una mancha enorme, terrible… Tanta muerte sin sentido, tanto desastre…

Tendría que haberse resistido, pero no pudo. No fue lo suficientemente fuerte para hacerlo y ahora, por esa debilidad suya, muchas personas inocentes habían perdido la vida aquella noche, un día antes de la Navidad.

Ángel: Dios misericordioso… ¿Qué he hecho?

************

LA CUEVA SUBTERRANEA, DEBAJO DEL INVERNADERO…

Connor no lo podía creer.

Delante de él, se erguía la figura de Holtz, su difunto padre adoptivo que durante todo el tiempo en que ambos pasaron exiliados en la dimensión de Quor-Thoth lo había criado como si fuera su verdadero progenitor.

¡Estaba ahí! ¡Y parecía vivo!

Holtz: (sonriendo) Steven, mi querido Steven…

Connor: (murmurando) No eres real.

Holtz: Si que lo soy. Estoy aquí, hijo… He vuelto.

Cordelia: (adelantándose) ¡No lo escuches! ¡No es real! ¡No es Holtz!

El muchacho pareció dudar. Muy despacio, bajo su hacha sin quitar sus ojos de encima de la figura fantasmal erguida a solo dos pasos de él.

Holtz: Steven… Soy yo- insistió- He regresado por ti. Por favor, tienes que creerme. Yo nunca te mentiría, hijo.

Connor: …

Holtz: Suelta tu arma. Si destruyes ese amuleto, no podré continuar en este mundo… Por favor, Steven.

Connor: (confundido) ¿De verdad eres tú?

Holtz: Claro que si. Soy yo. ¿Recuerdas aquellas tardes, cuando cazábamos en los llanos de Quor-Thoth? ¿O la vez que te enseñe a usar una espada? Piensa por un momento… Solo tú y yo sabemos esas cosas. Steven, soy yo… suelta tu arma.

Cordelia: ¡Connor! ¡Connor! ¡Reacciona, por el amor de Dios!

Holtz: Suéltala, hijo… y volveremos a estar juntos como antes.

El muchacho vacilo. Por alguna extraña razón, ya no podía aguantarlo más. El hacha se resbalo de sus manos y cayo estrepitosamente al suelo.

Connor: (llorando) N-No puedo creer que seas tú. N-No puedo creer que hayas regresado…

Holtz: Mi querido Steven… Que idiota eres.

Connor: (sorprendido) ¿Eh?

Pero ya era tarde. Como una mosca zumbadora que se veía súbitamente atrapada por las titánicas manos de un hombre, Connor se vio apresado entonces por una fuerza invisible que lo asió por todas partes de su cuerpo y lo mando volando por el aire varios metros mas atrás, dándole un terrible golpe contra una pared de roca.

Cordelia: ¡¡CONNOR!!

El muchacho cae al piso y pierde inmediatamente la conciencia. El fantasma de Holtz ríe a carcajadas como un loco y se desvanece, suplantado por la figura de Darla.

Darla: ¡Pero que idiota! ¡Ha caído como un verdadero tonto!

Cordelia: (enfurecida) ¡Maldita seas! ¡Púdrete en el Infierno!

Cordy toma el hacha y se dispone a terminar con lo que Connor no pudo hacer, pero apenas levanta el arma, la misma fuerza invisible que arrojó al muchacho por el aire la detiene, dándole un tremendo golpe en el estomago.

La muchacha se dobla del dolor, pero se niega a soltar el arma. Haciendo un gran esfuerzo, vuelve levantarla…

Darla: (cruzada de brazos) Hmm… Pero que valiente. Querida Cordy, jamás te imagine así.

Cordelia: (casi sin aire) ¡No te llevaras a Ángel!- refunfuño, entre dientes- ¡No te dejare!

Darla: Cordy, Cordy, Cordy… Creo que no estas en posición de amenazar a nadie. Ya no eres un Ser Superior, ¿recuerdas? Francamente hablando, no sé como pudiste dejar una posición de poder tan… privilegiada como la que tenías para volverte a arrastrar en el fango con estos… patéticos insectos.

La fuerza invisible se enrosca en torno de Cordelia. Ejerciendo una increíble presión, logra paralizarla en su sitio, al mismo momento en el que le provoca un inmenso dolor.

Cordelia: ¡¡NNGH!! ¡M-Maldito!

Darla: Dime por que lo hiciste… ¿Extrañabas el poder tocar, abrazar, sentir? ¿O por otra cosa? Tal vez extrañabas las caricias de Ángel… Aunque espera un segundo… Ahora que lo pienso, Ángel no te ha tocado todavía. No de la manera en la que tú quieres. ¿Es por eso que volviste?

El fantasma de Darla desaparece, suplantado por el de Doyle.

Doyle: Extrañabas a Ángel… deseabas fervientemente que él te abrazara, que te tocara, que te hiciera sentir de una vez todo su “amor”- al decir esta palabra hizo una mueca de desagrado- Bueno, déjame decirte una cosa, Cordy… Ángel se va a morir.

Cordelia: Eso… no… es… verdad.

Doyle: ¡Oh! ¡Si que lo es! No me costo mucho minar su conciencia… Sabia que debía alentarlo con el estímulo apropiado y, bueno… nuestro querido “campeón” acaba de cometer varios actos bastante atroces que sin duda, le remorderán aun mas su pobre conciencia. Creo que estoy en lo correcto al decir que esta tan, pero tan desesperado que cometerá una locura aun mas mayor…

Al oír aquello, el corazón de Cordelia comenzó a latir más aprisa. El miedo de una idea que súbitamente se le apareció en la mente pareció cobrar fuerza.

Cordelia: Estas… mintiendo.

Doyle: (riendo) Creeme que no. Ángel se va a suicidar… Algo que me encantara ver.

Cordelia: ¡¡No!! ¡Eso no es verdad! ¡Estas mintiendo! ¡Estas mintiendo!

Doyle: Cordy, Cordy… Me temo que ahora estoy diciendo 100 % la verdad. Es una lastima que todo vaya a terminar así. ¿Quién podría pensar que el súper campeón de Los Poderes iba a terminar de esa forma? Pero las tragedias pasan…

Varias lágrimas de impotencia surgieron de los ojos de Cordelia. El fantasma de Doyle se burlo de ella riéndose a carcajadas.

Cordelia: (firme) ¡¡No te llevaras a Ángel!!

Doyle: Pobre Cordy… No sabes lo que dices. ¿Crees que puedes vencerme? No soy un demonio, niña. Soy algo que ni remotamente puede concebir tu mente… Soy la Fuente de toda la Perdición, el Primer Mal. Ya estaba aquí cuando las pirámides fueron construidas, ya estaba aquí cuando los dinosaurios caminaban sobre la Tierra… ya existía antes de que este planeta fuera creado. Soy viejo… muy viejo… Estoy más allá de la vida y la muerte, más allá de todo. Soy aquello que la oscuridad teme… Existo en todas partes… Nunca podrás vencerme. Ángel morirá y después, tus amigos.

Cordelia: (resistiéndose) ¡¡No te lo vas a llevar!!
¡¡No vas a ganar!!

Doyle: Cordy… Yo ya gane.

La presión de la fuerza invisible que la rodeaba era tremenda. Aun así, el esfuerzo que Cordelia hacia para levantar el hacha y tratar de partir en pedazos el amuleto era admirable.

…Parecía que sus músculos serian literalmente aplastados...

Doyle: Ríndete. Ya no tienes oportunidad.

Pero Cordy no iba a rendirse. Dios sabía que había luchado tanto por conseguir el amor de Ángel… No iba a dejar que aquella cosa… que ese “Primer Mal” se lo arrebatara. ¡Tenia que luchar!

Cordelia:
¡¡VETE AL DIABLO!!

La fuerza invisible pareció perder poder. Liberada de su influjo, la muchacha levanta el hacha y la asesta rápidamente sobre el amuleto hexagonal.

El amuleto se parte en pedazos. El fantasma de Doyle grita de rabia y de dolor y desaparece, sustituido por una sombra de dimensiones titánicas que se irguió abarcando casi toda la cueva.

En el centro de aquella sombra titánica, una especie de “núcleo palpitante” de color rojo furioso, como un corazón, latía frenéticamente. Cordy comprendió entonces que estaba viendo al Primero en su verdadera forma.

…Aquel palpitante núcleo emanaba una maldad impresionante, increíble… Era como una junta de todo lo que es negativo, perverso y oscuro. Un sitio donde la maldad del Universo entero estuviera depositada.

El Primero: ¡¡ÁNGEL MORIRA!!

La inmensa sombra se desvanece en el aire, como el humo. Cordy suspira y se vuelve hacia Connor, ayudándolo a recuperarse. El muchacho no tarda en recobrar la conciencia, confundido.

Connor: ¿Q-Que sucedió? ¿Ya termino todo?

Cordelia: No. Me temo que no… Esto esta lejos de terminar. Vamos, salgamos de este tugurio.

************

EL DEPARTAMENTO DE LILAH, OTRA VEZ…

Mientras oía el sonido de un automóvil detenerse afuera, Ángel todavía seguía sentado en aquel sillón, sin mover un músculo y la vista fija en el cuerpo tirado de Lilah.

Pronto, un par de inconfundibles sonidos de pasos se dejaron oír del otro lado de la puerta de entrada. Alguien manoteo el pomo de la cerradura y lo dio vuelta, intentando entrar al departamento.

Como la puerta no se abrió, procedió entonces a derribarla de un certero golpe. El vampiro desvió sus ojos de la abogada y observo la brusca entrada de Wesley, acompañado de Gunn.

Wesley: Ángel…

Se produjo un breve momento de silencio. Luego, la atención del ex Vigilante se desvió hacia Lilah. A toda prisa, se agacho para comprobar el estado de sus heridas y si todavía se mantenía con vida.

Gunn: ¿Y bien? ¿Cómo esta?

Wesley: Gracias al Cielo, viva… pero sus heridas no me gustan. Perdió mucha sangre- dijo y la levanto del piso con algo de dificultad, cargándola entre sus brazos- Hay que llevarla al hospital cuanto antes.

Ángel: Dios mío- murmuró- ¿Se dan cuenta de lo que hice? Casi la mato…

Gunn: Calmate, viejo. Estabas bajo el control de una entidad siniestra y muy poderosa. Te hizo ver cosas que no estaban ahí. Ya todo termino.

Ángel: (negando con la cabeza) No, Gunn. Esto no ha terminado… He matado a gente inocente… ¿Entiendes? ¡He vuelto a matar! ¡Bebí su sangre!

Gunn: No eras tú cuando lo hiciste, viejo. Esa cosa… ese “Primer Mal” te controlaba. Calmate, por favor.

Wesley: (interrumpiendo) Tenemos que llevar a Lilah a un hospital, Charles.

Gunn: ¡Al cuerno con la maldita bruja, Wes! ¡De todos los que han muerto esta noche, ella es la única que merecería morir realmente! ¡Es una maldita! ¡Por mi que se muera!

Wesley: ¡No voy a discutir esto contigo! ¡Lilah necesita atención médica!

Dicho esto, el ex Vigilante sale puerta para afuera cargando el cuerpo de la abogada inconsciente.

Gunn: (molesto) ¡Vaya tipo! Le interesa más la vida de esa bruja que la tuya, viejo…- se volvió hacia Ángel, pero entonces, se llevo una gran sorpresa.

El vampiro se había esfumado. Ya no estaba en el sillón… aprovechando la discusión, había huido por una ventana.

Gunn: ¡Pero me lleva el diablo! ¿¿Y ahora donde carajo se fue??

************

La culpa era enorme.
Mientras caminaba otra vez sin rumbo por las calles de la ciudad, la mente de Ángel volvía una y otra vez a lo que había hecho.

Había vuelto a matar.

Cometió un crimen imperdonable. ¿Por qué era imperdonable? Porque no era Ángelus cuando lo hizo. Era él, en toda su esencia… Si hubiera sido lo suficientemente fuerte como para resistirse...

Pero no… era verdad lo que aquellos fantasmas habían dicho. Sabía que era verdad.

Muy en su interior, Ángel ansiaba probar otra vez la sangre humana. Era este sentimiento vergonzoso el que afloro y el que lo sumergía en una nueva culpa aun más negra que la que hasta ese momento, su larga vida de vampiro llevaba.

Cuando era Ángelus, había matado a muchos, es cierto, pero en aquel entonces no tenia su alma. Era un demonio y sencillamente hacia lo que tenía que hacer un demonio… pero ahora, la cosa era diferente.

Al volver a convertirse en Ángel, le era prácticamente imposible tomar la vida de un ser humano como antes. Era fácil matar a sus congeneres vampiros y a los demonios, pero era muy, muy diferente hacerlo con personas.

La culpa de lo que había hecho lo atormentaba y mucho.

Aquello no podría seguir, lo sabia. Por su culpa, muchas maldades habían ocurrido en este mundo… muchas vidas inocentes se habían perdido.

Ángel ya no podía soportarlo más. Era hora de pagar definitivamente con sus culpas.

************

EL HOTEL HYPERION, TIEMPO DESPUES…

Lorne y Fred permanecían sentados en el living del hotel desde que todo mundo había partido a sus diferentes misiones. Ninguno se movió de su sitio y prácticamente, estaban expectantes a cualquier novedad que surgiera.

De repente, la puerta de entrada se abre y un desolado Gunn aparece…

Fred: (parándose) ¡Charles! ¿Qué ha sucedido? ¿Dónde esta Wes?

Gunn: Con Lilah, en el hospital. Nos encontramos a Ángel en su departamento… la ataco.

Fred: ¡Santo Dios!

Lorne: Eso no es tan terrible. Si se muere, Wolfram & Hart se va a quedar sin su principal nueva líder… perdón por decirlo, pero nos beneficiaria a nosotros.

Gunn: Pero eso no es todo… Chicos, Ángel ha matado a gente inocente.

Silencio. El demonio verde y la muchacha se miraron el uno a la otra, con cara de espanto.

Fred: Dios mío.

Lorne: ¿Pero donde esta él?

Gunn: Lo ignoro. Se fue apenas me di vuelta… Tengo un mal presentimiento. Puede llegar a cometer alguna otra locura…

Voz: (desde la entrada) Hay que evitar que eso pase.

Todos se voltean para ver y entonces observan como Cordelia y Connor llegaban y se les unían.

Fred: ¿Qué les pasó? Lucen… golpeados.

Cordelia: El Primero dio batalla, pero ya no va a volvernos a molestar. El que me preocupa es Ángel… ¿Dices que se fue otra vez?

Gunn: Si. Prácticamente huyo. Estaba muy mal, Cordy. La culpa lo agobiaba. Tengo miedo de pensar que cosa podría hacer ahora.

Cordelia: No. Nada malo va a suceder… ya no más.

La muchacha se da la media vuelta y se dirige a la salida.

Gunn: ¡Espera! ¿Adonde vas?

Cordelia: Por Ángel. No voy a dejar que se muera…

Fred: P-Pero no sabemos donde fue.

Cordelia: Yo si- dijo y salio puerta para afuera.

Lorne: (murmurando) ¡Que Navidad de cuarta!

************

INTERIOR DE UNA IGLESIA, CERCA DEL CENTRO DE LA CIUDAD…

El interior de aquella iglesia permanecía sumergido en el silencio.

Un montón de velas encendidas iluminaban los asientos vacíos donde los feligreses solían estar durante las misas. Ahora, solamente una persona ocupaba un sitio muy cercano al altar, donde se levantaba una gran cruz de plata, rodeada de varias imágenes de santos, de Cristo y de la Virgen Maria.

Se trataba de Ángel.

Arrasado en lagrimas, observaba como la luz de las velas relucían levemente en los vitrales adornados de las ventanas y dibujaba a su alrededor sombras caprichosas.

Repentinamente, la puerta de la iglesia se abre y Cordy entra. Al verlo allí, se le acerca lentamente hasta sentarse a su lado.

Cordelia: Ángel.

Él se voltea para mirarla brevemente y luego, redirige su vista hacia la gran cruz del altar.

Ángel: ¿Cómo me encontraste?

Cordelia: (sonriendo levemente) Bueno… supongo que fue algo de intuición femenina.

El vampiro también esboza una pequeña sonrisa, pero su semblante sigue siendo de tristeza infinita.

Cordelia: Ya todo se termino, Ángel. Detuvimos a esa cosa que te estaba torturando. No eran fantasmas verdaderos… se trataba de El Primero.

Ángel: …

Cordelia: Esa cosa era la que te hechizaba. Ya no volverá a molestarte.

Ángel: No me hechizó, Cordy.

Cordelia: (confundida) ¿De que hablas?

Ángel: Me enseñó cosas… me demostró algo…

Cordelia: ¿Qué cosa?

Ángel: Lo que soy. Cual es mi naturaleza… Es irónico. Por más que me he esforzado en separarme de Ángelus, por más que intente alejarme o distanciarme de él, me doy cuenta de que estuve cometiendo un gravísimo error. Yo soy Ángelus, Cordy.

Cordelia: …

Ángel: Él es parte de mí. Somos uno, no dos personalidades diferentes. Eso es lo que me ha enseñado.

El vampiro se puso de pie. Camino hacia el altar ante la siempre atenta mirada de Cordelia. Una vez que llego allí, se agachó y tomó un bidón lleno de gasolina.

Cordelia: ¿Ángel? ¿Que vas a hacer?

Ángel: Lo que debí haber hecho hace años. No puedo seguir más aquí, Cordy… Esto tiene que terminar.

Al ver como Ángel comenzaba a derramarse la gasolina sobre su cuerpo, Cordy salto inmediatamente de su asiento y se acercó a él, con los ojos bien abiertos del asombro.

Cordelia: ¿¿Qué diablos vas a hacer?? ¡Ángel! ¿Qué vas a hacer?

Ángel: (sacando un encendedor) No te acerques más, Cordy. Arderé rápido y será como un fogonazo… No quiero que salgas lastimada.

Cordelia: ¿Qué no salga lastimada? ¿Te volviste loco? ¿Vas a suicidarte?

Ángel: Maté gente inocente, Cordy.

Cordelia: ¡Por Dios! ¿Y eso es lo único que se te ocurre para redimirte? ¿Incinerarte? ¡Es una locura! Por favor… calmate. ¡Piensa en nosotros! ¿Vas a dejarnos así como si nada?

Ángel: …

Cordelia: ¿Y Connor? ¿Cómo crees que lo va a tomar? ¡Por Dios, tienes un hijo Ángel! ¡¡Reacciona!! ¡Si mueres, lo dejaras solo! ¿No te importa lo que le pase a Connor?

Ángel: Si que me importa.

Cordelia: ¿¿Y entonces??

Ángel: Estará bien. Es un chico fuerte- hizo una pausa- Creció sin mi, Cordy… en otra dimensión. No creo que me necesite.

Cordelia: Te equívocas. ¡Ese chico te necesita! ¡Tú eres su padre! Ángel… no puedes hacer esto.

Ángel: (llorando) Estoy cansado, Cordy. ¡Quiero dormir! Día a día me esfuerzo por combatir al mal, pero es en vano. El mal no se va… esta allí, siempre latente. Cada vez que destruyo a un demonio, sale otro mas fuerte y peor… Es demasiado para mi… Ya no puedo más…

Cordelia: ¡Matarse no es la solución! Si, es verdad. Te entiendo… yo también siento a veces que la cosa es el cuento de nunca acabar, pero tenemos que luchar. ¡Ahí reside la fuerza! ¡Eso es lo que nos distingue de la mayoría! Luchar, combatir, intentarlo…

Ángel: Pero es muy difícil.

Cordelia: Si la vida fuera fácil, no se necesitaría a gente como nosotros… a gente como tú. Lo que te hace un “campeón” es precisamente eso, Ángel. Tu luchas, te metes en las cosas… no aceptas las normas impuestas, te decides por “jugártela” por lo que crees, por los que quieres. Por favor, deja eso… matarte no es la solución.

Ángel: No sé como seguir, Cordy… tengo miedo. ¿Y si en el futuro vuelven a controlarme así? ¿Y si alguna vez termino perdiendo el control y entonces te hago daño a ti o a Connor… o al resto? No… Es mucho riesgo.

Cordelia: Ángel, ¡debes luchar!

Ángel: No puedo. Soy débil.

Cordelia: Todo mundo lo es. Yo incluso… ¿Por qué crees que regrese desde la dimensión superior? Fue por ti… por que te deseaba. No fui lo suficientemente fuerte como para resistirme a la tentación y abandone mi puesto. Deje el poder y mi status de diosa… por que quería estar tu lado.

La muchacha comenzó a llorar.

Cordelia: Ángel, te amo. Por favor, no me dejes… No se como seguir sin ti. No me abandones ahora… ¡Te necesito!

Ángel: Cordy.

Cordelia: Tienes una gran posibilidad de seguir adelante ahora… de compensar todo el mal hecho. Todo esto son pruebas, Ángel. Obstáculos en tu camino pero están ahí solamente para demostrar que el Bien no es fácil… y eso es lo que lo hace valioso.

El vampiro la mira largamente durante un buen rato. El encendedor todavía sigue en su mano.

Cordelia: (insistente) ¡Ángel, tienes que luchar! Es doloroso y difícil, pero tienes que hacerlo… y no estas solo. Nos tienes a nosotros… a Connor… a mi. Nunca vamos a abandonarte.

Ángel: …

Cordelia: La decisión es tuya. Y-Yo ya no puedo… ya no puedo…- las lagrimas se escapaban de sus ojos- Yo ya no puedo… No sé que mas decirte. ¡Por favor, no te mates!

Se produjo otro silencio sepulcral. Ahora los dos se miraron a los ojos directamente.

Ángel levantó el encendedor y Cordy temió lo peor, pero sorprendentemente, lo termino arrojando a un costado.

Ángel: (suspirando) Tienes razón. Tengo que seguir adelante… tengo que luchar.

Cordy ya no pudo contenerse. Llorando de la alegría corrió a abrasarlo. Él la estrechó entre sus brazos y le devolvió el gesto.

Fue entonces cuando toda la iglesia retumbo como si se hubiera desatado un terremoto. Afuera, cientos de fuegos artificiales salieron despedidos hacia el cielo y la gente se precipitó a las calles gritando alegremente.

Había comenzado la Navidad.

Abrazados tiernamente, ni Ángel ni Cordy se dieron cuenta de esto. El resto del mundo se había esfumado para ambos. Solamente estaban él y ella…

Cordelia: Todo saldrá bien, ya veras… Saldremos adelante y todo esto quedara como un mal recuerdo.

Ángel: Te amo.

Cordelia: (llorando) Yo también te amo.

Así abrazados de manera tierna, la pareja permaneció un largo rato en el interior de la iglesia, mientras, afuera, el mundo festejaba la llegada de la Navidad.


Continuara.......

lunes, 22 de diciembre de 2008

"Angel: Navidad" (Segunda Parte)


Segunda Parte de esta historia, en la cual, ya queda revelada la identidad del “misterioso” enemigo que venia acosando a Ángel desde el capitulo anterior. Sin duda alguna, a muchos no les sorprenderá ver a este “viejo conocido” aquí, intentando acabar con Ángel… por segunda vez, je, je.

(La primera vez fue en la serie de Buffy; en la Tercera Temporada, concretamente).

Quiero hacer una pequeña aclaración que viene bien. Seguramente, el avispado lector se habrá dado cuenta de que en el capitulo anterior, la pareja compuesta por Gunn y Fred alegaban que “se casarían el año que viene”. Este fanfic esta ambientado en la Cuarta Temporada de Ángel y ocurriría un tiempito antes de la aparición de la Bestia y la lluvia de fuego, y todo lo que vino después allí mismo. La pareja Gunn & Fred por aquel entonces, venia “viento en popa” por lo cual, queda evidenciado en esta frase de que “estaban tan, pero tan bien que iban a casarse”. Por supuesto, en la serie original JAMAS ocurrió tal cosa y es más, la pareja de ambos se terminó en esa misma temporada por cuestiones que no vienen al caso. Actualmente, ha quedado como un anacronismo todo esto, pero bueno… queda como muestra de un deseo personal mío en aquel entonces (me gustaba esta parejita; de eso se desprende esta parte, je).

Ok, aclarado el caso, el capitulo de hoy!


SEGUNDA PARTE



DEPARTAMENTO DE WESLEY…

Con un suspiro ruidoso, Wes termino de armar su árbol navideño y lo contemplo en silencio por unos segundos.

Luego, se encamino hacia un sillón y se sentó. Se sacó sus lentes y procedió a masajearse enérgicamente sus enrojecidos ojos. A su lado, sobre una mesita, descansaba una botella de licor a medio llenar.

El ex Vigilante estiro su mano hacia ella y tomo un sorbo…

Wesley: (murmurando) Feliz Navidad, Wes…

¡TOC, TOC, TOC!

Un ruido de golpes en la puerta de su departamento rompió la aparente tranquilidad que parecía reinar en el lugar. Wes observó la puerta desde su sitio por un largo rato sin intentar levantarse…

¡TOC, TOC, TOC!

Wesley: (molesto) ¿Quién es?

Cordelia: ¿Wesley? Soy yo, Cordy… Vine con Connor… ¿Podemos pasar?

El ex Vigilante no respondió. Miraba la puerta mientras daba otro sorbo a su botella.

Cordelia: Por favor… Queremos hablar contigo…

Bufando, Wes decidió contestar. Se levanto de su asiento y procedió a abrir la puerta…

Cordelia: (esbozando una tímida sonrisa) Hola.

Wesley: Hola.

Cordelia: …

Wesley: …

Connor: …

Wesley: Dijiste que querían hablar conmigo… Adelante. ¿De que se trata?

Cordy intercambio con Connor una rápida mirada nerviosa.

Cordelia: ¿Estas solo?

Wesley: ¿Y con quien se supone que debería estar?- replicó, mas molesto.

Cordelia: Perdón. No era mi intención ofenderte- se disculpo- En realidad, Connor y yo queríamos… Vinimos para… Vamos a organizar una cena de Nochebuena en el hotel y pensamos… bueno, en realidad, Lorne fue el que sugirió que… ¿Te gustaría venir?

Wesley enarcó una ceja, sorprendido.

Cordelia: Digo, si no tienes otros planes, claro.

Wesley: Los mandó Ángel, ¿no?

Cordelia: N-No. De hecho, cuando nosotros dos salimos, todavía no lo sabía… Gunn y Fred iban a preguntarle, pero yo creí que lo mejor seria que tú también estuvieras con nosotros.

Wesley: Maravilloso- comentó, sarcástico- ¿Y por que se supone que tendría que ir?

Cordelia: Wes… Yo… Sé que quizás no tengo derecho a opinar del tema, pero creo que seria mejor que dejemos de lado las diferencias. Sé que… quizás Ángel no estuvo bien cuando pasó lo que todos ya sabemos, pero creo firmemente que deberías darle una nueva oportunidad… En realidad, los dos tendrían que darse una nueva oportunidad.

Wesley: Intentó matarme, Cordy- dijo, imperturbable- ¿Recuerdas?

Cordelia: Si, lo sé… pero eso ya pasó. Ángel lo siente… De veras. Y además, esto no puede seguir para siempre. ¡Por el amor de Dios! ¡Éramos tan unidos! Éramos como una familia… No podemos dejar que todo se arruine por culpa de terceros… Vamos, Wes… ¿Qué me dices?

El ex Vigilante no dijo nada. Sus ojos se desviaron de los recién llegados hacia la habitación en donde estaban.

Cordelia: ¿Wes?

Wesley: Para ser una ex Ser Superior, Cordy, hablas como un verdadero político. Creo que han venido a perder su tiempo… Yo tengo otras cosas que hacer… Lo siento.

Con un gesto, les señalo la puerta. Encogiéndose de hombros, Cordy suspiro y le indico a Connor que la siguiera.

Cordelia: Es una verdadera lastima. Si cambias de opinión…

Wesley: Creeme que no.

Cordy iba a decir algo más, pero entonces unas violentas convulsiones la invadieron de manera súbita…

Connor: ¿¿Cordy??

Los ojos de la muchacha se pusieron blancos y sus piernas flaquearon. Sin poderlo aguantar mas, se desplomó en el piso.

Wesley: ¡Cordy!

Desesperados, Connor y Wes la asistieron rápidamente. Levantándola, la llevaron de nuevo al interior del departamento y la acostaron sobre un sillón.

Wesley: (dándole palmadas en la cara) ¿Cordy? ¿Cordy? ¿Estas bien?

Connor: (asustado) ¿Qué le sucede?

Wesley: No tengo idea. Esto solía pasarle antes, cuando tenia alguna visión… pero después, cuando se convirtió en mitad demonio, las cosas cambiaron… ¿Cordy?

Las convulsiones de Cordelia habían cesado. Nuevamente, los ojos de la joven habían recuperado su color normal…

Cordelia: ¿W-Wes? ¡Santo Dios! ¡Lo he visto!

Wesley: (sin entender) ¿De que hablas?

Cordelia: ¡El Mal! L-Lo he visto… Ángel esta en peligro. Todos estamos en peligro…

************

MIENTRAS TANTO, EN EL HOTEL, EN LA HABITACIÓN DE ÁNGEL…

Acurrucado en una esquina del cuarto, el vampiro con alma lloraba sin consuelo, con las manos cubriéndole la cara. Cerca de donde estaba, otro fantasma se paseaba, hablando sin cesar…

Campesino: …Y yo solamente quería vivir lo suficiente para ver a mi hija crecer, para verla transformarse en una mujer y formar su propia familia… Pero no. Ahora ya no podré hacerlo, porque me mataste- dijo, señalándolo.

Ángel: (murmurando) Basta… Por Dios… por lo que más quieras…

El fantasma del campesino se desvanece, reemplazado una vez más por el de Jenny Calendar.

Jenny: Eso es lo único que sabes hacer… matar. ¿Para que sigues negando tu naturaleza? ¿Para que la sigues combatiendo? Al fin de cuentas, eres sencillamente una bestia…

Jenny se esfuma. Ahora, Nicolás había reaparecido de nuevo.

Nicolás: …Pero claro, las bestias solo matan cuando tienen hambre o se sienten amenazadas… Tú, mi amigo, eres bien diferente. Matas por placer, por que te gusta…

Ángel: …Te suplico que pares… ¡¡Basta!!

Nicolás también se esfuma. Otra vez Doyle se encontraba con él en la habitación.

Doyle: Ángel, Ángel, Ángel… Creo que no me estas prestando atención. Mira, sé que todo esto te duele, pero tienes que aceptarlo. Te lo dijimos antes… el Bien no es tu camino. Desde siempre las sombras y la perdición son lo tuyo. Acéptalo.

Ángel: (gritando) ¡¡NO!!

El vampiro se pone de pie y rugiendo, transforma su rostro adquiriendo su cara demoníaca. En un intento desesperado, se arroja contra Doyle pero jamás logra tocarlo. Sus manos (y todo su cuerpo) lo atraviesan por completo, como si la aparición solo estuviera formada por aire.

Doyle: (sonriendo) Ángel… Eso no ha sido para nada inteligente.

Abatido, el vampiro vuelve a desplomarse en el piso. Su rostro adquiere de nuevo su apariencia humana.

Ángel: Basta… Ya no lo soporto. Por favor- alzo sus ojos hacia la aparición- Haré lo que quieras, pero déjame en paz… Ya no quiero verlos… ya no.

Doyle desaparece. Ahora, una sonriente Darla se cruzaba de brazos.

Darla: Así me gusta. Ese es mi chico… ¿Harás todo lo que mami te diga?

Ángel: S-Si.

Darla: ¿Ves lo fácil que es? Es solamente una cosa: aceptarlo. Tienes que comprender que no sirves para otra cosa, Ángel. Tus amigos lo saben… ¿Acaso crees que ellos están contigo por que te quieren? No. Están contigo porque te tienen miedo… Y es solo eso lo que inspiras en todos… Miedo.

Ángel: …

Darla: Ya no tienes que preocuparte mas, amor. Yo voy a enseñarte cual es tu camino… Voy a darte esa gran mano que estabas esperando desde hace tiempo.

Ángel: …

Darla: Todo volverá a ser como antes. Tú y yo, ¿lo recuerdas? Que equipo… Éramos imbatibles. El terror del Viejo Mundo. Tu nombre era leyenda… Eras temido tanto por los mortales como por los de nuestra especie. Un verdadero príncipe de la desolación… un genuino Ángel de la Muerte, llevándola tanto a inocentes como a culpables.

Ángel: …

Darla: Levántate.

Obedeciendo como un autómata sin voluntad, el vampiro se puso de pie. Sus ojos estaba rojos de tanto llorar.

Darla: Eres hermoso, ¿lo sabias? Un genuino ángel… ¿Ves que no era tan terrible? Solo tenias que aceptarlo… Solo tenias que aceptarme. Soy en lo único que puedes confiar, Ángel. Lo único que no cambia, lo que es inmutable… ¿Entiendes eso?

Ángel: Si.

Darla: (suspirando) ¿Harás todo lo que yo te ordene?

Ángel: Si.

Darla: Muy bien… Entonces creo que es hora de comenzar. La noche es joven… y hay mucho que hacer.

La figura de Darla se desvaneció en el aire. Una suerte de carcajadas satánicas retumbó por toda la habitación.

************

EN TANTO, EN EL LIVING DEL HOTEL…

Lorne acomodaba un par de paquetes en los pies del gran árbol navideño, al mismo tiempo en que tarareaba una bonita canción.

Fred: (acercándosele) Veo que este año Santa Claus abandono su clásico color rojo por el verde.

Lorne: (sonriendo) Que se le va a hacer. Digamos que el verde es un color mucho mejor y mas llamativo que el rojo. ¿Y donde anda tu futuro marido? ¿Todavía sigue en la cocina?

Fred: Si. Creo que cocinar lo mantiene ocupado. Sinceramente, el asunto de Ángel me tiene bastante mal… Ojala Cordy y Wes lleguen pronto.

Lorne: Eso si el “Gran Inglés” se decide a venir…

Un ruido en la puerta de entrada desvía la atención de ambos. Cordelia había entrado, acompañada de Wesley y Connor. El simple hecho de ver la expresión seria de sus caras le indico inmediatamente a Fred que la cosa se pondría mucho mas peor de lo que hasta ahora estaba.

Fred: Cordy… Suerte que volviste.

Cordelia: ¿Pasó algo mientras no estuvimos?

Fred: Demasiado… No me lo vas a creer- se volvió hacia la puerta de la cocina- ¡Charles! ¡Cordy y Connor regresaron! ¡Ven!

Gunn salio corriendo de la cocina, sacándose inmediatamente un gracioso delantal que tenia bordado un par de ositos.

Gunn: Bueno… veo que no vinieron solos- comentó, echándole una mirada a Wes.

Fred: Ángel esta alucinando, Cordy. Hace un rato lo fuimos a ver a su cuarto y lo encontramos muy mal. Insistió en que estaba viendo a una persona que en realidad no estaba allí e incluso, manoteo el aire como si quisiera agarrarlo… Charles y yo creímos mas prudente no ponerlo mas nervioso por lo que lo dejamos. Estábamos esperando a que vinieran ustedes…

Wesley: (tomando la palabra) Hicieron bien. La cosa es más terrible de lo que creíamos.

Lorne: Oh, no. Conozco ese tono de voz… Solo lo usas cuando se trata de algo “pesado”.

Gunn: ¿De que rayos se trata?

Cordelia: (explicando) Tuve una visión… una muy fuerte. Algo esta rondando a Ángel y creo que esa es la explicación de su conducta extraña.

Fred: ¿Se trata de algún demonio?

Cordelia: N-No estoy segura. Lo que vi fue a unos tipos bastante raros, como sacerdotes con capuchas negras y sin ojos, reunidos en torno a una especie de amuleto con forma de hexágono. Además, sentí… como que algo los rodeaba… una fuerza o energía siniestra.

Gunn: Quizás esos tipos están lanzando algún hechizo sobre Ángel.

Wesley: (interviniendo) Podría ser, pero hay algo mas… cuando Cordy me los describió, recordé que anteriormente había oído algo acerca de eso en otra parte e inmediatamente me puse a buscar entre mis libros… y lo que encontré es bastante interesante.

El ex Vigilante saca entonces de una bolsa que había traído consigo un pesado tomo de páginas amarillas. Abriéndolo para todos, señala a un curioso dibujo que representaba a unas figuras encapuchadas, sin ojos, reunidas en torno a una mesa de piedra.

Fred: (leyendo)
“Bringers: Sumos Sacerdotes sin ojos, adoradores de la Fuente de Todo Mal, El Primero…”

Lorne: (aterrorizado) ¿D-Dijiste “El Primero”?

Fred: Eso dice aquí.

Gunn: ¿Qué pasa? ¿Qué significa todo eso? ¿Quién o que es ese “Primero”?

Wesley: (guardando el libro) El Primero… el Mal. Es una entidad incorpórea, más antigua que la vida de este Universo. Suele aparecerse adoptando las formas de los muertos y puede manipular sicológicamente a un individuo para que haga lo que él quiera.

Fred: ¿Y esa cosa es lo que hace que Ángel este perturbado?

Wesley: Ignoro lo que El Primero le esta haciendo ver a Ángel, pero el hecho de que Cordy tuviera una visión de sus sacerdotes, los Bringers, es el mejor indicativo de que él esta detrás de todo esto.

Cordelia: Tenemos que ir a verlo… No podemos dejarlo más tiempo solo- dijo, preocupada- ¿Quién sabe lo que esa cosa pueda inducirlo a hacer?

Wesley: Estoy de acuerdo, pero tenemos que tomar precauciones- se volvió hacia Connor- Trae un hacha.

Fred: ¡Un momento! ¿Un hacha?

Gunn: ¿De que estas hablando, Wes?

Wesley: Ya les dije. El Primero puede entrar en las mentes de sus victimas de manera tal que les hace ver lo que él quiere. ¡Hay que estar prevenidos! Quizás el Ángel que nosotros conocemos no sea el que en estos momentos este allá arriba…

Gunn y Fred iban a protestar nuevamente, pero Connor ya había regresado con el hacha. Tomándola entre sus manos, el ex Vigilante se encamino escaleras arriba, seguido muy de cerca por Cordy… No tardaron en llegar delante de la puerta de su cuarto y con un gesto, le indico a su compañera que lo llamara.

Cordelia: (golpeando la puerta) ¡Ángel! Soy yo… ¿Estas ahí?

Silencio. Nadie respondió.

Cordelia: ¿Ángel? ¿Estas bien? Ábrenos, por favor.

Nada ocurrió. El silencio seguía reinando.

Cordelia: (muy preocupada) ¿Ángel?

Wesley: (levantando el hacha) Hazte a un lado.

Levantando la filosa hoja de su arma, Wes procedió a estrellarla contra la puerta de madera. Durante un largo rato, estuvo golpeando y golpeando, partiéndola en pedazos.

El ruido que producían sus golpes atrajo la atención de Gunn, Fred, Lorne y Connor, que a pesar de todo decidieron reunirse con sus amigos en la tensa situación que se estaba desarrollando.

Fred: (parada detrás de Gunn) ¿Ustedes creen que él este…?

¡¡CRAC!!

Los hachazos de Wes habían logrado abrir un agujero lo suficientemente grande como para que pudiera meter su mano. Moviéndose rápido, el ex Vigilante abrió la puerta y entro en el cuarto, levantando su arma.

La habitación estaba vacía. Ángel no estaba allí… Una ventana abierta hacia la calle era la única evidencia de que el vampiro salio por ella, minutos antes.

Gunn: (sorprendido) ¡Se fue!

Cordelia: Santo Dios.

Wesley: (observando por la ventana) Es evidente que ya no puede pensar por si mismo. El Primero debe estar controlándolo ahora… nublando sus sentidos… mostrándole cosas… Esto es muy malo.

Connor: ¡Hay que hacer algo! ¡Tenemos que buscarlo!

Fred: Tiene razón. Tenemos que encontrar la forma de ayudarlo… Hay que destruir a ese ser.

Wesley: Imposible. Es el Mal… No es una entidad física. No existe manera de destruirlo.

Gunn: Mal o no, tenemos que encontrar la forma de pararlo antes de que obligue a Ángel a cometer una locura.

Cordelia: (a Wes) Algo debemos poder hacer.

El ex Vigilante pareció pensarlo un buen rato, antes de responder.

Wesley: Podemos intentar detener a los Bringers, sus sacerdotes. Ellos si son físicos y El Primero los necesita para poder manifestarse en este mundo.

Connor: (decidido) ¿Dónde encontramos a esos Bringers?

Wesley: No será cosa fácil. Los Bringers odian la luz… rehuyen de todo y son verdaderos parias en el mismísimo mundo sobrenatural. Si están en Los Ángeles, solo se ocultaran en un lugar subterráneo.

Fred: Quizás en el libro que trajiste diga algo acerca de ellos- dijo y corrió a buscarlo.

Luego de un rato, Fred había regresado con el viejo libro abierto en la página donde estaba el dibujo de los siniestros sacerdotes.

Fred: Aquí dice:
“…Ellos son los Bringers, los sacerdotes de la Oscuridad Primera, los pérfidos… nada crecerá sobre ellos ni debajo, porque están malditos y en sus ojos llevan las marcas de la Bestia…”

Wesley: (repitiendo) “Nada crecerá sobre ellos ni debajo”… Mmmhhh… ¡Si! ¿Cómo no lo pensé antes?

Connor: ¿Qué?

Wesley: Sé exactamente donde esos sacerdotes pueden estar… Debajo del invernadero del centro de la ciudad, donde venden esos árboles de Navidad. Ahí vi un par de ellos que estaban secos. El dueño de la tienda no sabia la causa… Los Bringers deben estar debajo, en alguna cueva o alcantarilla.

Gunn: Entonces no perdamos mas el tiempo. Vamos y acabemos con ellos.

Cordelia: Connor y yo iremos por esos sacerdotes… Ustedes vayan a buscar a Ángel.

Wesley: (frunciendo el ceño) No estoy de acuerdo. Puede que los Bringers no sean tan poderosos, pero pueden hacerles daño.

Cordelia: Mas peligroso seria Ángel si en todo caso esa cosa ha logrado trastocar su sentido de la realidad. Además, Connor es un valiente y muy poderoso guerrero… Si tenemos éxito, destruiremos a esos tipos y la locura se habrá terminado.

Ante aquel comentario de Cordy enalteciéndolo, el muchacho se sonroja.

Wesley: (suspirando) Muy bien… Gunn, tú vienes conmigo. Fred, Lorne, ustedes permanecerán aquí por las dudas. Tenemos que hallar a Ángel antes de que todo esto empeore.

Con las órdenes impartidas, todo mundo procede a ponerse en movimiento.

************

EN ALGUNA CALLE DE LOS ÁNGELES…

Sin rumbo fijo, Ángel caminaba por una oscura y silenciosa calle de los suburbios de la ciudad. Hacia ya un largo rato que había salido del hotel sin que sus habitantes se percataran y no tenía ni idea de donde seria conducido…

Una figura conocida le salio al paso, en una esquina… Se trataba de Nicolás.

Nicolás: Linda noche esta, ¿no crees? Una noche perfecta… para que el viejo y siempre perverso Ángelus regrese.

El vampiro no respondió al fantasma ni se detuvo a escucharlo. Farfullando algo inentendible prosiguió con su camino.

Un vagabundo se acercó a él, cuando llego a la puerta de una tienda de electrodomésticos cerrada. Se trataba de un pobre hombre vestido con harapos y de mirada suplicante que se cubría con un par de cartones del frío clima navideño.

Vagabundo: Por favor, joven… tengo hambre y frío. ¿No podría darme algo de comer?

Ángel: N-No… lo siento. No tengo nada- se disculpo y continuo caminando.

Pero entonces, otra figura fantasmal conocida le salio al paso. Esta vez era Darla.

Darla: ¿Adonde vas? Mira que te estas perdiendo lo mejor…

El vampiro se detuvo en seco.

Darla: Mi querido y amado Ángelus no habría dejado escapar a alguien tan fácil como ese pobre viejo infeliz. Míralo… Obsérvalo, ahí, arrastrándose. Pobre tonto patético… Le harías un gran favor si lo mataras.

Ángel: (resistiéndose) No.

Darla: Ángel… Míralo. Es una pobre rata. Nadie da ni un centavo por él… ¿Por qué no lo matas y ya? Si de verdad quieres hacerle un favor al mundo, debes comenzar a hacer las cosas como se deben.

Ángel: …

Darla: (autoritaria) Matalo.

El vampiro ya no se resistió. Se volvió hacia el vagabundo, en total silencio.

Vagabundo: ¿Joven?

Rugiendo, Ángel transforma su rostro y se lanza sobre él. El vagabundo no tiene ni tiempo para escapar. Con movimientos sobrenaturalmente rápidos, el vampiro clava sus filosos colmillos en su cuello y comienza a sorber.

Darla: (observándolo) Eso es… Vamos, bebela toda. ¿Esta rica, verdad?

Por un buen rato, los labios de Ángel no se desprenden del cuello de su victima. Solamente cuando el vagabundo muere irremediablemente, lo suelta y se aleja de él.

Darla: (sonriendo) Eso ha sido muy placentero, ¿verdad? Como en los viejos tiempos.

Ángel: …

Darla: Tienes que admitir que eso era algo que deseabas hacer desde hace mucho. El sabor de la verdadera sangre, la que procede de los humanos, no puede igualar esa porquería coagulada que tomas todos los días… Nada como la rica sangre proveniente de una inocente victima humana.

Ángel: …

Darla: Lo estas haciendo bien, cariño. Mira… creo que por allá encontraremos algo más suculento- dijo y le señalo un edificio medio destartalado.

Con mucha facilidad, Ángel se dio cuenta de que se trataba de una casa-hogar para ancianos y desvalidos de la calle.

Ángel: (resistiéndose otra vez) ¡No!

Darla: Ángel, Ángel… Admiro tu resistencia, pero es inútil. Los dos sabemos que tienes unas ganas enormes de entrar allí y matarlos a todos. Adelante… trae la paz a esos pobres tontos.

Como un robot, el vampiro comenzó a caminar nuevamente en dirección del edificio. Seguido de cerca por el fantasma de Darla, llega a la puerta de entrada y toca el timbre.

************

Wesley y Gunn recorrían las calles en tanto abordo del automóvil de Ángel. Con todos los sentidos alertas y con la radio sintonizada en la banda policial, los dos esperaban poder hallar alguna pista del lugar donde el vampiro podría haber ido…

Gunn: ¿Qué se supone que haremos si lo encontramos y quiere atacarnos?

Wesley: Que pregunta… lo que tenemos que hacer en todo caso: matarlo.

Gunn: No sé como diablos puedes decir eso sin que se te mueva un solo pelo, Wes. Sabía que estabas cambiado, pero no creí que fuera tanto.

Wesley: (deteniéndose en un semáforo) Mira Gunn… Esta es una situación límite. Vida o muerte… Si no hacemos algo primero, nos mata. Es así de sencillo.

Gunn: ¡Estamos hablando de Ángel! ¿Serias capaz de matarlo?

Wesley: Él casi lo hizo conmigo cuando pasó lo de Connor. No le resulto tan difícil.

Gunn: Ya veo… todavía sigues con eso.

Wesley: (enojado) ¡Sigo con esto porque me dolió! ¡Más allá de los dolores físicos, me dolió moralmente! Cuando hice lo que hice… cuando secuestre a Connor para llevárselo a Holtz, solo lo hice pensando en el bienestar el chico. ¡Maldición, creía que Ángel iba a matarlo! ¿Cómo se supone que tendría que saber que ese Sahjhan estaba involucrado?

Gunn: ¡Podrías habérnoslo dicho a nosotros! Entre todos podríamos haber buscado una solución…

Wesley: No serviría de nada, Gunn. Ya esta… Acabemos con esta discusión que no nos lleva a nada. Lo pasado pasó… Ahora tenemos que encontrar a Ángel.

El semáforo se puso en verde y Wes reanudo la marcha. El coche se interno por una oscura calle escasamente transitada. La radio crepito y la voz de un hombre (presumiblemente, un oficial de la policía) surgió con un evidente tinte de preocupación.

Voz: “Aquí la patrulla 314, reportándose… Les informo que necesitamos refuerzos. Se ha cometido un crimen realmente… atroz en el Hogar para Ancianos y Desvalidos ubicado entre las calles 7 y Greenwalt. Hemos encontrado decenas de cadáveres secos de sangre en todo el edificio…”

Gunn y Wes se miraron, mudos de asombro.

Wesley: Es cosa de él… De eso no cabe duda.

Pisando el acelerador, el coche se dirigió hacia la dirección que dio la radio. Al llegar, se encontraron con que ya varias patrullas policíacas se habían hecho presentes acompañadas de algunas ambulancias.

A distancia prudencial, observaron como cientos y cientos de cadáveres eran sacados del interior del edificio envueltos en bolsas negras.

Gunn: (contendiendo una arcada) No lo puedo creer. Dime que estoy soñando.

Wesley: Me temo que es real. Ángel los mato.

Gunn: ¡Pero eso es imposible! ¡Ángel no podría matarlos!

Wesley: El Primero lo controla… Es demasiado tarde para él, a menos que Cordy y Connor tengan éxito en su misión. Vamos… Es evidente que ya no esta acá. Sin duda, se seguirá moviendo. Hay que averiguar adonde ira ahora…

El automóvil se puso en marcha de nuevo y la escena del atroz crimen quedo atrás rápidamente.

************

DEPARTAMENTO DE LILAH, AL RATO…

¡¡¡RIIIING!!! ¡¡¡RIIING!!!

El ruido del timbre retumbo en el interior del lujoso departamento. Saliendo del baño vestida con una bata después de haberse duchado, Lilah Morgan refunfuñaba una sarta de insultos mientras se acercaba a la puerta a atender.

¡¡¡RIIIING!!!

Lilah: ¡Va! ¡Va! ¡Pero que fastidio! ¿Quién diablos será a esta hora?

Manoteando las llaves y abriendo, la abogada se encontró cara a cara con Ángel.

Lilah: (sorprendida) ¿Ángel? ¿Qué haces aquí?

Ángel: Hola Lilah… ¿Puedo pasar?

La abogada retrocedió, observándolo detenidamente. Había algo extraño en el aspecto del vampiro… lucia como cansado y desorientado.

Lilah: Si estas aquí para echarme la culpa de que alguno de tus casos ha fracasado, pues puedes irte por donde viniste, que yo no tengo absolutamente nada que ver. Hoy y mañana es feriado en Wolfram & Hart, así que…

Ángel: No… Yo… Solo… quería verte.

Lilah: ¿Verme?

Ángel: Si… er… Tenía… que decirte algo muy… importante.

Lilah: (suspirando) Adelante. Mas te vale que sea importante, por que sino, tranquilamente puedo llamar a los guardias de seguridad del edificio y mandar a que te arresten por violación de domicilio.

El vampiro entra en el departamento y se queda parado en un rincón. Sus ojos van de un lado a otro, mirando hacia los costados, como si estuviera viendo a alguien que caminara a su alrededor.

Lilah: (cruzándose de brazos) Muy bien. Te escucho. ¿Qué tenias que decirme?

Una figura fantasmal aparece detrás de Lilah. Se trataba de Darla… La abogada no se daba cuenta de que ella estaba a su espalda, pero Ángel si y apenas la vio, su respiración volvió a tornarse agitada.

Darla: Adelante, amor. Tómala… Es a ella a quien quieres matar desde hace tiempo. Tómala…

Ángel: No.

Lilah: ¿Ángel? ¿Te sucede algo?

Darla: (insistente) Tómala. ¡Ella tiene que morir! Tómala… Como lo hiciste con todos esos otros.

Lilah: Estoy perdiendo la paciencia, Ángel… ¿Qué era aquello que tenias para decirme?

Darla: ¡Tómala ya mismo! ¡Ahora! Su sangre te llama…
¡¡MATALA!!

Ya no podía resistirse más. Varias lágrimas escaparon de sus ojos. Lilah no entendía nada de lo que sucedía.

Lilah: ¿Y bien?

Ángel: Yo… debo… debo… matarte.

El rostro humano de Ángel desaparece una vez mas reemplazado por el de vampiro. Rugiendo, se lanza sobre la abogada y la empuja hacia el suelo, echándose encima de ella para impedirle escapar.

Lilah grita y se sacude, pero velozmente, el vampiro clava su colmillos en su cuello empezando a succionar su sangre…

Con los ojos bien abiertos del dolor y del espanto, la abogada observa a una figura que estaba de pie muy cerca de ellos que al parecer había surgido de la nada, con algo de indescriptible terror, reconociéndolo como Holland, el primer jefe que tuvo en Wolfram & Hart durante un tiempo antes de que Darla y Drusilla lo mataran.

Holland: (sonriendo) Hola Lilah… Feliz Navidad.



Continuara......

martes, 16 de diciembre de 2008

"Angel: Navidad" (Prologo)


Lentamente, por el horizonte, la Navidad se acerca... Asi que me dije: "Hey, ¿y si subo aquella vieja historia de Ángel que una vez escribi y que estaba ambientada en la Navidad?"

Lo admito, este blog mas que nada lo abri para subir fanfics y este seria uno mas, pero tiene una particularidad...


Sucede que lo escribi basandome en el guion de aquél capitulo de la Tercera Temporada de Buffy, "Amends" (Enmiendas) pero trasladando la acción a "Ángel" y ambientandolo, ahora, en la Cuarta Temporada. El resultado me encantó tanto, que es una de mis historias favoritas de Ángel, mas que nada por el siemple hecho de que contenia, entre muchas otras cosas, algo de "Terror Sicologico". Ángel se enfrenta a un enemigo, en este caso, que no tiene empeño en manipular sus emociones, sus sentimientos y nublar su mente, con el unico fin de su destrucción...


Entonces, sin mas preambulos, empecemos con la historia en si. Acá va el Prologo de este fanfic que espero, les guste si lo leen!!



NAVIDAD: EL REGRESO DE LOS FANTASMAS DEL PASADO



(Escrito por Federico H. Bravo)



PROLOGO



DUBLIN, IRLANDA, 1753, NOCHE DE NAVIDAD…

Un hombre joven corría por una calle llena de nieve, atropellando de vez en cuando en su frenética corrida a varias personas que pasaban por allí. En ningún momento, aquel sujeto parecía dispuesto a detenerse…

A medida que corría, echaba breves y fugaces vistazos hacia su espalda, intentando averiguar si todavía era seguido.

Sus rápidos pasos lo llevaron a la entrada de un callejón. Vacilante, el hombre se introduce en su interior y descansa un poco aliviado en un sucio y maloliente rincón, entre un montón de basura acumulada…

Voz: (desde las sombras) Linda noche esta, ¿no crees? Una noche perfecta para morir.

Al oír aquello, el hombre joven retrocede, espantado. De entre las sombras del callejón surge otro individuo, un sujeto bien vestido de cabellos largos y mirada divertidamente sádica.

Ángelus: (sonriendo) Nicolás, Nicolás… Debo confesarte que admiro la manera en que corriste. Me diste un buen trabajo para localizarte.

Nicolás: (retrocediendo) ¡Aléjate de mi! ¡Aléjate! ¡¡Déjame en paz!!

Ángelus: (riendo) ¡Pero mi querido amigo! ¡Eso es exactamente lo que quiero hacer! Dejarte en paz… para siempre, claro.

El hombre llamado Nicolás se da la media vuelta listo para empezar a correr de nuevo, pero antes de que pueda hacerlo las fuertes manos sobrenaturales de Ángelus lo aferran por la espalda. Empujándolo hacia un rincón, el vampiro lo hace caer entre la basura acumulada y se para encima suyo, colocando su pie sobre su pecho.

Ángelus: Tengo que felicitarte, Nicolás. De todas mis victimas, tú has sido la más difícil de cazar. ¡Toda una semana! ¿Cómo diablos le hiciste para esconderte tanto tiempo?

Nicolás: (llorando) ¡Por favor! ¡Por el Amor de Dios! ¡Por lo que mas quieras, déjame ir! ¡Tengo esposa, hijos! ¡¡No me mates!!

Ángelus: (silbando sorprendido) ¡¡FIIIUUU!! Vaya… Jamás te creí tan imaginativo, Nicolás. ¿Esposa, hijos? ¡Pero si todo mundo sabe que eres un soltero! Soltero y borracho… Jamás te casaste ni lo vas a hacer… Que pena, ¿no?

Siempre sonriendo, el vampiro saca el pie de encima de su victima y lo vuelve a levantar. En ningún momento lo suelta, anulándole así cualquier posibilidad de escape.

Ángelus: Un simple borracho… muerto en un callejón sucio y oloroso. ¿Piensas que le importara a alguien?- preguntó, mirando hacia todos lados- No. La verdad es que no. Y es una verdadera pena… Bueno, amigo mío, tengo hambre y en esta linda Navidad, me he portado tan bien, que creo que es hora de que Santa me de mi regalo… ¿Adivinas quien va a ser mi regalo esta noche?

El rostro de Ángelus cambia bruscamente, adquiriendo su clásica cara de vampiro. Nicolás grita espantado y forcejea para soltarse de sus manos.

Ángelus: ¡Feliz Navidad, Nicolás!

El vampiro ruge y clava sus filosos colmillos en el cuello de su victima. Los gritos de Nicolás se ahogan rápidamente y solo el silencio reina en el callejón… el silencio y la nieve que cae como copos lentamente desde el nublado cielo nocturno.

************

HOTEL HYPERION, EN LA ACTUALIDAD, HABITACION DE ÁNGEL…

Ángel despierta en su cama, sobresaltado.

Por un segundo, los contornos de todas las cosas que lo rodean se ven difusas, anómalas. Luego, todo parece aclararse súbitamente. Con algo de pesar, el vampiro con alma se siente en su cama y suspira ruidosamente.

Había sido un sueño, solo un sueño.

************

ESE MISMO DIA, MUCHO MAS TARDE, AL ANOCHECER…

El clima navideño podía olerse en el aire. La gente iba y venia haciendo sus compras de ultima hora. Risas y comentarios alegres flotaban en el frío aire de Diciembre por toda la zona céntrica de la ciudad de Los Ángeles.

Entre la multitud que caminaba en pos de sus compras, casi todo el staff de Investigaciones Ángel también hacia lo mismo. Muy alegres, Gunn y Fred acababan de salir de una tienda de regalos llevando consigo un par de bolsas repletas de cosas…

De pie en la vereda, frente a la tienda, la pareja se reunió con una sonriente Cordelia, que los esperaba junto con Connor y mas atrás (con una expresión de melancolía en su cara) Ángel.

Fred: (levantando una bolsa) ¡Miren todas las cosas que compramos! Creo que nos llevamos media tienda…

Gunn: (riendo) Que exagerada.

Cordelia: (un rato después, mientras todos caminaban) Bueno… ¿Qué puedo decirles? La verdad es que estoy disfrutando esto, chicos. Corríjanme si me equivoco, pero creo que es la primera Navidad que la pasamos todos juntos y sobre todo, bien.

Gunn: Considerando por lo que pasamos este año, creo que esto es un verdadero alivio.

Fred: (a Connor) Y lo mas lindo es que esta es tu primera fiesta de Navidad, ¿no?

El muchacho esbozo una leve sonrisa.

Connor: Si. Pero todavía no entiendo todo esto… ¿Por qué festejamos la Navidad?

Todo mundo se volvió con la mirada puesta en Ángel, esperando que el vampiro le diera a su hijo la respuesta, pero nada pasó. Caminando un poco mas atrás del grupo y con las manos en los bolsillos de su gabardina negra, Ángel permanecía absorto en sus pensamientos.

Cordelia: (interviniendo) Bueno… Esta es una fecha muy especial. Para los cristianos, se conmemora el nacimiento de Jesucristo, el Salvador. Es una época de paz, amor y donde se supone que tiene que reinar aquello de “…dar y recibir”…

Connor: Ah.

Cordelia: …Aunque también es una linda ocasión para juntarte con tus amigos y perdonar las viejas ofensas y que sé yo… comer algo y festejar por el simple hecho de estar vivos- se volvió hacia Ángel- ¿Qué opinas tú de eso?

Ángel: …

Cordelia: ¿Ángel? ¡Hey! ¡Planeta Tierra llamando al vampiro con la gabardina! ¿Estas ahí?

Ángel: (reaccionando) ¿Eh? ¿Qué? ¿Pasó algo? ¿Ya llegamos?

Fred: (riéndose) Ángel, ¿estas borracho?

Gunn: ¿Qué te pasa, viejo? Hace media hora que estas como ido, como perdido…

Ángel: (con una mano en la cabeza) Yo… lo siento, chicos. Es que esta fecha del año siempre me pone… Ya saben…

Cordelia: ¿Melancólico?

Ángel: Algo así, je.

Cordelia asintió y se acercó a él, apoyándole una mano en el hombro.

Cordelia: No te preocupes. Estas cosas pasan. Supongo que de todos nosotros, tú eres el que más navidades has vivido.

Ángel sonrió, pero ese gesto de amabilidad murió en sus labios. Súbitamente, su atención se desvía del rostro de su amiga y del grupo que lo acompañaban hacia la calle…

Una figura estaba parada en mitad de ella, ajena al tráfico que pasaba. Se trataba de un hombre joven, pálido y ojeroso, vestido con ropa antigua y con sendas marcas de mordeduras en su cuello.

Nicolás: Ángelus

Ángel: (con los ojos bien abiertos) No puede ser… ¡N-No puede ser!

Cordelia: ¿Ángel? ¿Qué pasa?

El vampiro empieza a retroceder, asustado. Gunn, Fred y Connor intercambian miradas de preocupación.

Gunn: ¿Viejo? ¿Estas bien?

Fred: ¿Sucede algo?

Connor: ¿Papá?

Pero Ángel no los oía. Su vista estaba clavada en la aparición parada en la calle. Con un terror indescriptible, observó que el fantasma le sonreía siniestramente antes de desvanecerse en el aire como si nada… como si nunca hubiese estado allí.


Continuara.....

domingo, 14 de diciembre de 2008

Buffy: Tales of the Vampires (Historias de Vampiros)


En Historias de Vampiros (Tales of the Vampires) Joss Whedon, el creador de “Buffy, la Cazavampiros” y varios de sus colaboradores se reúnen para contar historias sobre los vampiros que han ido acechando a las Cazadoras, desde la época medieval hasta la actualidad…

Ángel, Buffy, Drácula y un montón de personajes más, presentados con una portada de Mike Mignola (Hellboy) se dan cita en estas páginas, llenas de acción y escalofriantes aventuras…


Este Volumen contiene:

1 - El Problema con los Vampiros (por Drew Goddard)
2 - Stacy (por Joss Whedon)
3 - Reconoce al Vampiro (por Jane Espenson)
4 - Jack (por Brett Matthews)
5 - Padre (por Jane Espenson)
6 - Antiguo (por Drew Goddard)
7 - Tiempo de Sequía (por Jane Espenson)
8 - Cuidando los Negocios (por Bend Edlund)
9 - Algo parecido al Calor (por Sam Loeb)
10 - Entumecido (por Brett Matthews)


MI OPINION PERSONAL SOBRE LAS HISTORIAS DE ESTE COMIC

* El Problema con los Vampiros: Esta historia es genial. Nos cuenta el incidente en Praga de Spike y Dru, antes de irse para Sunnydale. Los dibujos son muy buenos y el argumento excelente. Las partes en donde tanto Spike como Drusilla demuestran su amor del uno para la otra y viceversa, en los diálogos que por separado tienen ambos, deja mas que evidente de que el vinculo que los unía a los dos por aquel entonces, parecía irrompible… Me gustó mucho esta historia.

* Stacy: Puro Joss a todas luces. Stacy es la historia de una chica… muy peculiar. Los dibujos están bien y las angustias de Stacy son un poco un reflejo de las angustias de cualquier chico o chica de esa edad. El desenlace me gustó, en cierta forma.

* Reconoce al Vampiro: Paupérrima hasta en el dibujo. Es un cuento corto que se puede prescindir. Se supone que quiere enseñarnos algo sobre la naturaleza de los vampiros, pero pierde el sentido apenas ves como esta todo dibujado. Un bodrio hasta el tuétano.

* Jack: Una perla en la multitud. Nos traslada a la Londres de 1888 en pleno auge de los crímenes de Jack el Destripador y le da una vuelta de tuerca al asunto con esa imagen del viejo investigador que colabora con la poli en el caso. Los dibujos son preciosos, pese a que a la imagen a veces le falta un poco de más definición. El desenlace del relato es… es maravilloso (por la vuelta de tuerca, je).

* Padre: Una bella historia… arruinada por un paupérrimo final. Es la historia de un padre vampiro y su hijo… una historia de cierto cariño a lo largo del tiempo. Francamente hablando, el final que yo esperaba era otro. Los dibujos están bien sin ser muy claros del todo, pero se deja leer.

* Antiguo: Sin palabras. Un asco desde el inicio hasta el final. Ni la presencia de Drácula logra levantarla. Xander esta hecho un mamerto aquí y Buffy demasiado monótona para mi gusto. De esta historia se podría haber prescindido.

* Tiempo de Sequía: Zzzzz. ¿eh? Oh! Perdón…. Bien, mala. Mala hasta el tuétano. Malos los dibujos, el argumento es malo… MALO hasta decir MALO.

* Cuidando los Negocios: Este me gustó un poquito más. Los dibujos son buenos sin ser geniales y el argumento es extraño, bizarro pero curiosamente a tono con el Buffyverso. Un vampiro que mata sacerdotes encuentra la horma de su zapato cuando se las ve cara a cara con… ¿¿¿Dios??? No, no lo creo, pero… ¿Quién sabe? El Señor obra de formas misteriosas… tal vez…
…Tal vez….

* Algo parecido al calor: Y creo que el mejor titulo seria “Algo parecido al ABURRIMIENTO”. Malos dibujos, mala trama, mala historia, mal desenlace… malo hasta el tuétano. Olvidable, realmente.

* Entumecido: Donde Ángel es el protagonista, acosado por visiones de alguna de sus victimas y enfrentándose cara a cara a su lado oscuro: Ángelus. Los dibujos son muy buenos pero la trama es tan corta y superflua que algo que daría para mas se queda en amage.

Finalmente, la historia de fondo de Roche y los jóvenes Vigilantes que escuchan sus historias. Interesante y con un buen final para el caso. No es la gran cosa, pero interesante al ver a un vampiro anciano que, presumiblemente, podría haber sido un Childe de El Maestro, aunque no se nos muestra nunca al vampiro que es su Sire, uno puede intuirlo.

Este comic vale la pena. Realmente, TIENEN que leerlo. Es un buen complemento del Buffyverso.

viernes, 12 de diciembre de 2008

Angel: After The Fall (Sexta Temporada de Ángel en Comics)



Publicada por IDW Publishing, Ángel: After the Fall (Ángel: Después de la Caída) se inicia unos meses después del final de la serie. Los Ángeles está literalmente en el infierno y gobernada por demonios. La serie revelará que personajes han sobrevivido, cómo han sobrevivido y los considerables cambios que han sufrido Ángel y los demás, el precio que pagaron en la batalla final. Veremos a Spike (quien se ha agenciado la mansión de Playboy), a Gunn, a Illyria y un (en cierta manera) revivido Wesley, así como a Connor, quien jugará un papel importante. También aparecerán un pez gigante telépata y el nuevo compañero de Ángel, un dragón de 40 pies (unos 12 metros). Por supuesto, en tales circunstancias, Wolfram & Hart tienen un gran poder. El arco argumental principal será interrumpido por una historia de tres capítulos titulada “First Night,” que sigue el destino de cada personaje en la noche de la gran batalla.

***

Cuando me tope con este comic, creo que la luz se hizo en mí. Realmente, según tengo entendido, es la “continuación oficial” autorizada por el propio Joss después del final de la serie de Ángel. Y que menudita continuación! Con cosas como la ciudad de Los Ángeles en el Infierno (y que Infierno! los paisajes de deformación urbana que padece la ciudad al fundirse con esa otra dimensión demoníaca son de pesadilla), invadida por demonios y la reaparición de Wesley a quien creíamos muerto hace mucho… ah, pero sigue muerto, no se preocupen… lo que, en el Buffyverso no es impedimento para que reaparezca, claro, je.
Me gusto mucho el comic, al menos, los 14 números que he leído. No sé como ira a terminar (en total, creo que serán 17 números). Hasta ahora, todo va muy bien… Tanto Ángel como el resto siguen siendo los mismos, salvo que ahora se las ven bien negras tratando de sobrevivir a ese “bendito” Infierno en el que han caído… y sobre todo, buscando la forma de devolver a Los Ángeles a la realidad.

¿¿Lo conseguirán??

…Y, supongo que para la respuesta, habrá que esperar al final de esta “Sexta Temporada” en comics, je.

Para aquellos que deseen poder leerla, aquí les paso un enlace directo al blog del amigo Crist_Freak, en donde la encontraran lista para descargar en sus PCs y leer, totalmente en español…

Angel: After The Fall


Un saludo!!!

martes, 9 de diciembre de 2008

Guerra Mundial Z, de Max Brooks

“Por fin, toda la verdad sobre la pasada guerra con los Muertos Vivientes… Max Brooks ha dedicado varios años a recorrer el mundo en busca de todos los testimonios que ahora reúne aquí sobre la Guerra Mundial Zombi. Por insólito que parezca este libro, que algunos tildan de novela demasiado realista, es la parte censurada del informe que le encargó las Naciones Unidas para que quedara memoria de «La Crisis», los «Años Oscuros» o la «Plaga Andante», principalmente conocida como Guerra Mundial Z. Al parecer había «demasiado factor humano».

Este libro aclara realmente cómo el doctor Kwang Jingshu descubrió los primeros casos y se destaparon las pruebas ocultadas por el gobierno chino sobre el gran estallido. También cómo surgió y se propagó el controvertido Plan Naranja de supervivencia, fruto de un oscuro cerebro del apartheid sudafricano. Además contiene los testimonios directos de gentes de la posguerra: contrabandistas de Tíbet, oficiales de servicios secretos de medio mundo, militares, científicos, industriales, políticos, ecologistas, supermodelos, gentes de culturas alternativas tras el cataclismo y muchos otros que lucharon para defendernos de la amenaza de los zombis. También de aquellos que no lo hicieron tanto e incluso de aquellos que creen que la lucha continúa.

Por fin, el mundo sabrá la historia verdadera de cómo la humanidad estuvo a punto de extinguirse. Desde el fin oficial de hostilidades se han producido numerosas tentativas para documentar la Guerra Zombi. Guerra Mundial Z es el relato definitivo –realizado por los propios supervivientes- de los detalles tecnológicos, militares, sociales, económicos y políticos de cómo la civilización estuvo al borde de la extinción en la lucha total contra el muerto viviente.

Un relato insólito y realista, lleno de interrogantes sobre cómo se comportó la Humanidad ante la gran amenaza de la extinción…
"


MI OPINION PERSONAL DE ESTA NOVELA

Simplemente, genial. Y es decir poco. Con tamaño planteamiento, Max Brooks (hijo del conocidísimo actor cómico Mel Brooks) encara este proyecto de relatarnos un mundo alternativo en donde se acaba de padecer una terrible Plaga Zombie. Un mundo que está renaciendo paulatinamente de las cenizas, reconstruyéndose poco a poco sobre sus cimientos…

Ordenadas de forma cronológica, las pequeñas historias que nos muestra en esta novela nos acercan a los diferentes y diversos puntos de vista de varios de los personajes, sobre la terrible “Guerra Mundial Z”. Cada historia corta es un mundo en si mismo, una perla brillante de narraciones de sobre como a pesar de tener que enfrentar la adversidad, el espíritu humano PERSISTE y SOBRESALE.

Max Brooks creó una OBRA MAESTRA, algo que destaca en el género de la literatura zombi. El Genero de los Zombis actualmente está como medio estancado a veces… los convencionalismos abundan. Novelas como “Guerra Mundial Z” logran traspasar este cliche. Logran hacernos dejar de lado la típica historia del “Fin del Mundo Zombi”.

Es mas que el relato de supervivencia diaria a una amenaza real y palpable (al menos, para el mundo de la novela, eso son los Zombis). Es un compendio de emociones y sentimientos de los diversos personajes que se dan cita para contarnos, desde sus puntos de vista, cómo sobrevivieron al Holocausto y qué consecuencia les ha traído a sus vidas… y a las vidas de todos, en general. Una maravilla sin mas que no pueden perderse, sean o no sean aficionados al Genero de los Zombis, la verdad…

LO QUE ME ENCANTO:

La novela va más allá de la temática Z usual. Esto es: en las pelis o novelas usuales de Zombis, se produce el brote de una plaga de Muertos Vivientes y el mundo como lo conocemos cae. Es el Fin de la Historia Humana. De ahí, se suceden relatos de sobrevivientes variados y demás, tratando de seguir adelante y de no morir ellos también en el intento...

El libro de Brooks va más allá de todo esto. Plantea algo muy diferente. En su novela, el mundo se SOBREPONE a la Invasión Z y se RECONSTRUYE. El personaje del periodista (el reportero que recoge las historias para la novela) y sus entrevistados habitan ya ese mundo, una Tierra que se ve obligada a si misma a reponerse a las terribles heridas, tanto físicas como espirituales, inflingidas a sus pobladores por la Guerra Z.

Este detalle, el no quedarse con el “…y los Zombis llegaron y la Civilización cayó para siempre” cambiándolo por el “…Y los Zombis llegaron, la Civilización cayó, pero PELEAMOS, luchamos para recuperar NUESTRO mundo y, hey, miren… ¿Saben que? LO HICIMOS".

Simplemente, MAGISTRAL.

LO QUE NO ME GUSTO: Entre la parva de tantas historias, de tantas anécdotas y puntos de vista sobre la Guerra Z a lo largo y a lo ancho del globo, el autor se “olvido” de mencionar o de “incluir”, mal que no sea en un pedacito, a la Argentina, mi país natal. Bueno, no puedo culpar a Max Brooks por esto… creo que también se ha olvidado de citar muchos otros países mas en su lista, je. Al menos, la ciudad de Buenos Aires aparece mencionada un par de veces y, gracias a esto, llegué a creer que el autor, en alguna parte, mencionaría también qué sucedió en Argentina mientras los zombis invaden el resto del mundo en mitad del “Gran Pánico”.

No llegó a pasar, ¿Qué le vamos a hacer?

Me quedo con las ganas de esto... Es, sin embargo, un detallito menor que no empaña PARA NADA la digna calidad de esta obra.

EN SINTESIS, ¿DEBO COMPRARME ESTA NOVELA?

Si tienes dinero y en tu país la venden si. Si no, pues… bien, busca, busca por la red que algo hallaras, je, je. Pero hablando en serio… SI, TOTALMENTE RECOMENDABLE.

Saludos!!