jueves, 26 de febrero de 2009

Memnoch el Diablo, de Anne Rice

Desde 1789, Lestat el Vampiro vaga a través del tiempo y el espacio. Sus más de doscientos años de antigüedad en el reino de la noche le han dado una fuerza y un conocimiento que están más allá de lo humanamente posible. Ahora, Lestat cree que ya ha agotado la fuente del conocimiento y que sólo le queda vivir sus noches con la mayor placidez posible. Pero un oscuro ser le persigue. Su presencia es más negra que la noche, y el poder de Lestat es insuficiente para conocerle si él no lo desea.

Memnoch el Diablo, la quinta y última de las crónicas, nos arrastra al dominio más oculto y alejado del común de los mortales, el terreno más peligroso e inaprensible: el del mito, de la religión, la fe y el sentido de la existencia. Las Crónicas Vampíricas de Anne Rice -Entrevista con el vampiro, Lestat el vampiro, La reina de los condenados y El ladrón de cuerpos- han conquistado a miles de lectores por su capacidad de sumergirnos en uno de los mitos con mayor poder de seducción: el mundo turbio y sensual de los vampiros…

MI OPINION PERSONAL DE ESTA OBRA:

Sé que voy en contra de la mayoría de los fans de Anne Rice (los que suelen considerar a este libro como llanamente malo) pero a mi juicio esta novela es EXCELENTE. Una obra maestra se la mire por donde se la mire…

Partamos desde la base: es la quinta entrega de las “Crónicas Vampiricas”, la saga de Lestat, en donde nuestro vampiro favorito se ve enfrentado cara a cara finalmente con el mismísimo Diablo, cuyo nombre en la novela se nos revela como Memnoch.

Memnoch llevara a Lestat en un alucinante viaje espaciotemporal por el Cielo y el Infierno, mientras le narra la historia de la Creación y de su eterno conflicto con Dios.

La novela es MUY BUENA. Al menos, para mí. Si bien al comienzo cuesta que arranque, una vez que logras pasar por el soporífero capitulo dedicado a Roger (uno de los personajes de la novela, la victima en cuestión elegida por Lestat en este libro para saciar su sed de sangre de vampiro) lo que sigue es una historia FABULOSA y muy interesante, que versa sobre los primeros momentos de la Creación y la relación existente entre Dios y sus ángeles (de los cuales, Memnoch es el mas destacado puesto que con el correr de los siglos, será quien se convierta en su eterno adversario).

Tanto Lestat como el lector asisten, entonces, a la odisea / tragedia de Memnoch: su Caída, sus pesares en el reino terrenal y su constante preocupación acerca del destino de las almas humanas. Rice logra una imagen del Diablo muy convincente, pero eso si, alejada de los consabidos tópicos o de los típicos clichés acerca de este ente y lo que le rodea…

También, es destacable cómo la autora logra insertar sus imágenes del Cielo y del Infierno, ofreciéndonos un bellísimo Paraíso en el que las almas cantan junto con los angeles odas al Señor eternamente y un Infierno que, mas que Infierno en si mismo es muy similar a una especie de Purgatorio… pero no por eso es menos temible.

En síntesis, la novela es un DISFRUTE, siempre y cuando tengas la mente abierta y no te ofendan las temáticas religiosas (aunque en este libro, la postura sobre la religión en general es mas bien de critica hacia ella… algo que, pese a ser yo católico y cristiano no me ofende PARA NADA, je).

EL MOMENTO:

Memnoch lleva a través del tiempo y el espacio a Lestat a asistir a la Pasión de Cristo. Irremediablemente, la escena narrada lo remite a uno a la archifamosa película de Mel Gibson, la que versaba sobre el mismo tema. Es uno de los momentos mas impresionantes de la novela y muchos podrían considerarlo el mas “fuerte” por ciertas cosas que Lestat hace allí (si quieren saber de qué rayos hablo, tendrán que leer el libro. Sorry, no voy a spoilear a nadie, jejeje).

LO MALO:

Nada de la novela es malo-malo, se los aseguro. Al menos, no para mí. Ahora, lo UNICO malo es que te toque comprar este ejemplar perteneciente a Ediciones B, única editorial española que, de momento y por mucho tiempo por lo que veo, tiene los derechos de publicación al español de las obras de Anne Rice. Lo malo viene cuando abres tu libro y contemplas con horror y VERGÜENZA AJENA las letras de varias paginas BORRADAS, como si la tinta de impresión perdiera por momentos su fuerza, ARRUINANDO así la lectura que debería ser enteramente un disfrute.

Es la SEGUNDA VEZ que Ediciones B hace de las suyas con esto, largando al mercado libros en TAN DEPLORABLE ESTADO (la primera vez fue con un ejemplar del libro “Cántico de Sangre”, de la misma autora, el cual después de comprarlo descubrí, oh sorpresa, que algunas páginas de varios de sus capítulos ESTABAN EN BLANCO). Cuando compré esta edición de “Memnoch, el Diablo” cerrado al vacío en bolsa de plástico y en excelente estado (por fuera) como todo libro en una librería que se precia de tal, JAMAS pensé que al comenzar a intentar disfrutar de sus paginas iba a descubrir semejante ESPANTO de letras borroneadas, algo que por demás NO debería salir a la venta en el mercado, siendo Ediciones B una editorial que se digna de “responsable”.

El caso es que ya no puedo cambiar mi ejemplar, claro (que me salio 33 $, dicho sea de paso; no es una cifra exagerada pero me costó personalmente juntar los billetitos para que, con tanta ilusión, a la final termine adquiriendo un libro en pésimas condiciones).

Pese a TODO esto que les cuento, el libro se lee de todas maneras, de eso no les quepa duda (mas que nada, por el peso de la historia en si misma) pero a futuros compradores de las obras de Anne Rice re-editadas por Ediciones B, les queda el “aviso”. Revisen bien que todos sus ejemplares estén en PERFECTO ESTADO antes de adquirirlos en su tienda favorita...

…Por las dudas, claro…

Que no les pase como a mí.

(Nota para los Señores de Ediciones B: lo expresado aquí es MI OPINION PERSONAL. Creo que como consumidor de sus productos, si no estoy satisfecho y NO se me devuelve el importe ni se me cambia el producto, tengo MI DERECHO a dejar constancia de mi INSATISFACCIÓN. Quedan avisados. Muchas gracias).

Un saludo para todos, gente. (A pesar de todo, je)

martes, 24 de febrero de 2009

"El Angel Caido" (Cinco)




5


Epilogo


Creo que luego de lo que ocurrió, dormí una semana entera.

Nuevamente, me alojé en un hotel de Sunnydale. Buffy y sus amigos me ayudaron con esto, por lo que les estaré eternamente agradecido.

Fue una mañana en especial, que me desperté en mi cuarto (cuyas ventanas estaban cerradas con las persianas bajas, impidiendo el paso directo de la luz solar) cuando sentí que no estaba solo en la habitación.

Una persona se hallaba conmigo allí… una mujer.

Se encontraba sentada delante de mi cama, en un sillón. Me miraba con una sonrisa congelada en sus labios y por un largo rato, ninguno de los dos dijo nada.

-¿Quién rayos es usted?- fueron mis primeras palabras.

-Mi nombre es Eve- declaró la mujer- Mucho gusto en conocerte, Federico.

Observe detenidamente a la tal Eve. Vestía con un bonito traje rojo y estaba de piernas cruzadas en el sillón, mirándome apaciblemente.

-¿Cómo hizo para entrar?

-El hotel en el que estas pertenece a la firma… ¿Crees acaso que no tengo acceso a todos los cuartos?

-¿Firma? ¿De que rayos esta hablando?

-Wolfram & Hart.

Me quede mudo del asombro. Reconocía el nombre… Wolfram & Hart, los abogados archienemigos de Ángel. Si, los conocía… Durante mi visita a Ángel en la ciudad de L.A, había oído hablar de ellos.

-Muy bien… ¿La mandaron de W & H, supongo?

-Que inteligente. Si… Fui especialmente mandada por ti- dijo Eve, sonriéndome.

-Y supongo que por allá saben que yo soy un vampiro con alma…

-Nos interesa ese punto en especial- Eve se puso de pie y se acercó a un maletín cerrado colocado sobre una mesa- Veras, en la firma para que trabajo estamos al tanto de tus aventuras… y de tus libros. Sabemos todo sobre ti y creemos que podríamos darte una mano con el asunto de que harás de aquí en adelante.

-¿A que se refiere?

-Mefistófeles esta derrotado, ¿no? Sabes que fue él quien te creó, el que te hizo lo que eres… Tu alma, atrapada en un cuerpo eternizado por el Don Oscuro, la sangre de los vampiros. En W & H queremos ayudarte a reorganizar tu vida.

-¿Al servicio del Mal?- inquirí, fastidiado- Si es así, olvídelo… ¡No pienso volver a ser utilizado por nadie y menos, por seres tan siniestros como ustedes!

-¿Quieres calmarte?

Eve abrió su maletín y sacó un legajo.

-No queremos que hagas el Mal- dijo- Solo queremos que seas útil… y creeme, querido, tú todavía eres útil.

-Me huele a gato encerrado.

-Tal vez, pero si no aceptas mi oferta, bueno… Sinceramente pasaras el resto de los cien y pico de años que tienes por delante como un vampiro famélico que apenas puede sobrevivir. Y súmale a eso el hecho de que los libros que publicaste serán sencillamente apenas unos pocos y su éxito, efímero…- Eve hizo una pausa- Cuando los años pasen, se habrán olvidado de ti, claro.

-¿Y ustedes que demonios me ofrecen para evitar eso?

Eve sonrió y me alcanzó el legajo. Lo leí y me quede mudo.

-Esto es un contrato- dije.

-Si.

-Y…. De acuerdo con esto… Ustedes quieren darme el control de la oficina de Wolfram & Hart que tienen en…- volví a leer el legajo-… Argentina.

-Así es.

-¿¿Tienen oficinas en Argentina??

-Cariño… ¿Te parece que no las vamos a tener en un país tan interesante como el tuyo?- dijo, con una sonrisita irónica en los labios.

-¿Por qué debería aceptar?

-Es todo decisión tuya. Si no aceptas… ¿Qué vas a hacer?

No respondí. Otra vez volví a mirar el legajo con el contrato.

-W & H tiene a su disposición muchísimos recursos que puedes utilizar- siguió diciéndome- No solo para lo que quieras, sino, para escribir tus libros. Piensalo.

Sin decir más nada, Eve salio por la puerta de entrada. Antes de irse, me hizo un guiño con el ojo.

-Rayos- dije, volviendo a leer el contrato- ¿Y ahora? ¿Qué hago?

************

El lugar: el cementerio de Sunnydale.

El momento: Por la noche.

Sentado en una tumba vieja, rodeado de muchísimas lapidas, Spike escuchó de mi boca lo sucedido con aquella enigmática enviada de W & H que me había hecho tamaña propuesta. Cuando terminé de contárselo, mi amigo vampiro sacó su clásico cigarrillo y procedio a fumárselo, antes de decirme algo…

-Suena interesante.

-¿Qué crees que debo hacer?

-¿Y que es lo que quieres hacer?

-No pensaras que voy a aceptar la oferta- dije, molesto.

-¿Y por que no?

Silencio. Spike me miraba directamente a los ojos.

-¿Qué tiene de malo lo que vas a hacer?- dijo.

-W & H son siniestros. ¡No puedo ponerme a su disposición!

-¿Hay alguna diferencia con haber estado bajo la disposición de Mefistófeles?

Me quede mudo. Tenía razón… en cierta forma.

-No quiero hacer el Mal- dije.

-No tienes que hacerlo… Solo sé inteligente esta vez.

-¿Inteligente?

-Usalos. Si ellos piensan usarte, pues tú hazles lo mismo… usalos.

-¿Te refieres a que acepte y use los recursos de W & H para mi beneficio personal? ¿Y si todo es una trampa? ¿Y si solamente quieren robarme el alma y usarme para el Mal?

Spike suspiró.

-En todo caso, la decisión es tuya, Federico… Debes pensar que vas a hacer.

-Es cierto… ¿Qué me queda?- mi pregunta no iba dirigida a nadie en especial, mas que a mi mismo- Descubrí que existo solo porque un ser maléfico expulsado del Cielo me necesitaba para traerle una Llave cósmica, nada mas. Y para colmo, el alma de la única persona a la que amaba se ha perdido para siempre… ¿Qué me queda?

-Tienes a tus amigos- dijo- Yo todavía estoy aquí… El idiota de Ángel, Buffy y los demás… Pero yo ya te dije, la decisión es tuya.

Spike se levantó de su asiento y se acomodó su gabardina oscura.

-No sé que vas a hacer, pero te deseo suerte con lo que sea. Por mi parte, como sabes, acá en Sunnydale las cosas andan muy malas… No sé si volveremos a vernos en el futuro, pero quiero que sepas que siempre tendrás las puertas abiertas de mi casa... o de mi mausoleo, en todo caso, para lo que sea.

Spike sonrió y me tendió una mano. Luego, se fue.

Lo vi alejarse por el cementerio hasta que lo perdí de vista… Lamentablemente, esa seria la última vez que lo vería con vida.

Spike murió un par de días mas tarde. Todo Sunnydale lo acompaño… El pueblo entero se derrumbo sobre si mismo y la Boca del Infierno se cerró definitivamente, como epílogo de una gran batalla que Buffy y sus amigos libraron por la salvación del mundo.*

*(Ver el ultimo capitulo de la 7 temporada de Buffy, para mas información. Nota del autor)

La Cazadora y su reducido grupo de amistades salvaron sus vidas, milagrosamente, pero Spike se había ido.

Por mi parte, decidí aceptar la oferta de W & H.

Eve me esperaba esa noche en la salida del cementerio, con el contrato listo para firmar. Sinceramente, sabia que me estaba metiendo en otro lío grande, pero, al fin de cuentas, también sabia que “desde allá arriba” también había gente a la que yo parecía interesarle y que no dejaría que nada malo me pasase.

Lo que más adelante me esperaba, era un completo misterio…

…Solo el futuro diría que seria de mí…



FIN

domingo, 22 de febrero de 2009

"El Angel Caido" (Cuatro)



4



Voces

Podía oírlas. Era un coro de voces conocidas hablando muy deprisa. Estaban a mi alrededor y en cierta forma, se dirigían a mí.

No me di cuenta de todo esto hasta que la conciencia volvió a mi cuerpo. Abrí mis ojos y entonces me halle insólitamente recostado en un mullido sillón, mirando hacia un techo de una casa cualquiera.

Me incorporé con algo de dificultad y con mucho asombro, observé que me encontraba en el living de la casa Summers y que Buffy y sus amigos estaban allí, a mi alrededor, conversando entre ellos y mirándome…

-Miren, ya volvió en si- anunció Anya, sosteniendo un hacha entre las manos.

Todo mundo estaba armado. Xander sostenía su ballesta, Faith su estaca y el resto se alternaba con diferentes y diversas armas. Todos me miraban serios y recelosos, incluido, Spike.

Buffy tomó la palabra. Se acercó a mi despacio y se sentó a mi lado…

-¿Dónde esta Dawn?- preguntó. El tono de su voz era sereno, pero detrás de eso se podía apreciar el pánico por la perdida de su hermana menor y el enojo que sentía hacia mi.

No respondí. En completo silencio, la mire… los mire a todos.

A mi memoria volvieron las imágenes de todo lo que había acontecido. Me sentí nuevamente muy mal. ¡Había sido engañado! Engañado y manipulado hábilmente por un ser despreciable, mentiroso y ruin… y lo que era peor, era que ese ente fue el responsable de mi creación, en cierta medida.

El peso de las revelaciones que Mefistófeles me había dado todavía seguían latentes en mi interior. Por un momento desee que alguno de aquellos reunidos allí me estaquearan, que me matara…

¡Había entregado a una niña inocente a un ser siniestro! Y todo por nada…

Drusilla estaba completamente muerta y cabía la posibilidad de que nunca hubiese bajado al Infierno. Si Mefisto podía leerme la mente… ¿Qué le impedía hacerme ver lo que quisiera?

Al fin de cuentas, ese Infierno que visité podría bien haber sido una alucinación.

…Si no lo era, de todas formas, Dru estaba condenada y no podría liberarla…

No pude soportarlo mas. Me llevé las manos a la cara y lloré… Lloré derramando lagrima tras lágrima.

Nadie dijo nada. Todos me miraban absortos, Buffy incluida. Fue entonces que me digne a volverlos a mirar, sumido en la mas patética vergüenza.

-¡Todo es mi culpa! ¡Me han usado como un completo idiota!

-¿De que rayos estas hablando?

Suspiré. Luego, les conté a Buffy y sus amigos todo lo sucedido. No omití ningún detalle de mi relato… A medida que les narraba mi encuentro con Mefistófeles, lo que había sucedido después, mi viaje al Averno, etc, etc, notaba que muchos intercambiaban miradas llenas de incredulidad.

-…Y en síntesis, eso es todo- dije, terminado el relato.

-Vaya- dijo Giles- Mefistófeles… el Ángel Caído…

Se sacó sus lentes y procedió a limpiarlos con un pañuelo. Era su clásico gesto de meditación.

-¿Es posible lo que ha dicho?- le preguntó Buffy.

-Sinceramente hablando, no lo sé… De por si, tenemos pruebas evidentes de que hay una fuerza maléfica detrás de todo esto- Giles seguía luciendo pensativo y a medida que cavilaba en estas cuestiones, no me quitaba los ojos de encima- Era obvio que un vampiro con alma nacido de manera espontánea tendría que responder a una causa externa…

-Suponiendo que la cosa fuera cierta… ¿Para que querría este “Ángel Caído” a mi hermana?

-Es obvio que su obsesión es volver al lugar de donde procede- explico el ex Vigilante, volviéndose a colocar sus lentes- Al igual que Glory, intentará usar a Dawn… al poder de la Llave, para abrir un portal a su dimensión de origen…

-El problema con eso es que cuando el poder de la Llave se desate, las barreras que separan la Tierra con todas las dimensiones demoníacas caerán como un castillo de naipes- agregó Willow, preocupada.

-Hay otra cuestión, cerebritos…- intervino Spike- Ese tipo tiene que matar a Dawn para hacer funcionar el poder de la Llave… ¿Se acuerdan de cómo fue con el asunto de Glory?

-Sangre- dijo Buffy, mirando hacia una ventana, al exterior- La va a hacer desangrar… Cuando su sangre toque el aire, se abrirán las puertas.

Al oír aquello, me quede totalmente espantado.

-Todo es mi culpa- dije- ¡He sido un completo idiota! En mi egoísmo por recobrar a Dru, deje que ese maldito me obligara a cometer un crimen… ¡Dios!

-Hay que evitarlo… Tenemos que evitarlo.

El semblante de la Cazadora era ahora de un gran enojo.

-Estoy de acuerdo, pero tenemos un gran problema, nena- dijo Spike- No sabemos donde ese tipo se ha ido…

-Yo tengo una idea de donde podría habérsela llevado- dije. Inmediatamente, volví a convertirme en el centro de atención de todos.

-Muy bien… Nos guiaras entonces, pero quiero aclararte una cosa…

Buffy se me acercó y me señaló directamente en el pecho con un dedo largo y fino.

-Si algo le pasa a Dawn… Si muere o algo malo le sucede… Estas acabado.


************

Comprendía su enojo.

Decididamente, el que arruino todo fui yo. Yo y mi egoísmo… Un sentimiento idiota que me había conducido a entregar en bandeja de plata a aquella pobre niña inocente a las garras de un ser malévolo que planeaba la destrucción de todos.

Mientras Buffy y sus amigos se preparaban para la nueva batalla que tendría lugar (dejando de lado la que ellos libraban actualmente contra aquel nuevo enemigo que tenían por el pueblo) yo permanecí sentado en una silla, en el interior del sótano de la casa Summers.

Mi mente era un mar confuso de dudas, preguntas, miedos… y vergüenza.

¡Que idiota que fui! Un completo idiota y para colmo, un idiota manipulado.

Dru estaba perdida. Eso era algo segurísimo… Nunca volveríamos a estar juntos. Por un momento, había creído que podríamos volver a reunirnos… a tocarnos… a estar el uno con el otro…

Error. Todo fue un engaño, un sucio engaño y ahora… ahora la culpa de que el mundo estuviera al borde del final, era mía.

Pensaba en todas estas cosas cuando alguien bajo a verme… Era Spike.

-Hola- me saludó y se sentó en una silla delante de mí.

-Hola- le contesté, y luego ambos caímos en un profundo y largo silencio.

Spike suspiró y sacó un cigarrillo. Lo encendió y comenzó a fumárselo.

-Menudo lío en el que te has metido- esas fueron sus primeras palabras para romper el hielo entre ambos.

-Si…

-Dime… ¿Por qué lo hiciste?

-Yo… Yo…

No podía responderle… no claramente.

-No lo sé- dije- Creo que por amor… Pensé que Dru y yo podríamos… que ella podría… volver.

-Te engañaron.

-Si, caí como un estupido.

-¿Y ahora que vas a hacer?

-Lo lógico y lo único que puedo hacer: ayudarlos a salvar a Dawn… Luego… luego…- hice una pausa, contendiendo las lágrimas que se agolpaban en mis ojos para salir- Luego… tal vez salga al sol, por última vez y acabe con esto.

Spike no dijo nada, pero este último comentario mío lo preocupó.

-Santo Cielo… Que bajo que he caído- murmuré, enterrando la cara entre las manos- Buffy debe odiarme… Todos deben odiarme… Tú también, seguro.

-Bueno… No exactamente.

-¿Qué quieres decir?

Spike dio una pitada a su cigarrillo y antes de responder largó el humo por la nariz.

-Mira… Buffy esta molesta, pero entiende que te manipularon. Yo también lo entiendo, amigo… Si estuviera en tu lugar… Creo que a mi también me hubiese pasado.

-¿De veras?

-Seguro. Te traicionó tu amor por Drusilla… Ese tipo, ese Mefistófeles que tú dices que es el mismo Diablo… De seguro lo sabía y se aprovecho de eso. Te uso para llegar hasta Dawn y no había nada que pudieses hacer en su contra… Era sabido que la cosa terminaría así.

-Pero Spike… ¿Sabes que es lo que mas me causa dolor de todo esto?

-¿Qué?

-¡Los traicioné! ¡Cometí un crimen! Le entregue a Dawn… y lo peor, es que no sé si lo que vi en el Infierno es real… No sé si de verdad estuve en el Infierno… Tal vez solo fue una ilusión. De todas maneras, Mefisto me engañó, ¿no?

-Tal vez.

-Igualmente, me siento una completa basura… y quiero remediar eso.

-Me parece bien.

Sonreí, triste. Spike también lo hizo.

-Menudo tema tienes para un quinto libro, con todo esto- dijo- Supongo que vas a escribir sobre este asunto…

-Si sobrevivimos a lo que se viene… si salvamos a Dawn… Tal vez si. Y de hecho, creo que será lo ultimo… no voy a escribir mas.

-¿Estas hablando en serio?

-Estoy cansado, Spike… Yo no debería estar aquí. No debería existir… Quiero terminar con esto.

-Muy bien- se puso de pie y apago el cigarrillo- Ya va siendo la hora de actuar… Te doy un ultimo consejo, ¿si?

-Claro.

-No te mates… Salir al sol no es la solución, te lo dije antes. Tienes que seguir adelante.

Asentí, sin mucho entusiasmo.

-Es todo tan doloroso- comenté, cuando Spike ya comenzaba a subir las escaleras- Y lo más terrible es saber que en realidad, existes de determinada forma porque un ser siniestro te creó.

-Te sobrepondrás- me dijo la voz de Spike, desde la cima de las escaleras- Ya veras… saldrás adelante, amigo. Al menos, uno de todos nosotros, los vampiros con alma, debe seguir adelante.

************

El pequeño grupo estaba reunido ya.

Con Buffy a la cabeza, el grupo organizado y que comprendía de Spike, Faith, Xander, Willow y Kennedy, emprendimos la marcha al sitio donde sabia que Mefistófeles iba a realizar el ritual para activar el poder de la Llave.

Nadie dijo nada en todo el trayecto. Sunnydale permanecía en el mas completo silencio, como esperando. Las calles estaban desiertas y nadie nos salio al paso en todo lo que duró el camino hacia la gran torre de metal en construcción que se elevaba en el centro del pueblo.

Por un momento, al ver aquella impresionante estructura metálica (apenas un esqueleto de andamios de acero y remaches) Buffy recordó involuntariamente lo sucedido hacia un tiempo atrás cuando lucharon contra Glory...

-Es aquí- declaré, deteniéndome en la puerta de entrada a aquel lugar.

-¿Estas seguro?

-Buffy… Es aquí- insistí- Sé que es aquí.

Unos feísimos nubarrones aparecieron sobre nuestras cabezas y un par de truenos descargaron su furia en el aire, estallando. Muy sigilosamente, penetramos en la obra en construcción y nos encaminamos hacia la torre de metal, subiendo hasta la cima por unas escaleras…

Con mucho cuidado, llegamos a aquel lugar. Buffy se volvió y les indicó a sus amigos que tomaran sus puestos estratégicos entre el andamiaje de metal.

Mefistófeles estaba allí. Sonriendo, tenía a la pobre de Dawn colgada de una suerte de viga o soporte de metal principal de la torre y una especie de cuchillo o daga en sus manos relucía bajo las luces de los rayos eléctricos que de vez en cuando, surcaban el cielo.

-Tantos siglos esperando…- decía el Ángel Caído, acercándose a la niña- Tantos años… atrapado en esta asquerosa roca inmunda… pero ahora, las cosas van a cambiar.

-¡Suéltame!- gritaba Dawn- ¡¡Auxilio!!

-¡Déjate de estupideces, mocosa! ¿Qué no ves que esto tiene que ser así?

-Sueltala…

Buffy salio al encuentro del Príncipe de las Tinieblas, en compañía de Spike y de Faith. El resto, permanecíamos detrás, ocultos.

-¡¡Buffy!!!

Dawn gritó, contenta. Mefisto frunció el ceño y enfrentó a los recién llegados sin mostrarse atemorizado.

-Dicen que eres el mismo Diablo- decía la Cazadora, sonriendo sarcásticamente- Sin embargo, yo tengo mis dudas…

-¡Niña ilusa! ¡Largate mientras puedas!

-No. Lo siento, pero no… A menos que me entregues a mi hermana.

-Idiota… No sabes a quien te enfrentas.

A una orden de Buffy, Faith y Spike atacaron. Mefistófeles sonrió y sufrió una violenta transformación física…

Sus alas negras emergieron de su espalda, pero ahora eran correosas, feísimas, como de murciélago. Su rostro juvenil y humano se vio deformado hasta convertirse en una suerte de parodia de una cara, muy semejante a la cara de un reptil. Sus manos, incluso fueron cambiadas por garras filosas y lo peor, era que había aumentado su tamaño.

Por lo demás, dos cuernos horribles y enroscados se habían asomado sobre su frente abultada.

Spike fue el primero en luchar contra él. Sin mucho esfuerzo, Mefisto lo golpeo en la cara y lo tomó del cuello con sus garras, revoleándolo por el aire en contra de Faith. Ambos casi caen por un andamio de metal al piso (ubicado a varios metros debajo de ellos) de no haber sido por que en el ultimo momento, la segunda Cazadora logró asirse de una saliente metálica y salvarlos a ambos.

Buffy fue la siguiente. Con una espada entre las manos, se dispuso a decapitar a la Bestia, pero abriendo una dentada boca repleta de colmillos, el Ángel de las Tinieblas le escupió una violentísima bola de fuego que casi le daba de lleno…

Digo que casi le daba por que a último momento, salí de mi escondite y arrojándome hacia ella, la tumbé de un golpe y evité que esto sucediera.

-¿Estas bien?- le pregunté. Ambos habíamos caído muy cerca de donde el andamio en el que estábamos se terminaba. Desde ese lugar, se podía ver todo Sunnydale.

-Si… Me salvaste la vida.

Sonreí. Me puse de pie y me dirigí a enfrentar a Mefisto.

-¡Espera! ¿Qué vas a hacer?- me gritó Buffy, sorprendida.

-Detener esta locura.

Volviendo a esgrimir su daga o cuchillo, Mefistófeles se acerco a Dawn y le hizo un tajo en un brazo. La niña gritó y varias gotas de su sangre salieron de su cuerpo, atrapadas por el viento. Las gotas volaron por el aire e inmediatamente, rasgaron el tejido de la realidad. Una suerte de agujero de luz comenzó a abrirse, atronadoramente, en mitad de una impresionante descarga de rayos eléctricos y un terremoto.

La torre entera tembló y parecía que se vendría abajo.

-¡AL FIN!- la voz que broto de los labios de Mefisto era realmente gutural- ¡¡¡EL PODER SUPREMO ES MIO!!!

-Te equivocas- dije, parándome delante de él.

-¿TÚ? ¡QUE FASTIDIO! DEBERIAS HABER HUIDO CUANDO PODIAS.

-Ni remotamente pensaba hacerlo. ¡Me mentiste! ¡Me usaste como un maldito peón, demonio de porquería! Pero este se terminó… ¡Voy a acabar con tu locura!

Mi rostro cambio por el de vampiro. Rugiendo, tomé la espada que Buffy había intentado usar contra el enemigo.

-¡ESTAS LOCO! ¿QUE NO VES QUE ES INUTIL PELEAR? ¡YA NADA PUEDE DETENERME!

-Estas equivocado… Existe alguien que puede detenerte: ¡YO!

Sin mediar más palabras, me le tire encima. Aquella bestia horrible (que al fin mostraba su verdadero aspecto, que nada tenia que ver con el anterior, ya que también aquel fue una mentira) me recibió con un alarido tremendo y descargo su furia dándome un golpe en el abdomen.

Por un momento, trastabillé. Escupí sangre y todo me dio vueltas. Casi caía del andamio.

Riéndose, Mefistófeles voló hacia mí con sus alas de murciélago y me aferró con sus garras, levantándome en el aire. Como si yo fuera sencillamente un muñeco de trapo, me arrojó contra una viga de acero, haciéndome golpear la columna.

El dolor fue espantoso... Escupí mas sangre y a punto estuve de perder la conciencia.

-ES INUTIL LUCHAR- me dijo- PERDERAS…

-Me mentiste- mascullé, mirándolo con odio- ¡Me mentiste! Todo fue un engaño, ¿verdad? Desde tu aspecto físico hasta nuestro viaje al Infierno… y todo para hacerme robar la Llave, para que pudieras volver al Cielo… para que pudieras vengarte de Dios por haberte desterrado.

-¡IDIOTA! ¡TÚ NO COMPRENDES MI DOLOR!- gritó, enfurecido- ¡MILES DE AÑOS HE VIVIDO ANCLADO EN ESTA ROCA INMUNDA! ¡MILES DE AÑOS DE SUFRIMIENTO! Y MIRAME… ¡MIRAME!- se señalo al rostro, un rostro bestial y horripilante- ¡ESTO QUE VES AHORA ES EL PRECIO POR HABERME OPUESTO A DIOS! ¡YO ERA HERMOSO, EL MAS GRANDE, EL MAS BELLO DE LOS ÁNGELES! ¿Y QUE HIZO TU MISERICORDIOSO DIOS DESPUES DE DERROTARME, EN MI REBELION? ¡ME CONDENO A ESTO! ¡ME CONVIRTIO EN UN MONSTRUO!

-¡Te lo tienes merecido, por soberbio!- grité a mi vez- ¡Eres la cosa mas horrible que he visto en mi vida! ¡Esto se termina aquí y ahora!

Con mi mano derecha aferrada en la espada de Buffy, rugí y me le tire encima una vez más. La hoja de acero del arma se hundió en su pútrida carne y lo atravesó de lado a lado.

Cerca nuestro, en el aire, el portal dimensional se abría más y más. El lugar temblaba y decididamente la torre se vendría abajo.

-¡Buffy!- grité, volviéndome hacia ella rápidamente- ¡Saca a tu hermana de aquí y váyanse!

La Cazadora protestó pero sus amigos obedecieron. Entre Spike y Faith, liberaron a Dawn y emprendieron la huida con Willow, Xander y Kennedy.

…Por mi parte, esperaba que lo que había planeado funcionase…

-Muy bien… Creo que es hora de acabar con esto.

Empujando fuertemente a Mefistófeles (que se debatía intentando sacarse la espada que le enterré en el pecho) ambos caímos del andamio de metal hacia el bullente portal dimensional abierto en el aire por la sangre de Dawn.

-¡¡NOOOOO!!

Se produjo un violentísimo fogonazo de luz. Sentí que una energía poderosa, increíble, me invadía. Envueltos en esa luz, Mefisto y yo nos calcinábamos en mitad de un estruendo ensordecedor.

-Dru…- alcance a decir y entonces, el portal se cerró sobre si mismo.

************

Flotaba

Sorprendentemente, me hallaba flotando en una suerte de limbo de bruma blanca y me sentía ligero, sutil, etéreo.

No había rastros de Mefistófeles por ninguna parte. Si había sobrevivido a la destrucción del portal, ignoraba adonde fue a parar. Aquellas cosas ya poco me importaban… En aquel sitio donde me encontraba estaba feliz, contento y libre del dolor.

Fue entonces que una figura luminosa apareció delante de mí. Se trataba de un anciano, de cabellos largos y barba blanca, vestido con una túnica del mismo color.

La mirada de aquél hombre era afable. Me sonrió y creo que yo también le sonreí. Sabía que estaba allí para comunicarme algo muy importante…

-NO TEMAS- me dijo- VIVIRAS.

Su voz era como siete truenos ensordecedores, pero curiosamente, a pesar de ello no lastimo ni me hirió los tímpanos. Aquél venerable anciano emanaba un aura de infinita sabiduría y comprensión… Sabía quien era yo, lo que había sido y que había hecho.

…Aquel anciano sabía TODO…

-¿Es usted Dios?- le pregunté.

Solo obtuve por respuesta el silencio y una sonrisa cordial, como cómplice. Por un momento se me antojo que aquel sujeto era como un abuelo muy bueno… con toda la sabiduría del Cosmos.

-VIVIRAS- repitió- Y NO ESTARAS SOLO

Iba a replicar algo pero entonces sentí como que me jalaban de aquel limbo brumoso donde flotaba. La figura del venerable anciano pareció alejarse de mí.

-TE ESPERAN GRANDES COSAS- sonó su voz, a medida que me alejaba de él- ESTO NO HA TERMINADO AQUÍ…

************

Abrí mis ojos.

El cielo tachonado de estrellas se encontraba sobre mí. Por un momento, me sentí desorientado, perdido. Luego, me di cuenta en que sitio estaba y donde…

Seguía en Sunnydale, claro. Estaba tirado a los pies de la torre metálica. Cerca, unos sorprendidos Buffy y Spike no tardaron en acercárseme, para ayudarme.

-¿Estas bien?- me preguntó el rubio vampiro, ayudándome con la Cazadora a ponerme de pie.

-¿Qué pasó?

-Eso es lo que nosotros quisiéramos saber…- dijo Buffy, mirando hacia el cielo, en el lugar donde el portal dimensional se había cerrado- Por un momento pensamos que esa cosa te tragaría, pero luego… Resulta que caes del cielo por el mismo lado.

-Y sin ningún rasguño- Spike señalo al piso. No había sangre por ninguna parte ni miembros rotos en mi cuerpo.

-Un milagro- sentí que dijo alguien a mis espaldas. Era Xander.

Asentí. Tenía la cabeza revuelta y me dolía.

-¿Dónde esta Mefistófeles?- quise saber.

-Pues aquí no, ya que no lo vimos- me informó Spike- Cuando lo empujaste al portal, desapareció. Creo que se lo tragó o lo mando a vaya uno a saber donde…

-¿Están todos bien?- pregunté, mirándolos- ¿Cómo esta Dawn?

-Tiene una herida en el brazo pero Will ya se encargo de curársela, con un hechizo de regeneración…- me informó Buffy, señalando a su hermana menor y a la bruja pelirroja.

-Me alegro… Gracias a Dios- dije y el recuerdo del anciano vestido de blanco vino a mi memoria.

-Bueno… supongo que todo se ha terminado- Buffy me miraba como si esperase a que yo dijese algo mas.

Asentí y suspiré. Mire al cielo estrellado.

-Si… Se ha terminado.

No tardamos entonces en emprender la marcha de regreso a la casa Summers. A pesar de que la cosa se había acabado, sin embargo, todavía me faltaba observar ciertas cosas que sin duda alguna, serian definitivas para sentar la base en mi vida futura de vampiro…



Continuara.....

domingo, 8 de febrero de 2009

"Darla" (Primera Parte)


Título: "Darla"

Autor: Federico Hernán Bravo.

Resumen: Cuarta parte de la saga "Historias de Vampiros", ahora, centrada en Darla. En su exilio en Mallorca, el joven escritor vampiro (protagonista de las historias anteriores) decide invocar junto con la ayuda de una hechicera necromantica, al espíritu de la fallecida Darla, para dar a conocer todos los detalles de su sobrenatural vida...

Rating: NR-18

Tiempo: Hum.... No lo tengo bien claro, pero.... ¿paralela a la 4 de Ángel y a la 7 de Buffy?
DISCLAIMER: Los personajes no son míos; pertenecen a Joss Whedon, Mutant Enemy, la W.B, UPN y FOX. Solo los uso para contar esta historia, la cual si me pertenece, y por la que no persigo ningún fin comercial.


***


I



Dicen que cuando cae el sol, Mallorca es uno de los mejores lugares del mundo para estar.

Se trata de una isla, situada al este de España… Un sitio turístico con playas, lugares arqueológicos y unos cuantos pub’s, discotecas y demás. Un sitio con una vida nocturna fascinante que atrae enseguida tanto a turistas como a los lugareños, de una manera irresistible…

…Y a los vampiros también…

El lector me recordará, supongo. Saben que soy un vampiro con alma, creado por Drusilla… un vampiro que busca, a modo de peregrinaje, la respuesta a sus más grandes dudas… a sus más grandes misterios: ¿Por qué existo? ¿Por qué no perdí mi alma al convertirme en un ser de la noche?

Este peregrinaje me llevó a hacer un largo recorrido… Un recorrido que me condujo a Sunnydale, un pequeño pueblo de California, donde entrevisté al vampiro Spike, y luego, hasta la misma ciudad de Los Ángeles, en donde conocí a Ángel, el primer vampiro con alma del mundo…*

*(Para mas datos sobre esto, vease mis anteriores fanfics “Drusilla”, “William, el Sangriento” y “Ángelus, el Terrible”, todos publicados en este mismo Blog. Nota del autor)

En todos estos casos, viví experiencias únicas. Conocí a nuevos amigos y lamentablemente, con todo el dolor de esa alma humana que nunca me abandonó cuando me convertí en el ser que soy, tuve que dar muerte a mi creadora.

Después de esa infructuosa búsqueda de respuestas, después de ese largo andar, finalmente llegué a un callejón sin salida… un callejón que no parecía darme mas opciones de las que buscaba.

No había respuestas para mis preguntas. Me fui de Los Ángeles decidido a recorrer el mundo en su búsqueda, utilizando para eso todas mis habilidades de vampiro… pero no parecía haber mucha luz detrás de este enigma sin aparente solución.

…Eso si descontamos aquella alucinante visión que me asaltó unos días antes de irme de L.A…

Mis lectores lo recordaran. Fue una visión alucinante y borrosa, una aparición fantasmal, que se me mostró a medias, revelándoseme como el mismo demonio… como el Diablo… Mefistófeles…

A pesar de que aquella aparición juro que volveríamos a vernos… que lo susurró antes de dejarme, lo cierto es que hasta el momento, no ha hecho acto de presencia en mi vida nocturna, sumiéndome en un halo de más incertidumbres y temores.

No tengo dudas respecto que quizás nos veríamos finalmente, en el futuro, pero de momento, esta nueva historia que van a leer nada tiene que ver con ese misterioso ser mítico que se me apareció… no…

No se confundan. Con esta historia, planeo que este sea mi cuarto libro sobre vampiros. Ya saben que los anteriores estaban dedicados a Dru, a Spike y a Ángel… más, este es diferente, ya que esta dedicado a la vampiresa que ha iniciado muchas de las anteriores historias, a su modo, o que ha sido el nexo entre ellas…

Me refiero a Darla.

Si, sé que muchos de ustedes se preguntaran: “¿Pero como es posible que escribas sobre Darla? ¿Ella no esta muerta?”

En efecto. El lector sabe que Darla esta muerta… Saben que ella sacrifico su vida para traer al mundo a un niño especial, que se convertiría en el hijo de Ángel.

Pero yo quería conocer su historia. Había sabido de boca de los otros cosas sobre ella, pero yo quería mas… quería saber de su propia boca la historia de su vida… plasmarla en un libro.

Ahora, el único inconveniente (pequeño, por cierto) era que Darla estaba muerta.

Un inconveniente que pronto seria subsanado… o eso esperaba.

************

Volviendo al principio del relato, me encontraba yo alojado en Mallorca, el primer lugar al que acudí después de abandonar USA…

Me hospedaba en una bonita casa que alquilé, en una zona cercana a una playa. Una casa elegante y convenientemente amueblada para mi comodidad y con un balcón que daba al mar… balcón al que solía asomarme cuando el sol desaparecía por completo del cielo y sus mortíferos rayos no podían herirme, para contemplar el soñador mar y las estrellas, suspirando silenciosamente en mi soledad.

Siguiendo los consejos de mis dos amigos vampiros (Spike y Ángel) yo ya no me alimentaba directamente de seres humanos. El dolor que me producía cegar vidas se había terminado y solucionado al proveerme de sangre de animal para aplacar mi sed sobrenatural… evitando de esa manera, incluso, atraer sobre mi la atención incomoda de los mortales que me rodeaban.

Aquello funcionaba, más, no del todo. Todavía se volvían para mirarme cuando pasaba. Esto era debido a la palidez extrema de mi piel y al color de mis ojos… signos evidentes de mi naturaleza sobrehumana.

Aun así, nunca vi mi vida preternatural amenazada. Nadie me molesto en el tiempo en que me instalé en Mallorca… ni humanos ni vampiros, ya que los de mi especie aprendieron que lo mejor seria no cruzarse conmigo.

Yo era una suerte de paria entre los nuestros. No solo por ser un vampiro con alma, sino por ser una cosa extraña… A sus ojos, yo era “raro”.

Eso me beneficio en extremo…

Cuando nadie te amenaza, vives bien… al menos, lo bien que un vampiro puede vivir.

Aquella noche en especial, cuando se inicio todo (o cuando, digamos, quiero introducirlos a ustedes en el relato) me encontraba yo sentado en mi balcón, mirando las estrellas como de costumbre, cuando tocaron a mi puerta…

Sonreí, ya que sabía quien era. Esperaba visitas esa noche y una visita muy especial.

Me levanté de mi asiento y me encamine a la puerta. Al abrirla, una joven mujer, un tanto mayor que yo, de pelo rojo como el fuego, ojos pintados y vestida de manera exótica, me recibió con una de sus clásicas miradas de asombro…

-¡Niño! ¡Mira que cambiado estas!- fueron sus primeras palabras.

Me reí ante aquel comentario y la abracé. Ella definitivamente no podía creer que aquel muchacho pálido y con ojos blanco-celeste que la miraban, era yo.

No quiero criticarla, ya que Nuria era una de mis pocas mejores amigas… y lo que la hacía mucho más especial, era que Nuria era la clave para esta nueva historia…

…Nuria era una bruja…

-¿Cómo esta mi bruja favorita?- dije, invitándola a pasar y a sentarse.

-Pues aquí me tienes, chaval- dijo, con su acento irresistiblemente español- Que me has dejado sin palabras, joder, tío…- suspiró, de manera exagerada- ¿Cómo demonios le haces esto a tu amiga, cabron? ¡Desapareces meses enteros de la faz de la Tierra y cuando te vuelvo a ver, te encuentro así! ¿¿Me vas a explicar que diablos te pasó??

Sonreí, en silencio.

-Nuria… Si supieras…

-Ni falta hace que me lo digas- confesó- Apenas te vi lo supe… o lo sé…

-Nunca te fallan los poderes, ¿eh?

El rostro de mi amiga española se ensombreció un poco.

-Tú no estas vivo- dijo.

-No… en parte, no lo estoy… y esa es una de las tantas cosas que tengo que contarte esta noche… a parte de una petición especial que voy a hacerte…

************

Conocí a Nuria hará cosa de dos años atrás.

Ella estaba de paso por la Argentina. Nos encontramos casi por accidente en el interior de un local esotérico, donde ella había ido a comprarse un par de viejo tomos raídos de brujería.

En mi afán de saber y contar historias relacionadas con el ocultismo, entablé una interesantísima charla con ella y, minutos después, me hallaba sentado en el living de su casa, oyendo todo el relato sin pormenores de su vida...

Nuria era bruja. Había adquirido esta habilidad de nacimiento. Todas las mujeres de su familia eran hechiceras según ella, y el indicativo de que así era, estaba en el cabello rojo…

Todas las niñas nacidas en su familia tenían este peculiar rasgo. Era la señal de que aquella se convertiría, en el futuro, en la portadora del poder mágico.

Nuria me contó como le fue revelado aquel hecho. Me contó de cómo sus poderes surgieron a la temprana edad de 13 años y luego, como su madre le había revelado el “estigma” familiar. Después me relató los pormenores de su vida hasta la actualidad, en los que se perfeccionó merced de ingresar a un “Coven” (Aquelarre) de otras brujas mas expertas de su familia.

Actualmente, Nuria había aprendido solo lo que los antiguos magos y hechiceros saben.

Entre sus múltiples habilidades, estaba la de poder evocar a los muertos. Ella poseía el poder concreto de llamar del Mas Allá a las sombras de los fallecidos, a los espíritus de aquellos que erraban en el Otro Lado y que deseaban comunicarse con los vivos.

Muchos llamarían a Nuria una “médium” y lo cierto es que lo era. Justamente por aquel talento, mi vieja amiga seria la que me ayudaría en la difícil empresa que me proponía llevar a cabo...

Convocar al espíritu de Darla.

************

Nuria escuchó el largo relato de mi transformación en vampiro de mi propia boca.

Se mantuvo firme en todo momento y nunca dudó de mis palabras, a pesar de que cualquier otro individuo, en su situación, hubiera creído que yo estaba loco.

Para apoyarme, le mostré los anteriores libros publicados sobre los otros vampiros que yo había entrevistado. Ella se dedico lánguidamente a mirar las tapas impresas de dichos volúmenes, analizándolos de la única manera que una persona dotada de varios poderes extra-humanos podría hacer.

Cuando finalicé el extenso recuento, ella suspiró largo y tendido, y me miró en el más completo silencio.

-Vaya… Que te has metido hasta la medula en un lío terrible, ¿eh?- dijo, al final.

Sonreí tristemente y asentí.

-No me cabe ninguna duda de que eres un vampiro- siguió diciéndome, mirándome con sus bellos ojos color verde esmeralda- Pero que no me explico lo del alma…

-Todo mundo dice lo mismo.

-Según lo que yo sé de los vampiros… cuando se convierten en eso, pierden el alma- aseguró- ¿Cómo puede ser que tú no?

-Admito que tengo más dudas que respuestas… No tengo ni idea de cómo pasó. No es que me queje, claro… He visto como son los otros vampiros… Los que no tienen alma…

-Ya… Te entiendo.

-…Y después esta el asunto ese de mi visión… la aparición extraña de ese ser que dijo ser…

Nuria me interrumpió bruscamente con un gesto de sus manos.

-No, no, ni me lo menciones- pidió.

-Perdón.

-Que va… Es solo que… ya sabes… a “ese” nunca hay que mencionarlo. Es de mala suerte.

Nuria se refería al Diablo. Como recordaran, esa fue la aparición que se me presentó un tiempo antes de abandonar Los Ángeles y Estados Unidos.

-Bueno, amigo… El hecho es que te has metido en un lío enorme… ¿Eres conciente de eso, no?

-Totalmente.

-Pues… ¿Y que vas a hacer? Digo… ¿Cuáles son tus planes?

-Bueno…- me encogí de hombros- La verdad es que seguir con mi búsqueda… tal vez mas adelante tenga respuestas a este asuntito… ahora, la cosa es otra… Nuria, me comuniqué contigo porque eres la única que puede darme una mano con algo que se me ocurrió y que quiero desesperadamente.

-Habla, pues… Me tienes intrigada.

Asentí. Le señale los 3 libros que había escrito anteriormente, antes de empezar a hablar.

-Como te expliqué, esos libros que escribí están basados en vampiros de verdad… En sus historias. Digamos que me empeciné con esto… estoy metido hasta el cuello- suspire, sonriendo- Todos me han contado sus existencias y una parte de todos existe en mi… pero hay otra vampiresa de la que quisiera escuchar su historia… una muy especial que todavía me falta entrevistar para dar al mundo a conocer completa la historia de este grupo especial de verdaderos vampiros.

-Suena interesante… ¿Qué tengo yo que ver en todo esto?

-Mucho, Nuria, mucho… Esta vampiro en cuestión, hace tiempo que esta muerta… Lo que, como comprenderás, imposibilita muchísimo que yo vaya a preguntarle cosas acerca de su vida.

Mi amiga hechicera se puso de pie, con los ojos bien abiertos de la sorpresa.

-Tú quieres que convoque al espíritu de esa vampiresa, ¿verdad?- me preguntó.

-Que perceptiva- bromee.

Lamentablemente, Nuria no se lo tomo tan a la ligera.

-¿¡Que te has vuelto loco!?- exclamó.

-Nuria, por favor…- supliqué- ¡Eres la única que puede ayudarme! Tus poderes te permiten conectarte con los fantasmas… con los muertos… Te necesito.

-¡Pero no! ¿No entiendes lo que me pides?

-Explícate.

-¡Me estas pidiendo que llame a la Tierra a la sombra de una vampiresa! ¿Crees que es algo sencillo? ¿Algo común? No… Tú estas loco, chaval.

-Nuria, por favor… ¡Te repito que eres la única que puede hacerlo!

-No.

-Si no acudía a ti, ¿con quien iría? Eres la única persona que conozco que sabe como hacerlo.

Mis palabras transmitían sentimientos verdaderos, pero Nuria no quería saber nada con aquello. Exasperada, se puso a pasear de un lado a otro por la habitación, haciendo gestos grandilocuentes con sus manos, de una manera graciosísima.

-Que estas loco, joder- decía, haciendo mucho hincapié en su acento español- ¿Qué no sabes la clase de peligros que hay en lo que me pides? ¿Te piensas que hablar con los muertos y más, con esa clase de espíritus es algo sencillo? ¡Demonios, que no lo es!

-Pero…

-Cuando llamas a un ánima a la Tierra, que como que te expones a cientos de peligros, tonto- me informó- Los muertos… los verdaderos fantasmas… no son tan débiles como crees. Existen muchas clases de espíritus… ¿¿Y tú quieres que te traiga al de una vampiresa??

-Nuria, por favor… ¡Es la única forma que conozco para hablar con ella! Darla esta muerta… pero falleció arrepentida del mal que cometió. No creo que ahora sea mala, ni que sufra…

Mi amiga hechicera sonrió irónicamente.

-¿Estas seguro?

-Eso creo.

-Aprende esto, amigo mío: nada es seguro. Y más, cuando se trata de espíritus…

-Nuria, ya no sé que decirte, pero si me tengo que poner de rodillas…- dije y ya me disponía a arrodillarme ante ella.

-No, no, no… ¿Qué haces? ¿Te has vuelto loco?

-¿Vas a ayudarme?

-Ay… ¡Pues que eres cabeza dura!- se quejó y sonrió- Claro que lo haré…

Desbordando de la alegría, la abracé.

-¡Despacio, tonto! ¡Qué tienes mucha fuerza y me vas a quebrar las costillas!- dijo, sin aire.

-Perdón…- me disculpé y la solté. Era verdad. Había veces que me olvidaba de controlar mi fuerza vampirica.

-Bueno, chaval… a ver… Necesitare algunas cosas para hacer el contacto- dijo, desplomándose en un sillón.

-Dime que necesitas.

-Primero, velas… Gran cantidad… Las tienes que poner por toda la sala… Segundo, me cierras todas las puertas y ventanas… ¡No sea que una corriente de aire o un ruido de afuera me desconcentre el contacto con el Plano Astral!

-Considéralo hecho.

-No he terminado… Tercero, me tienes que dar algo que le haya pertenecido a la que quieres llamar… Tiene que ser una prenda intima, un objeto que apreciara mucho…

En este punto, sabia que aquello era necesario para convocar al espíritu. Tragando saliva, saqué de un pequeño cajón un objeto que convenientemente “tome prestado” (si, lo robe) de mi visita a Los Ángeles, sin que Ángel ni los otros lo supieran…

…Un collar…

-Esto era de Darla- dije, poniéndoselo en las manos a Nuria- Ángel lo conservaba entre sus cosas… Es lo que le quedo de ella después de su muerte.

-Si… servirá…

-¿Eso es todo?

-Una cosa mas, amigo…

-¿Qué?

-Necesito alcohol… Ron… Una botella del mejor Ron que tengas o puedas conseguir.

-¿Es necesario para el ritual?- inquirí, confundido.

-¡Que va! ¡Es para mi gargüero!- exclamó, riéndose- ¡Qué eres cabron! Me invitas a tu casa y no me das algo de beber. ¡Me muero de sed!

************

Una hora después, estaba todo listo.

La habitación se hallaba cerrada completamente. Puertas y ventanas habían sido trancadas de acuerdo con lo que mi amiga había indicado.

Aparte de eso, la gran cantidad de velas encendidas iluminaba por si sola la estancia, por lo que la luz eléctrica fue innecesaria. De repente, en mitad de esa penumbra, me sentí como en algún siglo lejano y pasado, cuando todavía la electricidad no se había descubierto como fuente de iluminación.

Sentí una punzada de melancolía. Por un instante, el recuerdo de mi creadora, de la vampiresa que me había hecho el ser que era, se me vino a la memoria…

-Hey… ¿Estas bien?- me preguntó Nuria, sacándome de mis ensueños.

-Si, estoy bien… Hagámoslo- dije, suspirando.

Nuria se colocó entonces delante de una mesa redonda que conseguí para el ritual. Con un gesto, me indico que yo me sentara delante de ella y enlazara sus manos con la mías. Antes de eso, coloque en la mesa un pequeño objeto metálico, con cinta preparada por las dudas.

-¿Qué es eso?- me preguntó, señalándolo.

-Mi grabador… Es para cuando ella aparezca… Si aparece, claro.

Nuria no dijo nada. Obedeciendo a su indicación, junte mis manos con las suyas.

-Bueno… Adelante- le indiqué.

En el medio de ambos (en el circulo improvisado que habíamos armado con nuestro enlace de manos) se encontraba el collar que yo le había dado a mi amiga… el collar que le saqué a Ángel y que le perteneció a la difunta Darla.

Nuria cerró sus ojos y pareció concentrarse. Me sentí algo molesto, ya que no sabía si realmente tendríamos éxito. Debo reconocer que las dudas me asaltaron por millones en ese momento y por un instante, temí que todo se fuera al caño.

¿De verdad podría contactar a ese espíritu? ¿En verdad estaba Darla en el Otro Lado?

Duda, dudas y más dudas… El temor a lo desconocido.

-¡Espíritus, yo os invoco!- comenzó a recitar mi amiga con una voz entre grave y profunda- ¡Acudid, acudid a mi llamado! ¡Que las brumas del Astral se clarifiquen! ¡Yo llamo a esta Tierra al espíritu de la dueña de este collar! Darla es tu nombre… ¡¡YO TE INVOCO!!

A esta invocación preliminar le siguieron un par de palabras en un idioma que no alcancé a comprender, pero que pareció una mezcla de latín y árabe.

Repentinamente, el aire de la habitación se rarifico. Hacia más frío que de costumbre y un extraño viento tenue sacudió las llamas de las velas que nos rodeaban por todos lados.

Puse mis sentidos de vampiro en alerta. Algo se acercaba…

…No podía verlo, pero era como que podía sentirlo… Algo estaba acudiendo al llamado.

Nuria pareció entonces invadida por un sentimiento ajeno a ella. Abrió sus ojos de manera descomunal y me miró… aunque en realidad, solamente no me estaba mirando. Observaba a un punto lejano, perdido en alguna parte que yo no alcanzaba a llegar.

-Ya viene… Es ella- dijo- Ella viene.

Lo siguiente, ni yo me lo esperé.

En los viejos tiempos, solía haber visto fantasmas. En mi vida de mortal, alguna que otra vez me topé con extrañas visiones que podían ser presumiblemente espíritus, pero nada me preparo para el duro golpe que sentiría al ver lo que luego aconteció…

Súbitamente, mi amiga hechicera se desplomó delante de mí, soltándome. Fue como si “algo” le sacara toda la energía vital y la dejara tirada como un títere. Cuando ya estaba pensando que la cosa se había tornado peligrosa, se produjo una transformación increíble en Nuria…

Fue como si su cuerpo físico se viera obligado a cambiar, para hacer de conducto de una fuerza o energía extraña a ella… Su cabello cambio, su cara y hasta el tamaño de su figura.

Una transfiguración total… Sin el más mínimo sonido a nada.

Cuando la cosa se terminó, una bonita mujer joven, de cabellos rubios y mirada tranquila me estaba observando atentamente, en el sitio en que Nuria debía haber estado sentada.

-¿Darla?- pregunté, tímidamente.

La joven sonrió y fue una sonrisa de reconocimiento. Sin poderlo creer, me quede mudo… Las palabras no salían de mi garganta.

-Federico- dijo ella y no era la voz de Nuria la que salio de su garganta, sino la voz de Darla…

-¿Sabes quien soy?- repliqué, confundido.

-Sé quien eres… Sé lo que eres… y sé también que me buscas- fue su respuesta.

Otra vez me invadió el silencio. Ambos nos mirábamos, directamente a los ojos.

-Dios…No puedo creer que esto este pasando- dije, casi riéndome de los nervios.

Darla esbozó también una sonrisa. Señalo a mi grabador…

-¿Eso es para la entrevista?- preguntó.

-¡Oh! Si… Digo, si me lo permites- dije, cuidadosamente- Supongo que sabrás de mis anteriores libros y de mi búsqueda… y de todo eso en general.

-Si, lo sé.

-Bueno… Me tienes en ventaja, je…

Silencio una vez más. Las palabras salían con dificultad de mi boca. ¡Estaba muy nervioso!

-Cálmate- me pidió- Acepto que me entrevistes…

-¿De veras?

Suspiró y se echó hacia atrás, en la silla. Con sus bellos ojos observó detenidamente la habitación, como deleitándose con la vista de las cosas cotidianas, normales y… materiales.

-Es todo tan bonito- comentó- Extrañaba todo esto, ¿sabes? Sentir, tocar… poder volver a ser yo misma.

-¿Cómo es el sitio de dónde vienes?

La duda tiño por primera vez su bello rostro. Parecía confusa ante semejante pregunta.

-No lo sé… Recuerdo poco- me reveló- Recuerdo… Estar en alguna parte… entre brumas… o luz… No, no lo tengo bien claro.

Decidí dejar eso para más adelante. Desconfiando de cuanto tiempo Nuria podía mantener el contacto con aquel insólito y bello fantasma, procedí a encender mi grabador, listo para oír de su boca la historia de su vida… la historia de la vampiresa mas extraña de todos estos tiempos…



Continuara....

viernes, 6 de febrero de 2009

¡Estoy Nominado! (Y no, no por el Gran Hermano, je)

Sucede que en Action Tales (una de las mejores paginas de la red especializada en el mundo de los fanfictions) se realizan las votaciones para los “Premios AT 2008”… y aquí, el que les escribe, quedó con SEIS NOMINACIONES en la Sección de la Encrucijada. Si, como leen… Seis chances de poder ganar, mal que no sea, un premio en las siguientes categorías en las cuales, junto con otros, estoy ternado (en negrita, mis relatos / nominaciones).

1-Mejor serie

Relatos Salvajes
Buffy: Historias de vampiros
Spawn: The Dark Ages


2-Mejor serie limitada o saga

Stargate-Superman #1-3
Drusilla: Buffy: Historias de Vampiros #1-4
Galeras de Liburnia: La Leyenda de Alzino # 3-4

5-Mejor Autor Nuevo

Alexis Brito Delgado
Federico Hernán Bravo
Roberto Corroto

8-Mejor Personaje Principal

Alzino (La leyenda de Alzino)
Dorian Stark
Federico (Buffy: Historias de Vampiros)
Conan (Relatos Salvajes)
Lain Covenant (Spawn: The Dark Ages)

9-Mejor Personaje Secundario

Spike (Buffy: Historias de Vampiros)
Drusilla (Buffy: Historias de Vampiros)

Matthew Redfield (Nocturne)

10-Mejor Villano

Jack, el Destripador (Liga de los Caballeros Extraordinarios)
Cogliostro (Spawn: The Dark Ages)
Baal (StarGate-Superman)
Menkara (Relatos Salvajes)

Como pueden apreciar, seis chances de ganarse mal que no sea, un modesto premio. Desde aquí, quiero hacer llegar mi mas calido agradecimiento ya por el solo hecho de estar nominado a toda la gente del Staff de AT: el Doc Banner, The Stranger, Peribañez, etc… y a toda la gente en general que pasa por aquel lugar, entre otros escritores amateurs de fics como yo y, por supuesto, a los lectores, pieza fundamental de todo esto, ya que sin ellos (sin ustedes!) yo no existiría por aquí, haciendo esto (escribir) como lo hago, con tanto amor, respeto y dedicación…

Un abrazo fuerte a todos, un gran saludo y si pasan por Action Tales, ya saben… como dijo aquel viejo político Argentino: “¡Votenme, Votenme, que no los voy a defraudar, por Dios!”

(Aunque, pensándolo bien… mejor hubiera sido escoger otra frase. El político citado no es de mis afines, je, je)