jueves, 24 de diciembre de 2009

Lovecraft: La Antología, de Teo Gómez


H.P. Lovecraft es uno de los más grandes nombres de la narrativa fantástica. Heredero de Poe y de la tradición gótica, sus inquietantes relatos han inspirado gran parte de la literatura de terror posterior. Este libro es una guía exhaustiva para adentrarse en los siniestros bosques que albergaba el alma del escritor, recorriendo su biografía, sus principales mitos, escenarios y personajes, los estudios críticos de sus textos, la cronología del autor y su época, y las principales adaptaciones cinematográficas, los cómics, la música y los juegos de rol que su obra ha generado.

MI OPINION DE ESTA OBRA:

Debo reconocer que no soy un asiduo lector de biografías; más bien, suelo escaparles. Pero cuando en mis manos cayó este libro y al leer su titulo, ¿Cómo me iba a negar a abordarlo?

Impensado, realmente.

“Lovecraft: La Antología” es una elaborada biografía del escritor norteamericano Howard Phillips Lovecraft (1890 – 1937) el creador de los “Mitos de Cthulhu”, la serie de relatos y novelas de Horror Cósmico, que describen entidades y terrores cuyas existencias se remontan a épocas anteriores al ser humano en la Tierra…

Su autor (Teo Gómez) repasa sucinta y profesionalmente sus primeros años de vida; nos muestra cómo era la infancia de Lovecraft en su Providence natal, donde vivía junto a su madre y sus dos tías las cuales siempre lo sobreprotegieron; su juventud, cuando se inició en la creación de sus primeros relatos y se embarcó en la difícil y ardua tarea de llegar a ser escritor; su difícil situación económica en la adultez y su matrimonio con Sonia Greene; sus amigos, aquellos otros escritores pertenecientes luego al “Circulo de Lovecraft” y que, posteriormente a su fallecimiento, se encargaron en la titánica tarea de hacer llegar todos sus escritos no publicados todavía a conocimientos de todo aquel que quisiera leerlos…y mas, mucho mas, todo detallado de una manera muy correcta y documentada.

...Pero esta biografía de Lovecraft no se queda solo en eso. Aparte de contarnos cómo era la vida y los sueños (y las pesadillas) del genial escritor de Providence (Rhode Island), nos desglosa parte por parte su magna obra; nunca leí un repaso de los “Mitos de Cthulhu” tan bien contado, relato por relato, novela por novela, con datos precisos que incluso, podrían acercar la obra de Lovecraft a cualquiera que no la leyera nunca en su vida. Y es que, ¿Cómo no sentirse atraído por tamaña y monumental obra? ¿Cómo no sentirse fascinado por la vida de un genio literario de su talla?

Howard Phillips Lovecraft fue y será, por excelencia, el escritor de Terror más maravilloso de todos los tiempos que ha existido en esta Tierra. No era un sujeto fácil; al contrario, era una persona compleja, muy compleja… pero una persona a la cual, cuando conoces a profundidad, como tal es el caso del objetivo de esta obra (hacernos conocer al Hombre antes que al Escritor) nos damos cuenta de que en el fondo, solo era un ser humano como todos lo somos: lleno de dudas, contradicciones, miedos y angustias.

Recomiendo TOTALMENTE esta biografía. No solo para los fans de los Mitos, sino para cualquiera que se quiera acercar a Lovecraft y no sepa cómo ha de abordarlo. Se me ha hecho tan amena la lectura que pocas veces puedo decir que DISFRUTÉ con la lectura de un libro como este…

¡¡Saludos gente, y muy Feliz Navidad para todos!! :)

lunes, 21 de diciembre de 2009

Angel: Not Fade Away (el comic)


De la mano de la editorial IDW, salió a la venta en los USA hace un tiempo este comic de Ángel… un numero especial en su colección dedicado a adaptar, en historieta, la trama de aquél archiconocido “ultimo capitulo” de la serie de televisión de nuestro querido vampiro con alma…

“Ángel: Not Fade Away” es el drama desnudo del ultimo combate de Ángel y sus amigos, jugándose el todo por el todo, contra las fuerzas de Wolfram & Hart… en este caso, encarnadas en la presencia del “Círculo de la Espina Negra”, especie de Orden secreta de las Tinieblas; los encargados por los Socios Mayores de W&H de llevar el caos y la confusión en el mundo.

Si les gustó este capitulo (el ultimo de la Quinta Temporada de Ángel y por ende, el “final” abrupto de la serie) “Not Fade Away” en su versión comic también les encantara. Los dibujos van desde lo regular hasta lo bueno y la trama es, básicamente, la misma que vimos en la tele, pero abordada quizás desde otra óptica.

En este caso, la óptica de la historieta.

Realmente, un comic que NO tiene desperdicio. Si pueden conseguirlo (o sino, en todo caso, bajárselo por la red) ADELANTE. Altamente recomendable. ;)


¡Saludos a todos! :)

martes, 15 de diciembre de 2009

"Beelzebú" (Octava Parte)

8


Previamente, en Buffy la Cazavampiros: Gracias a la ayuda dada por el aporte de energía que el hechizo hecho por Giles y el resto de la banda le dieron, Buffy lucha contra Beelzebú con gran ventaja; Willow insiste en que Félix, el único monje sobreviviente de la masacre del villano, termine con el ritual para activar el poder de la Llave; Spike desconfía de Will y entonces es revelado que Cordelia se ha posesionado de su cuerpo, para ayudar a vencer al nuevo enemigo; Buffy comienza a perder la batalla contra Beelzebú al terminarse el hechizo; Félix termina el ritual y la Llave recupera todo su poder; La Llave usa su energía y expulsa a Beelzebú de regreso a las profundidades de la Tierra, luego revive a los monjes asesinados de la Orden; La Llave y Dawn se separan, existiendo ahora uno independiente del otro; Cordelia sale del cuerpo de Willow; la amenaza infernal se termina…

EL MONASTERIO, UNOS MINUTOS DESPUES…

La paz fue restaurada en aquel lugar tal y como anteriormente lo fuera.

Magnus y sus monjes colocaron a aquella bola brillante (la Llave, en su estado original) dentro de una gran caja de metal y la cerraron herméticamente, depositándola en el interior de una bóveda en los sótanos del monasterio.

Mientras tanto, Buffy, Dawn, Spike y Willow se preparaban para el tan esperado regreso a casa…

Félix: (al grupo) Esperamos que ahora, la Llave no caiga nunca mas en malas manos. Por lo menos, tratáremos de reforzar la seguridad.

Buffy: (con una mano sobre el hombro de Dawn) Bueno, les deseo suerte con eso. Por lo menos, deberían probar con algunas alarmas… y por si las dudas, deberían tener también un seguro antirrobo. Nunca se sabe…

Dawn: (riéndose) Que sentido del humor el tuyo. ¿De donde lo sacaste?

Buffy: Creo que es el efecto residual del hechizo de Giles. Se me debe haber pegado algo del sentido del humor de Gunn o de Lorne.

Spike: (interrumpiendo) No quiero arruinar todo el “hermoso” clima pacifico entre ustedes, pero creo que deberíamos irnos ya. Nos esperan del otro lado del mundo, ¿se acuerdan?

Buffy: Es cierto. Deben estarse comiendo las uñas por saber que pasó…- se volvió hacia Willow- ¿Crees que podrás volvernos a teleportar hacia casa?

Willow: (guiñando un ojo) Considéralo un hecho.

Cordelia: Si me disculpan, yo no podré ir con ustedes.

Las miradas se volvieron hacia ella. Su cara era de tristeza…

Buffy: ¿No vas a venir? ¿Por qué?

Cordelia: Me encantaría ir… pero… chicos… Yo ya no puedo estar con ustedes.

Dawn: ¿Es por todo ese asunto de que eres un Ser Superior?

Cordelia: (sonriendo tímidamente) Algo así. Verán… se me permitió venir para terminar con todo esto, pero me dijeron que no debería intervenir directamente. Lamentablemente, creo que acabo de desobedecerme algunas cuantas órdenes… Lo siento, pero por “allá arriba” son muuuuy estrictos con las ordenes.

Buffy: Ya veo. Si esa es tu decisión…

Cordelia: …Creeme que no lo es, pero…- se encogió de hombros- Es cuestión de poder… ¿O deberíamos decir de Poderes? Sencillamente a mis nuevos “jefes” no les gustaría que yo andará por aquí. Es todo. Vaya uno a saber el por qué verdadero de la cuestión.

Buffy: Te entiendo. Cordy… quisiera darte las gracias por todo. Has sido de mucha ayuda.

Cordelia: No tienes nada que agradecerme. Por lo menos, de ahora en mas, sabes que cuentas con “una mano desde arriba” para cosas como estas.

Ambas se abrazaron. Era curioso.

Hacia un par de años atrás, cuando Buffy recién se había mudado a Sunnydale y aceptaba su destino como Cazadora, Cordy y ella eran enemigas acérrimas. Ahora, siete años después, volvían a verse las caras y a estar juntas y lo único que prevalecía entre ellas era la amistad.

El refrán dice: “…Como nos cambia la vida…” Y así era. Atrás quedaron las rivalidades y las enemistades. Era hora de la paz.

Cordelia: (despidiéndose de Dawn) Bueno, Dawn… ha sido un gusto conocerte personalmente. Espero que de ahora en más, las cosas por tu vida vayan bien.

Dawn: Yo también lo espero. Dios te oiga.

Cordelia: (a Spike) Francamente hablando, no sé que decirte a ti…

Spike: Ahorrate los discursos “New Age”, señora “celestial”. Si te vas a ir, hazlo pronto que me estoy aburriendo.

Buffy: ¡Spike!

Spike: ¿¡Qué!?

Buffy: ¡Podrías al menos tratar de tener más modales! ¡Eres un completo animal!

Spike: ¡Ay! ¡Esta bien, esta bien! Yo también te voy a extrañar, “luminosa”… ¡Pero no se lo digas a nadie!

Risas. Todo mundo reía, Félix incluido.

Cordelia: Adiós…

Se produjo un estruendoso flash de luz y la figura de Cordy se evaporó por completo.

Buffy: Nosotros también ya debemos irnos.

Félix: Cuídense, y que Dios vele por ustedes.

Buffy: (a Willow) ¿Lista?

Willow: Lista- tragó aire- “¡¡Teleporto!!”

El espacio se torció en torno a la Cazadora, su hermana, Spike y la joven bruja. En solo un instante, habían regresado justamente al living de la casa Summers, apareciendo súbitamente ante los ojos del numeroso grupo de gente allí reunida.

Xander: ¡¡Buffy!! ¡¡Dawn!!- exclamó, asombrado- ¡¡Han vuelto!!

Todo mundo salto del sitio donde estaba sentado y corrió a abrazar a las recién llegadas. El temor de la incertidumbre del no saber que les ocurrió fue rápidamente reemplazado por una felicidad desbordante.

Xander: ¡Sabia que estabas bien! ¡Tenias que estarlo!

Gunn: ¿Qué pasó con el “chico-cornudo”? ¿Le diste su merecido?

Buffy: Digamos que el infeliz no va a volver a molestarnos por muuuuuucho tiempo. Pero no es gracias a mí… sino a esta chica que esta aquí- dijo y señalo a su hermana.

Giles: ¿Qué quieres decir?

Buffy: Giles, es una larga historia… Si quieren que se las cuente, mejor preparen café y algo de comer… ¡Me muero de hambre!

************

La paz volvió a Sunnydale.

Tras la derrota de Beelzebú, el clima alterado regresó a la normalidad, para desconcierto de los habitantes del pequeño pueblo.

Al enterarse de la noticia de cómo fue derrotado el demonio y de que la Llave y Dawn existían ahora por separado, Giles y el resto no pudieron menos que maravillarse de esto. Ya no deberían preocuparse de que algún nuevo villano apareciera para buscar a Dawn y amenazará la vida de todos.

El saber que Cordelia estuvo metida en todo el final del asunto, afectó de alguna manera a Ángel y a su grupo.

El vampiro con alma y los suyos hubieran deseado quedarse mas tiempo en Sunnydale para poder festejar la nueva victoria contra las fuerzas del Mal, pero desistieron de esto y después de una breve (pero sentida) despedida, regresaron a la gran ciudad, para abocarse al asunto de tratar de contactarse con su amiga y ver si podrían traerla (o convencerla) de que regrese a la dimensión humana.

Quizás tuvieran suerte.

************

Los días pasaron.

Xander y el resto ayudaron a Buffy y a Dawn a reparar los destrozos en su casa, ocasionados durante la reciente crisis sobrenatural que enfrentaron.

Hubo una súbita merma de la actividad vampirica y demoníaca por los cementerios de Sunnydale en ese tiempo. La causa tardo un poco mas en ser determinada, pero Giles pudo finalmente decir que se debió a la derrota de Beelzebú.

De alguna forma desconocida, la actividad de la Boca del Infierno se vio “neutralizada” al ser derrotado el demonio.

Aquello era una verdadera bendición. Buffy y la banda tuvieron entonces mucho más tiempo para retomar sus vidas normales y tratar de solucionar los cientos de problemas que se habían acumulado entre todos durante estos últimos siete años.

Para resumir algunas de las cosas que pasaron: Anya y Xander tuvieron una larga charla entre ambos. Una charla que esperaban tener desde la boda frustrada…

Fue algo duro y difícil para los dos, pero les hizo bien. Se aclararon muchas cuestiones y finalmente, la amistad prevaleció y la relación entre ambos quedo de esa manera: siendo solamente amigos.

Willow comenzó a dejar de lado lentamente la magia y al cabo de un tiempo, conoció a una nueva chica. Las cosas mejoraron para ella y pudo dedicarse a su segunda gran pasión después de la hechicera: la computación.

Giles por su parte, siguió recorriendo el mundo. De vez en cuando, regresa a Sunnydale para ver como siguen las cosas…

Dawn continuó con sus estudios (en una nueva escuela secundaria, dado que después de la destrucción de la vieja escuela Sunnydale fue tal que resulto imposible repararla) y con su entrenamiento para convertirse en la nueva Cazadora. Lentamente, mejoró en sus prácticas y todo parece indicar que sin duda, seria la sucesora de su hermana cuando ésta se retirará como Cazadora.

Clem se decidió finalmente a dejar Sunnydale e irse a Los Ángeles. Esa seria la primera parada de la serie de largos viajes que iniciaría a lo largo y a lo ancho del mundo.

Buffy y Spike, por el contrario, merecen una reseña aparte… y ya verán el motivo.

************

PLAYA DE SUNNYDALE, POR LA NOCHE…

El cielo estaba repleto de estrellas.

Un viento calido soplaba desde el oeste, jugando con los cabellos de Buffy. La Cazadora se encontraba de pie entre la arena, vestida de manera sencilla, con una remera blanca y un par de pantalones jeans cortos. En sus pies, usaba unas sandalias bastante cómicas.

Miraba al océano con cara soñadora, mientras respiraba una larga bocanada de aire fresco…

Voz: (detrás de ella) Linda noche, ¿no?

Buffy: (volteándose para ver) Esplendida. La luna esta hermosa.

Un muchacho rubio de piel pálida se acercó a ella. Ya no usaba su clásica gabardina negra, sino que ahora vestía una musculosa blanca que dejaba ver claramente sus brazos bien formados. También, usaba un pantalón vaquero ajustado y en los pies llevaba un par de zapatillas deportivas.

Buffy: No pensé que vendrías, Spike.

Spike: Hey, nena. ¿A poco crees que no lo haría? Me conoces bien… ya sabes como soy.

Buffy: (riéndose) Si, creo que si- hizo una pausa- Bien… yo… hum…

Spike: ¿Me vas a soltar algún discurso del tipo usual?

Buffy: En realidad no.

Spike: Bueno, entonces te escucho. Querías hablar conmigo… Adelante. Creo que estamos en clima apropiado para la charla que nos merecemos desde hace tiempo.

Silencio. Ambos se miraron directamente a los ojos.

Buffy: (nerviosa) Sinceramente, no sé como comenzar. ¿Nunca has tenido días como estos? Quiero decir, que preparas todo un dialecto para decir y luego…- se encogió de hombros- Sencillamente no sabes que decir. Es como que las palabras…

Spike: …Se niegan a salir. Si te entiendo. Me ha pasado… cuando era humano, hace mucho tiempo. Pero sigue… lo haces bien, nena. Me gusta escucharte. Si tienes algo que decir, soy todo oídos.

Buffy: Spike… Yo… Bueno, supongo que recordaras lo que te dije acerca de ese asunto nuestro… de que la cosa entre los dos no podría funcionar…

Spike: Lo recuerdo perfectamente.

Buffy: Bien… me equivoque.

Spike: (sorprendido) Vaya. Eso si que es toda una novedad.

Buffy: Ahora me doy cuenta… era todo por el miedo… el miedo al fracaso y al que las cosas no fueran como debían ser. El miedo era lo que me paralizaba y lo que me frenaba cuando se trataba de lo nuestro. Ese miedo ya no existe más.

Spike: Caray. Te felicito.

Buffy: No hay momento en el que no piense en ti… en lo que tú y yo… compartimos. Sé que has cambiado. Sé que te esfuerzas por demostrármelo a cada instante… y lo valoro, no creas que no. Spike, lo que trato de decirte es… es que…

No pudo seguir. Un torrente de lágrimas se escapó de sus ojos.

Spike: (suspirando) Calma, nena. Te entiendo. No tienes que decirlo si no quieres.

Buffy: Por favor, tengo que hacerlo… Spike…- se acercó a él- Yo… estoy enamorada de ti.

Spike: …

Buffy: Si. Estoy enamorada de ti. Muy adentro de mí, siento que lo estuve por mucho tiempo. N-Necesitaba que supieras esto.

Spike: …

Buffy: (secándose las lágrimas) Si, se lo que piensas. Parezco una nena llorona, una tonta. Pero, ¿sabes una cosa? Ya no me importa. Siempre me he colocado una coraza y pocas veces dejé expresar mis sentimientos delante de alguien que no fuera de mi familia… Ahora, todo eso no importa.

Spike: Buffy…

Buffy: ¿Qué?

Spike: Yo también te amo.

Buffy: …

Silencio de nuevo. Solo el sordo rumor de las olas se sentía, junto con el viento que jugaba y los acariciaba.

Buffy: Spike…

Spike: Buffy…

Buffy: Spike…

Spike: Buffy…

Buffy: ¿Qué demonios estas esperando para besarme?

Él sonríe. Muy lentamente, la estrecha con sus brazos contra sí… Ella se deja llevar y en ningún momento opone resistencia.

Se miran otra vez directamente a los ojos, pero solo lo hacen por un breve segundo. Luego, los labios de ambos se acercan y terminan fusionándose en un calido, húmedo y apasionante beso.

Sobre sus cabezas, la luna brillaba como un gran circulo blanco. A lo lejos, en el horizonte, una estrella fugaz cae al océano…

FIN

jueves, 10 de diciembre de 2009

"Beelzebú" (Septima Parte)

7


Previamente, en Buffy la Cazavampiros: Buffy, Ángel y el resto luchan contra Beelzebú, cayendo uno a uno derrotados por el terrible demonio; Beelzebú destruye la Secundaria Sunnydale; Buffy y la banda regresan a la casa Summers, derrotados y humillados; al otro lado del mundo, los monjes comienzan con el ritual para activar el poder de la Llave cuando son brutalmente interrumpidos por la llegada del demonio; Willow se dispone a teletransportar a Buffy al monasterio para proteger a su hermana; Giles sugiere hacer un hechizo con el cual, la energía de todos pasaría al cuerpo de la Cazadora y aumentar así sus poderes; Beelzebú mata a todos los monjes y se dispone a asesinar a Dawn; Buffy aparece sorpresivamente acompañada de Spike y de Willow, y evita la muerte de su hermana dándole un feroz golpe al demonio que lo manda a volar lejos…

LA CASA SUMMERS…

Todo era silencio.

Sentados en círculo en el living de la vivienda, Giles, Xander, Fred, Gunn, Ángel, Wesley, Connor, Anya, Clem y Lorne realizaban el hechizo con el cual, habían logrado traspasar todas sus energías a Buffy.

El asunto había comenzado hacia un rato nada más. Todos se habían sentado en el piso y mediante una esforzada concentración, mas una ayuda de la magia, el grupo había logrado enviar un cargado flujo bio-energético a la muchacha, dotándola de una fuerza física capaz de rivalizar con la de su nuevo enemigo.

Después, cuando todo terminó, Willow procedió a teletransportarse junto con ella y con Spike, quien había insistido en ir y se había negado a participar del ritual, aduciendo que a él también le importaba lo que le pasara a Dawn.

Mientras el trío desaparecía hacia su destino, el numeroso grupo debía permanecer sumergido en la mas extensa de las concentraciones, manteniendo el hechizo para no cortar el flujo energético con la Cazadora.

De ahora en mas, solo seria cuestión de suerte el que Buffy pudiera (o no) vencer a Beelzebú.

************

MONASTERIO DE LA ORDEN, AL OTRO LADO DEL MUNDO…

Dawn no lo podía creer.

Hasta aquel momento, pensaba que el enemigo era poderosísimo e invencible. Es mas, creía que su hermana estaba muerta a estas alturas.

Su súbita aparición allí, acompañada de Willow y de Spike confirmaba que eso no era del todo cierto. Y lo más llamativo del caso, era la increíble exhibición de poder de su parte al haber atajado los dos ataques de su rival y de luego, mandarlo a volar contra una pared después de darle el puñetazo de su vida.

Spike: (acercándose con Willow) ¡Dawn! ¿Estas bien?

Dawn: Yo… si. ¿Qué sucede? ¿Cómo…?

Willow: Magia. Giles y los otros le prestaron su energía y poder. Creo que ahora si esta lista para luchar.

A todo esto, mientras los tres hablaban, Buffy permanecía de pie en su sitio, esperando a que su adversario volviera a atacar.

Todavía en el piso y rodeado de escombros, un estupefacto Beelzebú aun no creía ni medio en lo que le había pasado…

Beelzebú: (murmurando) ¿¿COMO ES POSIBLE?? ¡SE SUPONE QUE SOY INVULNERABLE!

Buffy: ¡Vamos, grandote! ¡Te estoy esperando! ¿O acaso me tienes miedo?

El gigantesco demonio se puso de pie inmediatamente. Con un rugido, se abalanzó contra la menuda figura de la Cazavampiros.

A último momento, la joven esquiva su ataque y Beelzebú pasa de largo. Esta vez, su cornada cabeza se estrella contra una columna, sacudiéndola de su cimiento y volviéndolo a enterrar en una lluvia de cascotes y ladrillos.

Buffy: Muy pobre tu intento, ¿no crees?- se burló.

Otra vez, Beelzebú emergió de los escombros con un alarido de furia. Sus ojos comenzaron entonces a brillar como dos brazas encendidas. De ellos, salieron disparados dos potentes rayos luminosos.

Dawn: ¡¡Cuidado!!

Los rayos iban a dar de lleno en la Cazadora. Increíblemente y moviéndose de una manera infinitamente mas rápida, Buffy los esquiva.

Buffy: Bueno. Mi turno de atacar.

Corriendo rápidamente, la muchacha llegó delante de la inmensa figura de su adversario y comenzó a descargarle una rápida y sincrónica lluvia de puñetazos en todos los rincones de su cuerpo.

Su velocidad era tal que a Dawn le costaba verla moviéndose.

Dawn: Es… asombroso.

Spike: (sonriendo) ¡Dale duro, nena! ¡No lo dejes respirar!

Un murmullo cerca desvió la atención de los espectadores de tan singular pelea. En un rincón, Félix (uno de los monjes sobrevivientes) intentaba ponerse de pie de manera dificultosa…

Dawn: (corriendo hacia él) ¡Félix! ¿Esta usted bien?

Félix: (jadeando) C-Creo… que se… me rompieron algunas costillas.

Sin inmutarse, Willow puso una mano sobre la espalda del herido y recitó algo en un idioma extraño. Una luz blanca surgió de sus dedos sanándolo inmediatamente.

Félix: (sorprendido) Ya… me siento mejor. Gracias…

Willow: Debe terminar con el ritual.

Félix: Perdón… ¿Cómo dices?

Willow: El ritual para activar el poder de la Llave. Tiene que terminarlo usted.

Dawn: ¿Will?

Algo extraño estaba sucediéndole a la joven bruja. Su semblante era ahora muy serio.

Willow: (insistiendo) El ritual debe completarse. Buffy tiene mucho poder pero no será suficiente. Solo la Llave puede frenar al Adversario.

Dawn se quedo algo estupefacta al escuchar aquello. Sus ojos se volvieron buscando una respuesta de Spike. El vampiro también estaba igual de consternado como ella.

Algo muy extraño le pasaba a Willow. Desde que se recuperó milagrosamente en la casa Summers después de debilitarse completamente sus poderes mágicos, había actuado de manera rara, como sabiendo lo que exactamente debería hacerse.

Félix: ¿Yo? ¿Terminar el ritual? ¡P-Pero no puedo! Es algo para lo que no estoy preparado… Solo el Hermano Magnus podría, pero él esta…

Con un movimiento de su mano, la joven hechicera pelirroja hizo aparecer el pergamino que el anciano leyera minutos antes de que el demonio acabara con su vida.

Willow: Es necesario. Debe hacerlo. Solo de esa forma acabaremos con él…

************

En tanto, la batalla entre Buffy y Beelzebú continuaba ininterrumpidamente.

La Cazadora continuaba con su lluvia de golpes sincrónicos al cuerpo y al rostro del demonio. Totalmente tomado por sorpresa, Beelzebú era incapaz de defenderse siquiera, por lo que recibía la peor paliza de su sobrenatural vida.

Aprovechándose de su incapacidad para responder, Buffy detiene sus golpes y se gira sobre si misma, para luego descargar sobre su rival una tremenda patada en su pecho. El demonio sale inmediatamente disparado hacia otro rincón de la capilla, chocando contra otra columna cercana y cayendo al piso. De su boca, por la comisura de sus labios, un hilillo de sangre verde se escapaba…

Beelzebú: ¡MAL-MALDITA SEAS! ¡¡PAGARAS ESTO!! ¡¡¡¡MORIRAS!!!!

Buffy: (burlándose) Si, como no.

La bestia se levanta. Como un inmenso toro, bufa y rebuzna enfurecido y se arroja hacia ella, agachando la cabeza de modo que sus cuernos filosos quedaran apuntando en dirección de la muchacha, para que cuando chocara contra su cuerpo, pudiera clavarla.

Buffy sonríe y cuando el monstruo ya esta a punto de llevársela por delante, da un salto acrobático y gira en el aire, para terminar cayendo sobre su negra espalda.

Beelzebú gruñe enfurecido y se sacude, intentando sacársela de encima. La Cazadora ríe a carcajadas y hace la mímica de estar montando a un caballo furioso…

Buffy: ¡¡Aaaarrrreee!! ¡Epa, caballito!

La escena en si era realmente cómica. Dando saltos, Beelzebú trataba por todos los medios de tirarla al piso. Nada sirvió. La muchacha estaba prácticamente aferrada a él de manera tal que no la podía mover de su sitio.

Beelzebú: ¡¡BAJATE AHORA!!

Buffy: Si insistes…

Dando otro salto, Buffy se baja del lomo del monstruo. El villano sonríe y vuelve a dispararle rayos de sus ojos. La Cazavampiros los esquiva una vez más, pero aprovechando la distracción que ha causado, el demonio se lanza sobre ella a toda velocidad y ¡PAF! Descarga su puño cerrado con todas sus fuerzas sobre su cara.

Buffy sale disparada hacia atrás. Su cuerpo choca contra un par de cadáveres tirados y casi pierde el equilibrio. Reasumiendo su posición de defensa, la joven se prepara para la nueva agresión que se viene…

El demonio literalmente salta hacia ella y la intenta golpear. Ella lo ataja y le agarra de la muñeca, torciéndosela.

Beelzebú: ¡¡¡¡AAAAYYY!!!!

Buffy: ¿No que eras el Destructor, el más temido de todos los demonios? Ya veo por que Satanás te echó del Averno.

Beelzebú: (retrocediendo) ¡NIÑA TONTA! ¡CUANDO TERMINE CONTIGO, DESEARAS NO HABER NACI…!

No pudo terminar de hablar. Agachándose y usando sus piernas, la Cazadora le hizo una zancadilla. El inmenso demonio negro cayo de bruces en el piso provocando un gran estruendo.

Subiéndose sobre él, Buffy empieza una vez más a descargarle cientos y cientos de golpes de puño en su rostro barbudo…

************

En tanto, a un costado, la pequeña discusión entre Willow, Dawn, Spike y el monje Félix continuaba.

Desplegando el pergamino que había hecho aparecer de la nada, Will quería que Félix terminara con el susodicho ritual para activar el poder de la Llave.

Félix: Yo… ¡No puedo hacerlo! No estoy capacitado.

Willow: Si que lo esta. Ya se lo dije. Es necesario.

Spike: Aguarda un minuto, pelirroja. ¿De que rayos estas hablando? No hace falta que ese ritual se haga. Buffy le esta dando al grandote la paliza de su vida…

Willow: No durara mucho. El flujo de energía comenzara a mermar. ¡Hay que hacer el ritual ya!

Félix: De… acuerdo- dijo y tomó el pergamino entre sus manos.

Willow: Dawn. Hay que hacer esto- insistió, al ver la cara de desagrado que la chica había puesto- Es por el bien de todos.

Dawn: T-Tengo miedo.

Willow: (poniendo una mano sobre su hombro) No temas. Todo saldrá bien.

Spike: (serio) ¿Quién eres tú?

Willow: (sorprendida) ¿Eh?

Spike: Desde que te recuperaste milagrosamente de la primera batalla contra ese demonio, tu carácter cambio. Tú no eres Willow… no del todo. ¿Quién o que eres?

Silencio. La joven pelirroja frunció levemente el ceño, pero luego volvió a sonreír radiantemente de manera misteriosa.

Willow: Es verdad. No soy Will… No del todo.

Spike: ¿Quién eres?

Willow: (suspirando) Una vez fui humana y compartí este pequeño y maravilloso pedazo del Universo con todos ustedes, pero ya he dejado atrás esos lazos. Ahora, soy parte de algo infinitamente mas grande...- hizo una pausa- ¿Es que no lo entiendes, Spike? Soy Cordelia.

Spike: (boquiabierto) ¿¿Cordelia??

Dawn: ¡Pero se supone que Cordelia está en otra dimensión, con Los Poderes!

Willow/Cordelia: Y así fue… pero se me ha permitido volver. Al menos, hasta que lo que debe hacerse se cumpla. Como comprenderán, ahora soy… un Ser Superior. No puedo… no me dejan intervenir directamente en el mundo mortal. Es por eso que elegí esta vía para poder llevar las cosas como deberían ser. Cuando se los expliqué, Los Poderes lo comprendieron. Aprovechándome del momento de debilidad de Willow, después del frustrado ataque a Beelzebú, me introduje dentro de su cuerpo. Sabía que asumiendo su identidad, podría al menos conducir a Buffy por el camino correcto. Por eso es que el ritual debe hacerse… y nada has de temer, Dawn.

La hermana menor de la Cazadora ya no sabia que mas decir. ¡Ante ella, dentro del cuerpo de su amiga, estaba un Ser Superior!

Willow/Cordelia: Dawn… Sé que no nos conocemos mucho… Sé que tu hermana te ha contado cosas acerca de mi y que los demás te pusieron al tanto de lo que me pasó y eso, pero ahora, te pido que hagas este sacrificio. Te aseguro que tu vida no correrá el más mínimo riesgo. Es necesario, ya que la bestia solo puede ser detenida de esta forma.

Dawn: ...

Willow/Cordelia: Yo no puedo obligarte a hacer esto. Debe nacer de ti aceptarlo. Por favor, Dawn. ¡Tienes que hacerlo!

Spike: No me gusta, nena- le murmuró a Dawn- ¿Cómo sabemos si sus intenciones son buenas? ¡Ya no es mas humana!

Willow/Cordelia: Tu temor es justificable, Spike. Pero esta vez te equivocas… ¡Por favor! Es ahora o nunca. Dawn… ¿Lo harás?

La joven no respondió inmediatamente. Tardo un largo rato en contestar.

Dawn: Lo haré.

************

LA CASA SUMMERS, NUEVAMENTE…

Todavía había silencio entre el numeroso grupo de gente reunida en circulo y sumida aparentemente en una profunda concentración.

Repentinamente, uno de ellos abrió los ojos y se sacudió. Agotado, trago una larga y profunda bocanada de aire y trató por todos los medios de tranquilizar los fuertes latidos de su corazón.

Giles: Malo… Esto es muy malo- dijo, observando a sus acompañantes.

Todos seguían en sus posiciones. Súbitamente, Gunn también se sacudió y salio del trance…

Gunn: (sudando) ¡Hey! ¿Qué sucedió?

Giles: El hechizo… se esta terminando.

************

La velocidad de los golpes de Buffy comenzó lentamente a mermar.

Por alguna extraña razón, la Cazadora sentía que la fuerza con la que hasta ahora había contado, estaba abandonándola.

Buffy: (deteniéndose) ¿Qué rayos me pasa?

Beelzebú: ¡¡MALDITA!!- gritó, tomándola desprevenida y sacándosela de encima de un empujón.

La Cazadora voló por los aires y cayó a un costado del suelo. De un salto, el demonio estaba de pie otra vez, mientras mas sangre de color verde salía de su boca y nariz.

Willow/Cordelia: Ya se esta terminando… Buffy esta perdiendo la energía poco a poco. ¡Hay que acabar con el ritual!

Félix: (con el pergamino en las manos) Yo estoy listo. ¿Cómo debo proceder?

Willow/Cordelia: Reanude la lectura. Las palabras deben ser repetidas…- se volvió hacia Dawn- ¿Estas lista?

Dawn: Si. Hagámoslo.

Willow/Cordelia: Muy bien. ¡Adelante!

Félix: (leyendo) “En el Nombre de Yahvé, en el Nombre de Jehová, en el Nombre de Metraton, en el Nombre de Eloi, nosotros te suplicamos, oh Señor, a ti. Creador Omnipotente del Universo, concedenos la Gracia. ¡Somos tus siervos! ¡He aquí la Llave que con tus gloriosas manos has creado! ¡¡Te pedimos que le devuelvas todos sus poderes para detener a tu Adversario!!”

Spike: (murmurando) Aleluya.

Félix: “¡Te suplicamos, Señor! ¡¡Que la Llave sea tu Instrumento!! ¡Así como en el Principio, ahora, siempre y por los siglos de los siglos! ¡¡¡QUE SE HAGA TU VOLUNTAD!!!”

Algo empezó a suceder. Al principio, lo único que Dawn sintió fue un leve cosquilleo en el interior de su pecho… Después, la sensación se hizo cada vez más fuerte.

Una especie de luz blanca calida surgió de su interior, envolviéndola de a poco. Félix retrocedió maravillado, Spike se quedo mudo y Cordelia (dentro del cuerpo de Willow) sonrió complacida.

En tanto, Buffy seguía su lucha contra Beelzebú, solo que ahora, la ventaja era del demonio…

La enorme bestia descargaba golpe tras golpe sobre el cuerpo de la Cazavampiros, que ya perdía terreno.

Beelzebú: ¿QUE SUCEDE, CAZADORA? ¿SE TE ACABO LA FUERZA?

Buffy no lo podía creer. Desesperada, intentó esquivar los ataques de su enemigo, pero ya le era prácticamente imposible hacerlo. Sentía que la fuerza la abandonaba cada vez más aprisa y nada parecía poder cambiar esto.

El demonio rió a carcajadas y la pateo. La Cazadora retrocedió, intentando poner algo de distancia ante su rival para poder analizar que ataque podría efectuar, pero lejos de quedarse quieto, Beelzebú la siguió y volvió a descargar su pesado puño sobre ella.

Otra vez Buffy salio volando por mitad de la capilla, estrellándose contra un par de estatuas que representaban las imágenes de algunos santos. El impacto del golpe fue tan tremendo que veía girar a todo el mundo a su alrededor.

Beelzebú: (acercándosele) BUENO. CREO QUE ES HORA DE TERMINAR CON ESTO, ¿NO CREES? YA ME HE RETRASADO MUCHO JUGANDO CONTIGO, NIÑA.

Buffy: Si… Es hora de… acabar con esto…

El demonio se agacha y la levanta del piso. La agarra del cuello y comienza a apretar con todas sus fuerzas.

Beelzebú: LA GRAN CAZADORA. YA NO LUCES TAN TEMIBLE. ¿TUS ÚLTIMAS PALABRAS?

Buffy: ¡Púdrete!

Beelzebú: COMO QUIERAS.

Las fuerzas extra con las que Buffy contaba hasta el momento terminaron por abandonarla. Sus ojos dejaron de ser felinos y volvieron a la normalidad, al mismo momento en que en la casa Summers, el numeroso grupo de personas reunidas y que todavía estaban en trance despertaron todas al mismo tiempo, confundidas.

Beelzebú se disponía a apretar entonces su cuello, cuando una luz blanca muy cerca suyo desvió su atención bruscamente…

Beelzebú: ¿QUE RAYOS…?

Una figura envuelta en una columna de luz estaba flotando algunos centímetros sobre el suelo, con los ojos cerrados. Era Dawn…

A su alrededor, Félix yacía arrodillado en el piso llorando, mientras rezaba. Spike, en tanto, miraba todo sin palabras y cerca de él, Willow/Cordelia sonreía complacida.

Beelzebú: ¡¡LA LLAVE!!

Buffy: Ahora estas en problemas, grandote- murmuró.

La luz que envolvía a Dawn se intensifico. La joven abrió sus ojos y todos pudieron comprobar que estos estaban totalmente blancos, carentes de pupilas.

Dawn: (hablando con una voz de hombre) YO SOY ALFA Y OMEGA… EL PRINCIPIO Y EL FINAL. SOY LA LLAVE… EXISTO DESDE EL INICIO DEL TIEMPO Y EXISTIRE CUANDO EL MUNDO TERMINE. EN EL NOMBRE DE MI CREADOR Y SEÑOR DE TODAS LAS DIMENSIONES, TE EXPULSO, BEELZEBÚ, DE REGRESO A TU OSCURA Y PERFIDA PRISION EN LAS PROFUNDIDADES DE LA TIERRA, PARA QUE NUNCA MAS VUELVAS A AMENAZAR LA VIDA DE LOS INOCENTES QUE MORAN EN ESTE REINO.

Unas lenguas de energía luminosa salieron del pecho de la muchacha y chocaron contra el feroz demonio. La bestia ruge de dolor y suelta a Buffy…

En un intento de escapar, Beelzebú empieza a correr, pero ya era demasiado tarde para él. El suelo debajo de sus pies se quebró y comenzó a abrirse, como una boca hambrienta y salvaje que deseara devorarlo, arrastrarlo a las profundidades más aterradores de la Tierra.

Beelzebú: (resistiéndose) ¡NO! ¡NO! ¡NO VOLVERE A ESE LUGAR! ¡¡¡SUELTAME!!!

Un par de monstruosas raíces surgieron del suelo y se enroscaron en torno de su cuerpo, tirando fuertemente hacia el agujero abierto. El demonio ruge y chilla, pero nada lo salva de ser literalmente arrastrado hacía el abismo tenebroso que lo esperaba y en donde debería estar… ahora, para siempre.

Se produce una violentísima explosión debajo de la Tierra y todo tiembla. El agujero se cierra bruscamente, terminando con la amenaza infernal.

Dawn continúa flotando envuelta en la columna de luz. Fija sus blancos ojos en la pila de monjes muertos por culpa del demonio y dice:

Dawn: ¡LEVANTENSE!

Más lenguas de luz surgen de su cuerpo. Todas vuelan hacia los muertos, resucitándolos al instante y sanando sus brutales heridas. La multitud de monjes vestidos de blanco (Magnus, incluido) quedan asombrados al volver a la vida y se arrodillan inmediatamente delante de la muchacha luminosa.

Félix: (llorando de la emoción) ¡¡Hermanos!! ¡Alabado sea Dios! ¡¡Han vuelto!!

Dawn: TODO ESTO SE INICIO POR CULPA DE LA LLAVE… EL HORROR DEL ADVERSARIO HA SIDO CONTENIDO NUEVAMENTE, PERO EL PODER DE LA LLAVE TODAVIA SIGUE LATENTE. USTEDES HAN SIDO ESCOGIDOS PARA PROTEGERME… SIN EMBARGO, EL MAL NO DESCANSA Y ESTO HA OCASIONADO GRANDES SUFRIMIENTOS EN AQUELLOS QUE HAN SIDO ELEGIDOS PARA LUCHAR POR LAS CAUSAS JUSTAS…

Al decir aquellas palabras, miró a Buffy. La Cazadora estaba de pie, cerca, sostenida por Spike debido a la gran cantidad de heridas que el demonio le había provocado.

Dawn: (a Buffy) ¿AMAS A TU HERMANA?

Buffy: Mas que a la vida misma… Ella es el sol para mí.

Dawn: (sonriendo) YA VEO. HAS ARRIESGADO TU VIDA INCLUSO PARA PROTEGERLA… TU ESFUERZO NO HA SIDO EN VANO, BUFFY SUMMERS. MI CREADOR LO SABE Y LO RECONOCE… ÉL QUIERE QUE TÚ Y TU HERMANA ESTEN JUNTAS. ES POR ESO QUE SE CUMPLIRA SU VOLUNTAD…

La luz que envolvía a Dawn volvió a brillar más y más fuerte. Todos debieron retroceder y taparse los ojos, debido a su intensidad.

Dawn: EN EL PRINCIPIO, LA LLAVE ERA UNA. LUEGO, LOS MONJES LE DIERON FORMA HUMANA Y UN ALMA, PARA OCULTARLA DEL MAL. HOY, ES HORA DE QUE SE DIVIDA… LA LLAVE VOLVERA AL SITIO QUE PERTENECE Y DE DONDE NO DEBE VOLVER A SALIR POR TODA LA ETERNIDAD Y DAWN, JUNTO CON SU HERMANA…

Un tremendo destello se produjo. Súbitamente, la luz mermo su intensidad y Dawn se desplomo en el suelo, mareada.

Buffy: (corriendo junto con Spike) ¡Dawn! ¿Estas bien?

Dawn: ¿B-Buffy? ¿Q-Que pasó? ¿Me perdí de algo?

La Cazadora sonrió y llorando, la abrazó. Cerca, Félix se reunía con sus compañeros resucitados y con su jefe, el Hermano Magnus, quien sostenía entre sus manos trémulamente algo que solo podría ser descrito como una esfera de luz.

Magnus: La Llave… en su forma original.

Spike: ¿Podría alguien explicarme que demonios sucedió? ¡No entiendo nada de nada!

Willow/Cordelia: Tómalo como un regalo, Spike. La Llave y Dawn se han separado… Ahora, existe independientemente una de otro.

Spike: ¿Quieres decir que Dawn ya es enteramente humana?

Willow/Cordelia: Así es. La Llave ha vuelto adonde pertenece, con los monjes. Ellos deberán cuidarla tal y como debe ser, por toda la eternidad. Y Dawn…

Spike: (comprendiendo) …Vuelve con Buffy, para seguir siendo su hermana, ¿correcto?

Willow/Cordelia: Correcto.

Spike: Vaya. Demasiadas cosas buenas para una noche. Después de esto, creo que necesitamos vacaciones…

Willow/Cordelia: Es hora de que le devuelva a Will el control de su cuerpo. No es justo que ella sea la única que todavía no se entera de la buena noticia.

Dicho esto, Willow sufre un leve mareo y una nube blanca surge de su interior, para luego condensarse a su lado y tomar forma física definida.

Buffy: (asombrada) ¿Cordy?

Si, allí estaba Cordelia, sonriente. Vestía con una larga túnica blanca inmaculadamente limpia y lucia como una verdadera criatura celestial.

Willow: (confundida) ¿Buffy? ¿Dawn? ¿Dónde diablos… estoy? ¿Qué…?- sus ojos pasaron de las hermanas Summers hacia los monjes resucitados y luego, hacia Cordy- Hum… ¿¿¿Pueden decirme que demonios pasó???

Risas. Buffy y Dawn reían a carcajadas. Willow se encogió de hombros sin entender ni medio…

Willow: Vaya… Me pregunto que será tan gracioso…


Continuara.....

sábado, 5 de diciembre de 2009

"Beelzebú" (Sexta Parte)

6


Previamente, en Buffy la Cazavampiros: Giles y Buffy viajan a Los Ángeles en busca de Ángel y su grupo; Dawn y los monjes llegan al monasterio de la Orden, donde son recibidos por Magnus; Ángel decide ayudar a Buffy y junto con Connor, Winifred, Gunn y Wesley, acompañan a la Cazadora y a Giles de regreso a Sunnydale; la banda se reúne y planea la forma de vencer a Beelzebú; la conjunción estelar se produce y el demonio comienza a liberarse de su prisión; el clima sobre Sunnydale se altera; Buffy, Ángel y el resto se dirigen hacia la Secundaria Sunnydale para luchar contra el demonio; Beelzebú emerge de la tierra, listo para destruirlos a todos…

SOTANO DE LA SECUNDARIA SUNNYDALE, POR LA NOCHE…

El aspecto de Beelzebú era aterrorizante.

En toda su vida como Cazadora, Buffy jamás había visto a un demonio tan alto y tan feo como aquel. Se trataba de un gigante, de cómo 2 metros de altura… Una impresionante mini-montaña que seria terriblemente difícil poder vencer.

A medida que caminaba hacia ellos, los impresionantes pies que tenia (semejante a las patas de una cabra) destrozaban el poco suelo que quedaba intacto en el sótano. En su rostro barbado, podía divisarse una sádica sonrisa burlona.

Buffy: (a su grupo) ¡¡Es ahora o nunca!! ¡¡¡AL ATAQUE!!!

El grito de la rubia muchacha fue la única señal. El primero en acercarse al villano con intenciones de tumbarlo de un golpe, fue Spike.

Dando uso de toda su fuerza sobrenatural, se arrojó contra Beelzebú en un claro intento de tirarlo en el pozo que estaba detrás de él. Cual no seria su sorpresa que al chocar contra el descomunal pecho del demonio, fue como hacerlo contra un muro.

Spike literalmente rebotó contra él y fue arrojado hacia una pared.

El siguiente en intentar algo contra la bestia, fue Ángel. Se paró delante del monstruo y antes de que éste pudiera hacer algo, se dedicó a propinarle feroces puñetazos en su estomago a una velocidad rápida.

El demonio detuvo su marcha y lo miró con una expresión de diversión. El vampiro, en tanto, seguía dando golpe tras golpe hasta que tuvo que detenerse. Sus manos habían quedado heridas, manchadas con sangre.

Ángel: ¡Demonios!

Beelzebú: ¿ESO ES TODO?

Buffy: ¡Ángel! ¡Cuidado!- gritó.

Pero ya era tarde. Moviéndose de una manera asombrosa, el demonio levanta su pie y le da una feroz patada que lo manda a volar. En una trayectoria perfecta, Ángel atraviesa el techo y algunos pisos superiores de la escuela, terminando tirado en el gran salón que funcionaba como el gimnasio del colegio, rodeado de escombros.

Al ver como fue tratado su padre por el villano, Connor se enoja y se lanzó sobre él, colgándose de su cuello. Intentando una llave de lucha, el joven busca ahorcar a la bestia.

De más esta decir que también es un intento vano. Siempre sonriendo, Beelzebú se lo saca de encima de un manotazo como si fuera un insecto molesto.

Beelzebú: CIERTAMENTE, ESE HA SIDO UN INTENTO MUY POBRE… ¿ALGUIEN MAS?

Gunn, Wesley, Giles y Xander son los que siguen. Ayudándose con hachas y demás armas, atacan a la bestia golpeándolo por todas partes.

Bostezando de aburrimiento, Beelzebú también se los saca de encima fácilmente a base de golpes de puño y patadas. Todos terminan desparramados por el piso.

Fred: ¡Es imparable!

Aquello no estaba funcionando. Buffy comprendió que había cometido un error severo al dejar venir a sus amigos a esta batalla. ¡Ese demonio era terrible!

La bestia se cruza de brazos y fija sus ojos en ella. No sabia como, pero la muchacha se dio cuenta de que el demonio comprendía que ella era la Cazadora.

Beelzebú: VAYA, VAYA, VAYA… LA CAZADORA EN PERSONA. ES UN HONOR.

Buffy: (levantando su espada) ¡No sonrías tanto, grandote! ¡Te llego la hora!

Beelzebú: ¿DE VERAS? HASTA ESTE MOMENTO, SOLO ME HE ESTADO ABURRIENDO. SI QUIERES, TAMBIEN PUEDES INTENTAR ATACARME.

Frunciendo el ceño, la Cazadora levantó su espada y corrió hacia él. Gritando, la clavó en el centro de su pecho.

La hoja filosa atraviesa a Beelzebú y sale por su espalda. Buffy sonríe y piensa que ya lo ha vencido, pero al levantar su vista hacia el rostro de su adversario, se da cuenta de su error.

Beelzebú: TODAVIA VIVO.

Buffy: ¡Maldición!

El demonio cierra su puño y se lo encaja en pleno rostro. Buffy sale volando hacia atrás y cae estrepitosamente dándose un golpe contra las pobres de Anya y Fred.

Beelzebú: (mientras se sacaba la espada de su pecho) FRANCAMENTE HABLANDO, SOLAMENTE ESTAN LOGRANDO QUE ME ABURRA. VAN A TENER QUE HACER MUCHO MAS MERITO PARA VENCERME… COSA QUE NO PODRAN HACER.

La única que todavía quedaba de pie y sana, era Willow.

La bruja pelirroja se dio cuenta de que su vida y la de los demás estaban en peligro, lo que la llevó a dejar de perder el tiempo. Elevando sus manos, decidió desencadenar todos sus poderes mágicos…

Willow: “Por Thespia, por Aradia, por Juno y por Minerva… Que todos los elementos confluyan en mi ayuda”.

Se desató un tornado de energía. Las ropas de Will cambiaron inmediatamente, al igual que su cabello, tornándose ambos de color negro.

Pera sorpresa de Buffy (que ya estaba de pie nuevamente) Willow había adquirido el aspecto físico que tuvo cuando absorbió el poder de aquellos libros de magia negra y mato a Warren.

Beelzebú: (sorprendido) VEO QUE LA CAZADORA NO ES LA UNICA PODEROSA POR ESTOS LADOS…

Willow: ¡Bola de Fuego!

Una esfera flamígera apareció en la mano derecha de la hechicera. Moviéndola rápidamente la arrojó contra el demonio.

Se produce una feroz explosión. Por un momento, el humo no dejaba ver nada… pero luego, al desaparecer por completo, la impresionante figura del enemigo sobresalió completamente ilesa.

Lejos de desanimarse, Willow extendió sus dos manos hacia él y comenzó a atacarlo con una andanada de rayos devastadores. Aquellos ataques hacían temblar todo el sótano.

Anya: ¡¡Que alguien le diga que pare!! ¡¡Todo se viene abajo!!

A pesar de toda la gran cantidad de energía que la joven bruja estaba arrojando, el demonio continuaba sin sufrir ningún rasguño. Aburrido, se cruzó de brazos y sencillamente dejo que Will agotara todo su poder en atacarlo.

Finalmente y como lo previno, la joven perdió todo su poder. Su ropa y sus cabellos volvieron a la normalidad y agotada, se desplomó en el piso.

Buffy: (ayudándola a mantenerse de pie, junto con Anya) ¡¡Will!! ¿Estas bien?

Willow: (jadeando) Buffy… No… puedo… no puedo…

Buffy: Calmate. No hables.

Beelzebú: SENCILLAMENTE PATETICO. HASTA AHORA, TODO HA SIDO MUY POBRE… YA NO PUEDO PERDER MÁS TIEMPO CON USTEDES. DEBO BUSCAR LA LLAVE… ¡¡Y DESTRUIRLA!!

La boca de Beelzebú comienza entonces a iluminarse con un brillo cegador, intenso. Antes de que ninguno pudiera hacer nada, una enorme ráfaga de energía surge de su interior.

La explosión que a continuación ocurre es devastadora.

Toda la Secundaria Sunnydale se viene abajo. Como arrasada por una detonación nuclear, el edifico entero se desploma, quemándose totalmente y reduciéndose a escombros.

Irguiéndose sobre ellos, la oscura figura de Beelzebú es la única que sale ilesa. Sonriendo, el infernal villano se aleja de la zona de combate con pasos decididos, en busca del único poder capaz de destruirlo.

************

LA CASA SUMMERS, EL RATO…

Sentados en unos sillones del living y con cara de aburridos, Lorne y Clem jugaban una breve partida de ajedrez, para matar el tiempo.

Lorne: (mientras movía una pieza) Bueno… esto se esta poniendo muuuuy pesado, ¿no crees?

Clem: (analizando su próxima jugada) ¿Mmmmh? Si… Es raro. Supongo que ya tendríamos que haber tenido noticias de ellos.

Lorne: ¿Tú crees que quizás…?

Clem: Desearía que no.

Lorne: Cielos- suspiró- ¿Te diste cuenta ya de que el clima enloquecido parece haberse tranquilizado? Ya no se sienten tantos truenos y hasta ahora, la tierra no volvió a sacudirse. Me pregunto si eso será una buena señal…

Clem: (moviendo una pieza del tablero) Jaque Mate.

Lorne: (sorprendido) ¿¿¿Queeeeee??? ¡Es imposible! ¡Mis movimientos fueron perfectos! ¡Soy un experto en esto! ¿¿Cómo rayos le hiciste para ganarme??

Clem: Oh, no ha sido nada. Mi madre me enseño mucho de ajedrez cuando era chico.

Lorne: Ya veo.

La “apasionante” charla sobre ajedrez es interrumpida al abrirse bruscamente la puerta de entrada de la vivienda. Con algo de estupor, los dos demonios observan la aparición de Buffy, quien ayudada por Anya, arrastraban a una herida Willow.

Y no era la única con mal aspecto. Detrás de ellas, entran Spike (sostenido por Connor), Ángel (con sendas marcas de golpes en su cara y ayudando a un súper- golpeado Wesley a caminar), Giles (haciendo su parte con Xander) y Gunn, quien cargaba entre brazos a Fred.

Todo el grupo exhibía sendas marcas de haber recibido la paliza de sus vidas.

Lorne: ¿Qué pasó?

Buffy: (acostando a Will en un sillón) Ese maldito monstruo es invencible… Destruyo la escuela.

Clem: ¡Rayos!

Lorne: ¿Pero donde esta?

Ángel: (mientras asistía a Wes) Se ha ido. Cuando logramos salir de los escombros, ya no lo vimos más. ¡Demonios! ¡Jamás he visto a un demonio así en mi vida! Es demasiado poderoso.

Giles: Es comprensible. Beelzebú no es uno ordinario. Es un Antiguo, uno de los primeros demonios.

Buffy: Primero o no, tengo que encontrarlo y destruirlo.

Spike: Es… claro que ahora… va a ir tras Dawn.

Al oír esto, los ojos de la Cazavampiros se abren de manera desmesurada.

Buffy: ¡¡Ese maldito gusano!! ¡No lo dejare! ¡¡No va a tocar a mi hermana!!

Xander: Calmate, Buff. Ese engendro no podrá llegar hasta ella… Los monjes se la llevaron a ese monasterio. Jamás va a poder encontrarlos.

Giles: Eso no es del todo cierto. Beelzebú supo sin que se lo dijeran que tú eras la Cazadora… Es factible que también sepa adonde se llevaron a Dawn.

Buffy: ¡No, no, no! ¡Eso no puede ser!- exclamó.

Abatida, la Cazavampiros se desplomó en una silla.

Buffy: ¡Maldición! ¿Lo he arruinado todo, verdad? Los puse en riesgo y deje a mi hermana sin mi protección… Que gran Cazadora resulte ser.

Ángel: No digas eso. No es tu culpa.

Buffy: Ese no es un buen consuelo, Ángel. ¿Se dan cuenta? En estos siete años, nunca he fallado… no del todo. Ahora, viene un demonio de las profundidades de la Tierra y adiós a mi buena suerte. Soy un fracaso… y lo peor, es que no sé donde diablos esos monjes se llevaron a mi hermana.

Ya no podía más. Sentía la necesidad enorme de hacerlo…

Juntando sus manos sobre su cara, se largó a llorar. Era un llanto lastimero, doloroso… el llanto de una niña asustada, indefensa.

Nadie dijo nada. Todos enmudecieron.

Casi nunca Giles la vio llorar así. La única vez fue cuando Joyce, su madre, murió. Pero aquellas eran lagrimas de tristeza… estas eran de desesperación.

Buffy: Ya no puedo más, ya no puedo mas- gimió, entre lágrimas- Ya no puedo seguir… No soy la invencible que todos creen. Tengo miedo. ¡Por Dios! ¡Llevo siete años haciendo esto! Siete años de mi vida perdidos… S-Solo quiero descansar… ¡Solo quiero vivir en paz! Nunca he tenido tranquilidad. El único momento en el que tuve paz, fue cuando estuve muerta…

Silencio. Todos se quedaron atónitos ante esta revelación.

Buffy: N-No recuerdo nada de ese tiempo en el que estuve muerta, pero solo tengo la sensación de paz, de tranquilidad, de serenidad. Si existe el Cielo, supongo que era en ese lugar donde estaba. Fueron los únicos momentos en los que me sentí bien…

Giles: Nunca nos habías dicho eso.

Buffy: Tenia miedo de que no me creyeran o que incluso, no me prestaran atención. Cuando se trata de vampiros y de demonios, las cosas son fáciles, pero esto era diferente…- hizo una pausa- Estoy cansada, Giles. ¿Qué hago?

Willow: Lo único que puedes hacer ahora: rescatar a tu hermana.

Todas las miradas se volvieron hacia la muchacha pelirroja. Hacia un rato nada más, lucia como si estuviera a punto de morirse. Ahora, se erguía sobre el sillón donde fue acostada con la mirada llena de decisión.

Buffy: ¿Will?

Willow: Escúchame, Buffy. Tienes que ir a salvar a Dawn. Ella es nuestra única esperanza. Si Beelzebú la mata, será el fin de todo…

Buffy: Pero… Pero… No sé donde se la llevaron.

Willow: Yo si. Y puedo llevarte hasta allí.

Giles: No creo que sea prudente… Si estas hablando de teleportacion, Will, eso requerirá mucha energía. Este combate ha gastado la que tienes.

Willow: No me importa. Me queda bastante energía mágica de sobra… Además, el tiempo corre. Tenemos que salvar a Dawn.

************

AL OTRO LADO DEL MUNDO, EN EL MONASTERIO DE LOS MONJES…

La noche había encontrado a aquel monasterio misterioso más iluminado que de costumbre.

Siguiendo las órdenes de Magnus, los monjes habían encendido una gran cantidad de velas y antorchas por todas partes. Luego, se reunieron todos en una gran capilla levantada justamente en el centro del lugar, vistiendo unas limpias túnicas blancas, al mismo momento en el que entonaban cánticos religiosos.

El momento se acercaba. De acuerdo a las predicciones de Magnus, Beelzebú ya era libre de su prisión. Era hora de comenzar con el ritual…

Presidiendo la ceremonia, Magnus se colocó detrás de un estrado y se arrodillo delante de una gran cruz de oro puro. Rezó en voz baja durante espacio de varios minutos, hasta que con algo de dificultad, se volvió a poner de pie y se dirigió a los 4 monjes que en un principio, fueron los encargados de traer a Dawn.

Magnus: Es la hora. Traigan a la Llave.

Liderados por Félix, los monjes fueron hacia la habitación donde la hermana menor de la Cazadora se alojaba y llamaron a la puerta.

Félix: Dawn… ya es hora.

Al principio, nadie respondió. Después, sintieron un ruido de pasos que se acercaban. Al momento, la puerta se abrió y Dawn se asomó, con los ojos rojos de haber llorado.

Félix: Ya es la hora, Dawn. Tenemos que ir.

Dawn: Claro.

Sin oponer la menor resistencia, la muchacha se encamino por los pasillos del monasterio acompañada de los monjes en completo silencio.

Hacia ya varias horas que Dawn había renunciado a todo intento de escaparse a su destino. ¿Para que hacerlo? Seria inútil. Si iba a morir, quería que fuera rápido.

Pronto, todos llegaron a la capilla y la condujeron hacia el estrado donde Magnus había orado. La joven observó que el anciano llevaba entre sus manos un viejo y muy ajado pergamino enrollado.

Magnus: (a la multitud reunida) ¡Hermanos! ¡El momento ha llegado! ¡A estas alturas, la Bestia ya esta libre de su prisión y no tardara en venir! ¡Es el momento que hemos estado esperando desde hace dos mil años! Por la Gracia de Nuestro Señor Dios, es hora de que la Llave nos salve de nuestro terrible destino…

El anciano procedió a desenrollar el pergamino. Con voz clara y serena, se acomodo los lentes metálicos que estaba usando y procedió a leer su contenido.

Magnus: “En el Nombre de Yahvé, en el Nombre de Jehová, en el Nombre de Metraton, en el Nombre de Eloi, nosotros te suplicamos, oh Señor, a ti. Creador Omnipotente del Universo, concedenos la Gracia. ¡Somos tus siervos! ¡He aquí la Llave que con tus gloriosas manos has creado! ¡¡Te pedimos que le devuelvas todos sus poderes para detener a tu Adversario!!”

El tono de la voz de Magnus producía ecos por todas partes. Los monjes acompañaron aquel pedido con varios rezos en latín y una lengua muy similar al antiguo arameo.

Fue entonces cuando un par de campanas comenzó a repiquetear histéricamente, llamando la atención de todos.

Magnus: (interrumpiéndose) ¿Qué sucede?

Un monje joven entro a la capilla con cara de terror. Sin aliento, corrió hasta donde el líder de la Orden estaba.

Monje: ¡Ya esta aquí! ¡¡¡YA ESTA AQUÍ!!!

Un violento estruendo sacudió a todo el monasterio, seguido de unos espantosos gritos de dolor. Los monjes que estaban en la capilla intercambiaron miradas de espanto y todo parecía indicar que el pánico iba a desatarse.

Magnus: (escandalizado) ¡Se supone que este es un lugar sagrado! ¡Es imposible que pueda entrar!

Más gritos y ruidos de destrozos. Sea lo que sea, se acercaba rápidamente al lugar donde todos estaban.

Nathan: (a Magnus) ¿¿Qué hacemos, Hermano??

Magnus: Guarden la calma- dijo a todos en general- El ritual debe terminarse. La Bestia no podrá entrar en esta capilla. Hay que despertar todos el poder de la Llave…

Dicho esto, procedió a seguir leyendo el pergamino como si nada.

Dawn: (pensando) Este tipo esta loco… ¡Por Dios! Es el fin. Si esa cosa esta aquí, quiere decir que Buffy esta… esta…

¡¡¡BOOOUMMM!!!

La puerta cerrada de la capilla voló por los aires. Una figura inmensa y negra entró en la sala, sonriendo. Con mudo terror y asombro, los monjes se dieron cuenta de que era el mismísimo Beelzebú.

Beelzebú: (mirándolos a todos) VEO QUE DESPUES DE DOS MIL AÑOS, ALGUNAS COSAS NO HAN CAMBIADO.

************

LA CASA SUMMERS, DE NUEVO…

Todavía causaba sorpresa en todos la aparente rápida recuperación de Will.

Poniéndose de pie, la joven pelirroja se acercó a su amiga Buffy. Los ojos de ambas se cruzaron…

Willow: Yo puedo llevarte adonde los monjes y Dawn están- insistió.

Wesley: (interrumpiendo) De todas formas, eso no serviría de nada. Beelzebú es demasiado poderoso como para que vuelvas a enfrentarlo tú sola.

Xander: Wes tiene razón. Seria como ir directamente a suicidarse.

Giles: Quizás exista una posibilidad…- murmuró.

La atención de todos se volvió hacia el ex Vigilante.

Buffy: ¿De que hablas?

Giles: Existe una mínima chance de que puedas aumentar tu fuerza física y tus poderes de Cazadora como para enfrentarte a Beelzebú y estar mas o menos a su altura en lo que a niveles de poder se refiere.

Buffy: (esperanzada) ¿Qué cosa? Dímelo, Giles. ¡Haré lo que sea!

Giles: (sacándose sus lentes y masajeándose los ojos) Hay un ritual mágico especial que podría servir… uno parecido a aquél que hicimos cuando te enfrentaste a Adam, ¿te acuerdas?

Si, Buffy se acordaba de aquello. En aquella ocasión, Giles y el resto de sus amigos habían realizado una ceremonia especial para traspasar todas sus energías y su conocimiento a su cuerpo y así darle el poder que necesitaba para enfrentar al tecno-demonio creado por la destruida Iniciativa.

Buffy: Recuerdo perfectamente aquello. ¿Esto seria igual?

Giles: (suspirando) Casi. Lo único que cambiaria, seria el simple y sencillo hecho de que ahora, somos más los que están contigo.

Buffy: ¿Eso traería algún peligro?

Giles: El único peligro que podrá traer, seria para ti. Podrías sobrecargarte con toda la energía que te daríamos y… morirías.

Nuevamente, la atención de todos volvió hacia la Cazadora. En silencio, bajó la vista y pareció considerar la propuesta hecha.

Ángel: ¿Buffy?

Buffy: (levantándose de su asiento) ¡Que diablos! Hagámoslo. Total, ya me morí una vez y volví. Aquí lo que importa es Dawn… ¿Qué hay que hacer?

************

EL MONASTERIO…

El terror podía olerse en el aire.

Paralizados en su sitio, los monjes no atinaban a otra cosa que observar con miedo a aquella oscura y gran figura que violentamente, había entrado en la capilla destrozando las puertas.

Dawn no era la excepción y también compartía su miedo, con la única diferencia que ella sabia que aquel demonio enorme estaba ahí por una sola cosa: PARA MATARLA.

Magnus: (increpando a Beelzebú) ¡Tú, Bestia horrible! ¿¿¿Cómo osas entrar en el santuario de Nuestro Señor Dios???

Beelzebú: (riéndose) ¿SANTUARIO? ¿ESTO ES UN SANTUARIO? A MI ME PARECE UN TREMENDO BASURERO.

Magnus: ¡Silencio! ¡No tienes derecho a blasfemar así la Casa de Dios, demonio! ¡¡Aquí no tienes poder ni autoridad!!

Beelzebú: TE EQUIVOCAS, ANCIANO. YO MANDO DONDE MI SOMBRA SE PROYECTA… NO ESTOY AQUÍ POR TI NI POR TUS ESTUPIDOS COMPAÑEROS, SINO POR LA LLAVE. HE VENIDO POR ELLA…

Los feroces ojos de Beelzebú se posaron entonces sobre Dawn. La muchacha retrocedió espantada y busco refugio detrás de Félix, quien protectoramente se colocó delante de ella, escudándola.

Magnus: ¡La Llave no te pertenece! ¡¡Vete en este instante!!

El demonio sonrió y comenzó a caminar. La multitud de monjes reunidos se estremeció cuando aquel nefasto ser pasó por su lado como si nada.

Magnus: (gritando) ¡Yo te ordeno que te marches, demonio! ¡¡Vete!!

Beelzebú se detuvo un instante y levantó una mano. Señalo al anciano con uno de sus dedos y entonces, de la punta de éste, un rápido y finísimo rayo de luz salió disparado hacia su pecho.

El rayo alcanzo a Magnus y lo fulminó, atravesándole directamente el corazón. El cuerpo muerto del antiguo líder de la Orden se desplomo en el piso pesadamente, con la cara congelada de terror.

Aquello fue el inicio de la masacre que siguió. Al ver como su líder murió tan fácilmente, el resto de los monjes reunidos en la capilla intentaron escapar.

Moviéndose a una velocidad descomunal, Beelzebú impidió su huida. En solo unos segundos, se había convertido en un huracán rabioso que se movía de un lado para otro atrapando a los que corrían y destrozándolos fácilmente con la ayuda de sus enormes manos.

Dawn no quiso ver aquello. Aterrorizada, se pego a Félix y en compañía del monje, busco resguardo detrás del altar, donde se erguía la enorme cruz dorada.

La matanza continúo por un largo rato. Desde su escondite, la hermana menor de la Cazadora podía oír los gritos de socorro y el ruido de los huesos al quebrarse… Las maldiciones, improperios y suplicas de los condenados.

Cuando todo terminó, solo el silencio reinaba en la capilla… el silencio y el fétido olor de la muerte.

Félix y Dawn salieron de su escondite y se encontraron con un panorama desolador. Cientos y cientos de cuerpos sin vida, horriblemente mutilados, yacían desparramados por todas partes.

Y en el centro de aquel espanto, la oscura figura del villano salido de las profundidades de la Tierra se levantaba, con los brazos cruzados y una radiante y sádica sonrisa en sus labios rodeados de su tupida barba.

Beelzebú: BUENO… ESO HA SIDO DIVERTIDO. ES UNA LASTIMA QUE YA SE VAYA A TERMINAR.

Félix no lo podía creer. ¡Todos estaban muertos! Sus hermanos, sus compañeros y amigos… Nathan, Sebastián, Daniel… todos estaban muertos.

Riéndose a carcajadas, el villano responsable de la masacre reanudo su marcha hacia ellos, sin quitar un solo instante la vista de Dawn.

En un gesto de protección tonta, Félix decidió atacar al demonio arrojándose sobre él. De un manotazo, Beelzebú se lo sacó de encima y lo arrojó contra una mesa cercana llena de velas, donde el pobre se estrelló y quedo inconsciente.

Ya nada impedía que pudiera poner sus manos encima de Dawn.

Dawn: ¡No! ¡¡Aléjate de mí!!

Con una facilidad terrible, el demonio aferra a la muchacha de su cuello y la levanta varios centímetros del piso.

Beelzebú: LA LLAVE. HACE DOS MIL AÑOS QUE HE ESPERADO ESTE MOMENTO… AHORA, ERES MIA.

Dawn: (ahogándose) Argh… S-Socorro… B-Buffy… Aggggghhh.

Voz: (desde un rincón) ¡¡¡SUELTALA!!!

Sorprendido, el demonio se voltea para ver quien le había hablado… Si, Buffy se hallaba allí, con el rostro muy serio.

Cerca, Willow la acompañaba, junto con un recuperado Spike.

Beelzebú: (soltando a Dawn) LA CAZADORA DE NUEVO. VAYA, VAYA… IGNORO COMO HICISTE PARA LLEGAR HASTA AQUÍ, PERO ESO YA NO IMPORTA. ¡¡¡VAS A MORIR!!!

El demonio se mueve velozmente una vez más y levanta su formidable mano, cerrándola en un puño. Cuando esta a punto de asestárselo a Buffy en plena cabeza, la Cazadora extiende su brazo derecho y como si nada, ataja su ataque.

Beelzebú se queda sorprendido ante aquella exhibición de poder inusitada, pero lejos de amedrentarse, intenta golpearla con su otra mano.

… Nuevamente, Buffy detiene su acometida…

Beelzebú: (confundido) ¿PERO QUE…?

¡¡¡PAAAAFFF!!!

Ahora, el puño cerrado de Buffy sale disparado hacia el feo rostro del demonio. Debido a la fuerza del impacto del golpe, Beelzebú es arrojado directamente hacia una pared, la cual atraviesa destrozándola en cientos de pedazos.

Dawn: (asombrada) ¿B-Buffy?

Buffy: (sonriendo) Es hora de la acción- dijo y sus ojos cambiaron de color, tornándose felinos.


Continuara.....