martes, 23 de febrero de 2010

"Futuro Imperfecto" (Cinco)

Aquel grito fue la única advertencia que el grupo tuvo.

De un momento a otro, el miedo, el terror y la incertidumbre se apodero de todos los solados presentes. Todos levantaron sus armas, y bajo las órdenes de Sarah, asumieron una posición defensiva estratégica, formando un círculo casi perfecto en mitad de aquel valle rocoso que estaban atravesando.

Sarah: (a los soldados) ¡Todos alertas! ¡Armas cargadas! ¡¡Listos para cualquier cosa!!

Peter: ¿Alguien ve al enemigo?

Todo mundo contuvo la respiración. Spike incluido…

Soldado: Negativo, Señor. Pero es casi seguro que están por allí…

Y así era. Spike era el único de todos que podía saberlo sin mirarlo. Con sus sentidos de vampiro alerta, podía percibir el aroma y la respiración pesada de muchos seres demoníacos cercándolos por allí, entre las rocas que los rodeaban.

Spike: (a Sarah) Nos están cercando.

Sarah: ¿Qué?

Spike: Nos acorralan. No son tontos, esos demonios… Están por ahí, mirándonos. Nos evalúan… como los lobos con un cordero. Nos están mirando… juegan con nosotros, antes de atacar.

Se produjo el silencio. La espera era tensa. Los soldados estaban siempre con sus armas en alto, apuntando hacia todas direcciones. Nada pasó en todos esos momentos en que la comitiva de La Resistencia esperaba pacientemente el inminente ataque.

Peter: (furioso) ¿Qué están esperando?

Nada… Los minutos pasaron, largos, pesados. Nada ocurría.

Peter: Bueno… ¿¿Dónde demonios están??

Un soldado que estaba observando un par de rocas filosas que sobresalían del costroso suelo dio la señal de alarma. Un ser demoníaco se asomó, para mirarlos, con sus ojos inyectados en un odio rebosante y burlón.

Spike: Un Uberdemon- dijo, frunciendo el ceño.

La criatura chilló y gruño. Peter levantó su arma y descargó una poderosa lluvia de balas reforzadas contra el demonio. El Uberdemon cayó acribillado en el suelo en un segundo…

Peter: ¡Ja! ¡Comete esto, maldito bastardo!

Spike: Yo que tú, pedazo de adoquín con patas, lo pensaría dos veces antes de decir semejante cosa…

Peter: ¿Qué insinúas, idiota?

Spike: (sonriendo irónicamente) Solo bajaste el vigía… mira para allá…- dijo, señalando en la misma dirección donde el demonio había salido.

El joven capitán Barnes se quedo helado. De hecho, todos los de La Resistencia se quedaron inmóviles del espanto en sus sitios.

Como una ola gigantesca e incontrolable, un ejército entero de Uberdemons aparecieron, rugiendo. Venían de todas partes… salían de debajo de cada roca, de cada rincón.

…Prácticamente, los tenían rodeados…

Sarah: ¡No se dejen avasallar! ¡¡¡ATAQUEN!!!

************

Aquello fue el infierno.

De un momento a otro, se convirtió en un genuino campo de batalla. Un tendal de cuerpos ensangrentados, mutilados, quedaron repartidos por el suelo. Los soldados luchaban furiosamente contra los Uberdemons disparando a quemarropa con sus armas, pero las bestias, lejos de amedrentarse, se arrojaban sobre ellos y los despedazaban con sus sobrenaturales fuerzas.

En mitad de este pandemonium de sangre y muerte, Spike y Sarah luchaban valientemente uno pegado al otro sin cesar jamás en ningún momento.

La joven comandante se defendía como podía con su arma. Cuando el numero de enemigos comenzaba a incrementarse mas y mas, la dejo de lado y procedió a defenderse utilizando varias técnicas de lucha y de karate.

Spike se quedo asombrado de verla pelear contra los Uberdemons de esa manera. En varios momentos, se sintió realmente confundido, ya que aquella muchacha era tan parecida físicamente a Buffy… a su Buffy.

El vampiro tampoco se quedaba atrás. Merced a golpes de puño y patadas, tenía controlada su tanda de demonios que no dejaban de atacarlo. Tenia que reconocer que la sincronización de esos seres era aterradora. Bajaban a uno y otros cuatro ocupaban su puesto… Era como si algo detrás de ellos los guiara… como si… una gran mente maestra los estuviera manejando.

Spike: Lubek- murmuró.

Un Uberdemon se plantó delante de él. Spike se preparó para golpearlo, pero entonces… vio algo que lo dejo atónito.

Lejos de atacarle, aquel demonio sonrió y se quedo quieto… ¡Y se cruzó de brazos!

Spike: ¿Qué…?

Uberdemon: VAYA, VAYA… ¿CON QUE TÚ ERES EL CAMPEON DE LOS ANCIANOS?- dijo, con una voz profunda y cavernosa- NO ERES EXACTAMENTE LO QUE ESPERABA, PERO BUENO…

Aquel gesto de inteligencia superior confundió al vampiro. Revirtiendo su rostro demoníaco a humano (lo había adoptado una vez que la batalla se inició) Spike frunció el ceño y observó detenidamente que, a pesar de que aquel demonio había hablado así con él, era imposible que una bestia como esa sea capaz de razonar.

Efectivamente, aquel ser solo era un sirviente, como Sarah dijo. En aquellos momentos, se encontraba “poseído” por una conciencia infinitamente más superior que la del dueño de ese cuerpo… una conciencia maléfica terrible… el líder de todos los demonios: LUBEK.

Spike: ¿Lubek?

Uberdemon: GUSTO EN CONOCERTE… TÚ DEBES SER EL CAMPEON… PERDON… EL PROXIMO CADAVER CON EL QUE ADORNARE MIS SALAS DE TRONO.

Spike: ¡Maldito!

Uberdemon: DE VERDAD, ESTOY DESILUSIONADO… ESPERABA OTRA COSA.

El demonio se rió. Spike entendió que Lubek (desde alguna otra parte) lo controlaba mentalmente.

Spike: ¿Por qué no das la cara personalmente? ¡Me gustaría verte aquí en persona!- dijo, desafiante.

Uberdemon: AH, AH, AH… NO, CREO QUE NO TE GUSTARIA… PERO CREEME, TE COMPLACERE… MAS ADELANTE.

El demonio se arrojó contra el desprevenido Spike. Le propinó un feroz puñetazo en la cara que lo mando volando por el aire. El pobre vampiro terminó estrellándose contra una saliente rocosa y casi perdió el conocimiento de nuevo.

Mientras todo giraba para sus ojos, Spike vio como la lucha estaba inclinándose a favor de las fuerzas del Mal. Los Uberdemons habían matado cruelmente a la mitad de los soldados y solo Sarah y Peter eran los únicos que seguían de pie en mitad de aquel mar de muerte, sangre y cadáveres mutilados.

En un momento dado, algo llamó la atención del rubio vampiro. El Uberdemon poseído por Lubek se estaba acercando peligrosamente hacia Sarah… ¡Y la muchacha no se había dado cuenta!

La bestia se detuvo un momento para volverse hacia él y sonreírle descaradamente.

Aquello hizo hervir la sangre de Spike. Por un momento, sintió que la ira lo estaba invadiendo… Era como si el viejo William, renaciese. ¡Aquél engendro iba a dañar a Sarah!

No, no se lo permitiría… ¡De ninguna manera!

Su rostro volvió a ser el de un vampiro. Rugiendo, Spike comenzó a correr hacia Sarah. Dos demonios se interpusieron en su camino, como si Lubek, adivinando sus intenciones, se lo quisiera hacer más difícil.

El vampiro no se detuvo. De un puñetazo demoledor rompió la cabeza de uno de los demonios y le torció el pezcueso al otro.

Llegó a tiempo en el mismo instante en que el Uberdemon poseído aferraba a la muchacha de la garganta y la levantaba sobre el suelo. Spike no perdió tiempo y de un empujón, logró hacer que la soltara y ambos rodaron por el piso.

Spike gruñó y se tiró encima de su oponente, antes de que éste pudiera hacer nada. Con la ayuda de sus fuertes manos, le rodeo el cuello y comenzó a apretárselo.

Uberdemon: ESTO SI QUE ES NUEVO… ¿¿LA AMAS??- dijo la voz cavernosa de Lubek, manifestándose a través de su siervo.

Spike se dio cuenta de que aquel ser le estaba leyendo la mente. Con una mueca de desagrado le rompió el cuello al demonio y lo mató secamente. Al hacerlo, una extraña energía diabólica pareció intentar penetrar en su cabeza…

Spike: (gritando) ¡¡¡¡¡AAAAAAAHHHHHHHHH!!!!

Sarah: ¡Spike! ¿¡Que te sucede!?

Pero el vampiro no la oía. Una visión del espanto se formo en su mente, mientras la energía diabólica penetraba en su alma, hasta la medula.

Un ojo. Un ojo inmenso… terrible y casi felino. EL OJO DE LUBEK.

Lubek: (telepáticamente) YA NOS VEREMOS CARA A CARA, SPIKE… Y LO LAMENTARAS.

La visión terminó. La energía diabólica se había esfumado. Abatido, el vampiro se desplomó en el suelo y revirtió su cara a humana una vez más. Sarah se le acercó, preocupada, y le apoyó una mano en el hombro, en ese gesto tan íntimo pero que se había convertido en algo corriente entre ambos.

Sarah: ¿Qué sucede, Spike?

Spike: (serio) Es él, Sarah. El líder de los demonios… me habló- hizo una pausa- Sabe que vamos a buscarlo.

Los gritos y los estruendos de muerte que los rodeaban fueron súbitamente acallándose. Con una mirada, la pareja se dio cuenta de que de los cientos de soldados de aquel batallón, solo quedaban ellos y Peter Barnes de pie. El resto habían perecido horriblemente…

Los demonios se retiraban. Obedeciendo las órdenes telepáticas de su amo, se iban y los abandonaban.

Spike: (poniéndose de pie) Lubek esta confiado en eliminarnos personalmente. Solo nos quiere a nosotros… me quiere a mi.

Un histérico Peter se les acercó, con su pistola en mano y su traje desgarrado. Varias manchas de sangre se habían pegado a su cuerpo y sudaba. Sus ojos casi se le salían de las orbitas después de aquel enfebrecido y agotador combate.

Peter: ¿¿¿Qué demonios les sucede??? ¡Se van!

Spike: Siguen a su amo… Lubek sabe que vamos contra él- dijo, asombrándose del tono sombrío que había adquirido- Ese ser es… es… formidablemente aterrador.

Peter: ¿De que diablos habla este estupido? ¿¡QUE CUERNOS SIGNIFICA TODO ESTO!?

Sarah: ¡Capitán Barnes, calmese!- le ordenó.

Peter pareció desencajado. Se dedico a mirar a la joven por un largo rato en silencio hasta comenzar a reír estúpidamente. Sarah sintió que algo helado se deslizaba por su estomago…

Peter: ¿Qué me calme? ¿¿¿QUE ME CALME??? ¡PEDAZO DE ESTUPIDA, PERDIMOS A TODOS NUESTROS HOMBRES Y TÚ ME DICES QUE ME CALME! ¡¡VETE AL DIABLO!!

¡¡¡PAAAF!!!

El puño de Spike se estrelló en la cara del capitán como una aplanadora. ¡El pobre Peter cayo hacia el piso totalmente Nock Out!

Sarah: ¿Spike?

Spike: Perdóname, nena, pero me lo debía de hace tiempo…

************

No quedaba ningún soldado con vida.

El panorama era desolador. Cuerpos mutilados y regados por el piso… charcos de sangre burbujeante y roja. Huesos rotos y miembros arrancados.

En el centro de este dantesco cuadro, Spike, junto con Sarah (mas un inconsciente Peter) se dedicaban a analizar los pasos a seguir…

Sarah: (manipulando un aparato sacado a un soldado muerto) ¡Nada! La radio esta rota… imposible pedir refuerzos al Cuartel Central…- movió negativamente la cabeza al momento en que tiraba el aparato al piso- Bien, estamos solos y tenemos dos opciones: o seguimos adelante… o volvemos a casa.

Spike: (mirando hacia el horizonte) Deberías volver tú y este mastodonte, nena. Creo que seria lo mejor…

Sarah: ¿Vas a ir tú solo?

Spike: (suspirando) Debo seguir solo. No pienso arriesgar tu vida en esto…

Sarah: Olvídalo, Spike. Voy contigo.

El vampiro la miró, sorprendido.

Spike: ¿Estas segura?

Sarah: No tengo miedo… y si estoy contigo, tampoco- dijo, sonriendo levemente.

Spike: Nena, no sabes lo que haces. Yo no sabia como era ese Lubek hasta que me tocó con su mente… ¡Dios!- se estremeció al recordar como el siniestro ser había hecho contacto con él, telepáticamente- Esta por allí, aguardándome. Ahora sabe quien soy y de mis debilidades… creo…creo que nunca he enfrentado algo así… esa cosa… ese ser…

No pudo seguir. Una oleada de arcadas se le vinieron a la garganta. Spike sintió que vomitaría.

Sarah: ¿Qué ocurre?

Spike: Maldad. Cuando “eso” penetro en mi mente, vi eso: MALDAD. Ese ser… es más malvado que El Primero, ¿entiendes?

Sarah: Mas o menos… ¿Quién es El Primero?

Spike: El Primer Mal era el enemigo definitivo. Una energía siniestra que apareció para causar el terror en Sunnydale y que pretendía destruir al mundo. Me… controló durante un tiempo y me obligó a hacer cosas… horribles… Este ser… Lubek… Su maldad es mas grande que la del Primero.

Silencio. Un viento frío y de muerte barrio la planicie desolada donde se encontraban. Lo cadáveres mutilados a su alrededor se le antojaron a Sarah un horrible presagio inminente de mas muerte.

Spike: Dime… ¿Alguien vio alguna vez a Lubek cara a cara?

Sarah: Que yo sepa… nadie que haya podido salir con vida.

Spike: ¿Alguna idea de cómo es físicamente?

Sarah: Ninguna… pero su maldad, como bien dices, es latente. Nosotros hemos luchado contra sus siervos, los demonios híbridos.

Spike: Esto esta mal, muy mal- dijo, meditativo- Si no da la cara en persona, es porque es muy poderoso… pero de todas formas, creo que es imposible volver a atrás.

Sarah: ¿A que te refieres?

Spike: Si volvemos, Lubek mandará a sus siervos a destruirnos… Eso solo será la muerte de todos los que se interpongan. Los Ancianos… los soldados y cuanto le salga al paso. Imposible volver a atrás…

Sarah: Entonces… Hay que seguir.

Spike: No hay mas remedio.

Otra vez el silencio. Era pesada la carga que debían sobrellevar, en especial, el vampiro, pero ahora entendían que tenían que seguir. El futuro dependía de ello.

Sarah: Voy contigo- insistió.

El vampiro sonrió. Admiraba mucho a aquella joven, tan parecida a su Buffy pero tan diferente en varias cosas. Otra vez intercambiaron una mirada mas que insinuante… era una mirada de deseo y de respeto, de reconocimiento.

Ella no tenia miedo, decía. Esto era falso.

Spike podía escuchar los latidos de su corazón. Estaba aterrada y no era para menos…

Pobre chica. Crecer en un mundo así… un mundo destruido… una ruina patética.

El vampiro miró hacia todo lo que los rodeaba. Muerte, desolación… No, todo eso se tenia que terminar… se tenia que acabar.

Spike: ¿Qué hay de él?- señaló al inconsciente Peter.

Sarah: Supongo que debería venir también… no creo que acepte volver a la base.

Spike: Por mi, lo dejo tirado en un zanjon… pero es cierto. ¿Crees que podrás mantenerlo a la raya?

Sarah: Soy la comandante y va a tener que obedecerme, tanto le guste como no- dijo, con decisión- No te preocupes.

Spike: Despiertalo y pongámonos en marcha. Esto ya se alarga mucho para mi gusto.

************

El páramo de muerte fue dejado atrás. La marcha, aunque ya sin la ingente cantidad de personas que iban con ellos al principio, fue reanudada por el trío.

Cuando Peter recobró la conciencia, casi a regañadientes acepto ir con ellos. Eso si… protestó, insultó y dijo cientos de cosas más, pero Sarah cumplió con su rol de comandante y lo puso en su lugar.

Al pobre capitán no le quedo más que obedecer. Sabía que ahora las cosas habían cambiado y aquella mujer tenía pleno apoyo del Consejo de Ancianos.

Aun así, no estaba dispuesto a aceptar órdenes de ese condenado vampiro rubio. Peter no le quitaba los ojos de encima en ningún momento. Mientras avanzaban lentamente por otra de las tantas desoladas llanuras de aquel mefítico mundo del futuro, el joven capitán echaba miradas furibundas a la nuca de Spike (que avanzaba delante de ellos).

A cada momento, ansiaba acabar con él. Lo odiaba y era un odio muy fuerte.

A cada tanto, colocaba una mano sobre su pistola. Era tan sencillo… Solo debería sacarla y apuntar… y dejar que la bala de madera reforzada hiciera el resto.

Una baja de guerra, nada mas… esa seria la excusa que les daría a los Ancianos. Pero no… no podía hacerlo.

No podía hacerlo porque… también tendría que matar a Sarah.

Muy en el fondo, Peter nunca había superado el rompimiento de su relación con la comandante. Muy dentro de su ser, la ansiaba, la deseaba… Sarah era una mujer excelente, una gran guerrera y una de las pocas que el capitán conoció que realmente valieran la pena.

Oh, si, habían pasado muchas mujeres por su vida. Jóvenes cadetes de la división femenina… chicas entusiastas capaz de cualquier cosa por subir en sus puestos dentro del organigrama de La Resistencia… pero ninguna le llegaba a los talones a Sarah.

Decididamente, Peter quería que Sarah fuera suya.

Peter: Exactamente… ¿Qué se supone que vamos a hacer, rubiecito?- preguntó, rompiendo el silencio que parecía haberse abatido sobre todos después de dejar a los caídos atrás.

Spike: (caminando sin mirarlo) ¿Y que crees que demonios vamos a hacer, idiota? Ir por Lubek.

Peter: Si, seguro… y como tenemos un montón de soldados con nosotros, vamos a entrar en la guarida del demonio como si nada, ¡ja, ja, ja!- aquello fue una risa amarga y burlona.

Sarah (que iba detrás de Peter) se adelantó y lo miró muy seria. El joven capitán trago saliva pero esquivó aquellos ojos suyos cargados de reproches y de autoridad.

El camino era largo, muy largo… y triste. El panorama del mundo muerto se le antojaba a Spike una pesadilla muy horrible para ser descripta.

A cada tanto, se veían los restos ruinosos de alguna que otra casa, único testimonio del viejo mundo, aquel del que el vampiro procedía. Hierros retorcidos y algunos postes de luz quemados y cascotes tirados por doquier… y hasta se toparon con un auto oxidado y carcomido por el paso de los años.

Después, todo era igual. Rocas, suelo árido… montañas a lo lejos… y el cielo lleno de nubes negras. Nubes que estaban suspendidas allá arriba, inmóviles… como las nubes de un sueño.

Sarah: ¿Qué fue lo que dijeron los Ancianos de como Lubek podría ser derrotado?- preguntó a Spike.

Spike: (señalándose el amuleto colgado en el cuello) Dijeron que tenia que usar esto, pero no me dijeron como. Solo dijeron que sabría usarlo cuando el momento llegase… eso es todo.

Sarah: Debe ser muy poderoso… ¿Y dices que la primera vez que lo usaste acabó con todos los enemigos antes de traerte acá?

Spike: Desintegró a todos, pero ni idea de cómo lo hice andar… sencillamente… funcionó.

Peter: ¿Y así esperas vencer a Lubek?- otra vez el capitán molestaba al vampiro.

Spike: Por lo menos, yo ya me decidí a formar parte de esta locura… que no es lo mismo que podríamos decir de usted, “capitán”.

Peter: ¡Solo dame una excusa, rubio roñoso, y te…!

Sarah: ¡Basta! ¡Capitán Barnes, a su lugar!

Peter: ¡No puedes cambiarme por esto, Sarah!- exclamó, indignado- ¡No puede ser que esta basura sea mucho mejor que yo! ¡¡Ni siquiera es humano!!

Sarah: ¡Quiero que aclaremos algo de una buena vez, Peter!- la muchacha se plantó delante de él, agitando un dedo, furiosa- A ver si lo entiendes de una maldita buena vez… ¡¡LO NUESTRO SE ACABO!! ¿Entiendes? ¡SE TER-MI-NO!

Peter: …

Sarah: ¡Si vuelves a socavar mi autoridad, estas acabado! ¿Entiendes eso?

Peter: …

Sarah: ¡Respondeme! ¿Lo entiendes?

Peter: Si.

Sarah: Si… ¿Qué?

Peter: (mordiéndose el labio inferior) Si… Comandante.

Spike sonrió. Aquella si que era toda una mujer. Esperaba que el gorila tuviera suficiente con eso y se dejara de molestar…

Sinceramente, el vampiro comenzaba a sentir mucho por su amiga… demasiado. Algo en su interior se removía ante este pensamiento. El recuerdo de Buffy se agitaba, latente…

Sarah no era Buffy, por más parecido físico que ambas tuvieran. Eso lo tenía claro… pero le era imposible dejar de pensar en ella. A diferencia de la Cazadora, Sarah parecía interesarle lo que a él le pasaba… No había dudado en seguirlo hasta la guarida de Lubek.

Su cabeza era un mar de dudas y de confusión. Si todo salía bien… ¿Qué sucedería? ¿Realmente los Ancianos podrían devolverlo a su época? Y si así era… ¿Seria capaz de aceptarlo? ¿Dejaría a Sarah?

¿Quería realmente dejarla?

A Sarah le pasaba casi lo mismo.

Ella también tenía en su mente un mar de dudas y de confusión. Sentía a cada momento cosas muy fuertes referentes a Spike.

Por un lado, sentía que lo amaba… pero por el otro… La torturaban sus recuerdos… recuerdos de su infancia… de la muerte de sus padres.

Sabía que Spike no era como los demonios que mataron a sus padres, pero… Todavía el recuerdo estaba fresco en ella, la repulsión que sentía por aquellas criaturas que habían causado tanto dolor y sufrimiento a todos cuanto conocía.

Además, estaba el hecho de su promesa… eso de interceder delante de los Ancianos para que lo devolviesen a su Tiempo.

Sarah sentía que se arrepentía de aquello. ¿Dejaría ir a Spike? ¿Podría hacerlo?

Era lo mejor que le pasó en la vida. Lo único bueno, si lo pensaba en cierta forma…

No lo sabía. Realmente, no sabía que iba a pasar, puesto que… tal vez ninguno de ellos saliera con vida de todo aquello.

************

Se detuvieron para descansar en otro de los tantos paramos desolados de aquel mundo.

Era de noche, aunque Spike no podría precisarlo, ya que esas nubes horribles que estaban sobre su cabeza jamás se movían.

El frío había aumentado y merced a ciertos implementos que Sarah había traído consigo en una pequeña bolsa, encendieron una improvisada hoguera alrededor de la cual se sentaron.

Peter, por otro lado, prefirió montar guardia. No le apetecía la compañía de Spike y odiaba verlo tan pegado a la joven. Tomó su arma y procedió a alejarse bastante de ellos, simulando mirar el horizonte, aunque de vez en cuando, los observaba atentamente, sin dejar que se le escapara ningún detalle de lo que hiciesen.

Spike vio que a pesar de la calida hoguera, Sarah tenía frío. Sentada en su rincón y contemplando hipnotizada como las llamas crepitaban lentamente, la joven se apretaba con sus manos en un vano intento de protegerse del frío. Su ropa militar (medio desgarrada después de la batalla contra los Uberdemons) no era protección suficiente ante ese hostil mundo. Como Spike era un vampiro y no tenia ni frío ni calor, le era difícil entender estas cosas, pero no por eso no comprendía que la joven no se sentía bien.

Muy despacio, se le acercó y se sacó su clásica gabardina oscura, para luego colocarla sobre su espalda. Sarah se sobresaltó pero sonrió ante este gesto.

Sarah: Gracias.

Spike: Este mundo es bien feo cuando se hace la noche, ¿no?- preguntó, para tratar de entablar una charla.

Sarah: Realmente, el paso de los días se hace difícil… es medio extraño decirte cuando es de día, puesto que… siempre hay nubes.

La joven se encogió de hombros. El vampiro suspiró y la miró largo y tendido, en silencio.

Aquel mundo era silencioso y opresivo. Ni grillos había allí… el silencio era como el de… un cementerio.

Sarah: Spike…

Spike: ¿Si?

Sarah: ¿Te puedo hacer una pregunta?

Spike: Dime…

Sarah: ¿Cómo era tu mundo?

La pregunta lo tomó por sorpresa, pero la entendió. La joven no conocía otra cosa que ese reino de pesadillas sin fin… un mundo donde los demonios acechaban a cada paso.

Spike: Bueno… normal- fue la escueta respuesta que se le ocurrió.

Sarah lo sorprendió riéndose. Fue la risa más hermosa que el vampiro sintió desde que arribó a aquel desolado paraje olvidado de la mano de Dios.

Spike: Había bosques… y grandes lagos... y edificios… y gente- dijo, tomando un par de piedras del suelo y jugando con ellas- Todo era de diferentes colores… por supuesto, yo solo te puedo hablar de las noches, porque como vampiro… ya sabes, je.

La muchacha asintió, sonriéndole.

Sarah: ¿La sigues extrañando, no?

Otra pregunta difícil. Spike no la respondió al mismo instante, solo se limitó a bajar la mirada y a jugar con las piedras que había tomado.

Spike: Mucho.

¿Para que mentirle? Era cierto… la extrañaba. Y el dolor más grande que tenía era que cuando veía a su amiga, no podía ver más que el reflejo de ella en su semblante.

Sarah: Si todo sale bien e intercedo con los Ancianos para que te devuelvan a tu época… ¿Qué harás?

Silencio. Spike tragó saliva.

Spike: Yo…

La respuesta murió en su garganta. La joven asintió y no preguntó más. Durante el resto de la noche, los dos solo se limitaron a mirar detenidamente las llamas de la hoguera, hasta que el cansancio y el agotamiento pudieron más en la joven comandante y cayó rendida hacia un costado, apoyándose en el hombro de Spike y durmiendo. El vampiro sonrió y la estrechó con un brazo, acomodándola de mejor manera para que descansase.

A lo lejos (no muy lejos) Peter observaba. Odio, eso era lo que sentía… Por un momento, se sintió tentado a dispararles a mansalva a los dos y fulminarlos allí… pero no pudo hacerlo.

Voz: (telepáticamente) ES MUY FEO LO QUE SIENTES, PETER.

Aquello tomó al joven capitán totalmente desprevenido. Levantó su arma y apuntó a las sombras cercanas, pero no había nada.

Voz: PETER, PETER, PETER…

Peter: (murmurando) ¿Quién anda ahí?

Voz: UN AMIGO… QUIZAS EL MEJOR AMIGO QUE PUEDAS TENER EN ESTE MUNDO LOCO, ¿NO CREES?- dijo y se rió. Era una risa helada, inhumana.

Peter se quedo paralizado del miedo. La voz era de Lubek, el demonio supremo, el líder de las fuerzas del Mal.

Lubek: YO PUEDO AYUDARTE, PETER… Y QUIERO HACERLO- le aseguró.

Peter: …

Lubek: SÉ QUE TE MOLESTA ESE VAMPIRO… Y SÉ QUE DESEAS A SARAH TODAVIA… YO PUEDO HACER QUE VUELVA CONTIGO, PERO CLARO… POR UNA SUMA MUY MODESTA…

Peter: ¿De que rayos habla?

Lubek: PETER… ¿DESEAS QUE SARAH SEA TUYA? ¿DESEAS QUE EL VAMPIRO MUERA? ¿ACASO NO QUIERES EL PODER? REALMENTE, NO CONOZCO HUMANO ALGUNO QUE NO LO ANSIE… YO PUEDO DARTE PODER, PETER… PERO A CAMBIO, TIENES QUE HACER COSAS PARA MI… PEQUEÑECES, COMPARADO CON LO QUE TE ESPERA Y CON LO QUE GANARAS…

Peter no dijo nada. Era el único que podía oír la voz de Lubek en su cabeza.

Lubek: LO UNICO QUE TIENES QUE HACER, AMIGO, ES TRAERMELOS… TRAERME AL VAMPIRO… EL RESTO, LO HAGO YO. ¿QUE ME DICES?

Peter: Si lo hago… traicionaría a los Ancianos…

Lubek: ¡AAAAAH! PERO TÚ NO CREES EN LOS ANCIANOS, ¿VERDAD?- hizo una pausa- NO, DE HECHO, NO CREES EN ELLOS… UNOS TIPOS QUE LE DEVUELVEN EL MANDO A UNA INUTIL COMO SARAH NO PUEDEN SER REALMENTE MUY LISTOS, ¿NO? ADEMAS, MUCHOS HAN MUERTO EN SU NOMBRE… SI SON TAAAAN PODEROSOS COMO DICEN… ¿POR QUE NO VIENEN A ENFRENTARME ELLOS? ¿POR QUE DEPENDE DE CAMPEONES INUTILES? SI PUEDES CONTESTARME A ESO, PETER… ME IRE Y NO TE MOLESTARE MAS.

No podía. Peter bajó la vista, aturdido. Todo lo que aquella voz demoníaca le había dicho era la pura verdad.

Peter: ¿Qué se supone que tengo que hacer, exactamente?

Lubek: SOLO LO SIGUIENTE…

************

El día había llegado. La marcha se reanudo y ahora, misteriosamente, el joven capitán Barnes parecía entusiasmado de continuar. Dejo de lado las discusiones y obedeció a Sarah en todo momento.

Spike olía algo raro en toda esa actitud tan pasiva que había adoptado. Era muy raro que un adoquín con patas, que un pedazo de mármol como aquél de repente cambiara su actitud de Marine de Estados Unidos por el de la Madre Teresa de Calcuta.

No hubieron marchado mucho más hasta que un enorme cartel semiderruido y quemado les indicó que estaban cerca de la guarida del demonio.

Spike se quedo sorprendido. Un cartel… Era un recuerdo olvidado de su mundo. Pero estaba tan quemado que era imposible saber que indicaba.

Sin embargo, al dar un par de pasos mas por una carretera destrozada, el vampiro se quedo helado al ver el sitio adonde iban y que, para sus compañeros, era la guarida del líder de los demonios híbridos…

Sarah: ¿Qué pasa, Spike?

No pudo hablar. Las palabras murieron en su garganta.

Spike: No puede ser…

Delante de ellos, a lo lejos, se alzaba el esqueleto monstruoso de hierros retorcidos, hormigón quemado, cascotes y demás de una gran ciudad… Una urbe muy conocida por Spike, ya que en la época de donde él venia, rebosaba de vida y de actividad.

Todavía podía recordar a la gente recorriendo su aceras, sus veredas… llenando sus plazas, sus cines… etc, etc.

Hoy, muchos años después de eso, aquel lugar era como todo aquel mundo: un paraje muerto, olvidado… las ruinas del orgullo humano reducido a cenizas.

Lo que Spike contemplaba atónito, lo que ante sus ojos se levantaba… ¡¡NO ERA OTRA QUE LA CIUDAD DE LOS ANGELES!!!

Sarah: (apoyándole una mano en el hombro) Bienvenido a la guarida de Lubek…



Continuara.....

jueves, 18 de febrero de 2010

"Futuro Imperfecto" (Cuatro)

Poco a poco la luz comenzó a hacerse plausible, tan plausible como el creciente dolor de cabeza que le iba encerrando en una burbuja. Se levantó con lentitud y torpeza, aun se encontraba aturdido por la descarga.

Spike: Jodida descarga eléctrica..... – dijo con mal humor mientras se acariciaba la nuca - No sé por qué siempre tienen que utilizar ese aparato del demonio......

Levantó la vista con rapidez al sentirse observado. Se sentía intimidado por todas aquellas personas que se levantaban frente a él, escrutándolo con fiereza, intentando desnudarlo con la mirada. No sabía quiénes eran ni qué querían de él, sólo sabía lo que Sarah le había contado, todo ese rollo de los Ancianos. Su mente se alejó por unos instantes de ese lugar y comenzó a especular qué habría sido de ella.
Pronto volvió en sí centrando su mirada en uno de los señores que estaban situados frente a él. Éste se adelantó y comenzó a hablar con el ceño fruncido;

Anciano 1: Levántate Spike y síguenos...... – el vampiro lo observaba intrigado. Pudo por fin centrarse más en su forma de vestir, en su rostro envejecido no sólo por los años sino también por las preocupaciones y las decisiones. Su rostro era un rostro curtido, solitario y...... sabio, podía decirlo sin miedo a errar. En sus ojos se veían reflejados los años pasados, las penas vividas, las acciones acometidas- Siéntate en esa silla, por favor - dijo mientras señalaba una pequeña silla de madera que estaba colocada justo delante de una hilera de grandes sillones, uno al lado del otro-

Cada uno de los señores se sentó en su lugar. Todas las miradas se dirigían al rubio vampiro que se sentía ligeramente intimidado. Uno por uno fue desnudando las mentes de cada uno de los viejos que se levantaban ante él altivos, casi inalcanzables.
Rostros duros, casi siniestros lo observaban con mirada heladora, con odio velado. Sólo uno de ellos parecía comprender el aturdimiento que sentía. Sólo uno de ellos parecía sentir el miedo, el dolor y la incertidumbre que llevaba unidas a su pobre corazón. Su rostro era menos oscuro que el del resto. Miles de arrugas parecían cruzar por su frente como si fueran guirnaldas de colores en un pequeño árbol navideño. Unos ojos grises profundos y bondadosos lo tranquilizaban en cierta manera, reconfortándolo. Unas manos blancas, suaves, estáticas que reposaban tranquilamente sobre su regazo, un regazo lleno de paz y serenidad, como la que se alojaba en su mirar.
Spike se sentó con suavidad sin dejar de mirar aquellos rostros desconocidos, sin dejar ver su interior, sin bajar la guardia en ese escenario hostil.

El anciano que lo había hablado con anterioridad comenzó a carraspear con fuerza mientras el murmullo que se había levantado entre los mayores iba aminorando en intensidad. Al fin llegó el silencio. Lo envolvió todo. El Anciano miró al vampiro con ojos duros y penetrantes y volvió a hablarle de nuevo;

Anciano 1: Bien Spike, al fin te tenemos aquí, entre nosotros. Muchos han sido los años de espera e....... incierto ha sido el resultado - el vampiro lo miraba estupefacto, en verdad no entendía ni una palabra de lo que ese individuo le estaba diciendo. Acaso esperaban su regreso?? Por qué lo harían?? Ellos le habían traído hasta ese tiempo?? Por qué él?? Se preguntaba una y otra vez sin dejar descansar su mente y su alma- Por fin la vieja profecía se ha cumplido y el Campeón, el salvador de nuestro mundo ha llegado a nosotros.

Spike se removía impaciente en su silla mientras escuchaba al Anciano que lo observaba con mirada impenetrable. Quería aclarar todo aquello, quería saber si ellos habían sido los responsables de todo ese lío porque...... si así había sido..... quería que le devolvieran al lugar de donde provenía, a su adorada Sunnydale. No entendía nada sobre la Profecía de la que hablaban pero...... pronto sus dudas serían resueltas.

Otro de los Ancianos que se encontraba sentado a la derecha del que le había hablado pareció comprender y adivinar lo que el vampiro estaba pensando porque con rapidez respondió a cada una de las preguntas que rondaban la cabeza del joven;

Anciano 2: Sí Spike, nosotros fuimos quienes te hemos conducido hasta este lugar - el vampiro se asombró no sólo por la respuesta sino por el tono conciliador con el que le hablaba- y nosotros no seremos quienes te devuelvan a tu mundo, a tu tiempo...... no por ahora - el gesto del rubio cambió de repente. Sus ojos se oscurecieron por un momento mientras sus labios se apretaban con fuerza hasta no quedar de ellos más que una línea casi imperceptible. Un brillo comenzó a surgir en sus retinas, el brillo del odio, de la incomprensión, del miedo. Todo su cuerpo se había agarrotado, todos sus huesos se habían entumecido, parecía como si estuvieran recubiertos de hierro oxidado que no lo dejara moverse. No entendía las razones que les había forzado a sacarlo de su mundo pero pronto....... las comprendería- Tienes un trabajo que hacer aquí, por eso has sido llamado, por eso te hemos traído del mundo pasado pero........ no pensábamos que serías tú el que vendría - dudó por un momento- esperábamos a otro......

Spike miró al Anciano con el ceño fruncido. A qué se refería con toda aquella palabrería??? El hombre continuó hablando;

Anciano 2: Hace tiempo, años después de que los híbridos comenzaran nuestra colonización y posterior extinción nosotros mandamos al pasado un medallón mediante el arte de la magia del que disponíamos - el vampiro abrió la boca asombrado. Así que había sido eso. Comenzaba a tomar consistencia todo lo que aquel viejo le había explicado con anterioridad- En los libros se hablaba de una gran batalla, una Cazadora y un vampiro con alma...... Angel creo recordar que era su nombre - el rostro de Spike se endureció al oír ese nombre. Ese maldito cabeza buque, pensaba furioso mientras recordaba todo lo que él le había arrebatado en su no-vida- En nuestro tiempo no teníamos un aliado tan fuerte y poderoso como él, como Angel. Eramos y..... por desgracia aun lo somos..... débiles frente a nuestro poderoso enemigo.
Un día reunimos al claustro de los más Ancianos y tomamos una determinación, mandar el medallón al pasado para así traernos de vuelta al héroe, al Campeón del que habla la profecía, a ese llamado Angel. Algo debió de salir mal porque......... el que ha regresado has sido tú y no el vampiro con alma......

Spike lo miraba cada vez más furioso. Osea que él no sólo había sacrificado su vida por el mundo, sino que además de eso...... el mérito se lo llevaba ese estúpido de Angel!!!! Bloody Hell!!! Esto debía de ser una pesadilla, pensaba el rubio mientras miraba al grupo de hombres que esperaban una respuesta.

Spike: Bien - dijo malhumorado- pues si yo no soy lo que buscaban....... devuélvanme a mi tiempo, o al Infierno o donde quiera que me corresponda ir porque..... yo no quiero ninguna responsabilidad que estuviera destinada a ese estúpido de Angel, entienden?? Somos diferentes, mucho....... y yo..... mucho más atractivo.... – masculló en voz baja frunciendo el ceño, en un tono casi inaudible a los oídos de los Ancianos. Pensar en Angel sacaba lo peor de él, su faceta más infantil, más feroz, más combativa. No estaba dispuesto a que esos individuos lo comparasen con un ser que no era capaz de sonreír más de dos veces al año, faltaría más. Si ellos habían metido la pata trayéndolo a ese lugar.... no era su problema.
De repente, el Anciano que parecía más bondadoso se dirigió a él mirándolo directamente a los ojos-

Anciano 3: Mira Spike..... sé que cometimos un error, sé que buscábamos a otro vampiro pero....... tú has sido el que ha respondido a nuestra llamada y no Angel..... creo que debe de ser por algo, no crees???? Quizás sea cosa del destino......

Spike: Pues permíteme contradecir tus palabras - le contestó con cierta ironía- pero creo que eso más que cosa del destino es cosa de la fatalidad. Él no usó el jodido amuleto, por eso no está aquí con vosotros. Lo usé yo. Yo cerré el Hellmouth, yo arriesgué la vida para que el mundo sobreviviera, yo impedí que el Primero tomara el poder y se hiciera corpóreo...... yo soy el jodido VAMPIRO CON ALMA que tuvo la mala suerte de ponerse el medallón y aterrizar aquí sin quererlo...... – su voz vibraba por la emoción contenida mientras los viejos se miraban asombrados unos a otros al escuchar sus palabras -.......... acaso me estás diciendo que todo esto es una suerte para mí??? Yo no pedí estar aquí, oh nooo - dijo más enfadado aun y con tono hiriente- yo no pedí no morir abrasado. Ésta es mi recompensa??? Vivir 100 años después de mi tiempo donde todos mis amigos, donde todo mi mundo, donde mi amor....... – no pudo seguir. Los ojos se le empezaban a llenar de lágrimas, a rodearse de un brillo especial. El Anciano lo miró y pareció comprender, pareció notar y sentir todo su dolor mientras el resto de los viejos murmuraban entre ellos sobre todo lo que estaba pasando. El Anciano se levantó y se acercó a él-

Anciano 3: Nosotros no sabíamos que tú...... que existiese otro vampiro con alma..... . Tu nombre no aparece en los libros....... – el vampiro lo miró fijamente, más herido y más furioso aun- Cómo fue que tú...... el amuleto..... el alma...... – parecía estar atando cabos. No terminaba cada una de las frases que surgía de su garganta dejándolas distraídamente en el aire. El vampiro estaba perdiendo la paciencia con tanta verborrea inútil así que comenzó a explicar su situación para terminar de una vez por todas con la situación-

Spike: A ver si comprendéis lo que digo porque no voy a repetirlo - el tono con el que les habló causó un gran revuelo en la sala. Nunca antes nadie les había hablado de esa forma, con tal falta de respeto e ironía. El murmullo se alzaba insolente en medio de la sala tomando cada vez más fuerza e intensidad. El rubio vampiro no dejó de hablar y continuó con su explicación ante el repentino silencio que su voz despertó- Angel obtuvo el medallón, no sé cómo ni cuándo, sólo sé que lo llevó desde LA hasta Sunnydale. Allí se lo cedió a Buffy y se ofreció a usarlo, a llevarlo consigo - el tono del vampiro era cada vez más triste mientras los recuerdos del pasado se agolpaban en su mente inexorablemente, haciéndole mucho daño- pero ella pensó que él NO era el adecuado sino...... YO. Comprenden??? Yo no tengo por qué realizar un trabajo que no ha sido pensado para mí, no tengo por qué asumir una responsabilidad que no estaba pensada para mi persona. Traigan a Angel, él es vuestro campeón, él es la persona que buscáis y..... a mí......... por favor........ dejadme descansar......

Los Ancianos se miraron unos a otros hablando con sus mentes, sin mover los labios que permanecían cerrados a cal y canto. Se preguntaban el porqué de esa elección, por qué el destino les había jugado esa mala pasada, por qué habían traído al vampiro equivocado.
De repente uno de los viejos se levantó y le respondió muy serio;

Anciano 3: Entiendo como te sientes, lo puedo ver reflejado en tus ojos, en ese brillo que todo lo ilumina pero....... lo que nos dices no puede ser hecho. El medallón sólo podía mandarse una vez, sólo podía ser usado por el Campeón luego....... si tú lo usaste..... si tú salvaste el mundo..... tú eres nuestro Campeón.

Spike: Bloody Hell!!!! Pero qué dices, viejo?? Yo no soy segundo plato de nadie, sabes?? Nadie me pone ya por debajo, nadie me mira por encima del hombro y por supuesto, nadie me compara con Angel - su rostro cada vez estaba más iracundo- O sea que me estás diciendo que como metisteis la pata y os confundisteis de vampiro....... yo tengo que pagar las consecuencias, es eso??? Pues estáis muy equivocados porque....

Anciano 3: Silencio insensato!!!! - dijo por primera vez perdiendo los papeles- Crees que estás en disposición de exigir??? - trató de calmarse mientras suspiraba a la vez que cerraba los ojos- Mira.... Spike, sé que lo que hicimos no estuvo bien. Sacarte de tu mundo, dejar a todos lo que amabas, abandonar el mundo tal cual tú lo conocías para traerte a este Infierno...... pero tienes que entender el porqué de nuestra decisión. Tú que eres un ser con alma que sufre y siente, no puedes obviar nuestra situación. Te necesitamos, necesitamos tu poder, tu fuerza, tu valentía. El mundo que tú salvaste con nuestro medallón está a punto de perecer bajo el yugo del mal, un mal peor que el que tú estuviste a punto de eliminar - el vampiro agachó la cabeza para evitar que esos hombres vieran la tristeza y el dolor en su mirada. Tristeza y dolor que se reflejaba al ver el paisaje desértico que había presenciado horas antes. No había vida a su alrededor, no había árboles ni animales. Todo era triste y árido.... gris y oscuro..... como en lo que intentó muchas veces evitar que se convirtiera su mundo- Te necesitamos Spike, te guste o no.

Spike: Bien - dijo con seguridad guiando su mirada a los viejos que esperaban su respuesta impacientes- Dado que me necesitáis y que yo estoy totalmente en vuestras manos hasta que me devolváis a mi mundo...... quiero que queden claras varias cosas - los hombres lo miraron expectantes-

Anciano 3: Dinos Spike, lo que quieras será resuelto - dijo con ligero temor-

Spike: Quiero que liberéis a Sarah de donde quiera que la tengáis y le devolváis su puesto de comandante. No penséis que voy a hacer nada sin que ella esté presente - la mirada de los Ancianos era vivaz y picaresca. Spike lo notó y comenzó a explicarse- Es la única persona en la que confío en este hostil mundo así que..... ustedes eligen.

Anciano 2: Bien Spike, déjanos solos. Debemos hablar de algunas cosas. Espera en la sala de enfrente, Fred te acompañará - mediante una señal ordenó a un soldado que se encontraba custodiando la puerta que se lo llevara y lo acomodara mientras ellos discutían del tema-

Spike asintió con la cabeza sin mucha convicción y salió de la estancia, detrás del menudo soldado.

Atravesó el pasillo y entró en una habitación pequeña pero acogedora. Se sentó en uno de los sillones mientras el soldado desaparecía por el umbral de la puerta. Se quedó allí pensativo sumido en la oscuridad y el silencio que lo envolvían.

Su mente comenzó a volar, a pensar y dar vueltas a todo lo que le había pasado hasta ese momento. Un sentimiento de dolor y malestar aumentaba en intensidad en su interior. No entendía cómo podía haber sido tan tonto de aceptar una responsabilidad que no le correspondía. Ellos no lo querían a él, esperaban a otro..... esperaban a Angel y eso...... le enfurecía más que cualquier cosa. Estaba a punto de salvar al mundo por segunda vez, estaba a punto de liberar a una gente que nada había hecho por él salvo sacarle de su mundo y destrozar todo en lo que creía. Estaba a punto de aguantar el peso de muchas vidas sobre los hombros.... unas vidas que no sabía si deseaba salvar... por qué hacerlo?? Acaso ellos le habían ayudado en algo???? Acaso ellos le habían tratado como se merecía, con respeto y amabilidad.... ??? No, no lo creía y su convicción por ayudar a esa gente fue disminuyendo hasta...... hasta que la vio.

En esos momentos la chica entró por la puerta y se sentó en un sillón cercano a él. Ella lo miraba agradecida, sabía que él había tenido algo que ver en su liberación y no entendía por qué lo había hecho después de cómo su gente lo había tratado. Ambos chicos se miraron largamente, sin pestañear. Sus ojos brillaban como iluminados por una luz cegadora. No había nada a su alrededor, sólo silencio, oscuridad y........ sus almas. Por fin se decidieron a hablar;

Sarah: Supongo que...... es por ti por lo que estoy aquí, me equivoco??? - dijo sin mirarle casi a los ojos intentando evitar esa profunda y escrutadora mirada. Spike parecía no oírla, estaba como ausente, pensativo-

Spike: Bueno - dijo saliendo de su ensimismamiento- es una de las condiciones que puse.... no confío en mucha gente aquí, sabes??? - sonrió melancólicamente. Ella le devolvió la sonrisa mientras agachaba la cabeza ligeramente azorada-

Sarah: Qué te contaron?? Qué te dijeron??? - quiso saber la chica con sumo interés. El vampiro la miró y comenzó a resumir lo que los viejos le habían contado-

Spike: Básicamente quieren que yo me enfrente a ese tal Lubek. Confían en que soy una especie de salvador o algo así pero.... fallaron, no soy lo que ellos esperaban - su voz temblaba por momentos, la emoción lo embargaba inexorablemente. Ella lo miraba ligeramente enternecida, entendía lo que él trataba de decir-

Sarah: Qué pasó exactamente, Spike?? Qué pasó en tu mundo??? Si no quieres responder lo entenderé pero........

El joven no dejó que ella terminara su frase. Necesitaba todo aquello, necesitaba poder expresar lo que sentía porque sino....... reventaría y eso..... no podría soportarlo, no ahora, no de nuevo.

Spike: Bueno, yo..... era un vampiro temido en mis tiempos.... William The Bloody me llamaban.... no creo que hayas oído hablar de mí, parece que en este mundo nadie recuerda mis hazañas..... – su tono era triste y desesperado-

Sarah: Sí sé quién eres, he leído sobre ti en el pasado - el vampiro la miró sorprendido. Ella sonrió al ver su rostro tan extrañamente divertido- Sí verás. Aquí desde pequeños nos enseñan a los enemigos pasados y presentes. Nos muestran sus puntos débiles y sus armas más poderosas, sus puntos fuertes. Tú fuiste en verdad un gran guerrero, un inteligente asesino, un cruel adversario - bajó la mirada para evitar la del vampiro que se entristecía y oscurecía más por momentos- Bueno - dijo volviendo a mirarle- sigue con tu historia, esos sólo son hechos del pasado.

Spike: Sí - carraspeó ligeramente y continuó- Durante mi no-vida sembré el terror y la muerte por todo el mundo, disfruté mucho en aquella época - dijo con serenidad- pero luego el dolor del recuerdo se haría insoportable para mí - asintió con la cabeza- Todo iba bien en mi mundo, todo iba según lo deseaba, matando, alimentándome, terminando con las Cazadoras hasta que........ unos tipos del gobierno pusieron en mi cerebro un chip que me impedía dañar a personas - la chica se sorprendió. En verdad era un arma afectiva ese chip, tanto que había amaestrado a un vampiro tan sanguinario como lo era William. El rubio supo entonces qué estaba pensando la joven y comenzó a hablar negando con la cabeza- Pero no fue sólo eso, siempre hubiera podido seguir haciendo el mal por otros medios, no crees??? Formando una banda, ordenando matanzas, planeando temibles venganzas, ...... . Hay muchas posibilidades en el mundo de la oscuridad para hacer el mal - sonrió sin alegría. Así estuvo unos minutos, parecía estar reviviendo viejas pesadillas, viejos recuerdos porque su rostro cambiaba aleatoriamente y pasaba de la oscuridad al terror absoluto. La chica se cercioró de ello y lo sacó de su hundimiento personal con su dulce voz-

Sarah: Y entonces.... qué pasó?? Fue por ella???? - el joven pareció reaccionar con una mueca de dolor ante sus palabras-

El joven asintió lentamente y continuó su exposición;

Spike: Sí. Pasó lo que yo nunca hubiera siquiera imaginado, me enamoré de ELLA, de la Cazadora de vampiros, de Buffy Summers - la chica se sorprendió. Él la miraba asintiendo, trasladándole la extrañeza que sentía por aquel entonces por ese terrible hecho. Un vampiro sin alma enamorado de la Cazadora!!!! No dejaba de ser irónico- Toda mi vida se puso patas arriba, todo en lo que creía, en lo que había basado mi no-vida pareció derrumbarse a mi alrededor. Ella me hacía daño constantemente, no creía que mis sentimientos fueran reales, me utilizaba..... llegamos a ser amantes por mucho tiempo pero.... eso no era lo que yo deseaba - la chica lo miraba atónita. Quería seguir escuchando la historia, algo la impulsaba a querer saber más y más sobre él. Asentía mientras el joven hablaba- Yo deseaba que ella fuera totalmente mía, que su corazón me amara, que no temblara cada vez que mi mano la rozaba, que me amara en toda su grandeza, que me quisiera....... –el vampiro dejó de hablar durante unos minutos tratando de recuperar el resuello perdido por la emoción que lo embargaba. Continuó después con voz serena y emotiva- Todo se terminó tiempo después - tomó aire y tragó saliva para seguir hablando- Yo no podía soportar su falta, su miedo, sus dudas..... sabía que me amaba o.... eso quería pensar. Fue entonces cuando todo cambió, fue entonces cuando me di cuenta de lo que era, de lo que representaba, de lo que ella veía en mí cada vez que me miraba. Traté de....... – el vampiro dejó de hablar y agachó la cabeza para evitar la mirada de la joven que lo observaba con sumo interés. Se cubrió los ojos con las manos desnudas y trató de ahogar sin éxito un sollozo que nacía de su interior. La mujer se sorprendió por el gesto. Una oleada de ternura la inundó sin piedad y lo llenó todo en su interior. El joven se estaba derrumbando frente a sus ojos y ella....... no sabía cómo reconfortarle. Colocó su mano derecha sobre el hombro del vampiro, una mano temblorosa que lo intentaba traer de vuelta desde su pesadilla. Spike se limpió las lágrimas que comenzaban a acumularse en la comisura de los ojos y la miró con una mirada de agradecimiento dibujada en ellos. Ella tembló al mirarlo, al sentirlo, al conocer lo que aquellos ojos azules intensos le decían, trataban de expresar con su brillo. El chico tomó aire y continuó hablando- Traté de..... violarla - la chica separó su mano de él como acto reflejo, un acto que lo hirió más profundamente de lo que ya lo estaba. Sarah se avergonzó de lo que acababa de hacer, de su miedo, de lo que había sentido al oír sus palabras. Colocó de nuevo la mano sobre su hombro intentando trasladarle confianza y apoyo. Spike la miró y sonrió tiernamente. Continuó con la historia- Sí - movía la cabeza afirmativamente- Yo también me odié por ello. Aun lo hago. No supe contener mis instintos, no supe aceptar la verdad, no quise ver lo que ella me estaba diciendo a gritos....... que no era más que un monstruo.

Sarah: Y qué pasó después??? - preguntó apretando bajo su mano la carne caliente y tersa del cuerpo del joven brindándole la ayuda y el valor que en esos momentos necesitaba para seguir narrando su historia-

Spike: Viajé medio mundo para conseguir aquello que ella necesitaba para amarme, para lograr verme como una persona, no como un animal. Luché con demonios, pasé pruebas terriblemente dolorosas, casi estuve a punto de morir por dos veces para darle lo que ella merecía....... MI ALMA

La chica quedó perpleja ante esta confesión. En verdad tenía que amarla mucho para romper las ataduras que lo unían al mundo de la oscuridad y de la muerte del que provenía. Un sentimiento de tristeza la rodeó al ver cuánto podía amar ese ser que estaba frente a ella, cuánto era capaz de cambiar aun siendo un ser de la oscuridad sin alma y sin un corazón que latiera en su pecho, de tratar de ser mejor y de hacerse respetar. Se avergonzó de todo lo que había pensado en toda su vida, del odio que había albergado en su interior, del dolor que lo había llenado todo en su vida. Agachó la cabeza y supo que...... el mundo no era como ella lo había imaginado. Aun había esperanza.

Sarah: Y tú y ella....... bueno.......... estuvieron juntos de nuevo???? - bajó la cabeza para evitar que el joven viera el rubor en sus mejillas. El vampiro la miró y sonrió con tristeza-

Spike: No, ya no pudimos estarlo más - Sarah lo miró fijamente con el brillo en sus ojos- Nuestra relación avanzó poco a poco pero..... el daño infringido había sido demasiado grande. No lo pudimos desterrar y comenzar de nuevo. Ella poco a poco aprendía a amarme, yo lo sentía pero...... mi desaparición lo cambió todo, no dejó que las cosas fluyeran firmes. No pude llegar a conseguir lo que tanto deseaba - su voz se rompió en mil pedazos mientras terminaba de hablar. Ella lo miraba embelesada mientras sus ojos se llenaban de lágrimas-

Sarah: Tranquilo Spike - dijo con tristeza y convicción - Cuando todo esto termine y...... si seguimos con vida......... intercederé por ti ante el Consejo para que te lleven de vuelta a Sunnydale, a tu tiempo - el chico la miró entre esperanzado y confundido. Ella selló su mirada con desesperanza velada –

Los dos chicos estuvieron mirándose largo tiempo. Por sus mentes pasaban recuerdos y deseos prohibidos por sus corazones. Sus ojos se mezclaban en sus miradas. Sus esencias parecían inundar la estancia y dotarla de una gran belleza y emotividad. Eran dos seres que habían sufrido mucho en sus vidas, dos seres que habían luchado por lo que creían, que habían intentado sobrevivir en un mundo hostil y que trágicamente..... estaban obligados a entenderse. Sus cuerpos estaban muy cerca, envueltos en una aureola de pasión prohibida, deseos anhelados, sentimientos ocultos cuando......... de repente............... un estruendo los sacó de su letargo. La puerta se abrió con lentitud y entró en la habitación un militar que les pidió que les siguiera.
Se pusieron en pie, se miraron y comenzaron a caminar confundidos tras el joven que había venido a buscarles.
Los llevó de nuevo a la sala donde los Ancianos le habían contado los planes que tenían para él. Les hicieron sentarse y cuando el militar abandonó de nuevo la estancia comenzaron a hablarles;

Anciano 1: Bien Spike....... - dijo dirigiendo su mirada al vampiro-......... Sarah........ - hizo lo propio con la mujer- Habéis sido llamados para explicaros la misión en la que vais a participar. La lucha contra Lubek.

Anciano 3: Sí. Ya hemos decidido en qué consistirá vuestra misión y cómo se llevará a cabo. Dentro de dos días partiréis hacia la guarida de Lubek. Llevaréis un potente destacamento, todos los hombres posibles serán necesarios para esta batalla final. Tú...... - dirigiéndose a Spike-........ Sarah y Peter iréis al frente de los hombres. No podéis fallar, es nuestra única posibilidad de ganar..... . Confíamos en vosotros.

Los dos chicos asintieron y se levantaron de donde estaban sentados. Se miraron mutuamente y comenzaron a caminar hacia la puerta cuando una voz los paralizó de repente;

Anciano 1: Una cosa más. El amuleto...... debes llevarlo siempre contigo, es nuestra mejor arma. Si eres el elegido y, esperemos que así sea..... – Spike lo miraba con el ceño ligeramente fruncido-...... sabrás cómo usarlo, algo en tu interior lo sabrá.

Dicho esto los dos chicos abandonaron la habitación. Fueron dirigidos cada uno a un dormitorio.

La joven se sentó en un deformado e incómodo catre. Se quitó las grandes y pesadas botas militares y se acurrucó en la cama mientras rodeaba sus piernas con los brazos, pensando.
Qué le había pasado en esa habitación??? Acaso ella no era la que odiaba a los vampiros?? A esos terribles seres que le habían arrebatado lo más importante de su vida??? Por qué se sentía así cuando estaba con él?? Sí, vale, él tenía un alma pero.... no dejaba de ser un vampiro, aquello que había odiado durante años!!!! Qué demonios le estaba haciendo pasar su corazón?? Una mala jugada quizás??? No entendía a su propio cuerpo, lo que sabía con exactitud era lo que su corazón y su piel le decían cuando él estaba cerca de ella. Le había dolido mucho oír su historia, sentir lo que había pasado, lo que había sufrido por un amor imposible y...... había sentido CELOS. No estaba contenta, no quería sentir así, no debía. Él era un ser de la oscuridad que se iría con su amor en cuanto todo terminara..... . En verdad envidiaba a esa tal Buffy. La envidiaba por poseer algo tan hermoso y especial, por tener a alguien que lo da y lo pone todo por pertenecerle, porque alguien sienta por ti un amor y un cariño tan incondicional que lo daría todo........... incluso su vida.
Los ojos se le humedecieron. Se tumbó sobre la cama a descansar. Quizás cuando despertara de su largo sueño..... todo se redujera a meras ilusiones y añoranzas.

Por su parte a Spike lo metieron en otra habitación. Estaba ligeramente aturdido. Le recordó mucho a ese aparato eléctrico que se habían acostumbrado a usar con él últimamente. Esta vez no había habido ninguna descarga. Entonces...... qué había pasado??? Por qué se encontraba tan aturdido??? Se dejó caer pesadamente sobre la cama y se apoyó contra la pared. Comenzó a pensar en lo que le había pasado desde su llegada. Imágenes de todos los rostros, de todas las situaciones, de todas las personas acudían a su mente. La recordó a ella, su rostro de dolor al recordar a su familia muerta, su mirada vivaz y convencida por todo lo que hacía, el brillo de sus ojos valientes y luchadores. También notó su cambio. El odio con el que lo miraba al principio, el cariño y la pasión con lo que lo hacía al final. En verdad era una persona especial. Luchadora, fuerte, valiente. Había tenido una vida difícil..... más que la suya y, en cambio, no había perdido la ilusión por luchar, por intentar sobrevivir en ese mundo sin esperanza, no se había amedrentado por su destino.
Algo en su interior cambió al ver la imagen de la joven en su mente. Algo le reconfortaba el corazón y el alma. Quizás fuera amistad...., pensó el vampiro. Se negó a seguir pensando en algo más, en algo que podría traicionar la imagen de Buffy que seguía en su mente impertérrita. Se tumbó en la cama y cerró los ojos. Pronto la oscuridad se cernió sobre él.

Pasaron dos días entre preparativos y reuniones ultimando los detalles finales de la batalla. Iba a ser complicado, quizás ninguno de ellos sobreviviera a la batalla pero..... la vida dependía de ellos, el mundo de los hombres descansaba sobre sus hombros.

Al final del segundo día se reunieron los tres que estaban al mando, Spike, Sarah y Peter. El ambiente se notaba ligeramente enrarecido. La tensión se palpaba a su alrededor. Peter miraba de reojo al vampiro. En su interior tenía unas ganas terribles de terminar con su vida pero sabía que ella nunca se lo permitiría. Los Ancianos le habían devuelto su puesto de comandante y eso lo enfurecía más aun.
Los hombres se reunieron alrededor de sus jefes. Serían unos trescientos soldados uniformados y cargados con metralletas y pistolas.
Al poco tiempo salían hacia la guarida de Lubek. En el cuartel de la Resistencia dos de los Ancianos miraban desde lo alto de una ventana como desaparecían los soldados en el horizonte. La esperanza estaba dibujada en sus ojos.

El camino era tortuoso. Demasiada tristeza en el paisaje mermaba los ánimos de los presentes. Caminaban a paso ligero, casi siempre de noche para evitar ser vistos. Spike se sentía extrañado. Poder caminar durante todo el día sin necesidad de arder por el contacto del sol era muy extraño. Incluso lo echaba de menos. Echaba de menos poder mirar desde dentro de la casa y ver la claridad que se abría paso en el exterior. Allí ni siquiera eso tenían. Unas nubes negras y grises lo cubrían todo llenándolo de sombras dantescas.

La caminata seguía su curso hasta que de repente............ un soldado que estaba situado en la parte de atrás de la marcha gritó;

Soldado: Nos atacan!!!! Todos a cubierto!!!!!!!

Y la oscuridad los envolvió de nuevo.


Continuara.....

viernes, 12 de febrero de 2010

"Futuro Imperfecto" (Tres)

La alarma sonaba como el aullido de una bestia lastimada.

Con algo de pasmo y asombro, Spike se encontró siguiendo a Sarah a través de tortuosos pasillos apenas iluminados, por corredores góticos y de paredes sucias y descascaradas.

Todo el lugar estaba en alerta. Todo aquel sitio hervía como un hormiguero… Muchos hombres y mujeres corrían dándose órdenes en voz alta, tomando sus armas y parapetándose en distintos lados de aquel edificio, listos para el combate.

Sarah: (hablando en voz alta) ¡Posición de defensa Alfa-1, gente! ¡Ataque inminente en cero-punto-tres y contando!

Todo mundo parecía saber a que se refería la muchacha con aquello. Casi sintiéndose por momentos un sapo de otro pozo, Spike observó como aquellos soldados (cosa curiosa, su memoria le trajo el recuerdo de los soldados de la Iniciativa, aquellos sujetos que una vez lo capturaron y que le colocaron ese odioso chip en la cabeza) cerraban todas las entradas de acceso al lugar y se resguardaban detrás de ellas, con sus armas listas para atacar.

Spike: (a Sarah) ¿Me puedes decir que demonios pasa, nena?

Sarah: (tomando una curiosa arma muy semejante a un rifle) Nos atacan, tonto.

Spike: Eso lo sé… ¿Quiénes nos atacan?

Un rugido sordo y seco fue la única respuesta que el rubio vampiro tuvo. Mirando a los soldados listos para el combate, Spike pudo ver en sus ojos el terror… un terror que nunca creyó ver en un ser humano… el terror de la proximidad de la muerta, pero no de la muerte común y corriente, sino, de una muerte dolorosa y descomunalmente monstruosa.

Un fuerte golpe provocó una abolladura en la puerta principal de acceso al edificio. Algo había detrás de ella, gruñendo, aullando y respirando dificultosamente.

Aquello se le antojo a Spike como el asedio de un lobo hambriento, desesperado, listo para matar a su presa apenas la viese.

Spike: ¿¿¿Qué diablos es eso???- preguntó a Sarah.

Sarah: Tu peor pesadilla- contestó ella, seria.

La puerta fue acometida con una fuerza increíble y se vino abajo. Sarah aferro más su arma y dio la orden de iniciar el ataque.

Se produjo un feroz y violentísimo intercambio de disparos. Los soldados de La Resistencia abrieron fuego contra lo que fuera que había roto la puerta de acero reforzado. Por unos segundos, todo fue humo y confusión, gritos y órdenes…

La balacera continuo ininterrumpidamente por un espacio de tiempo que se le antojo a Spike eternidad. Junto a Sarah (resguardados detrás de una gran columna) el vampiro tenía la más privilegiada visión del infernal combate que pudiera desear alguien.

Sarah: (gritando) ¡¡¡ALTO!!!

La orden de la comandante de La Resistencia fue obedecida por todos los soldados. Los disparos cesaron y entonces todo fue humo y silencio…

Un enorme silencio sepulcral invadía el edificio donde estaban. Nadie dijo nada, esperando mas ordenes… todos continuaron en sus puestos, con sus armas apuntando en dirección de la puerta abierta, listos para bajar a los tiros a lo primero que surgiera de aquel sitio.

Sarah se acercó con algo de dificultad (siempre seguida de un sorprendido Spike) a uno de los soldados y le preguntó si había señales de los atacantes.

El soldado (que tenia entre sus manos un curiosísimo aparato pequeño, con una pantalla de cristal liquido y luces multicolores) confirmo que sus atacantes no estaban allí…

Soldado: El Espectrómetro no indica ninguna señal, Comandante- dijo, aturdido.

Spike: ¿Qué es ese aparato?- preguntó, curioso.

Sarah: Sirve para localizar a nuestros enemigos…- le explicó y luego, se volvió hacia el soldado- ¿Cómo es eso de que no hay ninguna señal? ¿Es correcto?

Soldado: El aparato nunca nos ha fallado, Comandante- dijo, encogiéndose de hombros.

Sarah pareció meditar lo sucedido y a continuación, esgrimiendo su arma delante de ella, decidió ir en persona a la entrada a ver si era cierto que sus enemigos habían desaparecido.

Spike: (sosteniéndola de un brazo) ¿Adonde vas? ¿Estas loca?

Sarah: Tengo que ir…

Spike: Ni pensarlo. Voy contigo.

Sarah: No necesito niñeras… Sé cuidarme sola.

Con un gesto de fastidio, la joven se soltó de la mano de Spike. El vampiro esbozó una leve sonrisa melancólica y por un momento, sintió una punzada del dolor que antes había sentido, al enterarse de donde y en que tiempo estaba.

Buffy… Aquella joven era tan parecida a ella. Tenía hasta el mismo carácter…

Sarah caminó lentamente hacia la entrada, vigilada atentamente por los soldados que estaban mas cerca. Estaba a solo dos pasos de la entrada cuando algo surgió de delante de ella dando un salto y la tumbó en el piso de un puñetazo, haciéndole soltar el arma.

Spike se quedo helado al ver como era el ser que había hecho aquello.

Se trataba de una criatura humanoide, calva, de dedos largos y finos, con uñas. Vestía una ropa desgarrada, harapienta y sus ojos solo dejaban entrever una sed de muerte y desolación infinitas.

Aquella cosa, provista de unos afiladísimos colmillos, le trajo a Spike inmediatos recuerdos de su última batalla, en Sunnydale… del combate final en la Hellmouth.

Spike: Ubervamps- murmuró.

Si, aquella criatura que había golpeado a Sarah era un Ubervamp… o algo parecido. La diferencia radicaba en un cambio radical en su aspecto físico.

Los Ubervamps que él había enfrentado, en Sunnydale, no se parecían a ese ser. Aquel monstruo tenia, en su calva cabeza, una suerte de pequeños cuernos… una serie de cuernos que le sobresalían, como una corona de pinches.

Por otro lado, estaba el color de la piel. Mientras que los Ubervamps eran grises y casi azulados, este ser tenía un tinte rojizo. Decididamente, era un tipo de criatura diferente…

…Y lo peor, era que no estaba sola…

Una legión de aquellos demonios penetró en el edificio, como langostas. Los soldados gritaron y reabrieron el fuego. Todo fue alaridos y confusión, y una cortina pesada de humo se desplomó en el lugar.

Spike no lo pensó dos veces y se lanzó en rescate de Sarah. No le importo en lo más mínimo el paisaje dantesco que se desarrollaba a su alrededor, cuando las criaturas saltaban sobre los aterrados soldados y con sus garras, despedazaban sus cuerpos o con sus dientes filosos, les arrancaban la piel… para él solo había un objetivo en mente: salvar a la muchacha.

Encontró a Sarah luchando embravecidamente en el piso, forcejeando con su atacante. El “Uberdemon” la tenia casi en el limite. Sus manos, largas y horripilantes, se entrelazaban con las de la muchacha y mientras la bestia intentaba morderla con sus colmillos, ágilmente ella colocaba sus piernas sobre el pecho del demonio evitando que aquella cosa asquerosa pudiera matarla.

Spike: ¡Sarah!

El Uberdemon se distrajo. Sarah aprovecho aquello para impeler a sus piernas con fuerza hacia delante, empujándolo lejos de ella. El demonio se dio contra una pared, pero rugiendo, reanudo su ataque.

Spike se canso de ser mero espectador y transformando su rostro por el de vampiro, intervino en la pelea. Se interpuso entre el demonio y la joven, y gruñendo, le dio un puñetazo en la cara al infernal ser. El Uberdemon retrocedió, dolorido, pero sin herirse…

Spike: Vaya… Con que… ¿Tipo duro?- dijo y sonrió- Esto se esta poniendo bueno.

El Uberdemon gruñó y se arrojó hacia él. Los dos luchadores intercambiaron una serie de fuertísimos puñetazos, patadas y demás. En todo momento, Spike pudo evaluar el poder de aquel ser y se encontró con un oponente difícil de someter…

En un momento de distracción, la bestia lo aferró del cuello y lo revoleo por el aire, estrellándolo contra una columna. Spike escupió sangre e intentó incorporarse rápidamente, pero fue inútil… El demonio ya estaba encima de él nuevamente, pisándolo con fuerza contra el suelo y paralizándolo.

Parecía que Spike perdería esa batalla, pero a último momento, Sarah saltó detrás de la bestia y le disparo con una pistola de forma curiosa en la cabeza. El demonio aulló y se desplomó en un costado, con el cráneo reventado como una fruta podrida.

Sarah: (ayudando a Spike a ponerse de pie) ¿Estas bien?

Spike: C-Creo que si… me duele… medio cuerpo.

Mientras la pareja hablaba, los demás seres demoníacos mataban con suma facilidad al resto de los soldados reunidos. Todo parecía perdido, cuando de repente, un estruendo ensordecedor venido del exterior del edificio provocó que todo mundo (soldados humanos y demonios) se quedaran quietos en sus sitios.

Un curioso camión (semejante al que Sarah y sus hombres usaran) había llegado, por un pedregoso camino a aquel sitio. Moviéndose a toda velocidad, un nuevo grupo de soldados, mejor armados y liderados por un sujeto joven, de cabello pulcramente corto y mirada decidida, bajaron del vehículo y entraron en el combate…

Otra vez hubo intercambios de disparos. Con una precisión casi asombrosa, aquellos nuevos soldados mataron a balazos a un gran número de demonios y aniquilaron a los que quedaban con unas estacas.

Cuando el combate terminó, los recién llegados se reunieron con la pareja y los pocos soldados bajo el mando de la joven Comandante, que habían sobrevivido.

Hombre: (a Sarah) Hola, Sarah… Veo que llegamos a tiempo.

Sarah: (bufando) Capitán Peter Barnes… Creo que nunca me imagine que llegaría el día en que me gustara ver tu cara de nuevo por aquí.

El líder del equipo recién llegado se rió. Luego, con su mirada, observó detenidamente el desastre dejado por el combate. Un tendal de cuerpos ensangrentados (de humanos y de demonios) descansaban tirados por todas partes, asumiendo grotescas posiciones.

Peter: (a un soldado) ¿Reporte de bajas?

Soldado: 14 demonios y 44 de los nuestros, Capitán Barnes.

El capitán frunció el ceño.

Peter: Has perdido medio escuadrón, Sarah.

Sarah: Que buena noticia, Peter… No me había dado cuenta- respondió, con sarcasmo.

Spike observó a aquel sujeto recién llegado. En cierta medida, era la primera vez que lo veía, pero algo en él le desagrado por completo inmediatamente…

Peter: (señalando a Spike) ¿Es él?

Sarah: Si, es él

El capitán frunció el ceño. Parecía que el sentimiento de desagrado era mutuo.

Sarah: (a Spike) Él es Peter Barnes, Spike… Capitán del Equipo Beta de La Resistencia…

Spike: ¿Cómo me conoce?

Sarah: Yo le hable de ti… En realidad, lo hice con el Consejo…

Spike: ¿Consejo? Por favor, explícame bien las cosas que no entiendo nada…

Sarah: Mientras estabas detenido, le informé al Consejo de Ancianos acerca de ti- al ver la perplejidad en el rostro de Spike, la joven trató de explicarse mejor- La Resistencia es dirigida por el Consejo de Ancianos… Ellos son… el Alto Mando. Son los más sabios de todos y nuestros líderes…

Spike: ¿Son tus jefes?

Sarah: Algo así.

Peter: El Consejo me mandó a buscarlo. Al parecer, están interesados en ti, rubiecito- dijo el capitán, con tono despectivo.

Spike: Yo que tú cuidaría mi boca, “soldadito de plomo”.

Peter: Uy, que miedo… ¿Eso fue una amenaza?

Spike: ¿Y a ti que te parece, pedazo de madera con patas?

La sonrisa de burla se borró del rostro del joven capitán. Sacando de entre sus ropas una pistola, la apuntó directamente a la cabeza del vampiro.

Spike: Las balas no pueden lastimarme, pedazo de estupido.

Peter: Veremos si las balas de madera reforzada no pueden hacer polvo tu feo trasero teñido, idiota.

Sarah: ¡Basta! ¡Capitán Barnes, le ordeno que baje esa arma! ¡YA!

Peter: Ahorrate el rol de la Comandante, Sarah… No creo que al Consejo le guste un cuerno lo que ha pasado aquí- otra vez sonreía- Ni mas ni menos… creo que tienes los días contados en La Resistencia.

Spike se estaba cansando de aquel tipo. Era un genuino bruto…

Spike: Será mejor que guardes el respeto cuando le hables a ella, zopenco, o…

Peter: ¡Pero miren nada más! La señorita ya me esta dando ordenes… Te recuerdo que el prisionero eres tú, rubiecito.

Sarah: Te estas pasando de la raya, Peter… Todavía soy la Comandante de este equipo y si quiero, puedo encerrarte en un calabozo- dijo, con autoridad.

Peter: ¿De veras?

Había burla en el tono de su voz. Sarah apretó un puño, conteniendo la rabia que sentía.

Peter: ¿Y desde cuando es usted protectora de las escorias que infectan el mundo, Comandante? ¿Acaso ya se olvido que sus padres murieron por culpa de estas alimañas?

Aquello había sido demasiado. Sarah no lo pudo resistir más… Con un alarido, le propinó al joven capitán un puñetazo en el rostro. Los soldados que estaban con ellos enmudecieron al ver aquella escena. Era una escena extraña, luego de tanta muerte y destrucción presenciada en los últimos momentos… Nadie se atrevió a intervenir una disputa que parecía llevar tiempo ya.

Sarah: ¡Es el colmo! ¡¡¡QUEDAS DETENIDO, BARNES!!!

Peter: (aferrándole con fuerza una mano) No… ¡Usted queda relegada oficialmente de su puesto, Comandante, bajo el cargo de ineptitud!

Sarah: ¿Qué?

Peter: (a los soldados) ¡¡Arrestenla!! ¡Llevenla al camión!

Sarah: ¡No puedes hacerme esto, Peter! ¡¡YO SOY LA COMANDANTE!!

Peter: ¡Eras! Los Ancianos me han dado órdenes específicas… desde este momento, estoy al mando…

La joven se quedo muda de la sorpresa. De un momento a otro, su vida se derrumbaba… Sin fuerzas para pelear después del combate sostenido, Sarah fue conducida por unos soldados hacia el camión, como una prisionera.

Spike: ¡Hey! ¡Un momento! ¿Estas loco?- le gritó a Peter.

Peter: En cuanto a ti…- dijo y le hizo una seña a un hombre que estaba detrás de Spike.

Para cuando el vampiro se dio cuenta, era demasiado tarde. Mediante una especie de picana eléctrica colocada en su nuca, fue dejado inconsciente de nuevo.

Su cuerpo fue cargado por un grupo de hombres armados y trasladado al camión también.

Peter: (a sus hombres) Transporten a los heridos al camión… y luego, quemen este lugar. Ha quedado inoperable… Retornamos al Cuartel Central.

************

Spike recobró la conciencia un rato después.

Se hallaba en el interior de aquel camión extraño, en compañía de una callada Sarah. Cerca de ellos, varios soldados atendían a muchos hombres y mujeres heridos de gravedad…

Sarah: ¿Estas bien?

Spike: Todo me da vueltas- dijo y se masajeo en la nuca- ¿Con que me dieron?

Sarah: Era un aparato neuro-aturdidor… solemos usarlo con los ejemplares que queremos conservar con vida.

Spike: Vaya… Ese mal parido si que sabe hacer su trabajo.

Sarah: Mucho me temo que si.

Había un tono sombrío en la voz de la joven. Se produjo una sacudida y entonces, el vampiro entendió que aquel vehículo estaba en marcha.

Spike: ¿Hacia donde vamos?- quiso saber.

Sarah: Cuartel Central… Es nuestra guarida principal, sede del Consejo de Ancianos…

Spike: ¿Para que vamos allí?

Sarah: Ignoro que motivará a los Ancianos, pero cuando se enteraron de ti, debió parecerles de suma importancia…

Spike: Vaya… ¿Qué era eso que ese zángano dijo de ti? ¿Eso de que tus padres murieron?

Silencio. Sarah pareció turbada al escuchar aquella pregunta.

Por un momento, Spike vio dolor en sus ojos. Un dolor que salía de lo más profundo de su alma. Parecía que la joven recordaba algo muy doloroso… Se humedeció los labios y suspiró.

Sarah: Mis padres… ellos… murieron cuando yo era pequeña… Los mataron… un grupo de esos demonios que hoy nos atacaron… Ellos… Ellos murieron asesinados- dijo, tratando de contener el llanto que se agolpaba por salir de su interior.

Spike: (avergonzado) Yo… lo siento. No debería habértelo preguntado…

Sarah: (secándose las lagrimas) Esta bien… Ya no importa…

Spike: No, de veras, lo siento… ¡Rayos! Esto es una locura- dijo y no pudo evitar reír- Hace unas horas estaba en Sunnydale y ahora, por arte de magia, estoy viviendo una pesadilla… Condenada suerte la mía…

Sarah asintió y sonrió. No era para nada una sonrisa de humor… más bien, era una sonrisa sombría, como todo lo que los rodeaba.

Spike: Esos demonios que nos atacaron… Esas cosas… ¿Eran esos seres híbridos que me mencionaste?

Sarah: Si y no… En realidad, esos que viste son meros sirvientes… Existe un poder mayor detrás de ellos…

Spike: ¿A que te refieres?

Sarah: Las criaturas híbridas… tienen un líder… Un siniestro ser… poderoso y terrible… Dicen que fue el primero en ser creado… de todos ellos…

Spike: (serio) ¿Algo así como la Abeja Reina de un panal?

La joven asintió, pensativa.

Sarah: Algo así… Es un demonio poderoso llamado “Lubek”… Él es el líder de todos ellos… y el enemigo mas terrible que existe.

El camión donde iban dio una fuerte sacudida. Todo mundo se vio súbitamente movido de su sitio por unos instantes.

Sarah: Falta poco para llegar…

Spike: ¿Cuál es la historia entre ese pedazo de idiota y tú?- le preguntó, luego de un rato, refiriéndose a su discusión con Peter.

Sarah: Eso es otra cosa… Peter Barnes… un tipo miserable…

Spike: ¿Se conocen de antes, no?

Sarah: Fue mi novio.

Silencio. Spike permaneció mudo ante aquella revelación. No dijo nada para no interrumpir a su compañera.

Sarah: Bueno… novios no seria exactamente la palabra- se disculpó- Más bien, fue mi amante… pero no resulto… Es un tipo realmente…- hizo un gesto con las manos- Realmente fastidioso, ¿entiendes?

Spike: Te entiendo.

Sarah: Creo que nunca me perdonó que lo dejara… La brecha entre nuestros cargos de Comandante y Capitán poco le importó. Nunca me ha tenido respeto y por lo que veo, los Ancianos parecen preferirle a él en vez de a mí…

El camión se detuvo. Una mirada rápida el exterior le dio a Spike la idea de cómo era el Cuartel Central de La Resistencia…

La mejor manera de describir a aquel sitio era como una enorme fabrica. Grandes edificios, con chimeneas y torres se levantaban contra el cielo siempre nublado del horizonte. Allí, visibles y desde varias ventanas y puestos de observación, muchos soldados vigilaban la zona, portando armas.

Una gran puerta de metal reforzada se abrió y el vehículo entro lentamente en el interior del lugar. Sarah le informó a Spike que solo un porcentaje del Cuartel Central estaba sobre tierra… el resto estaba varios metros debajo del nivel del suelo.

Los soldados heridos fueron bajados y trasladados a la zona médica, mientras que el capitán Barnes y un grupo de hombres trasladaron a la pareja por un largo pasillo sépticamente limpio, hacia la puerta del que parecía ser un ascensor.

A Spike le parecía curioso ver aquel lugar, todo ordenado y cuidadosamente limpio. Era un evidente contraste con el sitio anterior en donde había estado, sucio y casi en ruinas, como todo en ese mundo loco del futuro…

El grupo de hombres se detuvo delante del ascensor y solo Peter, Sarah y dos soldados, junto con Spike, entraron. Barnes presionó un par de botones y el elevador se hundió varios metros bajo tierra… muchos metros bajo tierra.

El camino se terminó súbitamente cuando el elevador se detuvo en un punto del subterráneo. Peter les dio unas órdenes a unos soldados y Sarah fue escoltada a otra parte…

Spike: ¡Sarah!- gritó- ¿Adonde la llevan?

Peter: Olvídate de ella, amiguito- dijo, con tono burlón- Tú tienes una cita con los Ancianos…

Spike: ¡Ni hablar! ¡No pienso moverme de aquí hasta que me digas donde diablos vas a mandar a Sarah!

Otra vez el choque eléctrico en la nuca. El mundo se nublo para Spike y lo último que vio antes de que sus sentidos se nublasen y cayera inconsciente, fue la sonrisa sádica de Peter…


Continuara.....

domingo, 7 de febrero de 2010

"Futuro Imperfecto" (Dos)

El silencio reinaba en el lugar, un silencio incómodo, casi febril. Spike miraba de reojo y alternativamente a la chica y a cada uno de esos militares que parecían desnudarlo con la mirada. No sabía dónde estaba, ni siquiera cómo había llegado allí, sólo sabía que se encontraba rodeado de gente hostil que lo apuntaba sin razón alguna y que deseaba verlo muerto. Miraba alrededor perdido, como si su mente se hubiera despertado de un largo letargo del que..... no recordaba nada, ni sentimientos, ni imágenes, ni siquiera pequeñas vivencias......... sólo oscuridad y destrucción.

La mujer lo miraba extrañada y ligeramente aturdida, no entendía por qué la había llamado así. No entendía el miedo y la desesperación que había captado en cada una de sus palabras, en cada uno de sus gestos, en su mirada perdida y desorientada, en sus manos temblorosas..... todo él era un enigma que necesitaba ser descubierto.
El vampiro la observaba confundido y alterado, se sentía perdido rodeado de gente desconocida pero......... también se encontraba herido por haber visto en aquella mujer al amor de su vida. Dónde estaba realmente ella, qué había sido de su amor???? Qué había sucedido después de cerrar el Hellmouth??? Por qué estaba él allí??? Muchas preguntas acudieron en tropel a su mente mareándolo y haciendo que su cabeza girase y girase sin parar.
No sabía cómo actuar ni qué hacer, estaba totalmente agarrotado, totalmente fuera de lugar, totalmente sacudido por sentimientos encontrados que no encontraban un lugar en su corazón. Comenzó a andar hacia la joven que lo miraba fijamente, sin siquiera pestañear. Lentamente, sin piedad, sin condiciones. Se iba acercando cada vez más a ese pasado añorado, a ese espejismo que escenificada una vida anterior, un recuerdo en el corazón, una visión en la retina, un sentimiento en el alma, una mentira en el presente. El rostro de la chica se tensó al verlo acercarse, al sentir su mirada atravesándola, sus ojos profundos e intensos amarrados a su rostro como a una esperanza que yace ya como un fantasma en el pasado. Lo vio acercarse con una mezcla de admiración, miedo, humildad y nobleza.

El grupo de hombres que estaba a sus espaldas comenzó a moverse hacia el vampiro blandiendo de nuevo sus armas entre las manos y apuntando a la cabeza del joven. Decenas de puntos rojos que provenían de los puntos de mira de sus pistolas tiñeron el rostro del vampiro que paró en seco su divagar. La joven levantó la mano en señal de aviso. Todos los hombres retrocedieron sin bajar la guardia. El vampiro se tranquilizó momentáneamente y sus músculos por fin descansaron. Ella se acercó a él lentamente, sin dejar de mirarlo, sin dejar de escrutarlo. No entendía lo que era pero algo en su interior le decía que ese hombre podría llegar a ser importante para ellos en el futuro.
En pocos segundos llegó a él y le habló con voz alta y clara;

Mujer: Quién eres y qué haces en nuestro territorio??? - su tono era serio y dictatorial. El vampiro la miraba intentando entender el porqué de su parecido, el porqué de los sentimientos que afloraban en él sin piedad, el porqué de sus recuerdos. Ella continuó hablando- No sabes que está prohibido andar por aquí después del toque de queda??? - no esperaba respuesta, en su voz se notaba el tono de reproche con el que intentaba amedrentar al joven. El vampiro bajó la cabeza evitando la mirada de la chica, una mirada poderosa y penetrante-

El joven mantuvo la mirada gacha durante unos minutos mientras la joven esperaba impaciente su reacción. Por fin se decidió a levantar la cabeza y mirar a la chica sin profundidad, casi de soslayo. En sus ojos se discernía el orgullo herido y un enfado creciente que se hacía más patente aun por la falta de sentido en la situación en la que se encontraba. El chico la habló con tono despectivo;

Spike: Y se puede saber quién demonios te crees tú que eres para ordenarme a mí nada??!! - le espetó con aire sarcástico y un tanto mordaz mientras la joven se quedaba ligeramente sorprendida y paralizada por la contestación. Un leve murmullo cada vez más intenso y molesto se levantó entre los hombres que observaban en la retaguardia la escena que frente a sus ojos se llevaba a cabo. La joven tomó aire y sonrió con gesto estirado. Comenzó a hablar-

Mujer: Veo que eres nuevo por aquí..... porque....... no conoces nuestras normas - el vampiro la miraba más confundido- Las leyes están para cumplirlas y..... el que no lo hace....... va al calabozo.... – paró un momento de hablar. Miró derredor y comenzó a gritar dirigiéndose a sus hombres- Tomadle prisionero!!!!! Lo quiero vivo!!!!

Un grupo de cuatro hombres que se desplegó con maestría desde la retaguardia se dirigió con rapidez hacia el joven que los veía acercarse amenazantes, lentamente, como las diapositivas de una película de los años 50, con movimientos lentos y espasmódicos.
Su ira y su miedo se fundieron en su interior formando una mezcla mortal y temible que no podía dejar de surgir por cada uno de sus poros. De un rápido movimiento su rostro cambió al de vampiro dejando a todos los militares que se acercaban a él clavados en el suelo, aterrados. No se esperaban nada así, nunca antes había hablado con un vampiro, sólo los habían exterminado. Eran una raza superior, el enemigo y......... hasta ese momento nunca ninguno de ellos se había mostrado ante ellos de la forma en que lo había hecho aquel ser.
Todos los hombres levantaron instintivamente las armas y lo apuntaron. Todos estaban dispuestos a terminar con su vida cuando la mujer, con voz serena y acompasada, se dirigió a un chico que estaba a su lado. Le susurró algo al oído. Éste salió corriendo al camión y trajo de él una pistola de gran tamaño.

Spike seguía mirando esos rostros que le apuntaban, que lo admiraban con el odio en sus ojos, que lo atravesaban con cada una de sus miradas, que lo temían, podía oler su miedo a leguas. Ella también lo odiaba, podía sentirlo, quizás más que ninguno de ellos pero..... en sus ojos había algo distinto, quizás esperanza, quizás coraje.... no podía asegurarlo pero desde luego ella era diferente a los demás. La joven tomó la pistola y lo miró. Las sienes le latían con rapidez, podía ver su pequeño movimiento, su truculento bombear dentro de esa pequeña cabeza. Le apuntó al corazón y disparó sin parpadear, sin siquiera dudar. A los pocos segundos para el vampiro todo era oscuridad.

Un dolor de cabeza terrible le subía desde el cuello y lo tomaba todo, lo englobaba todo. Sus ojos poco a poco se abrieron y se habituaron a la oscuridad reinante en esa habitación. No sabía qué había pasado, quizás lo había drogado o dormido con un dardo tranquilizante. No lo sabía con exactitud pero....... lo que era claro es que lo habían capturado vivo y que ahora yacía en una lúgubre mazmorra atado por las muñecas con unas cadenas de acero gruesas y oxidadas.
Miró derredor intentando contestar a alguna de las preguntas que surgían con fuerza desde su interior. Estaba en una especie de calabozo ruinoso y mal oliente. Era un cubículo pequeño, sólo cuatro paredes y una pequeña ventana con barrotes en la pared de la derecha. El olor a humedad y a rancio mareaba ligeramente al vampiro que aun se encontraba ligeramente aturdido. Estaba solo en la estancia pero..... pronto un ruido lo sacó de sus pensamientos. Alguien entró en la celda.

Miró al frente y la vio de nuevo, seria, distante, fría y ligeramente temible. Se acercó a él y se situó justo enfrente. Spike la miró de arriba abajo. En verdad era una mujer bella y, por una vez desde que llegara allí, comprendía por qué la había confundido con Buffy. Era una mujer realmente hermosa. Su pelo rubio y largo caía despreocupadamente sobre sus hombros, sus ojos verdes eran intensos y penetrantes y su mirada..... era realmente vivaz y sincera. Su cuerpo era menudo pero se podía entrever un cuerpo fibroso y bello. Realmente su parecido con Buffy era increíble.
La joven movía nerviosamente las manos mientras observaba al vampiro. Su rostro serio no cesó de escrutarlo hasta que cada rincón de él fue explorado con la mirada. Al poco tiempo habló;

Mujer: Bien......... no sé qué demonios querías hacer presentándote así ante nosotros.... no creo que seas un estúpido, tampoco creo que quisieras que te matáramos.... en tu mirada puedo ver que tienes apego a la vida así que........ se puede saber qué demonios te proponías??? - dijo en tono serio y profundo. El vampiro la admiraba mientras le hablaba, no sabía bien a quién veía si a una joven extraña o........ a su amor del pasado. Estaba realmente desorientado-

Spike: Yo..... – dudó un momento-......... no sé cómo llegué hasta aquí....... – dijo con sinceridad-

Mujer: Cómo que no sabes??? Me estás diciendo que llegaste de la nada hasta aquí, hasta el mismísimo Infierno y que te internaste en nuestro territorio por error??? - su tono ligeramente burlón molestó al vampiro-

Spike: Y qué quieres que te diga??? Bloody Hell!!!! Siempre estamos igual, siempre dudando, siempre desconfiando, verdad Buffy??!!! - la espetó casi sin mirarla molesto por la situación. La joven arrugó los labios con gesto de aturdimiento ante ese nombre. Era la segunda vez que la llamaba así, no le entendía, no comprendía quién era esa tal Buffy pero..... lo averiguaría-

Mujer: Mira, no sé ni quién eres ni mucho menos quién es esa tal Buffy a la que tanto nombras. Yo me llamo Sarah y soy comandante de la Resistencia, te enteras??? - dijo con sorna- Espero que pronto te dejes de juegos y decidas cooperar, por algo te hemos capturado con vida. Si no nos eres de utilidad........ – dejó la frase en el aire-

Dicho esto la chica se dio media vuelta y desapareció por la puerta dejando a un Spike más perdido que nunca.

Las palabras de Sarah rondaban la mente del vampiro. Una y otra vez pasaban por ella sembrando más duda y confusión en él. Qué significaba eso de la Resistencia?? Y el toque de queda?? Todas esas palabras formaban parte de un gran rompecabezas del que no encontraba la pieza clave, la pista para averiguar dónde se encontraba y........ más importante.... para qué.

Pasaron horas o al menos eso le pareció al joven que permanecía atado en la oscuridad. Después de ese tiempo de nuevo ruidos en la puerta y la imagen de la joven de nuevo frente a él. Su gesto era diferente, venía más calmada, más serena. Quizás había empleado ese tiempo en pensar en la situación, en intentar discernir cuál era la verdad, cuál era el problema. Por fin decidió hablar;

Sarah: Bueno, qué...... me cuentas tu historia o me vas a hacer torturarte hasta que te decidas a hablar??? - su tono era serio pero ligeramente conciliador-

El vampiro la miró fijamente mientras ella se acercaba a él, segura de sí misma. Spike se removió incómodo entre sus cadenas mientras intentaba zafarse de su captura. Volvió la mirada hacia ella y habló con tranquilidad y un ligero mal humor;

Spike: Cuántas veces quieres que te lo diga??? - su tono intentaba ser hiriente y expresar su malestar por la situación en la que se encontraba. La joven lo miraba sin gesticular, sin que ninguna emoción o sentimiento cruzara su mirada. El vampiro siguió hablando- No recuerdo nada de lo que pasó, sólo sé que cuando......... – paró de hablar. Por su rostro pasó rápido y mortal un sentimiento de miedo y dolor. La chica lo notó pero intentó dejarlo a un lado...... por ahora. El vampiro tomó aire e intentó de nuevo seguir hablando-......... no recuerdo nada hasta que llegué a este extraño lugar....

Sarah: Bien y....... de dónde vienes??? Quién eres??? A eso supongo que sí podrás contestarme, no??? - el joven asintió sin alegría-

Spike: Mi nombre es Spike. Vengo de Sunnydale..... supongo que habrás oído hablar sobre ese pueblo....... en él se encontraba el Hellmouth antes de que se destruyera - la chica no pareció entender. El vampiro intentó explicárselo - la boca del Infierno...... no has oído nada de lo que te cuento??? En qué jodido país vives, nena??? - preguntó muy enfadado-

Sarah: Esto es América...... pero no sé...... – la chica estaba confundida-

Spike: Pues... Sunnydale está en California..... has debido oír hablar de él...... de Buffy la Cazavampiros....... del Hellmouth....... no puede haber pasado todo al olvido tan pronto....... fue una batalla épica, muchas personas murieron, muchas vidas se salvaron...... Bloody Hell!!!! - estiró los brazos con fuerza tensando las cadenas que lo unían a la pared provocando un gran estruendo. Ella dio un paso hacia atrás con el miedo reflejado en su mirada- Por Dios..... no voy a hacerte daño....... – bajó la mirada mientras movía la cabeza en tono de negación-

Sarah: Ahora que nombras a la Cazavampiros...... algo sé de ella - dudó un momento mientras su rostro cambiaba radicalmente. Spike la miraba aliviado y con la duda dibujada en los ojos-....... pero no creo que te refieras a esas historias..... porque....... eran sólo leyendas, mitos. Nunca creí en ellas, eran sólo recuerdos del pasado que han muerto en el olvido....

Spike no podía creer lo que esa bella joven le estaba diciendo. Recuerdos del pasado??? Leyendas??? Mitos??? Esa chica debía de estar loca. En algún lugar cerca de allí Buffy estaría esperando noticias de él. Había vuelto de la muerte...... no sabía a ciencia cierta si había llegado a estar muerto en el más estricto significado de la palabra pero........ algo le pasó aquel día. Recordaba aun como si lo sintiera en esos momentos en sus carnes como sus órganos explotaban, como su piel se chamuscaba por la luz purificadora del medallón, como sus ojos se salían de las órbitas, como su rostro se tensaba ante el inminente final y........ de repente todo fue oscuridad. Abrió los ojos lentamente y los vio allí, delante de sí, unos militares liderados por una hermosa mujer muy parecida a ELLA. Ahora esa chica pretendía hacerle creer que todo aquello fue imaginación suya?? Que nada de eso había sucedido?? Que él no había sentido y había hecho todas aquellas cosas por el amor de la Cazadora?? Debía de estar loca.......

Spike: Pero qué estás diciendo?? Yo estuve allí en la batalla, yo morí o desaparecí en esa lucha en la que cerré el Hellmouth. Buffy y muchas Cazadoras lucharon heroicamente contra los malvados UberVamps, muchas de ellas perdiendo la vida....... – no quería ni pensar si su Buffy habría salido bien de aquello..... imaginaba que sí, ella era fuerte, poderosa, luchadora, no se hubiera dejado vencer tan fácilmente- no te atrevas a decir que sólo es una leyenda o un mito porque...... el dolor que yo siento y los recuerdos que tengo de aquello........ son muy reales - la chica lo miraba asombrada y confundida por lo que el vampiro le acababa de contar- Hablas como si hubieran pasado docenas de años, hablas como si todo no hubiera sido mas que un sueño en mi mente......

Sarah: Eh..... no sé qué decirte Spike....... simplemente es lo que me han contado. Esas historias las narraban los mayores, los más ancianos de la Resistencia a los niños en la soledad de las noches, cuando no había nada mejor que hacer. Para nosotros siempre han sido cuentos y leyendas sin ninguna prueba fehaciente de su existencia. Algo se decía de una batalla épica en los tiempos del primer mal pero..... eso no puede ser lo mismo que tú me estás contando ahora..... es imposible que tú estés aquí..... en este tiempo..... - lo miró más exhaustivamente y con impaciencia. El chico parecía más perdido aun de lo que ya estaba. Ella continuó-......... en este año.....

Spike la miró fijamente, con los ojos muy abiertos, casi enloquecidos. Esas palabras lo habían hecho temblar........ qué quería decir esa chica con “este año”??? Su rostro expresaba la duda y el temor que sentía muy dentro de sí. Trató de hablar, al principio las palabras surgían de su garganta tímidas, casi volátiles pero, poco a poco fueron tomando fuerza.

Spike: Qué intentas decir??? En qué año estamos?? No estamos en el 2003??? - la chica lo miraba perpleja. Sus verdes y grandes ojos parecían atravesarlo y causarle mucho dolor. El vampiro sabía lo que significaba su gesto, nada bueno desde luego, no al menos para él. Su piel palideció de repente dotándolo de una mortalidad aun mayor. Su rostro pareció envejecer 30 años de golpe, todo aquello era demasiado para él, para su alma. Levantó la mirada suplicando una respuesta que no tardó en obtener-

Sarah: Estamos en el 2100 - dijo con miedo al ver el rostro desesperado del vampiro-

El joven bajó la mirada, vencido. Todo su mundo se había derrumbado. Todo lo que había creído hasta ahora sobre su transformación o regreso de la muerte........ había perdido todo su sentido. No le había pasado nada de eso, simplemente le habían trasladado en el tiempo. No sabía ni quién ni por qué, sólo sabía que estaba solo, que toda la gente a la que conocía y de alguna forma quería había muerto, que su amor....... Prefirió no pensar más. Los ojos comenzaron a cubrírsele de lágrimas, lágrimas de tristeza, lágrimas de dolor, lágrimas de desesperación por haber recibido un supuesto premio por su heroicidad que más parecía un castigo. No sabía qué hacer en esos momentos en que toda su vida carecía ya de sentido y pasaba como una exhalación frente a sus ojos, mostrándole los mejores y peores momentos de ella, como si de una película se tratara. En esos momentos que se asimilaban más a una muerte en vida, la razón del joven comenzó a abandonar su cuerpo entrando en él sentimientos de desesperación y locura. Todo había terminado, todo se había derrumbado a su alrededor.
Levantó la mirada y la fijó en la joven que vio la falta de brillo en aquellos bellos ojos, la falta de esperanza y de ilusión. Una nube negra se cernía sobre ellos tapándolos, cubriéndolos en su totalidad mientras gotas de llanto se abrían paso a través de sus pestañas. Las lágrimas no tardaron en aparecer y en caer despreocupadamente por sus mejillas.

De repente el rostro del chico cambió su expresión, se volvió oscura, fría, casi heladora. Cambió la mirada al horizonte, como si sus ojos pudieran atravesar las paredes que lo envolvían. Subió los brazos y de un fuerte golpe arrancó las cadenas de la pared. Sarah lo miró horrorizada, estaba asustada y apenada a la vez. Nunca había sentido pena por un ser de la noche, no desde que....... . Su rostro se endureció. Dio un paso atrás mientras metía la mano en uno de sus bolsillos y sacaba una estaca. Lo observaba fijamente, cada uno de sus movimientos, cada uno de los sentimientos que se reflejaban maravillosamente en su rostro, en su mirada, en sus ojos.

El vampiro se separó de la pared pero..... no fue hacia ella como la joven imaginaba. Se dirigió a la pared que estaba situada a su izquierda. Su paso era lento, pesado, derrumbado y abstraído. Se colocó enfrente del muro que lo separaba de la libertad y comenzó a hablar para sí, en tono bajo, casi susurrante;

Spike: Por qué me has hecho esto?? Sé que he sido un ser de la noche durante muchos años, sé que me he comportado como un ser despreciable, como un ser sin corazón ni remordimientos....... muchas veces he merecido morir por ello pero........ cambié - dijo con mucho sentimiento mientras intentaba ahogar un sollozo que le venía desde muy adentro- lo hice por ELLA, recuperé mi alma por ELLA, traté de ser un hombre mejor por mí, por merecer su amor - Sarah abrió mucho los ojos mientras observaba la escena delante de sí. Era increíble el sufrimiento que expresaban aquellos ojos, era demencial la locura que los embargaba mientras el vampiro deliraba en voz alta haciendo caso omiso de su presencia- No sólo ayudé al bien - movía sus manos acariciando la pared como si el cuerpo de su amada se tratara, quizás intentando hacer volver la parte cuerda de su mente a un pasado que le era menos doloroso- sino que salvé la vida de mucha gente, cerré el Hellmouth, invertí el Apocalipsis y....... la perdí para siempre...... así es como me lo pagas??? - bramó con fiereza mientras la chica, que lo observaba atónita, pegaba un respingo sobre sus pies. Apretó la estaca más fuertemente entre sus manos como acto reflejo mientras lo escrutaba, lo admiraba, lo comprendía.-

De repente Spike tomó fuerza con uno de sus brazos y golpeó con fiereza la pared que estaba acariciando introduciendo el puño muy adentro. Un grito de dolor surgió arrollador de su garganta rompiendo el silencio que reinaba en todo el edificio.
La joven lo observaba atónita..... qué le pasaba........ qué quería hacer........ a dónde quería llegar????

El vampiro sacó la mano ensangrentada del agujero en la pared que había formado y la miró mientras se reía con la locura reflejada en su voz, en su mirada, en sus gestos..... .
Ella trató de acercarse a él. Primero un paso, después otro. Estaba ya cerca de él cuando éste se revolvió y la miró con los ojos anegados en lágrimas. Miró primero la estaca que blandía la joven en sus manos temblorosas, después observó su dulce y tenso rostro. Sonrió como si comprendiera;

Spike: Bien, eso es lo que yo deseo...... eso es lo que necesito - dijo mientras echaba una mirada rápida al trozo puntiagudo de madera que tenía entre las manos- por fin descansaré - se giró hacia ella y bajó los brazos en tono de derrota dejando su pecho a merced de sus manos justicieras- Hazlo rápido, por favor, no deseo sufrir más de lo que ya lo he hecho.....

La joven se acercó más aun, tan cerca que podía escuchar la respiración entrecortada del vampiro, una respiración rápida, fría, sincera, dolida. Metió la mano en un bolsillo mientras el joven cerraba los ojos esperando su premio, su verdadero regalo, la paz de la muerte, el descanso eterno.
Un crujido y después un golpe sordo. El tintinear de las cadenas chocando contra el suelo. La mirada del chico perdida pero asombrada. La mirada de la joven, sincera y segura.

Sarah: No creas que voy a matarte........ no sé lo que ha pasado, no entiendo muchas de las cosas que has dicho, sólo sé una cosa..... tienes un alma que te guía, tienes sentimientos que te hacen especial, eres un ser que ha sabido salir de la oscuridad para viajar por la luz del bien, has sabido elegir el bien en un mundo cargado de tantos males y debilidades, has sabido crear y escribir tu propio destino.
"No creas que no odio a los de vuestra raza, mis razones personales me imponen más que cualquier otra cosa - un sentimiento de dolor y furia pasó por sus ojos mientras recordaba el pasado- pero sé ser fiel a mis principios y, ante todo, sé reconocer una mirada noble y sincera. No creo que tú seas un ser despreciable como los que extermino cada día, algo he entendido de tu amor por una mujer y tu vuelta al camino de la libertad y del bien. Con eso me basta. Te necesitamos. Ven. Sígueme."

La joven salió de la habitación dejando a un Spike asombrado y desconcertado. Se acariciaba las muñecas donde la fuertes y terribles cadenas lo había mantenido atrapado como a un oso en una trampa mortal. Su puño sangraba en abundancia. Sangre roja, brillante, pura.
Comenzó a andar mientras se rasgaba la camiseta negra que vestía y se colocaba un trozo de tela alrededor de la mano.

Salió a un pasillo alargado y estrecho. A lo lejos podía ver a la chica que se movía agrandes y lentos pasos. Tomó una salida situada a la derecha y se introdujo allí.
Spike hizo lo mismo. Entró en una habitación que conducía a unas escaleras. En el techo, una pequeña trampilla dejaba pasar levemente la luz. Tomó con fuerza la barandilla y subió por ella. Pronto se reunió con Sarah.
La chica ni siquiera lo miró, tenía la vista clavada en el horizonte, un paisaje apocalíptico les rodeaba. Sólo había ruinas, destrucción, arena. No había verdes montañas o vida, todo eran rocas, silencio, quietud.

Spike cambió la mirada hacia el frente y lo observó. Captó todo lo que no había visto hasta ahora. El dolor, la muerte, el miedo..... todos esos sentimientos estaban plasmados en cada paraje, en cada rincón de ese mundo. Un paisaje árido, muerto, triste, gris. Nada que diera colorido, ni una planta, ni una flor. Todo era tierra, montañas altas y desnudas recubiertas de olvido, casas destruidas, aire viciado, olor a muerte, gritos de terror, caos y malos recuerdos, tristeza desbocada, dolor almacenado, miedo perpetuo.
El vampiro la miró sin entender. Ella no lo miraba, sólo observaba el triste paisaje que se abría entre ella y el resto del mundo. Soledad y silencio.

Sarah: Qué tal tu mano?? - preguntó sin alegría y sin siquiera mirarlo-

Spike: Bien....... –cambió de tema con rapidez- Qué ha pasado aquí?? Este lugar no es como yo lo recuerdo, no es lo que yo llevo en mi corazón. El mundo de donde yo vengo era imperfecto sí, pero era bello. El colorido y los matices del paisaje eran arrolladores. La vida se abría paso inexorablemente....... nada podía acabar con la alegría y la belleza que se respiraba tan importante como aire vital en los pulmones, nada.

Sarah: Deja que te explique una cosa, Spike. En este mundo, en el mundo en que nosotros vivimos y ahora, para tu desgracia, tú también...... en el mundo del año 2100...... las personas no somos importantes aquí - los ojos se le humedecieron mientras la voz le temblaba por la emoción- Ya no hay vida ni alegría en él, sólo hay caos, odio y venganza. Los niños crecen con miedo, con el dolor de la pérdida de sus madres en el combate. Aquí no hay colorido como puedes ver, todo es gris, todo es tristeza.
"La raza humana ha sido relegada en la historia de la evolución - el vampiro se sorprendió ante este comentario- ya no somos la raza dominante..... lo sois vosotros - lo miró de forma fulminante, una mirada que se suavizó al ver reflejado en aquellos ojos el dolor por la pérdida de la majestuosidad de su mundo- Los vampiros y los demonios gobiernan este lugar."

Spike: Pero....... cómo ha llegado esto a ser tan poderoso y fatal??? Cuando yo me fui miles de Cazadoras habían sido activadas, quizás millones. Ya no había potenciales, sólo Cazadoras poderosas y guerreras....... qué demonios ha pasado aquí??? - la desesperación en la que toda esa visión le había sumido se reflejaba en su voz-

Sarah: No puedo decirte el momento exacto en el que todo se perdió. Sólo te puedo decir que nuestro enemigo...... es mucho más fuerte de lo que puedes imaginar. En nuestro mundo no sólo hay vampiros y demonios....... – paró un poco intentando pensar la mejor forma de explicar su situación al vampiro. Al cabo de un rato continuó-..... este mundo es mucho más complicado de lo que crees.
"Hace unas decenas de años el mundo era bello y tranquilo, como el que tú conocías pero..... una alianza entre demonios y vampiros echó a perder todas nuestras posibilidades. Capturaron a científicos de todo el mundo de los cuales podían sacar valiosa información y.... crearon una raza híbrida. Una raza con todas sus ventajas y ninguno de sus inconvenientes. Crearon unos super monstruos que, poco a poco, fueron terminando con la raza humana hasta que sólo quedaron unos pocos, La Resistencia."

"Como ves........ todo ha sido destruido. En cada ciudad hemos quedado algunos que sobrevivimos a la gran lucha y que vivimos como podemos, que intentamos sobrevivir al día a día y luchar sin parar para........ no sé para qué - de nuevo el lamento de un llanto apagado en su garganta. Su tono de derrota emocionó al vampiro- Esto es lo único que queda..... – miró fijamente a los ojos de Spike que vibraban de emoción al escuchar lo que esa valiente muchacha le había contado."

De repente una sirena sonó alta y amenazante. Lo envolvió todo, lo tiñó todo de miedo y tensión.
La joven se tensó y miró al vampiro con inquietud;

Sarah: Ya vienen - dijo con prontitud- nos atacan.

La chica comenzó a correr hacia dentro del edificio. Justo detrás Spike la seguía, la adrenalina volvía a correr por sus venas. La lucha había comenzado.


Continuara.....