miércoles, 30 de septiembre de 2009

Underworld, de Greg Cox


Enemigos mortales durante siglos, el destino va a reunirlos. Vampiros y Hombres-Lobo. Enemigos jurados desde hace casi novecientos años, han librado una guerra secreta entre las sombras del mundo de los mortales, enfrentando la fuerza y la astucia de los no-muertos con el salvajismo y la furia de las bestias. Ahora, en las calles neo-góticas de la moderna Budapest, este antiguo conflicto da un giro inesperado. Selene es una Ejecutora, una guerrera vampírica consagrada a la destrucción de los odiados licanos... Michael es un Hombre-Lobo, un americano inocente sobre el que acaba de recaer la maldición lupina.

En contra de lo que dictan historia y razón, se verán reunidos mientras la cruel e inhumana guerra se precipita hacia una conclusión de pesadilla. Ignoran el poder que su insólita unión puede desencadenar y los secretos aterradores que serán revelados...

MI OPINION PERSONAL DE ESTA NOVELA:

Tengo que reconocer que “Underworld” no me gustaba. Era una película a la cual me resistía y, pese a tocar la temática de los vampiros y los Hombres-Lobo, pues como que no me atraía mucho la particular visión que tenía sobre dichos seres sobrenaturales.

Bien, después de leer esta novela, eso ha cambiado... Para bien, claro.

“Underworld”, en su versión novelada, fue escrita por Greg Cox. El traspaso de la acción de la pantalla grande a las letras esta MUY BIEN hecho. Hay acción para dar, recibir y repartir (lo mismo que balas, jejeje) y la premisa de la historia en si misma es interesante: una guerra secreta (y por ende, milenaria) entre dos especies sobrenaturales. Dos formas antagónicas de encarar el mundo oculto…

Por un lado, los vampiros; retratados algunos a veces como aristócratas y decadentes, a veces con fanfarrias… y por el otro, los Licanos, los Hombres-Lobo, quienes deben medrar con las sobras; ellos son los oprimidos, los dominados… Aquellos que luchan contra sus primos vampiros, por la liberación final y definitiva de su yugo.

…Y, en mitad de todo esto, el romance entre Selene (la vampiro) y Michael (El Hombre-Lobo)…

La novelización de la película es BUENA, pero en donde falla es en el romance de Selene y Michael. Digamos que hay tanta, pero tanta acción en esta guerra entre especies sobrenaturales, que el “romance” entre la vampiro y el Licano solo se refleja cerca del final de la historia, cuando ambos comprenden que no pueden vivir uno sin la otra… y viceversa.

Si buscas un “romance paranormal” al estilo “romántico rosa”, olvídalo. No lo hay aquí.

Si hay acción y tiros, y combates espectaculares entre vampiros y Hombres-Lobo. De eso no caben dudas. Lo mismo que se ve en el film, se ve aquí plasmado en letras y de una forma BUENA, ya que Greg Cox, el escritor, supo trasladar bien el espíritu de la historia.

Pero en donde todo falla un poquitin (lo repito) es en el romance entre Selene y Michael. Hay algunas cositas que no llegan a cuajar… no del todo.

EN SINTESIS: ¿BUENO, MALO, REGULAR?

Decididamente BUENO y me dejaron con ganas de mas. Creo que ahora volveré a ver la peli de “Underworld” y sus dos secuelas con otra óptica. Al menos, esta novelización consiguió engancharme en este tenebroso universo sobrenatural, donde nuestros protagonistas se mueven.

¡Saludos a todos!

sábado, 26 de septiembre de 2009

El regreso de Drusilla en los comics


Como parte de la “Sexta Temporada” en comics de Ángel, salió este especial de dos números donde el personaje de Drusilla es reintroducido en el Buffyverso. Concretamente, parte de la trama incluye a Dru encerrada en un hospital siquiatrico, siendo tratada por médicos y demás cuando… se producen los hechos del comic “Angel: After the Fall” y la ciudad entera de Los Ángeles es, justo en ese momento, enviada al Infierno por Wolfram & Hart.

Lo que en un inicio es un intento de explorar la fuente de la locura de Dru (sus miedos y conflictos internos; sus alucinaciones, sus fantasmas y demonios… salpicados de flashbacks en blanco y negro, mostrándonos el pasado del personaje) en estos dos números se convierte en… un delirio.

Como fan & enamorado eterno de Dru, seré franco: no me gustó el comic.

El dibujo es BUENO sin ser descollante, pero donde falla todo es en la trama argumental (trama que, incluso, diseñó la misma Juliet Landau, la actriz que hacia de Dru en la serie de TV).

…Y lo que parecía prometer ser un comic interesantísimo, con Drusilla regresando, se convierte en algo que se diluye, ofreciéndonos un final… para el olvido, tal vez.

Una lastima, la verdad. T.T


Saludos a todos, gente.

viernes, 18 de septiembre de 2009

"La Dama de Blanco"


Titulo: "La Dama de Blanco"

Autor: Federico Hernán Bravo.

Resumen: Un chico conoce a una chica en un bar; hasta ahí, una historia normal.... pero lo que nuestro protagonista no imagina es qué clase de chica es a la cual ha conocido... una chica que esconde un curioso secreto...

Genero: Terror / Misterio.

Rating: NR-18

Disclaimer: La historia, los personajes y las situaciones descriptas en este relato son totalmente ficticias y de mi autoría. Aun así, están basadas en una conocidísima Leyenda Urbana... Los hechos varían de tanto en tanto, pero el corazón de la historia es el mismo siempre, en todas partes...


* * *


Aquella noche, Luciano se había quedado hasta muy tarde en el bar.
Había estado bebiendo en un patético intento de olvidarse de Ana, su hasta entonces prometida, que lo había abandonado por su mejor amigo.
Todavía no lo podía creer. ¡Su amigo, el compañero de toda su vida lo había traicionado, y Ana se había ido con él!
-Por eso es mejor no prestarle mucha atención a las mujeres- le comento al hombre ceñudo que atendía el bar, y que estaba detrás del mostrador.
-¿No crees que ya bebiste bastante, chico?- le pregunto éste, pasando un trapo por el mostrador de color marrón oscuro.
Luciano lo miro de manera vacua. Bostezo y le echo una ojeada al reloj que estaba colgado en la pared enfrente de él.

Eran las doce... Medianoche.

El muchacho recordó aquello de que la medianoche era la hora donde las brujas salían, junto con los fantasmas, a espantar a la gente.
-¿Veré algún espanto esta noche?- dijo para sí y lanzo una risita a lo Narciso Ibáñez Menta.
Fue entonces, cuando ella entro en el bar...
Él apenas se dio cuenta de su presencia al principio. Después, le llamo fuertemente la atención su aspecto.
Pelo rubio suelto, piel pálida, como la de una estatua de mármol y un hermoso vestido blanco.
La chica parecía como entre nerviosa y pérdida. Se pregunto si no seria una victima de algún robo. Eran tan comunes los asaltos hoy en día...
La muchacha encontró una mesa apartada del mostrador y cercana a la ventana del bar, donde se sentó sin dirigir la palabra a nadie.
-¿Conoce a esa chica?- le pregunto al hombre del mostrador que ahora, limpiaba unos vasos.
Nuevamente lo miro, con el ceño fruncido.
-Bebiste demasiado, amigo- dijo- Ya es hora de que dejes esto...
-Si, claro...- respondió él, fastidiado por el hecho de que el hombre no contestara su pregunta y no hiciera más que regañarlo.
Decidió averiguar quién era aquella muchacha por lo que, como pudo, se levantó de su asiento y se acercó a la mesa donde ella seguía sentada sin hacer nada.
-Hola- la saludo- Me llamo Luciano... ¿Puedo ayudarte en algo? ¿Estas bien?
La muchacha rubia del vestido blanco levantó sus ojos hacia él. Estos eran de un celeste bastante pálido. No dijo nada
-Si necesitas ayuda, yo puedo dártela- afirmo él- No me tengas miedo, no soy un ladrón... o un asesino.
Ahora ella había sonreído, tímidamente.
-Me llamo Clara- dijo finalmente hablando- Estoy pérdida...
-¿Te perdiste?- preguntó, sentándose en la misma mesa de donde estaba ella- ¿Y como fue eso?
-Venia de una fiesta cuando... simplemente me perdí- otra sonrisa tímida.
-Yo puedo ayudarte a regresar a tu casa, si quieres. Conozco estas calles como la palma de mi mano...
Clara lo miro esperanzada.
-¿De verdad puedes hacerme ese favor?- su voz fina sonaba entre aliviada y nerviosa.
-¡Seguro!- exclamo Luciano, y se acerco al mostrador para pagar las bebidas que consumió.
Después, saliendo del bar acompaño a Clara por las oscuras calles de la ciudad, en busca del camino a su hogar.
-La noche esta hermosa- suspiro ella, mirando al cielo estrellado.
-Si. Un poco fría para mi gusto, pero hermosa- comenta él, subiéndose más el cierre de su campera.
Al echarle una mirada a su compañera, se da cuenta de que aquel vestido apenas la puede abrigar del frío del otoño.
“¿Bastante raro, no?”, pensó. Sin embargo, la muchacha no parecía molesta por el aire frío.
-¿Vives cerca de esta zona?- le pregunto.
La chica salió del trance en el que había caído y lo miro. Acto seguido, dirigió sus ojos a las casas de ventanas bajas que los rodeaban.
-Unas cuantas cuadras mas- fue lo único que dijo.
“Muy raro”, volvió a pensar él.
Finalmente, llegaron cerca del paredón de un cementerio. Allí Clara se detuvo en seco.
-¿Pasa algo?- pregunto.
No respondió. Miraba al cementerio, triste.
-No. Llegamos- dijo en un suspiro.
Luciano miro al cementerio. Sintió escalofríos al contemplar las cercanas puertas de acero.
“Debe vivir cerca del cementerio”, se dijo. Era lo mas lógico...
-Gracias por tu ayuda, Luciano- le agradeció, sonriendo apenas.
-¿No quieres que sigamos hasta tu casa?- propuso él- Si quieres, digo.
-No hace falta- le beso la mejilla- De aquí en más, sigo yo.
Luciano debió reconocer que era el beso mas frío que le dieron en su vida.
Pero al estar todo frío por el viento nocturno de otoño, aquello parecía bastante normal.

Por lo menos, a él le pareció normal.

-¿Nos volveremos a ver?- pregunto a Clara, que ya se alejaba por la calle.
Ella pareció meditar aquella pregunta.
-Me gustaría- confeso y siguió su camino.
Pasado un rato, la perdió de vista. No sabía si había doblado por el paredón o si había entrado a una de las casas que había cerca.


-Dame otra copa- pidió al hombre.
Éste lo volvió a mirar, molesto por verlo aquella noche otra vez en su bar.
-No deberías tomas demasiadas... Se te va a pegar el vicio, pibe- le aconsejo.
Luciano apago su cigarrillo en un cenicero y lo miro.
-Yo pago... tengo derecho a tomar cuantas quiera- dijo, desafiante.
El hombre detrás del mostrador movió la cabeza negativamente.
-Se nota que no aprendes más- dijo y le lleno el vaso.
El muchacho no se molesto en contestarle. Tenía demasiados problemas en su cabeza como para discutir con aquel tipo.
Se había encontrado con Ana aquella tarde, y ambos habían discutido ruidosamente. Todo termino de la manera más previsible, con ella dando un portazo y jurando no volverlo a ver jamás.
-¡Vamos a ver si ese idiota de tu nuevo novio te va a soportar como yo!- le gritó.
Ahora, mientras se tomaba aquel trago en el bar, esos recuerdos lo torturaban otra vez.
-No importa- se dijo- Ya va a ver cuando el idiota la largue por otra...
Al decir aquello, esbozo una sonrisa.

Ya casi eran las doce, según el reloj de la pared.
Esperaba verla en cualquier momento. Sabía que ella no tardaría en aparecer.
Y así fue... Clara apareció, como el otro día.
Lo que más le llamo la atención, fue que volvía a usar aquel vestido blanco de la otra vez.
Nuevamente la muchacha se sentó en la mesa cercana a la ventana, con la mirada pérdida, triste.
Luciano se levanto de su asiento y fue a su encuentro.
-Hola, Clara- la saludo- ¿Otra vez pérdida?
Ella le sonrió.
-Mas o menos- contesto.
-No deberías salir sola a la calle- le sugirió- Es peligroso. ¿No tienes algún novio para que te acompañe?
-No... – otra vez la mirada triste.
El la miro a los ojos. No era una chica fea...

“Solitaria”, pensó, “como yo”.

-Te propongo algo: ¿vamos a una confitería? Es un lugar mejor que este y podemos tomarnos un café...
Ella no se negó. Juntos salieron del bar y no tardaron en encontrar una confitería abierta.
-¿Vivís con tus padres?- le pregunto, tomando un sorbo de su taza.
-No - ella apenas había mirado la taza humeante de café, sin tomarla.
-¿Vivís sola?- no podía entender como aquella chica podía estar viviendo sola.
Debía de haber alguien que la cuidara... o se hiciera responsable de ella.
-¿No te gusta el café?- siguió preguntando él, golpeando con una cucharita su taza.
Clara tomo la taza entre sus manos de manera trémula y cuando se la llevo a la boca, se le cayó sobre el blanco vestido que usaba.
-Lo siento- se disculpo.
Luciano la ayudo a limpiarse, pero la mancha horrible de café se negaba a salir del vestido.
-Bueno... parece que vas a tener que mandarla a la lavandería- bromeo- ¿Este es el único vestido blanco que tienes?
Clara no pareció oírlo. Se empecinaba en limpiar el manchon de café en su ropa.
-¿Que hora es?- le pregunto al chico, de repente.
-Cerca de las dos... ¿Pasa algo malo?
-¿Me podes llevar a casa?
-Si, claro... Vamos.

Nuevamente, hicieron el mismo trayecto hacia la zona cercana al cementerio. Cuando Luciano despidió a Clara esta desapareció tan rápido como la vez anterior.
-Una chica misteriosa- reconoció.


Varios días después, no volvió a ver a Clara. A pesar de haberla esperado en el bar de siempre, ella no volvió a aparecer por allí.
-¿Le habrá pasado algo malo?- se preguntó.
Motivado por la curiosidad, decidió preguntarle al hombre que atendía el negocio por la suerte de la chica.
-No se de quien me estas hablando, pibe- recibió de respuesta- No conozco a ninguna Clara.
-¿Como que no la va a conocer, si ella venia a este mismo bar y se sentaba en aquella mesa de allá a charlar conmigo?- protesto él.
-Yo nunca vi a ninguna chica- reconoció el molesto hombre.
Perplejo, Luciano no podía entender si le estaba tomando el pelo.
-Disculpe... ¿Usted dice que vio a aquella chica?- le pregunto alguien sentado detrás suyo.
El joven se dio vuelta y vio a un hombre de traje con corbata. En una mano, sostenía un vaso lleno de vino.
-Si... Es más, habló conmigo- le dijo- ¿Usted la conoce, de casualidad? ¿Podría decirme si esta bien? No la veo desde hace mucho.
El sujeto lo miro sin decirle nada. Luciano pensó que quizás, aquel tipo solo estuviera borracho y hubiera hablado por hablar, nada más.
-Si, la conozco- declaro finalmente el tipo- Yo... era vecino suyo. Vivía al lado de su casa.
-¿Podría darme su dirección, por favor? Realmente, me preocupa el no volverla a ver durante todos estos días... Siempre andaba sola por las calles.
El hombre con el vaso de vino en la mano le dio la dirección de la casa de Clara y lo miró de manera muy rara cuando salía del bar. Lo primero de extraño que notó cuando el individuo le dio la dirección de la casa, fue que ésta ni remotamente estaba cerca del cementerio...

El aspecto de la casa era bastante triste.
Era una construcción grande, con un balcón lleno de plantas que caían como enredaderas, hacia abajo. Llamó a la puerta con desconfianza. No sabía quién lo iba a atender. Según Clara, no vivía con sus padres pero podría haberle mentido.
La puerta se abrió y una señora mayor salió a recibirlo, acompañada por un perro.
-¿Si? ¿Que desea?- pregunto.
-Disculpe la molestia, señora... Soy amigo de Clara, y quisiera saber como esta ella. ¿Vive acá, no?
La mujer no respondió. Se quedo mirándolo con la boca abierta, mientras el perro ladraba entre medio de sus pies.
-Hace varias noches que no la veo... ¿Se encuentra bien? ¿Es usted su madre?- insistió.
-¿Es esto alguna broma?- pregunto la mujer, evidentemente enojada- ¡Porque si lo es, puede estar seguro de que no es graciosa!
Volvió a entrar a la casa y cerró la puerta detrás de si, llorando.
Luciano, que a estas alturas no entendía nada, volvió a llamar a la puerta...
-¡Por favor, señora!- suplico- ¡No entiendo nada! ¡Yo solo quería saber de Clara!
-No te va a abrir más, pibe- le dijo una vecina que vivía en la casa contigua, mientras regaba sus plantas.
-¿Sabe usted por que se puso así?
-Porque le preguntaste por su hija...
-¿Y eso que tiene de malo?
-Que la chica murió hace dos años...
El muchacho sintió un fuerte estremecimiento.
-¿Como que murió? ¡No puede ser! Hace algunas noches, me la encontré... Habló y caminó conmigo. ¡No puede estar muerta!
-Lo esta- aseguró la mujer- Murió hace dos años, mientras volvía de una fiesta con su vestido blanco, atropellada por un automóvil cuando cruzaba una esquina.
Luciano tuvo que aferrarse al pilar de la casa de la vecina, para no desmayarse. ¡Aquello era imposible!
-No te preocupes... No sos el único que la vio. La fama de sus apariciones es muy conocida por este vecindario. Siempre hace lo mismo: se aparece en aquel bar, y alguien la acompaña hasta cerca del cementerio. Después, desaparece sin dejar rastro.
-¿De verdad me esta diciendo que esta muerta?
-Si no me crees, andá al cementerio y ahí vas a encontrar su tumba...- la mujer volvió a sus quehaceres, mientras Luciano se alejaba de aquel lugar.
¿Como era posible? ¡Estaba muerta! No... Aquello sonaba a locura. El le había hablado... Había caminado con ella. ¡Le había invitado a tomar un café!
Totalmente fuera de sí y confundido, fue al cementerio donde la había acompañado aquellas veces, a buscar respuestas...


El cementerio apenas estaba lleno, a aquellas horas de la tarde.
Había algunas personas dispersas por aquí y por allá, entre las lapidas de mármol de las tumbas.
Comenzó a buscar desesperado en estas, el nombre de Clara... Sabia que quizás no terminaría jamás, pero no importaba.

Finalmente, la encontró... una solitaria lapida, bajo un pequeño árbol de pino.

La lapida rezaba: “CLARA MOLINARI” y la fecha era de hace dos años atrás. Sobre la lapida, colgado descansaba el blanco vestido que ella uso las veces que él la vio.
Con una mezcla de horror, espanto y asombro, Luciano comprobó que el vestido tenía una enorme mancha seca de café...


FIN

lunes, 14 de septiembre de 2009

Buffy, la Cazavampiros: Viva las Buffy


Este comic nos remite a un capítulo olvidado y perdido de la mitología Buffy. Un viaje en el tiempo antes de la llegada de Buffy a Sunnydale. La nueva Cazadora se adentra en un antro de vicio y corrupción... la ciudad de Las Vegas!!!. Mientras tanto en Londres, el Consejo de Vigilantes prepara asignar a Buffy un nuevo Vigilante. Rupert Giles, uno de los candidatos potenciales, se huele algo raro, una traición encubierta, y decide estar presente en el proceso de selección. Junto a Buffy y Giles, aparecen Ángel y Pike (personaje de la película original). Este comic representa un capítulo no conocido en la historia de Buffy, que permite enlazar la película y la serie de TV de Joss Whedon.

MI OPINION (SIEMPRE PERSONAL) DE ESTE COMIC:

¡Vivaaaaa Las Vegas, Vivaaaaa, Las Vegas!

¿Viva Las Vegas?

El comic es regular, en realidad. La calidad de dibujo es EXCELENTE, de eso no se duda y la idea de ubicar esta historia después de la peli de Buffy y antes de la serie de TV también es buena... como así también lo es el mostrar como Ángel ayuda, todavía en secreto, a Buffy; al padre de la Cazadora, Hank Summers, al que vemos poco a lo largo de toda su historia y cómo introducen a Dawn en la Continuidad Oficial, haciéndola aparecer cuando ella antes no estaba.

Donde la idea se cae a pedazos es en, primero, los villanos... ¿¿¿Siameses??? Alguien tomó vino, parece... y en algunas otras cuestiones mas, como cuando Ángel convierte a uno de los personajes en vampiro (nunca se ve que después de morderle, le dé de beber su propia sangre; estaba establecido que en el Mundo de Buffy, así se engendran los vampiros), Buffy arrastrando estupidamente a un sacerdote a un tanque de agua para bendecirla y algunas cuantas cosas mas…

El comic resulta REGULAR. Se salva, en cierta forma, por mostrarnos lo que hacia Giles antes de que le eligieran para ser Vigilante de Buffy, pero insisto: es un comic regular.

domingo, 13 de septiembre de 2009

Buffy, la Cazavampiros: Note From the Underground


Buffy, Ángel y Faith vuelven a reunirse y sus investigaciones les conducen a un terrible secreto. ¿Quien es el misterioso "hombre de negro" que ha ayudado a Buffy? Por su ropa parece confirmar que se trata de Riley Finn, pero ¿realmente ha regresado el imprevisible ex-novio de Buffy? ¿Puede esto convertirse en un traumático asunto para la Cazadora?

LO BUENO DEL COMIC:

* Los dibujos son EXCELENTES y claros.

* El regreso de Pike, personaje que salio en la peli de Buffy y en su siguiente versión en comic. ¡Es como volver a ver a un viejo, viejisimo conocido, je, je!

* Buffy descubriendo que ser Cazadora NO se trata de matar, sino de SALVAR.

* Ver a Faith y a Ángel aquí. Sobre todo que Buffy supiera, mas tarde, que Ángel tiene un hijo y lo acepte sin mas, bien.

LO MALO DEL COMIC:

* Villanos como los Scourge están DESAPROVECHADOS. Daban para más en la serie de Ángel. Aquí dan lastima.

* El Big Bad de la historia. ¡Adam, el tecno-demonio de la Iniciativa! El villano mas PATETICO del Buffyverso. Creo que ni a Joss le gustó. Su reaparición se nos explica acá como si fuera una suerte de programa de computadora que sobrevive a la destrucción de su cuerpo físico por parte de B y cia. Como villano, Adam da LASTIMA. Patética elección de Big Bad.

* ¡Que el villano quede vencido de una manera tan tonta! Es una constante en los comics e historias del Buffyverso que ya se debería ir dejando de lado. Se arruina una buena historia con tonterías como esta.

EN SÍNTESIS: El comic es BUENO, pese a todo. No se lo pueden perder. Más allá de algunas cositas (las mencionadas más arriba) es una maravilla. Si lo pueden comprar, ¡adelante! No lo duden.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Buffy, la Cazavampiros: Falsas Memorias


Cuando Dawn, la hermana pequeña de Buffy llega a su vida, los recuerdos de la Scooby pandilla son alterados para hacerles creer que ella siempre ha estado allí. Sólo Giles y Buffy conocen la verdad. Todo esto causa muchos problemas: Dawn no sabe que Buffy es la Cazadora, Ángel amenaza a Dawn porque nadie se acuerda de decirle que él es malo... que la llevan al borde la muerte. Ahora Dawn ha desaparecido, y Buffy no parará hasta que ella vuelva, incluso si eso significa enfrentarse a un grupo de monjes locos sedientos de sangre… y a una antigua Cazadora a la cual se creía muerta. ¿Podrá Buffy encontrar las piezas que faltan en su memoria para salvar a su hermana pequeña?

MI OPINION DE ESTE COMIC

MUY BUENO!!!!!!!!!

Y me quedo corto...

Excelente la calidad de dibujo, excelente la trama con la villana, una antigua Cazadora devenida en vampiro, excelente la idea de volver a utilizar al mismo Maestro como excusa para esta historia...

También muy buenas las partes de Dawn & Buffy, lo diferentes que son como hermanas y cómo influyen los recuerdos falsos en la mente de nuestra rubia Cazadora, excusa perfecta de los guionistas para mostrarnos como hubiera sido todo si Dawn hubiera estado allí con Buffy cuando se enfrentó al Maestro o a Ángelus.

Este comic es BUENISIMO. Si lo pueden comprar, se los recomiendo totalmente!!

jueves, 10 de septiembre de 2009

"The Omen: Armagedón" (Epilogo)


EPILOGO

UN NUEVO COMIENZO


“Vi un Cielo nuevo y una Tierra nueva, porque el primer Cielo y la Primera Tierra pasaron… y el mar ya no existía más…”

Apocalipsis; Capitulo 21, Versículo 1

Gabriel miró al agreste paisaje de edificios destruidos que se extendían a su alrededor. No se oía más sonido que el del viento. Sobre su cabeza, las nubes enroscadas dejaban pasar apenas la luz solar.
-Se ve feo, ¿verdad? – dijo una voz a sus espaldas. El ángel del Señor se volvió y vio a su compañero, Miguel, acercándosele.

-Es mas que eso; el daño tardara millares de años en ser reparado – dijo, con pesar – Damien Thorn le ha hecho mucho mal a la Humanidad, hermano.

-Pero eso se acabó – terció un tercer ángel que se sumó a la reunión. Era Rafael – su reino de terror terminó. La Bestia recibió su merecido.

-Pero, ¿Y la Humanidad? ¿Y los que sobreviven todavía entre las ruinas y la escoria? ¿Qué será de ellos, hermanos? ¿Qué será de todos ellos?

Silencio. Ninguno de los tres ángeles del Señor pudo hallar la respuesta.

…En realidad, no hacia falta, ya que estaba llegando a ellos en ese preciso instante…

Un tramo de pasto verde comenzó a crecer en el yermo suelo. Le siguió otro tramo y otro y otro…

Cuando los ángeles se dieron cuenta, el verde comenzaba a invadir las ruinas del viejo mundo a velocidades sorprendentes. Las nubes llenas de radiación sobre sus cabezas se desvanecían y el aire se tornaba límpido, puro… mas puro de lo que cabía imaginar nadie, siquiera.

Gabriel iba a hablar, pero entonces la luz potente de la Divina Presencia los cubrió. Los tres cayeron de rodillas ante Él.

De pie, sobre una saliente rocosa, Cristo Redentor les miraba, tiernamente. La luz que emanaba de él limpiaba y purificaba el mundo rápidamente. Lo vaciaba de vestigios de radiación toxica y venenosa…

-Yo soy el Alfa y la Omega; el Principio y el Final – declaró – El Primero y el Ultimo…

Su bello rostro barbado se volvió hacia las ruinas de la ciudad. Al oír su potente voz, cientos de sobrevivientes del holocausto atómico emergían a su encuentro, con lágrimas en sus ojos, sus heridas siendo milagrosamente sanadas.

-Bienaventurados los puros de espíritus, los mansos… ustedes heredaran de ahora en más el Reino de mi Padre. ¡Regocíjense! ¡El Tiempo de la Tribulación y de la Bestia ha pasado! He aquí la nueva oportunidad que os ofrezco; un Nuevo Comienzo para todos. Aceptadlo sabiamente… Aceptadlo en paz…

Cristo Redentor extendió sus manos, formando con su cuerpo una cruz. La Tierra entera, de norte a sur, este y oeste comenzó a ser sanada en su totalidad…

“Y oí una voz potente del cielo que decía: He aquí el Tabernáculo de Dios con los hombres, y Él morara con ellos; y ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios… Enjugara Dios toda lagrima de los ojos de ellos; y ya no habrá mas muerte ni habrá mas llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas han pasado…”

Apocalipsis; Capitulo 21, Versículos 3 – 4


FIN

miércoles, 9 de septiembre de 2009

"The Omen: Armagedón" (Parte Cinco)



5

EL DESTINO DE LA BESTIA



En el interior de la oficina de su bunker personal, escondido en alguna parte de las montañas de Colorado, en donde el NORAD tenía su sede, Damien Thorn descorchaba una botella de Champagne y brindaba, reclinándose en el asiento de su escritorio.

Sus planes habían salido a pedir de boca. El Armagedón estaba en su pleno apogeo y en marcha y él, solo él, dirigía todo desde el centro de la orquesta.

Del caos resultante que conllevaría a la Tercera Guerra Mundial (ya desarrollándose) le seguirían siete años de oscuridad. Siete años en los que su poder y gobierno crecerían implacables, como bañado en hierro.

-Debes admitir, amigo mío, que lo hice bien – dijo, fijándose por primera vez en Gabriel. En esta ocasión, el ángel del Señor se había corporizado ante él, dejándose ver con todo su esplendor. Damien no mostró ningún signo de admiración ni de respeto hacia él; es mas, lo tomaba con una naturalidad que rayaba con lo superfluo – Veo que continuas con tu trabajo de espía celestial. ¿Es verdad, no? ¿Tu misión solo consiste en seguirme a todas partes?

Gabriel no le respondió. Frunció el ceño y se cruzó de brazos.

-Da igual – Damien bebió el Champagne - ¿Viste lo que logré? ¿Viste lo que tu sucio Dios me permitió hacer? – siguió diciendo y al ver que el ángel del Señor no respondió, continuo – Ah, todo comenzó en realidad, hace años atrás, muchos años… cuando reemplacé al hijo recién nacido (y muerto) de Robert Thorn, el Embajador…* y continuo años después con las muertes de su hermano Richard Thorn y la destrucción de su familia.** - Damien hizo una pausa. Estudió con la mirada al ángel – A partir de ahí, como único heredero indiscutible del Imperio Financiero Thorn, todo fue cuesta arriba.

Silencio. Gabriel tan solo lo escuchaba.

* (Acontecimientos ocurridos en la película “The Omen”. Nota del Autor).
** (Acontecimientos ocurridos en la película “Omen II: La maldición de Damien”. Nota del Autor).


Damien continúo con su perorata. Una sonrisa de burla se dibujaba en sus labios.

-Intentaron pararme, claro – dijo – Intentaron matarme… el viejo Karl Bugenhagen y sus Siete Dagas Sagradas de Megido... – meneó la cabeza – Pobre tonto.

Damien se puso de pie. Extendió una copa de bebida a Gabriel. El ángel del Señor se negó a tomarla.

-No bebo. No me gusta el alcohol – dijo.

-¡Con que al fin habla! Yo pensé que me tocaba en suerte un ángel mudo – se burló Thorn – Como quieras – se encogió de hombros – Bugenhagen no fue el único. De alguna manera convenció a mi “padre”, Robert Thorn, de que debía eliminarme con las dagas. Y así fue como lo puso en la difícil situación de tener que matar a un inocente niñito de 6 años de edad… que tragedia, ¿no?

-Evidentemente, no sucedió lo que Bugenhagen pretendía – acotó Gabriel.

-No. La poli lo bajó a tiros al pobre de Robert antes de clavarme una de esas cosas – Damien suspiró – Después de eso, vino mi “tío”, Richard Thorn y su adorable familia. Fue en ese tiempo interesante y vano que es la adolescencia en que descubrí quién era… lo qué era. Supe mi naturaleza.

Damien se rió. Era una carcajada desprovista de humor. Era como el entrechocar de dos cubos de hielo. Gabriel permaneció impertérrito.

El Anticristo acarició un globo terráqueo colocado cerca, en una mesilla. Lo hizo rodar con sus gráciles dedos, mientras le dedicaba a su invitado una cara similar a la de un asqueroso chacal.

-El tercer intento de liquidarme vino de la mano del Padre De Carlo y su grupito de monjes ridículos*** – continuó narrando – De Carlo recuperó las dagas de Megido y pensó que individualmente y sin la ayuda del Vaticano, podrían hacerme frente. Pobres, pobres idiotas…

*** (Acontecimiento ocurrido en la película “Omen III: The Final Conflict”. Nota del Autor).

-En ese periodo me vi tontamente involucrado sentimentalmente con una periodista metida, una reportera británica de TV. Kate Reynolds, recuerdo que se llamaba – Damien hizo una mueca de desagrado – pensé que quizás… solo quizás podría haber sido la compañera ideal para mí, pero no. Mi destino no era yacer en el lecho de una mujer terrenal por siempre, sino algo mucho, mucho mas grande. Total, ella también se sumó a los intentos de matarme con esas dagas…

-Y tampoco tuvieron éxito – concluyó Gabriel.

Damien asintió.

-Ellos pensaron que sí. Sucede que a tu asqueroso Nazareno (quien por cierto, sigue sin dar la cara) se le ocurrió la mala idea de renacer en ese tiempo. Yo estaba tras sus pasos y fue envuelto en una trampa preparada por Reynolds y De Carlo que caí victima de una estocada del arma mística. Si, angelito mío, una de las dagas de Megido me dio de lleno en la espalda y caí, rendido, en el atrio de una iglesia en ruinas… donde fui abandonado por mis enemigos, creyéndome muerto – Damien rió - ¡Grave error!

El Anticristo aprovechó una nueva pausa para llenar de nuevo su copa con Champagne. Gabriel permaneció mudo, sin acotar nada, dejándole seguir hablando.

-Las siete dagas son las que debían clavarse en conjunto para liquidarme. Una sola nada mas, lo único que consiguió fue herirme. Me levanté al rato de donde había caído y me la saqué de la espalda… y regresé a mi trabajo, demostrando que mi frase a tu preciado Nazareno (“No has ganado nada”) era la mas pura y completa realidad.

“Seguramente te estarás preguntando qué sucedió con Reynolds y De Carlo, después de ello. Me encargué de que mis acólitos movieran cielo y tierra para encontrarles y ajusticiarlos por tal pecado cometido. En especial, me deleito muuuuchísimo darle a la Srta. Reynolds su merecido en persona… Ellos son historia, angelito.”

-Más Mártires en la lucha contra ti, Bestia inmunda – farfulló Gabriel. Damien enarcó una ceja, divertido.

-Ángeles con sentido del humor. No esta nada mal – Thorn rió – Si, si quieres, llamémosles así. Mártires. Poco de eso importa ahora… Lo que siguió después no vale mucho la pena contarlo. Fue una escalada al poder total sin interferencias y como las dagas estaban en buen recaudo, ya nadie pudo evitar mi ascensión al poder… o, mejor dicho, ahora que lo pienso… si, existió un solo hombre que vino a convertirse en un obstáculo.

-Barack Obama – dijo Gabriel. El Anticristo asintió.

-El único obstáculo a mi flamante carrera presidencial, mi principal rival, pero político. Él me ganó las elecciones el año pasado, pero… pero como dice el refrán: “Nada es eterno”.

-¿Cómo conseguiste sacar a Obama del juego?

-Pensé que los ángeles del Señor lo sabían todo.

-No importa. Quiero oírlo de tu boca, Bestia.

Damien rió.

-Con la ayuda de mis incontables acólitos le armamos un escándalo de corrupción en Oklahoma. Lavado de dinero, prostitución encubierta… esas cosas. Es gracioso como pruebas falsas son creídas como reales por una audiencia americana ávida de escándalos. Obama, el “padre de familia ejemplar” quedó salpicado y se vio obligado a dimitir… se hicieron nuevas elecciones presidenciales (ya que el Vice de Obama también quedó salpicado en el escándalo inventado) y… ¿Adivinas quién arrasó en los votos?

Damien bebió de su copa de Champagne, satisfecho.

-No puede ser que todo mundo te haya seguido así como así – terció el ángel del Señor.

-No, claro que no. Siempre hay tontos de por medio… pero sé comprar voluntades, por supuesto.

Damien volvió a sentarse delante de su escritorio. Pareció pensativo por un segundo. A continuación, siguió hablando…

-Los atentados que borraron Nueva York del mapa fue también algo armado por mí – confesó – Pero el caos resultante es obra del Hombre y su eterna desconfianza para con su hermano – sonrió, pícaro - ¡Culpa al Islámico, culpa al extranjero! Después del 11 de Septiembre de 2001, los norteamericanos buscaban una excusa legal para odiar a la gente del Medio Oriente. Bien. Yo se las di… y en grandes cantidades.

La cara de Damien se tornó diabólica, si más cabía.

-El mundo civilizado se debate entre el caos y la confusión que he creado. Están todos desunidos, confundidos y aterrados. ¿En quien confiaran, a quien seguirán?

Damien saltó de su silla. Tomó el globo terráqueo que estaba cerca y lo aplastó en su puño, haciéndolo trizas.

-¡Pobres, pobres seres humanos! ¿Quién oirá sus plegarias cuando tu Dios siga haciéndose el sordo ante tanto dolor, tanta destrucción, tanta muerte? ¡YO! ¡Yo seré al que sigan, todos y cada uno, sin rechistar! Yo seré su Dios y finalmente, cumpliré mi destino… ¡¡seré el Amo del Mundo!! – exclamó.

Como el ángel del Señor no decía nada a esto, Thorn se cruzó de brazos, complacido.

-Y, a todo esto… ¿Qué tiene que decir tu Dios de lo que he hecho, eh? – preguntó – Porque me imagino que algo debe decir, pese a todo…

Gabriel sonrió. Damien se descolocó ante la sonrisa grácil en el bello y cincelado rostro del ángel del Cielo.

-Si, Dios tiene algo que decirte y es esto: “Y vi a la Bestia, a los reyes de la Tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba en el caballo blanco y contra su ejercito… y la Bestia fue apresada y con ella, el Falso Profeta, que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la Marca de la Bestia y habían adorado a su imagen. Y fueron lanzados vivos dentro del Lago de Fuego que arde con azufre…”

-Muy bonito – interrumpió Damien - ¿¿Qué tiene que ver esas tonterías conmigo, ángel estupido??

La sonrisa de Gabriel se ensanchó. Con suma paciencia, explicó:

-Pobre Bestia… Las siete dagas no eran las que te matarían. Estaba dictaminado por Dios que tu reino de dolor, mentiras y perdición acabaría por tu propia mano.

-¿De que estas hablando? ¿¿De que rayos hablas?? – la paciencia de Damien se había terminado. Aporreó la mesa de su escritorio con furia, astillándola.

Como toda respuesta, el ángel del Señor señaló al techo, dando a entender que señalaba al exterior de la montaña en donde Thorn estaba resguardado, a salvo, de la guerra que afuera había comenzado.

-Originaste una guerra, con argucias, mentiras y estratagemas – dijo – Una guerra nuclear. Ordenaste a tus siervos un bombardeo atómico sobre el Medio Oriente, según tú, para “evitar represalias a América” y “castigar a los asesinos de nuestros hijos”. Pues bien, he aquí, mi pobre demonio con piel humana, tu respuesta…

“En estos momentos Medio Oriente te tiene en la mira; un contingente de misiles termonucleares vienen hacia aquí, el mas seguro de tus refugios. Vienen para hacerte padecer El Lago de Fuego que arde con Azufre… tal es tu destino.”

Damien los sintió venir. La tierra tembló. Las alarmas del NORAD comenzaron a sonar estrepitosamente y la gente a correr por los pasillos del exterior. Con la boca abierta en “O” el Anticristo se precipitó hacia la puerta de su oficina, intentando abrirla.

No pudo hacerlo. Estaba atrancada.

-…El Lago de Fuego que arde con Azufre – le recordó Gabriel, antes de desaparecer en el aire – He aquí tu castigo… tu verdadero final.

-¡No, no, no, no! – estalló Damien. Aporreó la puerta con furia animal. Las alarmas del NORAD seguían sonando, pero luego enmudecieron… y un fuertísimo temblor de tierra se desató.

Cascotes y demás pedazos de hormigón comenzaron a derrumbarse sobre el Anticristo, enterrándolo en una tumba oscura y pronta a caldearse…

-¡No, no, no! ¡No es justo, no es…! ¡¡¡Padre!!! – rugió, hablándole al Diablo - ¡Padre mío! ¿¿Por qué me has abandonado??

Se produjo el destello de luz archi-conocido de una detonación nuclear.

Envuelto en el fragor de la energía atómica, Damien gritó y gritó… y murió desintegrado.




¿Es realmente el final de Damien Thorn? ¿Acaso la historia termina aquí de esta forma? No, damas y caballeros... aunque parezca increible, esta historia todavia... Continuara.....

lunes, 7 de septiembre de 2009

"The Omen: Armagedón" (Parte Cuatro)


4

FUEGO Y AZUFRE



Gabriel se paró en mitad de un campo yermo, curtido por el sol. A la lejanía, a su izquierda se elevaban unas montañas picudas; a su derecha, una ciudad.

Un vistazo detenido a su arquitectura, daba a entender que era una ciudad del Medio Oriente. Entre los modernos edificios se elevaban cúpulas doradas y torreones, descollando bajo la luz del atardecer.

En las Mezquitas, los Fieles se concentraban para la lectura del Coran.

Un ambiente de paz se respiraba allí. Gabriel se permitió oír los rezos de la multitud de habitantes de la urbe. Era un placer bendito escuchar semejantes plegarias; casi lo llenaban de energía y de Fe renovadas.

Sin embargo, él había acudido allí de nuevo como testigo…

…Testigo del inicio del Armagedón que la Bestia desataría en la Tierra…

-¿Por qué, Padre Bendito? – preguntó al cielo sobre su cabeza - ¿Por qué cientos deben de sufrir para que se cumpla Tu Sagrada Palabra? ¿No existe otra forma, acaso, de que el Final de los Tiempos no tenga que ser tan brutal? ¿No hay otra manera?

Gabriel esperó. Una brisa calida le acarició el rostro.

No obtuvo ninguna respuesta.

-Que así sea, entonces, Señor – suspiró, con total resignación. Miró hacia más allá del horizonte y lo supo.

…Ya venían…

Podía oírlos, rozando el aire, cortando la atmósfera. Cada uno de ellos portando una carga de muerte en altas, altísimas dosis.

Cerrar los ojos al ángel no le serviría de nada, así que los dejó abiertos… y contempló, como estaba dictaminado, la caída del primero de aquellos pájaros de muerte sobre el centro de la gran ciudad.

…El hongo atómico de fuego y azufre radiactivos no tardo en elevarse…

Le siguieron cuatro, cinco, seis más. Uno pegado al otro. Hasta las montañas cercanas, inamovibles desde los tiempos de Noe temblaron y se partieron en pedazos.

Gabriel lloró… y gritó.

Su clamor competía en contra de las bombas que caían sistemáticamente sobre todos los países del Medio Oriente, sobre las naciones “terroristas”.

…Cuando todo acabó, medio planeta Tierra estaba herido de muerte...


Continuara.....

sábado, 5 de septiembre de 2009

"The Omen: Armagedón" (Parte Tres)


3

ARMAGEDON



Uno de los poderes de Gabriel, como ángel de los Cielos, era el de volverse intangible e invisible, inmaterial. Para ir al siguiente lugar adonde tenia que estar, dio uso a ese Don otorgado por Dios y es por eso que, cambiando de escenario, Gabriel se encontraba ahora en el seno del poder ejecutivo de los USA: la Casa Blanca.

Mas específicamente, en el Salón Oval, el despacho privado del Presidente Norteamericano, en Washington DC.

Invisible e intangible como estaba, contempló las siguientes escenas…

Sentado delante de un escritorio pulcro y caoba, en donde podía verse un teléfono de color rojo como mobiliario mas destacable sobre él, conjunto con una foto de su “padre” humano, el antiguo Embajador Robert Thorn, Damien se reclinaba en el sillón presidencial y entrecruzaba los dedos en actitud pensante. Observaba, a su vez, a dos figuras que paradas delante de él, discutían los acontecimientos recientemente vividos…

-¿Qué tan mal esta la situación, Roger? – preguntó a uno de los individuos, interrumpiendo su discusión.

-Millones de muertos, señor – anunció el hombre. Vestía con un traje de corte militar, con sombrero y llevaba gafas oscuras sobre su gordo rostro – Con el debido respeto por su investidura, señor… ¡Esos cerdos islámicos nos la jodieron! ¡Tenemos que iniciar la contra-ofensiva ya mismo! ¡Cuánto antes, mejor! – bramó - ¡Esos bastardos tienen que pagar!

-Señor Presidente – intervino el segundo hombre en la sala – perdóneme, pero como Secretario Ejecutivo de las Naciones Unidas y su consejero personal, me veo obligado a rechazar la barbarica idea del señor General Nimziki – dijo, evitando mirar al otro a los ojos - ¡Iniciar un contraataque solo nos va a llevar al borde de la Tercera Guerra Mundial!

-¡Bah! – farfulló Nimziki - ¡Ya estamos en la Tercera Guerra Mundial, gracias a esto, zopenco!

-¿Qué parte de que es algo inviable no entiende, Sr. Nimziki? – arguyó el Secretario Ejecutivo - ¡Seria una Guerra Total! ¡El Armagedón!

-Aja. ¿Quieres decir que debemos rendirnos y dejar que esos hijos de una grandisima puta se la lleven de arriba? ¿Es eso, Harvey? – masculló el General del Ejercito. De tan furioso como estaba se sacó de un manotazo las gafas oscuras, revelando unos ojillos porcinos inyectados en sangre, de la ira que sentía - ¿Acaso ahora sientes simpatía por esos Turcos o es que eres tan nenaza que te da miedo pelear por TU Patria y por TU país? ¿Eh? ¿¿Eh??

-Caballeros, basta – a Damien Thorn tan solo le bastó apenas elevar la voz levemente para que los dos hombres le prestaran atención. Se puso de pie y les dio la espalda. Miró al exterior, por la ventana del Salón Oval, a los jardines de la Casa Blanca. Sonreía secretamente, complacido por el caos causado…

Todo y cada uno de sus planes salían como él lo quería.

Todos y cada uno de sus peones ejecutaban su papel tal y como él, merced a la inspiración que su verdadero padre, el Señor de las Tinieblas, había trazado con antelación.

Aquello lo complacía en extremo, según Gabriel pudo observar, invisible como estaba, en la sala.

-El General tiene razón – dictaminó – Lo que el Régimen Extremista Islámico ha hecho a América no puede quedar sin consecuencias. No podemos sencillamente quedarnos de brazos cruzados y decirle a nuestra gente: “lo sentimos, no podemos hacer nada” – Damien negó con la cabeza, enfáticamente – Me duele mucho, muchísimo tener que dar esta orden, pero…

-¡Señor! - exclamó Harvey, el Secretario Ejecutivo de las Naciones Unidas, consternado, pero Damien lo acalló, elevando una mano. Todavía de espaldas a los presentes, sonreía abiertamente.

-Tengo que tomar una decisión, Harvey. Y tengo que ser enérgico con ella. Hazme el favor de llamar a la Prensa, a todos los medios. Voy a comunicarlo antes que nada – dijo, volviéndose hacia él. La mascara falsa de la preocupación tiñó de nuevo su rostro – Este Horror no puede quedar sin castigo.

Harvey se abatió, desplomándose en un sillón cercano. Se llevó una mano a la cara y se enjugó el sudor. Luego, obedeció a la orden. Tomó su celular y comenzó a organizar una rueda de Prensa.

-Entonces… ¿Asumo señor que tengo Carta Blanca? – Nimziki estaba expectante. Sus ojillos de cerdo se habían como iluminado de secreto placer - ¿Las Fuerzas Armadas pueden proceder?

Gabriel, testigo invisible del hecho, contuvo el aliento.

-Así es – dijo Damien y luego, tomó el teléfono rojo, marcando un número – Desde este momento, entramos en DEFCON-1.

-Dios… - murmuró Harvey, colgando su teléfono móvil.

El General Nimziki se cuadró de hombros, hizo el clásico saludo militar y salió del Salón Oval, dispuesto a cumplir con sus órdenes.

Gabriel lloró. Los ángeles también pueden hacerlo.

Aquel era el inicio del Armagedón.



Continuara.....

jueves, 3 de septiembre de 2009

"The Omen: Armagedón" (Parte Dos)


2

LA MUERTE DE LOS INOCENTES



Gabriel caminaba lentamente, las manos en los bolsillos de su abrigo, a través del Central Park, en la ciudad de Nueva York. A su alrededor, la gente paseaba y los niños jugaban…

Era un día con un sol radiante en la Gran Manzana.

Un día normal, tranquilo.

Los automóviles marchaban por las calles, con los acostumbrados ruidos de bocinazos, los taxis casi chocaban los unos con los otros, en breves despistes entre esquina en esquina y un hombre leía un periódico, sentado en un banco de plaza, mas delante de donde Gabriel se dirigía.

“AL-QAEDA AMENAZA CON NUEVOS ATENTADOS EN ESTADOS UNIDOS”, rezaba un gran titular del periódico del hombre. Mas abajo y con una foto de Thorn coronándola, otra noticia decía: “EL PRESIDENTE THORN CONTUNDENTE”.

“No negociamos con Terroristas”, leyó Gabriel, mientras que con un suspiro, tomaba asiento al lado del sujeto.

Se sentía con pesar, con mucho pesar. Pese a ser un ángel del Cielo, sabia que lo que a continuación ocurriría, tenía que ocurrir.

Estaba predestinado que tenia que pasar justo ese día, con ese sol… con toda esa gente allí mismo.

Bajó la vista y rezó. Le rezó a Dios Padre para que este horrible calvario pasara rápido. Para que este cáliz de hiel fuera menos amargo.

A pesar de todo, para los habitantes de Nueva York, lo seria.

…Eran las doce del mediodía del 12 de Septiembre…

…Y el momento llegó…

-Que sea tu Voluntad, Padre – murmuró el ángel.

Hubo un destello de luz y un fuertísimo estruendo.

El sujeto del periódico estalló en llamas, desintegrándose.

La gente que paseaba por la acera estalló en llamas y se desintegró.

Los niños que jugaban en el parque, también estallaron en llamas desintegrándose.

Los árboles, los edificios, las casas, los automóviles… Todo estalló en llamas.

La deflagración creció, como un corazón henchido, palpitante… como un cáncer devastador que abarcó al centro de la ciudad.

Todo a su paso era aniquilado; era un imparable huracán de fuego y radiación, de muerte indiscriminada.

Gabriel, quien durante la hecatombe había cerrado los ojos, los abrió ahora. Era lo único que quedaba intacto entre una enmaraña de escoria, edificios calcinados y casas en llamas. Lo único intocado, inmaculado en un mar, un océano de muerte sin parangón en la Tierra…

El ángel lloró.

Luego, se persignó y se puso de pie. Mirando hacia el cielo oscurecido por las cancerigenas nubes radiactivas, proclamó las palabras que debían ser dichas en ese fatal momento:

-Hecho esta.


Continuara.....

martes, 1 de septiembre de 2009

"The Omen: Armagedón" (Parte Uno)


Titulo: “The Omen: Armagedón”

Autor: Federico Hernán Bravo.

Resumen: Luego de “Omen III: el Conflicto Final”, todos pensaron que Damien Thorn, el Anticristo, estaba terminado. Sin embargo, Damien sobrevive a aquellos acontecimientos y arriba al poder, para concluir con su destino de desatar el Armagedón en la Tierra. Mientras el Hijo de la Perdición lleva a cabo sus nefastos planes, enviado por Dios a la Tierra, el Arcángel Gabriel sirve de testigo a sus atrocidades… y le depara a Damien una gran sorpresa, relacionada con su futuro.

Tiempo: Después de la película “Omen III: The Final Conflict”.

Rating: NR-18

Genero: Terror / Bíblico

Nota del Autor: Si bien ésta historia está parcialmente basada en acontecimientos religiosos mencionados en el Libro de las Revelaciones, se recomienda al lector discreción respecto al tema. Es, más bien, una interpretación libre sobre algunos hechos del Apocalipsis…

Disclaimer: Damien Thorn, las siete Dagas Sagradas de Megido y demás, son propiedad exclusiva de 20th Century Fox, David Seltzer, Joseph Howard y Gordon McGill. Tan solo la historia en si es mía. No logro ningún beneficio ni lucro personal con ella… a no ser tan solo que te guste y pases un buen rato leyéndola, querido lector, je.

* * *

“Y vi que Subía del mar una bestia que Tenía diez cuernos y siete cabezas. Sobre sus cuernos Tenía diez diademas, y sobre sus cabezas Había un nombre de blasfemia… La bestia que vi era semejante a un leopardo; sus pies eran como de oso, y su boca como la boca de León. Y el Dragón le dio su poder y su trono y grande autoridad. Vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal se Había sanado. Y toda la tierra se Maravilló en pos de la bestia, y adoraron al Dragón porque le Había dado autoridad a la bestia, y adoraron a la bestia diciendo: "¿Quién es semejante a la bestia, y quién puede combatir contra ella?" Y a la bestia le fue dada una boca que hablara insolencias y blasfemias, y le fue dada autoridad para actuar por cuarenta y dos meses. Y Abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar contra su nombre y contra su Tabernáculo, es decir, contra los que tienen morada en el cielo. Y le fue permitido hacer guerra contra los santos y vencerlos. También le fue dado poder sobre toda raza y pueblo y lengua y Nación. Y le Adorarán todos los habitantes sobre la tierra, cuyos nombres no Están inscritos en el libro de la vida del Cordero, quien fue inmolado desde la Fundación del mundo. Si alguno tiene Oído, oiga: Si alguien lleva en cautividad, es llevado en cautividad; si alguien mata a espada, tiene que ser muerto a espada. ¡Aquí Está la perseverancia y la fe de los santos!”

Apocalipsis; Capitulo13, Versículos 1 – 10


1

EL ASCENSO DEL PRINCIPE DE LAS TINIEBLAS



Gabriel estaba parado entre la multitud, en la plaza frente al Capitolio. Hasta donde su vista abarcaba, eran una multitud enorme, gigantesca; una aglomeración de gente como jamás alguna vez vio en la Tierra.

Todos estaban expectantes, ansiosos. Todos esperaban a que el hombre subido en el palco y rodeado de micrófonos y periodistas hablara… Todos lo miraban con devoción.

…Una devoción que a Gabriel se le antojó rayana con el Fanatismo…

Todos AMABAN a ese hombre.

Gabriel le conocía. Vaya si le conocía bien, puesto que ese hombre era el Anticristo.

¿Su nombre terrenal?

Damien Thorn.

-Les prometo – decía a la multitud por los micrófonos. Hubo una ovación, casi un clamor general y Damien sonrió afablemente – Les prometo – reinició su discurso – un gobierno JUSTO y PROSPERO. El Sueño Americano se vera cumplido. ¡No pienso abandonarlos a su suerte, como ya lo hizo el infame de Barack Obama, quien no pudo dar la cara después de aquel horrible escándalo de corrupción destapado en Oklahoma!

Al mencionar al ex Presidente, se produjo un abucheo general de la multitud. Damien los acalló inmediatamente con un gesto y luego, continúo con su alocución.

-¡Yo voy a quedarme con ustedes! Pero no para ser el Presidente de todos… no… no para ser un mero y servil mandatario burocrático, frío e indiferente a los dolores de mi pueblo… no… ¡Voy a ser más que un político! Voy a ser su colega, su amigo… ¡Voy a ser su HERMANO! ¡Vuestro hermano, la única persona en la cual todos dirán: “Hey, puedes confiar en él, es totalmente HONESTO”! ¡Y así será!

La multitud gritó. Todos estaban extasiados, dominados por la avasallante personalidad de Damien. Todos le creían al Anticristo cuando profería aquellas palabras.

Gabriel meneó la cabeza y observó con perplejidad cómo una jovencita de 15 años, parada a su lado, levantaba una mano. Luego, cientos y cientos de más personas hacían lo mismo.

Todos levantaban sus manos, cerrándolas en un puño. Bien en alto, agitándolo hacia el cielo, como en desafío.

Como un blasfemo desafío, pensó Gabriel.

Y, en el colmo del paroxismo, clamaron, corearon a viva voz su nombre…

-¡DAMIEN, DAMIEN, DAMIEN, DAMIEN!

-¡Hoy es el inicio de una Nueva Era! – declaró el aludido, sonriendo satisfecho.


Continuara.....