lunes, 22 de marzo de 2010

"Futuro Imperfecto" (Ocho)

Spike y Sarah esperaban ocultos en las sombras a que los soldados aparcaran sus camiones cerca de su posición. Los dos chicos observaban los rostros asombrados y entusiasmados de los soldados al mirar al cielo y ver que las nubes negras habían desaparecido para dar paso a un cielo límpido y azul. El sol les calentaba la piel mientras sonreían y gritaban animados por el nuevo amanecer de sus renovadas vidas.

Sarah comenzó a andar hacia el sol. El vampiro la observaba medio encorvado hacia delante a causa del dolor. No quería perderse ese momento, no quería dejar de ver y sentir la alegría de esa mujer por lo que estaba presenciando por primera vez en su vida. La primera vez que sentía el sol golpeando con suavidad su rostro. La primera vez que sentía ese calor bello y puro acariciando su piel como miles de manos sensibles y cuidadosas. La primera vez que el sol lucía esplendoroso en medio del firmamento y no oculto tras un manto oscuro de nubes teñidas de muerte.
El vampiro sonrió melancólicamente al recordar el tiempo que había pasado desde que él tomó contacto directo con el astro rey por última vez, casi diez vidas como la de esa joven que lucía impresionada ante el espectáculo de colorido y formas que se llevaba a cabo frente a sus ojos.

La chica se paró en seco y se giró quedándose quieta mirando al vampiro. Los dos se observaban con cautela, con miedo, con pasión. Los ojos de ella expresaban tanto agradecimiento......... tanto dolor velado y oculto........ que un brillo especial surgió de ellos con fuerza.

Sarah: Gracias Spike - dijo con la voz rota por la emoción- Gracias por devolvernos esto - movió las manos intentando tocar y abarcar cada fragmento de aquella maravillosa realidad. Las movía con miedo de que ese sueño se evaporase ante sus ojos. El rubio la observaba embelesado mientras sentía la alegría que emanaba de su cuerpo y lo llenaba TODO- Gracias por devolvernos no sólo el sol, la vida o la ilusión.......... gracias por devolvernos la esperanza y, sobre todo, por darnos una lección que deberíamos haber aprendido hace ya mucho tiempo - tomó aire para continuar hablando- Que las apariencias no siempre nos muestran toda la realidad y que....... debemos confiar más en las personas.

Spike se levantó con dificultad y se erguió torpemente apoyándose contra la pared. La chica lo observaba apenada por su estado. El joven estaba realmente dañado. No sabía a ciencia cierta qué heridas tenía su cuerpo o su mente pero....... aparentemente Lubek lo había dejado bastante mellado. Spike sabía que, la herida más profunda que tenía en esos momentos no era fácil de curar o de ver..... estaba en su corazón. Muy dentro. Muy profunda.

El vampiro dio un paso sin salir de la sombra que lo protegía y la miró con un brillo especial en sus ojos. Un brillo que demostraba el agradecimiento ante esas palabras de apoyo, esas palabras de ánimo y de acercamiento. Esas palabras que expresaban lo que él siempre había añorado y buscado......... que lo trataran de una vez por todas como a un igual, con respeto y dignidad. Paró en seco en el límite que daba la bienvenida a la luz. Ahí se quedó mirándola fijamente a los ojos mientras ella hacía lo mismo. Lo miraba llena de orgullo por esa persona que la miraba enternecida. Orgullosa de haber sabido sobrepasar las barreras tan altas que los separaban, no quedándose solamente con la coraza que lo envolvía sino que....... viendo más allá, más adentro, en su corazón, en su alma.

Los soldados llegaron al lado de Sarah. La cubrieron con una manta mientras le preguntaban por su estado.
Mientras la chica estaba siendo atendida un médico se acercó a Spike. Lo obligó a sentarse en el suelo y comenzó a explorarle.
El doctor miró a su alrededor y con su mano derecha hizo un gesto a un grupo de enfermeros que lo observaban expectantes. Acto seguido los chicos sacaron de un camión una pequeña y estrecha camilla y la acercaron a la sombra.

El rostro del doctor se encontraba completamente serio. Había realizado una exploración superficial del vampiro pero, por lo que había notado, su cuerpo estaba muy dañado. Tenía varias costillas y huesos rotos. Su rostro lucía magullado y su piel mostraba los recuerdos de la batalla por todo su cuerpo.
Sarah miraba desde el sol muy preocupada. Se acercó hasta el joven que se mantenía con los ojos cerrados mientras los enfermeros lo aseguraban a la camilla. Se acercó más al vampiro y con su mano derecha le tomó una mano. Éste abrió los ojos. La sonrió. Ella hizo lo mismo azorándose parcialmente mientras bajaba la mirada.

Médico: Bien - dijo con voz enérgica- Llévenlo a la ambulancia.

Y así lo hicieron. En pocos minutos salieron camino de la Base Principal de la Resistencia.

El camino fue tortuoso para el vampiro que sentía con dolor cada una de las grandes piedras con las que se topaban las ruedas de la ambulancia. Tenía todo el cuerpo dolorido y maltrecho. Muchas partes de él le quemaban como si estuvieran ardiendo. Mantenía los ojos cerrados intentando evitar pensar en las heridas y en el dolor. Sabía que ella estaba a su lado. Sabía que lo observaba aunque él no la estuviera mirando. Lo sabía porque sentía su calor en el rostro. Sentía su mirada acariciando sus labios. Lo sabía porque ella era la que lo alejaba del terrible dolor que sentía.

Llegaron al cuartel sin mediar palabra alguna durante el viaje. Era el momento de permanecer en silencio, en la tranquilidad que le brindaba el hecho de volver al único hogar que habían conocido.
Con rapidez llevaron a Spike a la enfermería. Sarah se quedó fuera esperando las noticias que tardaban en llegar. Se movía de un lado a otro nerviosa. Quería entrar a verlo pero..... sabía que los médicos necesitaban tiempo para explorar su cuerpo. Al cabo de un par de horas que a la joven se le hicieron eternas, un médico salió de la habitación donde el vampiro se encontraba y comenzó a hablarle a la joven;

Médico: Comandante.... – le dijo para captar su atención. Ella lo miró y se levantó de la silla donde estaba incómodamente sentada. Se acercó al doctor- Hemos explorado al paciente. He de decirle que aunque está grave, creemos que dada su naturaleza no tendrá problemas en curarse en un par de semanas........ tres a lo sumo - la chica asintió ya más tranquila-

Sarah: Qué tiene, doctor??? - preguntó con ligera ansiedad-

Médico: Bueno - hizo una pausa mientras enumeraba mentalmente cada una de las heridas del cuerpo del vampiro y pensaba lo que iba a contestar- tiene varias costillas rotas y fracturados varios huesos de piernas y brazos. Ha tenido una hemorragia interna a causa de una gran presión sobre su tórax producida seguramente por el aplastamiento de su cuerpo por parte de Lubek - la chica miraba ligeramente asustada. El médico continuó con su explicación- pero la hemos controlado a tiempo - la joven lo miraba sumida en la preocupación. El médico palmeó su hombro con suavidad y la sonrió- Tranquila, se pondrá bien, él es un hombre fuerte - dijo mientras la mujer le miraba con los ojos brillantes por las lágrimas que se acumulaban en su interior- Puede pasar cuando quiera a verlo. Ha preguntado varias veces por usted - la joven sonrió- Intente que no se canse demasiado, quiere?? - la chica asintió y entró lentamente en la habitación.

La estancia era espaciosa. El color blanco impoluto de las paredes y cortinas iluminaban el lugar mientras las persianas permanecían bajadas para que el sol no entrara por las ventanas y dañara al vampiro.
La chica se acercó tímidamente y con paso lento y conciso. No quería despertarlo. Tenía los ojos cerrados y el rostro lleno de paz y serenidad. Se sentó en una silla situada a la derecha de la cama. El vampiro sintió su presencia, notó su aroma, bebió su esencia. Abrió los ojos con lentitud mientras la figura de esa hermosa y valiente joven se dibujaba frente a él. Le habló con tranquilidad mientras su rostro se iluminaba con una amplia y sincera sonrisa;

Spike: Hola luv - dijo con apenas un hilo de voz- Llevas mucho tiempo ahí???? - la chica le sonría emocionada mientras tomaba su mano y la acariciaba suavemente. Negó con la cabeza mientras los ojos se le llenaban de lágrimas. El vampiro la volvió a sonreír-

Sarah: No - tomó aire- Acabo de llegar ahora mismo..... cómo........ cómo te encuentras???? - preguntó temerosa-

El vampiro suspiró y se humedeció los labios para volver a hablar con más claridad. La miró fijamente con sus ojos azules penetrando en lo más profundo de su alma. Ella bajó la mirada ligeramente azorada.

Spike: Me encuentro bien - hizo una pausa- Quizás un poco cansado pero...... bien. Bueno, al fin todo ha terminado........ – en su voz una nota de amargura se entreveía de fondo en el tono con el que hablaba. Ella lo miró dolida ante la situación. Sabía lo que eso significaba. Él partiría al pasado, con su Cazadora, con su gente, a su tiempo. Ella se quedaría destrozada por su ausencia. Nada volvería a ser igual para una muchacha que había aprendido que la vida te puede dar mil lecciones de conducta. Que en la vida no todo es blanco o negro. Que existen cientos de tonalidades intermedias y todo eso....... lo había aprendido de quien más había odiado en toda su corta vida, un vampiro-

Sarah: Sí, todo terminó por fin - cambió la mirada hacia la ventana. Por las ranuras de las persianas pequeños y fugaces rayos de sol iluminaban tenuemente la estancia. Sonrió con tristeza- Cuando estés repuesto del todo intercederé por ti ante los ancianos, como te prometí - su voz se rompió en mil pedazos pero intentó sobreponerse para que el vampiro no se diese cuenta de ello. Él se entristeció ante sus palabras y asintió con dificultad- Pronto volverás a tu tiempo, a tu mundo............ con tu gente. Ahora debes descansar - dijo levantándose de la silla y dirigiéndose a la salida. Luego vendré de nuevo a verte - sonrió-

Spike: Bien - dijo cerrando de nuevo los ojos - Hasta luego entonces.......

La chica abrió la puerta y salió de la habitación. La cerró tras de sí y se apoyó contra ella. Cerró los ojos mientras una lágrima caía por su apenado rostro. Se había enamorado de su peor enemigo, de lo que siempre había odiado, de un vampiro pero........ lo peor era que él nunca sería suyo. Él amaba a otra mujer, pertenecía a otra realidad, a otro mundo, a otro tiempo. Eso nunca lo podría cambiar.......... NUNCA.

Las dos semanas siguientes pasaron deprisa para todos. La Resistencia trató de volver a la vida cotidiana comenzando de nuevo la construcción de ciudades para poder salir de la miseria en la que estaban inmersos desde que Lubek comenzó su asedio. Todos trabajaban. Niños, mujeres, ancianos. Todos querían aportar algo de su parte en la formación de ese nuevo mundo.

Por su parte, Spike y Sarah pasaron esas semanas entre confidencias, risas y miradas. Ambos se amaban pero estaban separados por una barrera más grande incluso que el odio o la desesperanza, las barreras que les imponían sus propias REALIDADES.

Cada día la joven visitaba al vampiro que mejoraba a pasos agigantados. Solían pasear tranquilamente por los pasillos de la Resistencia e incluso, por los exteriores de la base, siempre protegidos de los mortales rayos del sol.
Ambos se sentían a gusto en compañía del otro. Disfrutaban de largas charlas y amenas discusiones. Pero sus mentes estaban cada vez más doloridas por el futuro inmediato, sabían que el día en el que el joven viajara a su tiempo estaba cada vez más cercano.

Un día en el que Spike estaba sentado en una silla pensando en su habitación, un soldado entró llamando a la puerta;

Soldado: Spike...... – dijo con intención de llamar la atención del vampiro. Éste lo miró y se levantó con lentitud- Los Ancianos desean verte - dijo con seriedad- Me han ordenado que te lleve ante ellos.

El vampiro asintió y comenzó a andar detrás del chico. Comenzaron a recorrer pasillos zigzagueantes hasta que llegaron a la gran sala del consejo. El soldado abrió la puerta y dejó que el vampiro entrara en la habitación. Cerró la puerta y se quedó con los brazos cruzados frente a ella, vigilante.

Spike entró de nuevo en la sala a la que fue llevado el primer día de llegar a esas instalaciones. Nada había cambiado. Los Ancianos estaban colocados de la misma forma y orden. Sólo una cosa era diferente, los rostros de los viejos allí reunidos. Todos ellos lucían ahora más tranquilos y sosegados. Sus ojos antaño perdidos y oscuros lucían vivaces e ilusionados. El murmullo comenzó a abrirse paso entre el silencio de la estancia hasta que uno de los Ancianos, el que más simpático le caía al vampiro comenzó a hablar;

Anciano 3: Hola Spike - dijo con voz respetuosa y enérgica- Veo que el medallón no nos engañó después de todo y trajo a nuestra presencia al verdadero campeón..... –añadió seguro de sí mismo ante la atenta mirada del chico- Has hecho un gran trabajo y por ello........ te damos las gracias - agachó la cabeza en gesto de reverencia mientras los demás viejos hacían lo propio. Spike los miraba ligeramente azorado ante esa situación que se le presentaba-

Anciano 1: Bien - carraspeó para continuar hablando- Ayer recibimos la visita de Sarah - el vampiro pegó un leve respingo al oír el nombre de la joven- Nos pidió algo como premio a tu valor y coraje - hizo una pausa para tomar aire- nos pidió que te devolviéramos a tu tiempo - una punzada de dolor cruzó el cuerpo del vampiro de un extremo a otro. Sabía que ella lo hacía como regalo pero....... la situación le dolía bastante-

Anciano 3: Hemos estado hablando sobre la posibilidad y la viabilidad del caso y hemos decidido que aceptamos la petición - Spike sonrió sin ilusión, con cierta melancolía- Nosotros te sacamos de allí - continuó explicándose el viejo- sin preguntarte ni consultarte antes así que es lo justo para ti volver a tu mundo - sentenció tajantemente-

Anciano 1: No pareces muy contento - espetó observando el rostro del joven. Spike pareció salir de su ensimismamiento y sonrió con más alegría-

Spike: Sí.... sí..... es que......... bueno, simplemente estaba pensando - movió la cabeza de un lado a otro intentando desterrar los tristes pensamientos que venían a su mente como flashes. Uno de los viejos sonrió de forma picaresca mientras asentía con la cabeza-

Anciano 3: Bien Spike, mañana por la tarde será el gran día. Ven a esta sala sobre las 5 de la tarde. Para esa hora tendremos todo a punto para tu viaje en el tiempo..... alguna petición??? - preguntó intentando facilitar el camino al joven. Sentía su lucha interna, olía su miedo, entendía sus dudas- Alguna pregunta???

El vampiro negó con la cabeza. Hizo una reverencia y salió de la sala camino de su habitación.
En pocos minutos llegó a su cuarto. Se sentía solo, más solo que nunca desde su llegada a ese lugar. Ya tenía su mano sobre el pomo de la puerta cuando cambió de idea. Giró a su derecha y se dirigió a la habitación de Sarah. Llamó. Una voz desde dentro lo invitó a pasar. El vampiro entró. Cerró la puerta tras de sí. Los dos se miraron.

Spike: Hola Sarah - dijo ligeramente emocionado. La chica se levantó de la cama donde estaba sentada y se erguió justo delante del joven- Venía a....... venía...... a despedirme - dijo con gran dolor dudando aun de lo que estaba haciendo-

La chica bajó la mirada y sonrió melancólicamente. Levantó de nuevo el rostro y lo miró con sus ojos verdes que bailaban ahora por la emoción.

Sarah: O sea que...... finalmente......... te vas........ cuándo?? - preguntó con miedo ante la respuesta-

Spike: Mañana - ella asintió con la cabeza mientras apartaba la mirada de la del joven. Estaba dolida, muy dolida. Quería llorar y gritar, golpear la pared con todas sus fuerzas para sentir así como la frustración salía de su cuerpo. Pero no podía hacer eso. Él estaba allí, frente a ella, con toda una vida por delante junto a su gran amor. Ella no era nadie para pedir nada. No era su batalla. Nunca lo fue-

La chica comenzó a moverse intentando liberarse de las ataduras que esa mirada penetrante le lanzaban. No podía permanecer impasible pero....... tampoco podía obligarlo a nada. Lo miró de nuevo en silencio. Tras unos segundos lo volvió a hablar;

Sarah: Bien, espero que todo te salga como mereces, Spike - dijo con alegría- Espero que encuentres la felicidad allí donde vas....

El chico asintió con la cabeza y giró sobre sí. Tomó el pomo de la puerta y la abrió. De repente la cerró de nuevo y se volvió hacia ella.

Spike: Sarah........ – dijo nervioso-

Sarah: Sí???? - preguntó con ilusión oculta bajo el miedo y la incomprensión-

Spike: Me.... me preguntaba si tú........ querrías venir conmigo.....

La chica se quedó traspuesta. No esperaba eso de él. No esperaba que la quisiera llevar consigo. Pensaba que quizás, él, hubiera pensado en quedarse allí con ella. La duda y el dolor volvieron a cubrir sus ojos, a ocultarlos. Miles de imágenes volvían a ella desde todos los recovecos de su mente. Podría aceptar la petición pero.......... dónde le dejaba eso a ella???

Su cabeza comenzó a pensar en décimas de segundo. Muchas preguntas le venían a la cabeza. Si ella fuera al pasado.... qué sería de su gente?? Qué sería de ella allí, en un tiempo que no conocía, con gente desconocida y.... con ELLA??? No, no podía ir con él. El vampiro estaba enamorada de la Cazadora y, cuando viera que se encontraba vivo....... correría a su lado y él........ la dejaría sola y destrozada. No podía hacer eso, no era justo para él..... ni para sí misma. Se acercó al vampiro que la miraba ligeramente ilusionado y mientras acariciaba su rostro con su mano desnuda le habló con suavidad;

Sarah: Lo siento Spike......... siento no poder acceder a lo que me pides - dijo con lágrimas en los ojos- No puedo abandonar a mi gente a su suerte, no ahora que el camino de mi pueblo por fin tiene esperanza - suspiró. Sonrió de nuevo- Gracias por haber contado conmigo para esto pero...... no puedo hacerlo - el chico la miraba decepcionado- Además........ tú tienes allí a alguien que te espera, no puedes hacerle esto........ no puedes hacerte esto........ no crees???

Spike: Supongo que tienes razón - contestó sin alegría. Parecía que al final todo estaba claro entre ellos-

Sarah sonrió y acarició con lentitud los labios del joven con dos de sus dedos mientras él cerraba los ojos sintiendo cada movimiento de su piel.

Sarah: Sólo agradezco a Dios y a los Ancianos el hecho de haberte traído a mí y haber logrado conocer a una persona como tú - sonrió levemente y con tristeza. Se dio la vuelta y le dio la espalda al joven que la admiraba con los ojos enaguados en lágrimas - No me digas adiós - terminó diciendo- sería algo demasiado doloroso para mí............

El vampiro asintió sin mediar palabra y salió despacio de la habitación. La chica se quedó destrozada. Lloraba por dentro lágrimas de sangre. Intentó ahogar los sollozos que surgían con fuerza desde su interior pero eso le resultaba francamente imposible.
Spike caminó apesadumbrado hacia su habitación. Entró en ella y se tiró pesadamente sobre la cama cubriéndose el rostro con ambas manos.

La tarde siguiente llegó rápidamente.

Spike estaba ante los Ancianos que lo miraban agradecidos mientras de sus bocas surgían palabras en un extraño dialecto.
Todo estaba preparado para partir. Todo estaba listo para continuar soñando. Una nieblina surgió de la nada rodeando al vampiro..........

En otro lugar de la base..........

La joven estaba sentada en la cama de su habitación. Su rostro parecía cansado. Sus ojos hinchados por las lágrimas mostraban lo que su corazón sentía.
Miró el reloj. Eran ya las 17:30 horas. Spike ya habría desaparecido de su mundo. Un aullido de dolor surgió apagado de su garganta.

De repente la puerta se abrió y.......... allí lo vio. El rubio vampiro estaba en el zaguán de la puerta observándola emocionado y sonriendo;

Spike: Hola luv - dijo con voz queda-

La chica cambió su rostro de repente. La alegría la envolvió como un manto de flores en primavera. Corrió hacia él y se tiró a sus brazos impulsada por el amor que sentía su alma al observarlo allí, frente a ella, mirándola. Los dos se fundieron en un beso húmedo y sensual mientras el vampiro cerraba la puerta tras de sí.
Después del beso ella se separó de él. Lo miró con amor y sentimiento mientras le preguntaba con un hilo de voz apenas audible;

Sarah: Por qué has decidido........ por qué.....

El joven la cortó con rapidez mientras la cogía entre sus brazos acercándola a la cama. La depositó en el suelo con suavidad. La miró fijamente mientras sus ojos azules, más azules y brillantes que nunca la observaban inmersos en su baile;

Spike: Aun debo explicarte eso, amor?? - preguntó mientras acariciaba el rostro de la joven con su mano suave y caliente. Ella lo miró inocente como una niña. Necesitaba oírlo de sus propios labios, deseaba escucharlo de su garganta- Cuando llegué allí, a donde los Ancianos, mi alma estaba dividida en volver con mi gran amor o....... quedarme aquí contigo - la chica se entristeció ante sus palabras. El joven vio su gesto y sonrió- Tenía que decidir si ir a vivir un sueño que sólo permanecía nítido en mi memoria o....... vivir un sueño real y verdadero junto a ti - sonrió de nuevo. La joven lo miró de nuevo con alegría renovada- No podía dejarte aquí, no después de lo que habíamos pasado juntos - tomó aire- Sabes?? Desde que nací, durante toda mi vida y no-vida he intentando pertenecer a algo, ser importante para alguien por lo que soy, sin alicientes, sin aditivos - se separó de la joven para admirarla en toda su grandeza- Nunca lo había logrado - acarició el rostro de la chica que cerraba los ojos y sentía el movimiento de esa mano devoradora- Hasta ahora - sonrió- En mi mundo nadie me tomaba en serio, nunca me perdonaron lo que había hecho cuando era sólo un monstruo, nunca supieron ver en lo que me había convertido, lo que había luchado por cambiar, por mejorar. Por más actos nobles que realizaba, por más pecados por los que pagaba..... nunca veían en mí lo que verdaderamente era......... un hombre imperfecto que trataba de sobrevivir en un mundo terrible y traicionero, el mismo mundo en el que ellos habitaban - la chica lo escuchaba atentamente- Tuve que venir aquí, al futuro para encontrar a alguien que por su terrible pasado tendría que ver en mí el monstruo que una vez fui y..... odiarme por ello pero que en cambio supo ver más allá de mi coraza. Una persona que me respetaba por lo que hacía, por lo que sentía, que no me pedía cuentas por nada ni........... nada a cambio. Sólo me pedía estar a su lado, estar junto a ella - sonrió al ver como las lágrimas surgían atropelladas de sus ojos vidriosos y bellos. Levantó su mano y limpio ese jugo salado que salía de su interior- Te amo, Sarah............ gracias por haberme salvado......

Los dos chicos se miraron a los ojos. Fijamente. Tiernamente. De manera absoluta y sincera. Todo a su alrededor desapareció para ellos. Sólo estaban los dos, unidos por fin sin trabas ni barreras. Dos cuerpos excitados y deseosos de expresar tanto amor acumulado....... tantos sentimientos ocultos.......... tantos deseos anhelados..........

Ella dio el primer paso. Spike sonrió. Por fin alguien no esperaba a que él moviera la primera ficha. Por fin alguien tomaba la iniciativa sin tener que pedir nada ni exigir nada.
Tomó con su mano derecha el rostro del vampiro y lo asió hacia sí con lentitud y descaro, muy suavemente. Sus labios capturaron los del joven que entrecerraba los ojos dejándose llevar por la pasión que lo desbordaba más por momentos. Sus bocas se juntaron produciéndose una explosión de sabores y sensaciones dentro de ellas mientras sus lenguas buscaban y ansiaban encontrar el calor de sus cuerpos.
Al principio los besos eran suaves y tiernos, expresando tanto amor oculto ante los demás ojos. Intentaban captar cada sensación, cada movimiento, cada sentimiento de una boca caliente y exigente pero....... poco a poco la pasión fue embargándolos hasta que los envolvió inexorablemente.

Las manos de la joven se movían por la espalda del vampiro que lucía totalmente azorado por la excitación creciente. Sus manos no estaban estáticas. Recorrían con suavidad el cuello de la joven, un cuello que antaño hubiera deseado probar y sentir mientras la sangre recorría su garganta y que ahora..... sólo deseaba besar y acariciar con su lengua inquisitiva.
La mano del joven comenzó a bajar por su cuerpo hasta llegar a la camisa. Poco a poco y como si de un ritual se tratara comenzó a desabotonar las pequeñas barreras que se alzaban ante sus dedos. Cayó el primero. La mujer se tensó por lo que estaba a punto de suceder. Cayó el segundo. Ella abrió los ojos y lo observó. Bello, altivo, sincero, hermoso, excitado.............
A los pocos segundos la camisa de la chica caía con suavidad al suelo.

Spike paró en su movimiento y se separó de la joven. La miró con dulzura mientras se mordía graciosamente su labio inferior. Observaba cada una de esas perfectas curvas que lo hacían volverse loco. Tocaba mentalmente cada recoveco, cada sombra, cada trocito de piel que se abría paso en su mirada. Una belleza tan grande que merecía la pena observar por horas. Una belleza tan grande que lo dejaba sin respiración cada vez que intentaba pasar las yemas de sus dedos rozando esa suave y tersa piel. Una belleza tan grande que, por un momento, le hizo olvidar quién era y qué representaba porque para ella........... él era SÓLO UN HOMBRE. Ya no había nadie más en su mente, no había espacio para otros ojos u otras manos. Sólo estaba ELLA......... Sarah, su Sarah..........

Se acercó con lentitud mientras acariciaba el rostro de la joven que sonreía al observarlo y sentir sus movimientos. Lágrimas de pasión, de alegría compartida, de amor desenfrenado, de excitación sin igual caían atropelladamente por las mejillas de la chica sin que ella hiciera algo por evitarlo. Era hora de sentir sin miedos, sin tabúes, sin control. Era tiempo de dejarse llevar, de hacer lo que su corazón le dictaba, lo que su cuerpo pedía a gritos.

El vampiro se acercó de nuevo pero..... esta vez fue diferente. El encuentro fue más carnal, más animal, más desesperado y enérgico.
Spike capturó los labios de ella y comenzó a moverse dentro de su boca. Una y otra vez la embestía bañándola de humedad y pasión. Sus manos ávidas de calor y piel recorrían cada fragmento de su cuerpo no dejando ni un centímetro sin acariciar, sin recorrer.
Su boca se alejó de la de la joven y, rozando cada centímetro, se acercó a su cuello. Comenzó a besarlo, a cubrirlo de un manto de humedad que la hacía enloquecer. Los primeros jadeos apagados surgían ya de su garganta sin remisión.

Las manos del vampiro comenzaron a acariciar los pechos de la joven. En cada movimiento se endurecían más y más llegando a parecer lechos de piedra caliza. Cada movimiento de esa mano experimentada y exigente la llevaba a un mundo en el que el placer y el amor estaban unidos y en plena armonía.

Tampoco ella permanecía inactiva. Sus manos comenzaron a recorrer el cuello del chico bajando desde su cabeza hasta su pecho. Comenzó a desabrochar los botones de su camisa uno a uno, con gran sutileza y suavidad mientras mordisqueaba el lóbulo derecho de la oreja del joven. La camisa cayó y se unió a la suya que yacía en el suelo desperdigada.

Comenzaron a abrazarse, a frotar sus cuerpos ya levemente sudorosos mientras los jadeos aumentaban en intensidad.
Sus pechos turgentes se movían debajo de las manos del vampiro mientras palpitaban como si un gran corazón estuviera escondido bajo la piel, latente ante tanta belleza.

Poco a poco Spike fue acercando a la joven a la cama y con gran suavidad la tendió allí. Se colocó sobre ella aun con los vaqueros cubriendo su duro cuerpo. La miró de nuevo desde arriba. Ella lucía totalmente excitada y azorada. Su rostro se comprimía y descomprimía con cada suspiro, con cada jadeo. Comenzó de nuevo a acariciarla. Pasó por su rostro. Bajó las manos por el cuello y de nuevo hasta sus pechos. Bajó la cabeza y acercó sus labios a los pezones sonrosados de la chica. Comenzó a succionarlos con suavidad y ritmo. Poco a poco el movimiento fue tomando fuerza. Con cuidado mordisqueaba esos pedacitos de su cuerpo.... tan hermosos.... tan bellos..... tan duros. Su lengua ávida comenzó a mojar toda su piel, todo su ser. Sarah entrecerraba los ojos sumida en el placer incontrolable que sentía en esos momentos.

Las manos del vampiro seguían acariciando el estómago firme y duro de la joven. Llegaron al pantalón, la última barrera a superar antes de llegar a su inocencia. Comenzó a desatarlo. Con suavidad. Con ternura. Con cierto apremio por descubrir su secreto, por probar su esencia.

Ella lo miraba azorada y excitada. Jugueteaba con sus manos acariciando el pecho perfectamente marcado y sincronizado del joven que yacía sobre ella, llevándola a un placer extremo.
Sus manos también fueron bajando hasta llegar a sus pantalones. Ahí se pararon a la espera de que su momento llegara.

Los pantalones de ella no tardaron en desaparecer. Después su ropa interior ya no resultó una gran barrera. Pronto, una piel desnuda y brillante ondeaba ante él como un gran estandarte.
Así estuvo durante unos segundos. Mirándola. Sintiéndola con los ojos, con la mirada, con todos los sentidos. Ella esperaba ya ansiosa que la hiciera suya, que la poseyera y la llevara al placer más grande jamás conocido.

Spike comenzó a bajar sus manos y llegó hasta su sexo. Sus dedos juguetones y deseosos de calor y humedad se introdujeron dentro de ella jugando en su interior, humedeciendo más su ser, llevándola casi hasta la locura. El cuerpo de la joven dibujó un arco completo. Demasiado placer junto. Su cuerpo pedía más. Necesitaba más.
El vampiro sonreía mientras sus manos seguían explorando el interior de su amada. Sentía su calor. Sentía la humedad creciente en ella. Lo llenaba todo. Jadeos más intensos. Más continuados. Más febriles.

Entonces él sacó sus manos de ella y movió sus piernas hacia atrás. En un acto continuado bajó la cabeza hasta llegar a su cenit y comenzó a acariciar su sexo mojando cada centímetro con su boca exigente y devoradora. Despacio. Rítmicamente.
Sarah no podía más. Estaba a punto de explotar. Su interior la quemaba, la quemaba como hierro al rojo. Quería calmar su sed de sexo, su sed de amor. Necesitaba que él entrara en ella pero........ él sabía que aun podía hacerla disfrutar más antes del clímax.

Su lengua ávida seguía recorriendo cada rincón humedeciendo más las zonas más íntimas de la joven. Su humedad se mezclaba con la esencia de la chica que surgía de su interior como un río en otoño. Más movimientos circulares con su lengua de fuego. Más caricias continuadas con sus manos inquisitivas. El sexo de Spike estaba a punto de explotar. Palpitaba hinchado dentro de su pantalón como un gran volcán a punto de estallar. Estaba bebiendo la esencia de esa mujer que lo había dado todo por él. Estaba bebiendo de ella.

Ella se levantó parcialmente cuando él cesó en su movimiento turbador y poderoso. Lo miró fijamente mientras su respiración se aceleraba más por momentos. Lucía azorada. Jadeante. Excitada. Acarició la mejilla del chico y poco a poco lo recostó en la cama. Era su tiempo. Era su turno.

Se colocó totalmente desnuda sobre él realizando movimientos sincronizados y extendiendo su excitación y su humedad por el cuerpo perfecto del joven.
Comenzó a besar su pecho mientras acariciaba su piel con ambas manos. Bajó hasta el pantalón que no tardó en desaparecer.
Admiró el perfecto cuerpo que tenía ante sus ojos. Siguió besando su cuerpo, siguió bajando y humedeciendo cada pedazo de piel que se abría ante ella de forma espectacular. Llegó a su cenit y lo tomó con las manos. Comenzó a besarlo con dulzura, con pasión. Masajeándolo sin parar mientras lo cubría de un manto de humedad. El chico se retorcía excitado sin poder hacer nada más. Entrecerraba los ojos mientras jadeos cada vez más fuertes e intensos surgían de su garganta.

De repente ella se tumbó sobre él y le susurró bellas palabras al oído. Sentía su calor. El aliento que lo volvía loco chocaba contra su piel. Ella quería que la poseyera. Lo necesitaba. Era suya. Para SIEMPRE.
Él la miró y asintió. No necesitaron palabras, ni siquiera gestos.

Spike se giró sobre sí y se colocó de nuevo sobre ella. Comenzó el baile, su baile.
Mientras se miraban dulcemente él se introdujo en ella. Suavemente. Comenzó a cabalgar. Primero lentamente. Captando cada movimiento perfecto y sincronizado. Sin dejar de mirarse mientras sus cuerpos sudorosos se movían y rozaban el uno con el otro. Después la velocidad y la intensidad crecieron susceptiblemente.
Sus cuerpos chocaban casi con violencia mientras los jadeos ya atronadores surgían de sus gargantas.
Sudor. Jadeos. Adrenalina. Todo lo que les rodeaba había desaparecido para fundirse en una aureola de sexo y placer descontrolado. Las embestidas cada vez más furiosas. Más enérgicas. Más intensas.
Cada embestida iba acompañada de mil caricias, de mil miradas, de un sentimiento grandioso y eterno......... AMOR INCONDICIONAL.
Dos cuerpos expresando tantos sentimientos con hechos, sin palabras. Dos cuerpos demostrando un amor dibujado de sexo y placer. Dos cuerpos expresando un mismo amor y un deseo compartido.

El movimiento del vampiro sobre la chica era cada vez más rápido, más profundo, más intenso. No podía aguantar más. No podía mantener el jugo de la pasión dentro de su cuerpo excitado y dolorido. Inyectó su esencia en esa joven que aullaba de placer bajo su cuerpo, que se retorcía como un animal en celo bajo su embrujo. Introdujo en ella lo más hermoso y maravilloso de él, su cáliz eterno.
De repente todo cesó. Spike cayó al lado de la joven totalmente exhausto y jadeante. Su cuerpo temblaba como el de un niño por el esfuerzo que acababa de realizar.

Los dos jóvenes se quedaron boca arriba extenuados. Los jadeos aun surgían de sus gargantas pero ya sólo eran un rumor que se perdía en el de la habitación.
Pasaron así, con los ojos cerrados, pensando, largo rato. No se atrevían a hablar. Todo había quedado explicado con su gran acto de amor.

Cuando ya estaba totalmente calmado el vampiro se giró y se colocó de costado mirando fijamente el rostro de la chica apoyando su cabeza en uno de sus fuertes brazos. Ella sonreía al recordar cada momento de pasión surgido entre los dos. Lo miró. Se acercó a él y lo besó en los labios con dulzura. Él respondió al beso.

Sarah: Y ahora qué??? - preguntó con apenas un hilo de voz- Qué pasará con nosotros???? - la preocupación asomaba en su voz- Yo envejeceré y tú.......

Spike: No te preocupes amor - dijo tomándole la mano y besándola - Estaré junto a ti hasta el final de nuestros días - sonrió- Nadie podrá separarte de mí, ni siquiera el tiempo.....

Los dos se besaron y con un abrazo sellaron su amor POR TODA LA ETERNIDAD.


FIN

jueves, 11 de marzo de 2010

"Futuro Imperfecto" (Siete)

Al ver de nuevo al joven Capitán, convertido sorpresivamente en vampiro, Spike se mostró consternado, pero luego, sonrió irónicamente.

Spike: Bueno… Miren nada más… Veo que estas muy… cambiado, pedazo de adoquín.

Peter rió. Era una risa seca y amarga, una risa malévola.

Otra vez la cavernosa voz de Lubek surgió de detrás del trono donde estaba sentado para explicar aquello…

Lubek: Bueno, Spike… ¿No ibas a pensar que me mancharía las manos luchando contigo, no? Además, el capitán Barnes y yo, digamos que formamos un acuerdo muy especial… por el cual, si te traía ante mi… bueno, le daría cierto… poder.

Spike: Ya veo- dijo, frunciendo el ceño y tirando a un costado el cigarrillo que tenia en su boca- Así que… el papel de Judas, ¿eh?

Peter: Maldito rubio oxigenado… Ahora si que te voy a dar la paliza te tu vida.

Spike: Querido… te hace falta tomar mucha sopa para vencerme.

Peter rugió y dando uso a su nueva naturaleza sobrehumana, atacó a Spike. Se arrojó contra él haciéndolo chocar contra una columna de roca colocada detrás de ellos y procedió a presionarlo contra la piedra con fuerza, mientras reía.

Su rostro, convertido en el de un vampiro, lo hacia una horrible criatura infernal.

Spike procedió a empujarlo, demostrándole también su propia fuerza y para asombro de su rival, logró tirarlo a un costado, muy cerca del trono de Lubek.

Lubek: ¡¡Destruyelo!!- ordenó.

Peter corrió al encuentro del rubio. Spike sonrió y lo detuvo de un seco golpe de puño en su horrible cara. Después, con una toma de karate, lo revoleó por el aire y lo estampó contra el piso. A continuación, el vampiro rubio puso su pie sobre el caído y presionando con fuerza, lo inmovilizó.

Spike: ¿Dónde esta Sarah?- preguntó.

Peter: ¡Suéltame!

Spike: ¿¿Dónde mierda esta???

Peter: ¡Eres un idiota si piensas que te lo voy a decir!

Spike: ¡Si no me lo dices, te matare!

Peter: ¡Tú no vas a hacer eso!

Spike sonrió sarcásticamente y procedió a pisar más fuerte el pecho de su contrincante. Peter rugió y lo aferró de las piernas, haciéndolo caer. Zafándose de su captor, el ex capitán de La Resistencia sacó de entre sus ropas un cuchillo.

Peter: ¡Te voy a cortar el pezcueso!

Spike le aferró la mano en la que tenia aquella arma y ambos no tardaron en forcejear. Cerca, en su trono, Lubek seguía la pelea fascinado.

Spike: ¿Por qué hiciste esto? ¿Por qué nos traicionaste?

Peter: ¡Sarah es mía, maldito engendro! ¡¡Ella es solo mía!! ¡Desde que tú llegaste, solo has sido una molestia! ¡¡No puedes quitármela!! ¡¡ES MIA!!

Spike: Hermano… ella no te pertenece. ¡Nunca!

Spike presionó con fuerza la muñeca de Peter (que era por donde lo sujetaba) haciendo que éste soltara su cuchillo. Cuando el arma cayó al piso, el rubio vampiro la atrapó rápidamente con su mano derecha y procedió a incrustarla en el ojo de su rival.

Peter gritó lleno de dolor y retrocedió. Spike se incorporó y lo observó retorcerse en el piso, herido. Con un movimiento brusco, el joven ex capitán se sacó el cuchillo de la cavidad ocular y se puso de pie. Su ojo, mediante el poder regenerativo de los vampiros, empezó a sanar velozmente.

Peter: ¿Viste eso, pedazo de idiota?- dijo, riéndose a lo loco- ¡SOY INMORTAL! ¡Nada puede matarme! ¡¡Nada!!

Spike: Felicidades.

Peter sonrió siniestramente y sacó otra arma de sus ropas… una estaca.

Spike: Ah… ¿Así que escondiendo mas juguetitos, eh?

Peter: Esta la tengo reservada para ti… directo al corazón.

El maléfico vampiro rugió y corrió a su encuentro, esgrimiendo la estaca. Spike lo eludió y le dio un puñetazo. Peter cayó hacia atrás y la estaca se le escapó de las manos.

Spike: (tomando la estaca) Lección numero uno, chico… - Peter se ponía de pie ya y reanudaba su ataque- …Nunca traigas una estaca a la fiesta de un vampiro.

Cuando el joven ex capitán ya estaba encima del rubio, éste levantó la estaca y la clavó fuertemente directo en su corazón.

Peter: …

Spike: Adiós.

Con un chillido lastimero, Peter Barnes se redujo a cenizas como cualquier vampiro común y murió.

Spike: (pateando las cenizas) Francamente hablando, Lubek, esperaba otra cosa. Cazaba zánganos como este cuando vivía en Sunnydale, ¿sabias? No son la gran cosa…

Silencio. Al parecer, Lubek meditaba su próximo movimiento.

Spike: Dejémonos de juegos. ¿¿¿DONDE ESTA SARAH???

Un gran chillido metálico lleno la sala. Spike se puso en guardia y vio como una gran puerta se abría cerca. Una jaula de metal fue arrastrada a la habitación, por un par de Uberdemons. En su interior, iba apresada una aterrorizada Sarah.

Sarah: ¡¡¡Spike!!!

Spike: ¡Sarah! ¿Estas bien?

Lubek: Lo de Peter fue un calentamiento, en realidad… Sabía que podías con él… Ahora viene lo difícil…

Spike: ¿¿De que demonios hablas?? ¡Suéltala ahora!

Lubek: Claro que si… Chicos… suéltenla.

Para sorpresa de Spike, los Uberdemons obedecieron y liberaron a la prisionera. Suelta, Sarah corrió a unirse a él, abrazándolo.

Sarah: ¡Dios! ¡P-Por poco pensé que…! Pensé que tú…

Spike: (sonriéndole) Calma, nena… hace falta más para terminar conmigo.

Lubek: En realidad, no creo que falte mucho… salvo una mujer.

Antes de que Spike pudiera replicar algo, un extraño fenómeno pasó. Sarah comenzó a gritar de dolor y ante los ojos de su compañero, cayó al piso…

Spike: ¡¡¡SARAH!!!

El vampiro corrió a ayudarla, pero entonces, cuando la muchacha se incorporó, observó un brillo demencial en sus ojos, una maldad increíble que no iba con ella…

…Estaba poseída por Lubek…

Lubek: Te dije que no te la iba a hacer fácil… Sarah es mi esclava ahora… deberás pelear contra ella y… deberás matarla… pero ay, claro que no lo harás, porque la amas, ¿no?- dijo, burlándose de él- Dime la verdad, Spike… ¿No soy un genio?

PAF!!!!!!

Sarah abofeteo a Spike con fuerza. Era tanta la fuerza que ahora, como poseída tenia, que el vampiro cayó a un costado.

Sarah: Pelea… ¡Pelea!

La voz que salio de su boca era mecánica, desprovista de emoción. Se encontraba totalmente incapaz de liberarse del poder telepático de Lubek, quien era el que ahora controlaba todos sus actos.

Spike: (a Lubek) ¡Maldito cobarde! ¡Déjala en paz! ¡¡Da la cara tú!!

Lubek: No.

El demonio se rió a carcajadas. Sarah, obedeciendo sus órdenes telepáticas, le da al rubio una feroz patada en el pecho.

Spike retrocede. Toma distancia y piensa rápidamente que hacer…

¿Qué haría? ¡No podía matarla! Esa posibilidad quedaba descartada… pero… tampoco podía herirla.

¡Maldito Lubek! ¡Lo tenia todo pensado! Su única posibilidad radicaba en dejarla inconsciente… algo que tendría que hacer peleando.

Como una leona, Sarah se arroja contra él. En mitad de un grito sobrehumano, descarga una lluvia de golpes de puño en el cuerpo de su contrincante, Spike puede bloquear alguno de esos golpes, pero la fuerza de la poseída era tal, que lentamente comenzaba a perder terreno.

Lubek: Spike, Spike, Spike… Sinceramente, admiro tu tenacidad y tu preocupación por esta chica, pero creo que es inútil… nunca se cansara, ¿entiendes? ¡Mi voluntad la maneja! Si yo quiero que siga luchando hasta que sus músculos se acalambren, lo hará…

Spike no escuchaba la charla tediosa del demonio. Enfrascado en soportar los golpes de Sarah sobre él, analizaba como dejarla inconsciente y en que momento. Sus movimientos eran sincrónicos y esto era debido al control mental de Lubek, pero el demonio, por más telépata y poderoso que fuera, no contaba con la gran ventaja que él tenía: imprevisibilidad.

Sarah continuaba golpeándolo. Se movía veloz, increíblemente rápida… En el fragor de la lucha, Spike tuvo un pantallazo en su memoria, y recordó a Buffy. Aquella joven luchaba en esos momentos como su amada Cazadora, con su cabello rubio revuelto y esa fuerza sobrehumana.

Ella le da una patada. Él hace un movimiento veloz y se coloca detrás de ella, aferrándola del cuello. Sarah se libera dándole un empujón y volteándose sobre si misma, reanuda la descarga de golpes de puño cerrado en su contrincante.

Spike bloquea los golpes pero de repente, uno de ellos le da de lleno en el mentón. El vampiro se ve a si mismo volando por el aire y cayendo contra el duro suelo de roca. Intenta pararse, pero todo le da vueltas…

Spike: ¡Eso si que dolió!

Lubek: Debes apreciar la ironía de mis actos, Spike- el demonio continuaba con su larga charla- Vas a morir a manos de quien mas te ama… Aaaaah… ¡Que tierno!

Sarah se agacha y toma entre sus manos la estaca que Peter tenia y que Spike uso para acabar con él. Siempre con esa sonrisa demente en sus labios, se le acercó amenazante…

Spike: Sarah… ¡Reacciona!

Lubek: Es inútil… ¿No te dije que la controlo?

Sarah: Morirás.

Spike: (frunciendo el ceño) Perdóname, amor… pero es por tu bien.

El momento que Spike había estado buscando llegó. Tomando un puñado de tierra acumulado en un rincón, lo arroja contra los ojos de la joven poseída. La muchacha chilla y suelta su estaca, restregándose la cara para poder ver… cuando finalmente lo hace, el puño de Spike se estrella en su rostro.

La muchacha cae al piso, inconsciente.

Lubek: …

Spike: (respirando agitadamente) Muy bien… ¡Se termino!

El vampiro se da la media vuelta y comienza a dirigirse hacia el trono del demonio, decidido.

Spike: ¡Esto es lo último que voy a tolerar!

De una patada, derriba la mesa que tenia delante de él y una vez hecho esto, solo quedaba a un par de pasos del trono donde el villano principal de toda esta historia aguardaba, silencioso.

Spike: ¡Estoy harto de esto! ¡Ahora hagamos las cosas justas! Solo tú y yo… ¡Nada de esbirros ni de manipulaciones mentales! ¡Vamos! ¡Es hora de que luchemos de una buena vez los dos!

Silencio. La figura sentada del otro lado del trono no dijo nada. Un grupo de Uberdemons que estaban cerca chilló, enfurecidos, pero cuando Spike pensaba que lo atacarían, se sorprendió de verlos marcharse…

Lubek: ¿De veras quieres luchar conmigo?- preguntó el demonio.

Spike: ¡¡Da la maldita cara!!

Lubek: Muy bien… si insistes tanto…- hizo una pausa y suspiró- No veo por que no te puedo dar el placer de ver mi ilustre rostro… pero te advierto una cosa… es lo ultimo que veras… Ahora si lucharas conmigo y será a muerte.

El vampiro contuvo la respiración. Hubo movimientos en aquel asiento insólito y la figura que estaba del otro lado salio a la vista…

Spike: ¿Qué?

Esperaba cualquier cosa… es mas, esperaba toparse con un ser monstruoso y horripilante, pero nada lo preparó para lo que vio. Si, aquel ser era Lubek, de eso no cabían dudas… Su aspecto era este: tenía una gran cabeza calva, con dos pequeños cuernos sobre su frente, piel rojiza, orejas en punta y ojos felinos… pero…

¡¡¡¡ERA UN ENANO!!!!

Aquel demonio no media más que un par de centímetros. Con un cuerpo pequeño y rechoncho, mas parecía un duende salido de una fábula infantil que el gran mal que había logrado someter a ese mundo. Al verlo finalmente como era, Spike tuvo una insólita reacción impensada para semejante momento…

¡¡¡SE ECHO A REIR!!!

Spike: ¡JA, JA, JA, JA!

Lubek: (consternado) ¿Se puede saber qué es tan gracioso?

Spike: P-Perdón, pero… ¡JA, JA, JA!

El vampiro se agachó, doblado de la risa histérica que lo invadió. Serio, Lubek lo miraba…

Spike: ¿Y eso eres tú?- preguntó, secándose las lágrimas de tanto reírse- ¿Este es el demonio superior que doblego al mundo? ¿El Mal más grande que el mismo Mal? ¡JA, JA, JA!

Lubek: IDIOTA.

El impacto fue duro. En un momento dado, Spike sintió como si una mano inmensa le apretara los pulmones. Su risa incontrolable se cortó en mitad del último “ja” y con algo de pasmo, miró a Lubek a los ojos.

…El demonio sonreía siniestramente. Sus ojos brillaban con una luz sobrenatural...

Lubek: Lección numero uno, amigo… las apariencias engañan.

Spike sintió de repente como si una multitud de manos lo aferraban por todo el cuerpo. Con súbito terror, se vio impulsado por el aire y se estrelló directamente contra una pared.

Lubek: ¿Sabes, Spike? Realmente siento lastima al tener que hacerte esto… eres un gran guerrero, ¿sabias?

El demonio caminó hacia él, cruzado de brazos y sonriendo. Otra vez el vampiro fue elevado en el aire y estrellado contra la pared. El impacto fue terrible y el dolor que sintió, atroz.

Intentó por todos los medios de liberarse de semejante influjo telequinetico al que era sometido por los poderes mentales de su enemigo, pero era inútil. Con un gesto de su cara, el demonio lo doblegó y lo hizo arrodillarse delante de él, mientras ejercía (de alguna manera) una presión demoníaca en sus entrañas.

Spike: ¡M-Maldito!- masculló, sintiendo que la sangre en su interior empezaba a hervir.

Lubek: ¿Pensaste que podrías vencerme? Dime la verdad, Spike… por un momento te sentiste ganador, ¿no?

Los ojos felinos del demonio brillaron con más fuerza. Merced a su poder telequinetico, ejerció mucha mas presión en el cuerpo del vampiro.

Spike: ¡¡¡¡AAAAAAYY!!!

Lubek: Si, sé que duele… y creeme que es solo el inicio… ¿Ves? Con mi poder mental puedo hacer lo que quiera… incluso… subir la temperatura de tu cuerpo y sangre…

Calor… Spike comenzó a sentir un calor sofocante.

Lubek: ¿Ves que poderoso que soy, amigo? No necesito de mis sirvientes para aniquilarte… en realidad, no hay mucho que hacer por acá, ¿sabes? Tenia la esperanza que tú, al menos, me darías un poquito de diversión…

Spike sintió que si la presión continuaba, seria su fin. Intentaba de todas formas liberarse del poder telepático del demonio, pero todo era en vano…

Aquello era una pesadilla. Iba a morir y ahora lo sabía… Ese ser era más poderoso de lo que creyó. Tal vez su cuerpo físico era aparentemente inofensivo, pero… ¿No existían seres similares en la naturaleza? ¿Seres que parecen inofensivos y que son en realidad tan nocivos como él mismo solía serlo cuando era un vampiro sin alma?

El dolor ya pasaba todos los límites establecidos. Comenzó a salir sangre de su nariz y de su boca… e incluso, de sus ojos.

¡Lubek iba a reventarlo como una fruta podrida!

Spike: ¡¡NNN-GHHH!!

Lubek: Es una lastima… De verdad lo digo… Creo que hubiera sido mucho mejor que Ángel estuviera en este sitio en vez de ti, ¿no?

El demonio extendió una de sus pequeñas manos y la abrió. Luego, la cerró violentamente… El influjo telepático que torturaba a Spike se volvió más fuerte y el vampiro pudo sentir un violento ruido de huesos rotos en su interior.

Lubek: El gran campeón de los Ancianos… ¡Eres patético! ¡Un simple vampiro inútil! Nada puede vencerme, ¿entiendes?- dijo y sonrió- Fui creado para ganar… mis genes fueron moldeados para superar todas las vulnerabilidades propias de nuestra raza. Todavía recuerdo mis primeros momentos de existencia, en aquel laboratorio subterráneo… Recuerdo… los rostros de decepción de mis creadores, que como tú, subestimaron mi aspecto físico… - hizo una pausa y rió- Pobres tontos… Apenas cobre conciencia de mi mismo y de mis poderosas facultades, los elimine a todos…

Spike: (dolorido) ¿T-Tú mataste a tus… creadores?

Lubek: Debía hacerlo… Eran seres inferiores, como tú… Luego, el resto fue fácil… Usando mi intelecto supremo, modelé parte de mi ADN para crear al resto de mis sirvientes… los “Uberdemons”, como ustedes les llaman… Si, ellos son mis hijos, Spike… todos… y estoy conectado a ellos mentalmente…

El influjo mental cesó un momento. Spike puedo respirar unos segundos mas aliviado, pero el dolor lascerante que sentía en sus entrañas era terrible. Era obvio que al hacer hablar a Lubek, el demonio perdía parcialmente la concentración…

Spike: (respirando agitadamente) ¿D-De modo que…? Entonces, esos vampiros y demonios, junto con esos científicos, te crearon y tú… ¿Sencillamente los mataste? ¿Y tomaste el control…?

Lubek: Si… pero no creas que fue algo sencillo. Los humanos pusieron resistencia. Fue una ardua tarea limpiar este mundo de ellos. Los gobiernos se resistieron a mi poder y lanzaron sus bombas… fue una guerra terrible y devastadora, pero… ¿Adivina quien venció?

El vampiro sintió asco. Ese condenado demonio de probeta había sido el responsable de tanto dolor… de tanta muerte… Era un ser atroz y era verdad que su maldad superaba cualquier mal que él conoció.

Spike: ¡Mataste a millones! ¡Asesinaste a todas esas personas! ¡Eres un maldito bastardo!

Lubek: ¿Yo?- dijo, burlonamente- ¿Y tú? ¿Qué me dices de ti, William? ¿No era así como te llamaban? William, el Sangriento. El asesino mas implacable de la historia… ¿Sabes? No somos taaan distintos tú y yo…

Spike: ¡Yo no soy como tú! ¡¡Nunca mas!!

Lubek: Si, me di cuenta… Bueno, amigo, es hora de que mueras…

El demonio extendió sus dos manos ahora. Spike se preparó para lo peor, pero entonces…

Lubek: ¿Qué?

Algo pasaba. Un cosquilleo en su pecho hizo que el vampiro bajara su vista para ver que lo ocasionaba. El amuleto que los Ancianos le habían dado… aquel que lo había traído a ese diabólico mundo futuro… ¡¡¡ESTABA BRILLANDO!!!

Spike: ¡Ya era hora!

Lubek, al ver aquello, pareció asustado. Intentó volver a golpear al vampiro con su poder mental, pero no pudo hacerlo. Era como si un escudo místico repentino se hubiera elevado y protegiera a Spike.

Con algo de dificultad (y herido como estaba casi de gravedad) el vampiro se puso de pie. El amuleto brillaba igual que cuando ocurrió la batalla final de Sunnydale.

Lubek: ¿Qué es esto?

Spike: (sonriendo) Es tu final, “enano”.

El demonio retrocedió. Había algo en el amuleto brillante que lo llenaba de terror.

Lubek: ¡Maldición! ¡¡¡VENGAN AQUÍ AHORA, MIS FIELES SIRVIENTES!!!- gritó.

Una puerta se abrió. Un ejército de hambrientos Uberdemons acudió al llamado de su amo, listos para cumplir su voluntad. Rápidamente, rodearon al vampiro y aunque sentían un temor creciente ante su amuleto brillante, se arrojaron sobre él uno por uno, cubriéndolo por completo en un mar tumultuoso de cuerpos demoníacos con zarpas filosas y dientes, dispuestos a desgarrar y a morder.

Lubek sonrió al ver aquello, puesto que nadie podría salir vivo de semejante ataque, pero inmediatamente, se produjo una explosión luminosa y todos los Uberdemons que cubrían a Spike salieron disparados hacia todas partes, brutalmente heridos y quemados.

…Parado ahora en mitad de la sala, extrañamente renovado y envuelto en un aura dorada, el vampiro rubio observaba serenamente a su contrincante…

Lubek: ¡¡¡Es ilógico!!! ¡¡Tú no puedes destruirme!!

Spike: ¿Quieres apostar?- dijo y sonrió sarcásticamente.

Poseído por una energía mística emanada del amuleto, Spike corre hacia el demonio. De un puñetazo, lo envía contra una columna, la cual, se parte por la mitad y se destroza.

Lubek cae, pero se recupera rápidamente. Decide dejar la pasividad de lado y procede a demostrar que no solamente tiene a su merced poderes mentales… De un salto, se coloca delante del rubio vampiro.

Spike: (mirando hacia el diminuto demonio) Bueno… ¿No crees que estamos un poco en desventaja de estaturas?

Lubek: (sonriendo) Ya mismo lo voy a remediar…

Algo sorprendente pasa. El demonio gruñe y una terrible metamorfosis comienza a operar en su cuerpo… Su estatura y masa muscular comienza a expandirse precipitadamente… sus rasgos se tornan mas bestiales, mas feroces…

Spike retrocede, evidentemente sorprendido, y contempla la terrible metamorfosis física a la que su oponente se ha sometido. ¡Ahora, delante de él, en la sala, se alzaba un Lubek de más de dos metros de altura!

Spike: ¡Eres espantoso!

El nuevo Lubek ruge como un león y lanza su musculatura demoníaca contra su oponente. Sabiendo que la energía del amuleto (que se había activado aparentemente solo) lo protegía e invadía, dándole mas poder, el vampiro lejos de replegarse, también se lanzó al ataque contra su oponente, trenzándose en un feroz combate mano-a-mano.

El aire mismo parecía temblar ante el encontronazo de semejantes poderes. Toda la sala se sacudía ante cada patada, ante cada puñetazo dado por los dos súper luchadores.

Ambos intercambian golpes, hasta que el demonio abofetea fuertemente al rubio enviándolo a través del aire. Spike aterriza sobre una saliente rocosa y cambia su rostro adquiriendo su cara de vampiro…

Spike: (dando un salto en el aire y colocándose delante de su rival) Muy bien… ¡Tú te lo buscaste!

Lubek gruñe. Otra vez se produce el intercambio de puñetazos. En ese momento, en mitad de la batalla, Spike se da cuenta de que la energía del amuleto empieza misteriosamente a mermar…

Spike: (deteniendo su ataque) ¡Hey! ¿Qué pasa?

Lubek: CREO QUE TE QUEDASTE SIN SUPERPODERES.

Spike: (sacudiendo al amuleto) ¡No! ¡Vamos, estupida cosa! ¡Dame tu energía!

El brillo sobrenatural del amuleto se apaga súbitamente y la energía que le daba al vampiro desaparece. Completamente indefenso nuevamente, ante semejante mole demoníaca, Spike ve que todas sus posibilidades de ganar se esfuman como el humo…

Lubek ríe y lo toma del cuello. Lo sacude como un muñeco de trapo y a continuación, lo arroja varios metros por el aire contra el piso.

Luego, el demonio corre hacia él y no le da tiempo a nada. Lo apalea monstruosamente, cerrando sus ahora enormes puños y descargándolos sobre la menuda figura del vampiro, al mismo momento en que lo pateaba también. Spike sentía un dolor enorme… indescriptible. Era como ser arrollado por un camión y un tren carguero juntos.

En un momento dado, Lubek para su ataque y lo sostiene del cuello otra vez. Elevándolo fácilmente, lo coloca delante de su cara y sonríe…

Lubek: BUENO… ¿VISTE COMO COMPENSE LO DE MI BAJA ESTATURA? SE ME OLVIDO MENCIONARTE QUE PODIA EJECUTAR ESTA METAMORFOSIS EN MI CUERPO PARA ADQUIRIR MAS PODER…

Spike: ¡¡¡NN-GHH!! ¡Vete al diablo!- dijo y le escupió sangre en el rostro.

Lubek lo levanta mas en al aire y lo tira contra el suelo. Una vez allí, procede a patearlo… De esta forma, lo arrastra por toda la sala.

Cerca, una hasta el momento inconsciente Sarah despierta. Libre del control del demonio, se incorpora y observa aterrorizada lo que ocurría. Al ver como el maligno ser iba a rematar al vampiro de un pisotón, grita a todo pulmón para llamar su atención…

Sarah: ¡¡DEJALO!!

Aquello funciona y Lubek se detiene. Un Spike herido de gravedad en el piso observa que el impresionante demonio se acerca peligrosamente a la muchacha, riéndose a carcajadas.

Spike: S-Sarah… ¡C-Corre! ¡Vete!

Pero la joven estaba paralizada del miedo. Lubek la aferra de la garganta y la levanta en el aire.

Lubek: AH… LA JOVEN COMANDANTE DE LA RESISTENCIA… CREO QUE ME DARA MUUUCHO PLACER DESMEBRARTE PARTE POR PARTE Y ROER TUS SUCIOS HUESOS.

Al ver esa escena, la furia de Spike crece en su interior. Asombrosamente, el amuleto vuelve a brillar y con mucha fuerza…

Como si una voz le hablara en la cabeza, el rubio vampiro entendió exactamente entonces que tenía que hacer. Había estado manejándose mal hasta el momento… se incorporó trabajosamente y se sacó el amuleto del cuello. Sosteniéndolo en una mano (mientras brillaba como un sol) se lo estampa directamente a Lubek en su espalda…

Lubek: (soltando a Sarah) ¿¿¿QUEEEEE???

Spike: ¡Sorpresa!

El amuleto se pega a la carne del demonio y comienza a calcinarlo. Lubek grita y grita, intentando sacarse aquello de detrás de él, pero era inútil. ¡La energía mágica del amuleto lo quemaba por completo, de afuera hacia adentro!

Lubek: ¡NOOOOOOOOOOOOOOOOO!

El demonio era ahora una pira ardiente. Cientos de rayos luminosos salían volando en todas las direcciones, atravesando las paredes y desparramándose por aquellas cuevas subterráneas que estaban debajo de la destruida ciudad de Los Ángeles. ¡Aquellas lenguas de energía encontraban en donde fuere a los Uberdemons y los desintegraba en átomos!

…Finalmente, el cuerpo calcinado de Lubek explota en cientos de pedazos y se reduce a cenizas…

Spike: Maldito- masculla, antes de caer rendido al piso, gravemente herido.

Sarah: ¡Spike!- la joven corre hacia él y lo ayuda- ¡Dios! ¡Estas muy herido!

Spike: C-Calmate… Sanare… c-creo… - hizo una pausa y respiró con dificultad- Le di su merecido a ese… maldito… Se terminó, Sarah… se acabó…

El vampiro miró a los bellos ojos de su compañera y sonrió. La joven pareció consternada por unos momentos, pero luego, le devolvió la sonrisa.

Sarah: Vamos, Spike… hay que salir de aquí…

Con mucha dificultad, la joven sostuvo al vampiro y lo puso de pie. Debido a sus graves heridas, Spike apenas podía mantenerse erguido, pero se dejó llevar por su compañera. Antes de abandonar esa mefítica cueva, la muchacha se volteó para echarle una última mirada a los restos calcinados de Lubek…

************

Nadie los detuvo.

Salieron de aquel lugar de pesadilla por un túnel que iba cuesta arriba. En cada tramo, veían montones de restos quemados que sin duda alguna, eran de los antiguos sirvientes de Lubek, de aquellos feroces Uberdemons que ahora, acompañaban a su “padre” en la muerte.

La superficie lo recibió con una insólita sorpresa. El cielo siempre nublado estaba en plena revolución... Allá arriba, en mitad de aquellos nubarrones, se producían unas violentísimas descargas eléctricas.

Desde su posición, Sarah y Spike observaron todo aquello atónitos. Luego, lo siguiente los dejo sin aliento…

¡¡¡LAS NUBES SE ABRIAN!!! ¡¡¡EL SOL PENETRABA POR FIN, DESPUES DE TANTOS AÑOS EN ESE DESTRUIDO MUNDO!!!

El espectáculo era increíble. Tanto, que Sarah sintió que su corazón iba a explotar de tanta felicidad… La luz solar lentamente se abría paso por las nubes e iluminaba el paisaje post-apocalíptico de esa ciudad reducida a escombros.

Sarah: (llorando de alegría) Dios… Es… Es tan bello.

Spike: C-Creo que mejor me pones a resguardo, nena… si uno de esos rayos me toca…

Sarah: (reaccionado) Si, si.

La joven y su compañero se arrastran hasta los restos de una casa semiderruida. Allí, Spike se resguarda de los rayos solares y descansa.

Sarah: (mirando hacia fuera por una ventana) Es todo tan hermoso… el sol… nunca lo había visto.

Spike sonrió, pero el dolor de sus heridas era tal que sentía que aquello era lo único que opacaba la victoria de su reciente combate.

Spike: ¡¡NNGHH!! Maldito Lubek… ¡M-Me duele todo!

Sarah: (señalando al horizonte) ¡Mira! ¡Vienen por nosotros! ¡Son de La Resistencia!

A lo lejos, un par de grandes camiones ocupados por soldados se acercaba lentamente a aquel lugar, dispuestos a llevarlos a casa…



Continuara.....

viernes, 5 de marzo de 2010

"Futuro Imperfecto" (Seis)

Spike miraba asombrado el espectáculo tan dantesco que se abría ante ellos. Todo a su alrededor estaba derruido, todo parecía abandonado y solitario, silencioso y mortecino. No había señales de vida por ningún sitio..... ni siquiera demonios vivían en apariencia en aquellas ruinas que una vez fueron una bella ciudad hirviente de vida, gente, ruido y colorido.
Cada paso que el vampiro daba hacia delante, hacia el interior de ese cementerio intemporal, se le antojaba más y más difícil..... parecía como si sus pies se hubieran revestido de plomo o acero y le obligaran a realizar un esfuerzo sobrehumano para avanzar. Su corazón no quería seguir sintiendo eso que le rodeaba, eso que emanaba de cada ruina, de cada escollo, de cada hierro retorcido y oxidado. No quería seguir avanzando porque..... sabía que lo que vería más adelante..... seguramente sería peor de lo que ahora sus ojos estaban presenciando.

El olor de aquel lugar era indescriptible. Un olor a miedo, a muerte, a recuerdos olvidados y dolor velado, a sangre rancia, a heces nauseabundas, a carne en descomposición........ Era un hedor tan fuerte y repulsivo que difícilmente podían aguantar sin vomitar. De vez en cuando paraban su marcha cuando, sin poderlo evitar, les sobrevenía una arcada de asco.

Spike no podía dejar de observar todo lo que le rodeaba. Observaba todos esos hierros retorcidos y oxidados que, en un tiempo lejano, formaron parte de una civilización humana que, aunque no perfecta, rebosaba alegría, vida y sobre todo ilusión por vivirla.

Restos de coches quemados, de iglesias destruidas, de esqueletos de una civilización extinta. Todo ese espectáculo dantesco le oprimía el alma sumiéndole en una profunda depresión. El dolor poco a poco se metía en sus entrañas causándole terror olvidado, un miedo velado, un rencor apagado.
Intentaba mantener su mente ocupada para no pensar en lo que sus ojos le estaban mostrando con gran lujo de detalles pero..... era algo harto complicado. Su alma le quemaba, aun lo hacía por los actos terribles que había cometido en su no-vida pero...... ahora más que nunca esa pequeña parte de su interior ardía como a fuego por todas las almas que habían perecido en aquel lugar a causa del mal, un mal que él no había provocado pero..... que era tan real y tan parecido a su pasado.... que a veces lo confundía.

Podía sentirlas. Podía sentir a cada una de esas personas que había perdido la vida en su lucha particular contra el mal. Que había puesto la esperanza en un futuro mejor para sus hijos. Que había creído que la muerte no era mala después de todo si eso les llevaba a construir un mundo mejor para todos.
Todas las ilusiones desterradas, todos los sentimientos extintos, todos los miedos ocultos podía sentirlos el vampiro por cada rincón que escudriñaba.

Sarah lo observaba preocupada. En su rostro podía observar esa lucha interna que tanto conocía ella misma por haberla vivido en sus propias carnes. Quería ayudarlo, deseaba aligerar esa carga tan pesada que descansaba sobre sus hombros y compartir el camino que los había unido en esa cruzada contra el mal pero........ sabía que no podía hacerlo, era algo que quedaba muy lejos de su mano, en el pasado.

Ella no podía sentir pena por lo que allí veía. Para ella ese espectáculo no era más que un decorado de su vida cotidiana. No había conocido como él el colorido, la vida, las montañas verdes y altas y los lagos azules en los que se reflejaban las altas montañas nevadas como si de una gran pantalla se tratara. Todos esas definiciones sólo se encontraban en los libros y en..... la cabeza del vampiro.
Ella siempre había vivido en la oscuridad. Desde lo que su mente podía alcanzar a recordar.... el mundo siempre había sido gris, cruel y malvado. Siempre luchando, con la muerte y la soledad como únicos aliados. Siempre viajando de un lugar a otro intentando encontrar un ápice de vida escondida en algún lugar recóndito. Desesperanza. Eso era lo que sentía cada vez que tenía que salir del cuartel. Miedo. Eso era lo que sentía en esos momentos al mirar el rostro del joven rubio. Dolor. Eso era lo que transmitían esos ojos azules en los que te podías perder y no querer jamás ser encontrada.

Se acercó al joven y colocó su mano en el hombro del vampiro. Éste pareció reaccionar ante este movimiento y pareció despertar de su pesadilla personal. La miró fijamente mientras sus ojos brillaban asustados y horrorizados ante el espectáculo que se dibujaba ante ellos con gran crueldad, a grandes trazos de realidad y oscurantismo.
Unos ojos que expresaban mucho, un brillo que los hacía bailar, un color que parecía más apagado que nunca..... tan apagado como la esperanza dentro de su alma. Sarah se dio cuenta de ello. Le habló con sentimiento;

Sarah: Spike..... sé que es muy duro para ti ver esto.... para nosotros simplemente es un lugar más, un cementerio más de una civilización de la que sólo conocemos por los libros. Para ti es tu vida, tu pasado, tu recuerdo - agachó la cabeza para evitar que el joven viera como sus ojos se iban humedeciendo poco a poco al intentar comprender lo que el chico sentía- para nosotros sólo son despojos de una humanidad incomprendida y egoísta - el chico la miró sin comprender- Ellos permitieron todo esto - su voz se rompió por la emoción- ellos no lucharon para que su mundo sobreviviera.... sólo lo hicieron cuando ya era tarde y todo estaba perdido.
Sólo quiero que no olvides una cosa - dijo mientras levantaba de nuevo la mirada- tú eres nuestra esperanza, tú eres la persona que puede cambiar nuestro futuro, que puede variar nuestro presente. Tú eres nuestro salvador...... – hizo un pequeño silencio casi ceremonial para continuar diciendo- ...... todos confiamos en ti, Spike..... yo confío en ti.

El chico sonrió melancólicamente pero con alegría por primera vez en mucho tiempo. Asintió con la cabeza mientras bajaba la mirada y se mordisqueaba el labio inferior de forma graciosa.
Peter los observaba asqueado y harto con cómo se estaba desarrollando la escena. No entendía qué demonios veía Sarah en ese rubito delgaducho y hortera. En verdad lo odiaba más cuanto más tiempo pasaba cerca de él. Estaba ansioso de entregárselo a Lubek. Entonces.... ya veríamos quién reía el último.

Pasados unos minutos el trío se puso en marcha de nuevo a través de los esqueletos ferrosos de aquel lugar. En primer lugar marchaba Spike. Su instinto le servía para poder guiarse en la soledad y quietud de ese paraje pero....... el fuerte olor reinante en todo el lugar no facilitaba en nada su tarea.
Detrás del vampiro le seguía de cerca Sarah. La joven observaba cada movimiento grácil del vampiro, cada gesto, cada sentimiento que expresaba su cuerpo. Era un ser especial. Claro, sin velos ni disfraces. Era tal cual se veía. Su rostro no podía esconder lo que en cada momento sentía y quería, era límpido y sincero y eso.... era algo que le encantaba.
Por último caminaba Peter que iba rumiando su particular venganza. Odiaba ese viaje, odiaba a ese vampiro que había hechizado a su querida Sarah. Ardía en deseos de atravesarlo con una estaca pero....... su turno pronto llegaría..... Lubek se lo había prometido.

Caminaron durante varios minutos. Todo parecía ser igual, los mismos restos de una civilización antigua, los mismos cascotes, la misma destrucción y el mismo dolor. No parecían avanzar, no parecían dirigirse hacia algún lugar. Este hecho unido al ambiente que los rodeaba hacía mella en sus corazones.
Pararon en una especie de explanada. Spike se volvió hacia sus compañeros y comenzó a hablarles;

Spike: Bueno......... mi instinto de vampiro no sirve de mucho aquí. El olor a muerte y destrucción es demasiado fuerte para mis sentidos, no puedo determinar el camino a seguir.

El vampiro miraba a la joven mientras hablaba. Ella poseía un rictus serio y confuso. No sabían hacia donde tirar ni qué camino tomar. Estaban perdidos en una urbe derruida y seguramente llena de Uberdemonds.

Sarah: Pues no sé, Spike, hacia algún lugar debemos ir - dijo con ligera desesperanza- no podemos quedarnos aquí plantados esperando a que lleguen los sirvientes de Lubek y nos despedacen - el vampiro asentía con convicción mientras suspiraba ligeramente. De repente Peter comenzó a hablar para sorpresa de los demás-

Peter: Bueno...... podemos seguir deambulando por aquí arriba o.... seguir por otro lugar menos accesible y más seguro.....

Los dos chicos lo miraron interrogantes. Peter sonrió triunfante mientras retaba al vampiro con la mirada. Spike no confiaba en él, sabía que algo tramaba, no sabía qué ni por qué estaría interesado en hacer algo en contra del grupo pero..... su instinto no solía fallar en ese aspecto. Asintió para que Peter siguiera con su explicación. Comenzó a hablar con tono arrogante;

Peter: Bien, ya que el rubito no es capaz de llevarnos y guiarnos hasta la guarida de Lubek......... quizás deberíamos pensar en tomar otro camino..... como por ejemplo el de las cloacas. He oído que este lugar tiene todo un laberinto de caminos en el subsuelo. Podemos llegar hasta donde queramos usando esos túneles.... si su majestad oxigenado está de acuerdo... claro - dijo con tono hiriente e insultante mirando al vampiro-

Sarah carraspeó intentando atraer la atención de Peter. El joven la miró y observó con impaciencia el rostro de la joven que intentaba con su gesto poner en sobre aviso al chico. Asintió sin ganas y cambió su tono de voz. Spike sonrió levemente mientras admiraba la convicción de la muchacha que se situaba a su izquierda. Cambió la mirada hacia el rostro fastidiado del Capitán que lucía molesto por la situación. El vampiro comenzó a hablar;

Spike: Bien..... creo que por una vez Peter ha dicho algo inteligente - le hablaba sin siquiera mirarlo. En su tono se podía distinguir la duda y la incomprensión a cerca del comportamiento tan atento y trabajador que tenía el joven de un tiempo a esta parte pero..... se calló su opinión y siguió hablando- Iremos por las cloacas, quizás allí el ambiente no esté tan enrarecido como aquí arriba - Sarah asentía mientras el rubio hablaba- Hay que buscar un acceso a las profundidades y después intentaré rastrear algo - tomó aire para seguir conversando- esperemos que este plan resulte.....

Dicho esto los tres se pusieron en marcha. Se separaron para poder abarcar más terreno siempre lo suficientemente cerca como para no correr peligro en una emboscada.
Se introdujeron más en las ruinas de LA. Cada paso significaba un recuerdo doloroso en el corazón de Spike. Recuerdos de su paso por esa ciudad, recuerdos de la gente que vivía allí..... todos los recuerdos le llevaban inexorablemente a..... ELLA.
Una voz lo sacó de sus pensamientos. Sarah gritaba con voz ligeramente emocionada, había encontrado algo.

El vampiro se reunió allí con Sarah y Peter. Se pararon ante una puerta situada en el suelo. Era una especie de placa gruesa y ancha en la que aun se podían leer unas reseñas a la compañía de aguas de LA. Habían encontrado por fin una alcantarilla.
Los tres se miraron y asintieron al unísono. El vampiro se agachó y tiró con fuerza de una anilla que colgaba en la parte derecha de la compuerta. Hizo un esfuerzo enorme para poder moverla, el paso del tiempo habían hecho mella en ella y estaba completamente pegada al suelo.
Después de abrirla saltó al interior.

Spike cayó al interior aterrizando sobre sus dos piernas que flexionó a la vez que tomaba contacto con el suelo intentando no hacerse daño.
Miró derredor. En verdad el ambiente estaba menos viciado allí abajo pero..... el olor a humedad era terriblemente pegajoso e incómodo.
Miró hacia arriba, hacia el agujero por donde entraba la tenue claridad de la calle. Pronto oyó la dulce voz de la joven preguntando si se encontraba bien. Spike respondió afirmativamente mientras sonreía;

Spike: Bien Sarah, tú eres la siguiente, tranquila, está un poco alto, apenas un par de metros pero.... yo te ayudaré. Salta!!!! - dijo con seguridad mientras observaba como la silueta de la joven se dibujaba en la leve claridad de la entrada de la alcantarilla-

La chica se acercó a la entrada y saltó sin pensárselo dos veces. El vampiro la tomó en sus brazos sin dejar que tocara el suelo. Ella sobre él, sintiendo esos brazos fuertes y fornidos que la rodeaban y la tranquilizaban.... se sentía parte de una especie de sueño irreal en la que lo fantástico se mezclaba sin piedad con el horror y el terror. Los dos chicos se miraron fijamente a los ojos, parecía que el tiempo se había detenido para ellos. Sólo estaban los dos, poco importaba lo que había a su alrededor, poco importaba la humedad que se les metía hasta los huesos y los hacía temblar como corderitos, poco importaba el olor a rancio de esos túneles que se hacía cada vez más insoportable, poco importaba la oscuridad creciente de esos pasadizos que los llevaba a un futuro incierto. Sólo estaban ellos y..... así lo sentían en esos momentos.

La voz de Peter en lo alto del túnel rompió la magia entre ellos. Spike depositó con suavidad a la joven en el suelo sin dejar de admirar su belleza. Ella lo observó con el agradecimiento dibujado en los ojos. El vampiro le sonrió y cambió la mirada a Peter;

Spike: Vamos Peter, no tenemos todo el día..... hay un monstruo que matar!!!! - dijo con apremio el vampiro-

Peter: Sí - dijo en voz alta para luego añadir para sí- ése eres tú mi querido Spike...... acabaré contigo cueste lo que cueste - dijo sonriendo. Acto seguido saltó-

El Capitán cayó al suelo emitiendo un fuerte y seco golpe. A un lado los dos jóvenes observaban como el chico se ponía en pie y sacudía sus ropas sucias por el polvo que había en el interior de ese oscuro y macilento túnel. De nuevo estaban los tres reunidos como lo llevaban haciendo ya desde hacía muchos días. Comenzaron a andar siguiendo a Spike que encabezaba la marcha.

Al principio de la marcha los pasadizos eran anchos y la claridad entraba por unas pequeñas y alargadas aberturas en el techo pero, poco a poco la luz fue desapareciendo y el túnel fue haciéndose cada vez más estrecho y oprimente.
La oscuridad golpeaba sus corazones como una gran maza de acero. Ni siquiera Spike, que era un vampiro, estaba contento de estar sumergido en ella. Parecía contener peligros, emitir extraños gemidos y gritos.

Después de llevar caminando varios minutos la luz había desaparecido casi en su totalidad y la había sustituido una extraña nieblina que impedía al vampiro andar con facilidad. El ambiente que los envolvía era opresor y terrible para los ánimos de los jóvenes. No sabían hacia dónde iban ni qué camino tomarían más adelante.

Sus pasos eran lentos y torpes. En el suelo gran cantidad de agua acumulada y estancada durante meses hacía que los jóvenes no pudieran avanzar tan rápido como desearían. De vez en cuando tropezaban con alguna piedra en el camino oculta tras la niebla o el agua. Más de dos veces la joven tuvo que agarrarse al vampiro para no caer de bruces contra ese suelo que a sus ojos no era más que una gran mancha oscura y misteriosa. No veía nada. No sentía nada más que miedo y terror acumulado.

Sarah caminaba muy pegada a Spike, tanto que en muchos momentos no le dejaba siquiera caminar. Estaba realmente asustada pero..... la mano del vampiro la tranquilizaba a cada momento.
Él tomó la suave y tersa mano de la joven y la apretó con fuerza intentando transmitirle valor y tranquilidad que necesitaba. Ella sonrío para sí y apretó a su vez la mano del vampiro intentando responder a su gesto. Estaba asustada y confusa pero..... estando al lado de ese hombre.... todo se veía de otra manera, con más esperanza y algo de luz. La metáfora se le antojaba divertida de alguna forma retorcida y cruel.

El lugar era totalmente claustrofóbico. Las paredes cada vez estaban más juntas, tanto que al caminar pegaban contra ellas con ambos brazos. La niebla se hacía cada vez más espesa. El vampiro no podía ver un metro más delante de su posición lo que le hacía caminar con todos sus sentidos alerta.
Del techo del túnel una gotera goteaba incansablemente a causa de alguna fuga externa. Las gotas al caer en los charcos emitían un ruido que, con el eco del lugar sonaba ensordecedor y fantasmagórico. No podían volver atrás pero..... hubieran deseado no haber entrado en ese infierno.

En un momento dado Spike se paró en seco. Había llegado a una encrucijada. El camino se separaba en dos vertientes, un camino pequeño y escurridizo a la derecha y.... un camino un poco más amplio y seco a la izquierda.
El vampiro no sabía qué hacer ni qué decidir. Tomar el camino de la derecha significaría ir casi a ciegas pero...... seguramente más seguros. El camino de la izquierda parecía demasiado bonito para ser real, seguramente habría una trampa encerrada tras esa elección. Después de dudar unos minutos que se le antojaron eternos.... optó por el camino de la derecha.

Nadie hablaba. Estaban demasiado asustados como para comenzar una conversación banal. Deseaban salir de esa tortura lo antes posible.
Siguieron caminando más y más metros en la oscuridad creciente, rodeados de tinieblas, con la única compañía del terror y el miedo, oyendo agua correr, sintiendo alimañas bajo sus pies, oliendo cada vez más fuerte a rancio y a humedad. En verdad era un lugar terrible. Más metros, más minutos pasaban, más terror acumulado.

De repente un ruido ensordecedor. El vampiro se paró en seco;

Spike: Shhhhhhh - indicó a sus compañeros que guardaran silencio para poder escuchar con atención- Hay alguien más aquí - tomó a Sarah por los hombros y la apoyó contra la pared- Quédate aquí, nena - dijo con cierta serenidad- No te muevas de la pared oigas lo que oigas, entendido??? - no podía ver el rostro de la joven pero por su tacto sabía cómo se encontraba. Su cuerpo temblaba en exceso. Estaba aterrorizada, se sentía perdida y desarmada en esa oscuridad maldita-

Peter se acercó sonriendo a la pared y se pegó a ella lo más que pudo. Sólo se quedó allí apoyado, en silencio, sólo esperando a que los emisarios de Lubek hicieran su trabajo.
El silencio se alargó por unos minutos. Siseos, gruñidos lejanos, chapoteos y pasos.... todo se unía formando una atmósfera agonizante y totalmente aprensiva.

Spike estaba un poco alejado de los chicos. Intentaba poner en claro sus ideas, organizar el esquema que se dibujaba claramente en su cabeza. De repente un golpe seco. Alaridos. Alboroto. Un gran estruendo que procedía del interior de la oscuridad hizo tambalearse a la joven. Peter la agarró con fuerza evitando que fuera tras Spike. El vampiro luchaba contra la nada, contra los seres surgidos de la niebla y la humedad. Le llovían golpes a mansalva por todos los lados de su cuerpo. Él intentaba protegerse y contraatacar.
Un golpe al aire.... quizás dos... no sabía a ciencia cierta cuántos golpes lanzó. Alguno llegó a hacer impacto en su diana pero... los enemigos eran demasiados, su instinto así se lo decía. De pronto una luz iluminó parcialmente la estancia. Una de esas armas eléctricas dio de lleno en la nuca del vampiro que cayó al suelo inconsciente.

La joven sentía desde atrás, tomada y apresada por los fuertes brazos de Peter la dura pelea que se llevaba a cabo en la oscuridad. No sabía qué estaba sucediendo.... sólo sabía que Spike estaba en peligro y ella no podía ayudarle;

Sarah: Suéltame maldito bastardo!!! - dijo con odio y energía- Debo ayudarle!!! Lo van a matar!!!! - hablaba mientras forcejeaba con sus brazos intentando librarse de su captor-

Peter: No puedes ir, Sarah!! Estarías perdida!!!

La chica comenzó a llorar histérica. El joven se quedó impresionado, nunca la había visto llorar de esa manera. Había compartido años de amistad, de intimidad y confidencias pero..... nunca hasta ese momento la había notado tan perdida y dolorida. La rabia y la ira lo inundó todo en su interior. Su amada estaba así no por él, no por la situación sino por..... ese maldito oxigenado. Apretó a la joven con más fuerza. Sus movimientos poco a poco se fueron extinguiendo a la vez que el ruido de la lucha frente a ellos. La joven se dejó caer al suelo rendida mientras su mundo, de nuevo, se rompía en mil pedazos bajo sus pies.

Pasaron minutos....... quizás horas. No estaba seguro ni del tiempo ni de dónde se encontraba, sólo sentía el dolor en su cabeza. El mismo dolor que había sentido ya demasiadas veces desde su llegada a ese extraño lugar.
Se levantó torpemente mientras se masajeaba la nuca y miraba derredor. Se encontraba en una caverna gigantesca. Los techos llenos de abruptas y filosas rocas dotaban al lugar de un aspecto prehistórico. Las paredes húmedas y llenas de minerales que a la luz de las antorchas emitían haces de diferentes colores daban un toque de alegría apagada a ese paraje.

Spike comenzó a caminar observándolo todo, escrutando cada rincón de ese extraño lugar. La atmósfera que se respiraba estaba totalmente viciada, el aire que se metía en sus muertos pulmones parecía quemar todo a su paso. El silencio era más aterrador aun que los gritos de dolor de cualquier humano. Olía a sangre. Olía a muerte. Olía a maldad. Olía a miedo y a odio contenidos. El vampiro se dio cuenta que el miedo que él mismo olía salía de su interior. En esa habitación todos los sentimientos eran exaltados enormemente. El miedo, el dolor, la preocupación o el cansancio podían ser detectados por cualquier ser de ultratumba.
Su mente voló hacia la joven. Miró de nuevo preocupado con la ansiedad dibujada en su rostro. Ella no estaba allí. Dónde podría estar?? Y si la había pasado algo por su culpa..... !!!!??? Nunca se lo podría perdonar. Sus pensamientos fueron interrumpidos por una voz que procedía del interior de la cueva. Una voz distorsionada y peligrosa que lo sacaba de una vez de la histeria en la que se hallaba inmerso.

El vampiro comenzó a caminar hacia donde procedía la voz. No se veía a nadie. Estaba todo en silencio de nuevo y el lugar estaba despejado.
Pasados unos segundos llegó a una especie de recodo. Cuando lo pasó pareció entrar en otro lugar completamente diferente al anterior. El mal olor había desaparecido totalmente. La humedad ya no chorreaba por las paredes emanando como si de una fuente natural se tratara.

Se encontraba en un lugar límpido y seco. El techo abovedado y ligeramente ocre daba la sensación de que alguien lo habría esculpido con gran maña y gusto. Las paredes, del mismo color que el techo lucían lisas, sin minerales ni rocas salientes. Todo estaba impecablemente cuidado y recogido. Spike se asombró por este hecho.
Siguió avanzando hasta que algo que divisó frente a él le hizo detenerse. Delante de sus ojos se alzaba impasible una gran mesa de roble de un color y un brillo sin igual. Desde que había llegado a ese tiempo......... no había visto nada con........ tanta vida y colorido como eso.

Detrás de la mesa se alzaba una gran silla. Sólo se podía ver el respaldo de la misma pero el vampiro sabía que allí, sentado, estaba Lubek. Podía sentir su presencia, notar su maldad, ver sin tener los ojos límpidos de mentiras.
Una voz pareció salir de lo que ese gran trono guardaba;

Lubek: Bueno, bueno Spike, tardaste demasiado, no crees??? - hablaba con cierta ironía hiriente y embaucadora- Creo que los Ancianos se han confundido al traerte a ti después de todo...... – su voz era terriblemente amenazadora pero a la vez no era fuerte ni enérgica. El vampiro sabía que ese ser que no mostraba su apariencia y que se escondía tras un sillón color marfil........ era más fuerte de lo que quería aparentar- Quizás debieron de traer al otro...... a ese llamado Angel - intentaba provocar con sus palabras al rubio vampiro-

Spike se acercó un poco más a esa especie de Santuario y se paró muy cerca del trono de Lubek. Metió su mano derecha en su saco de cuero y sacó una cajetilla de cigarrillos. Tomó uno de ellos y se lo colocó en los labios mientras lo prendía y daba una profunda calada al tiempo que cerraba los ojos.
Su rostro lucía ligeramente malhumorado. Tenía el ceño fruncido. Sabía que ese ser había penetrado en su mente y había leído sus pensamientos. Eso lo enfadaba más aun porque se veía desvalido y desnudo frente a la magistral mente de ese ser oculto y siniestro. Se apartó el cigarrillo de los labios después de dar una profunda calada para continuar hablando;

Spike: Bien, Lubek, tardé en llegar pero.... ya estoy aquí. No te canses con palabrería barata porque...... soy el elegido, el Medallón me escogió a mí y no a Angel así que....... o tomas lo que tienes....... o........ – pensó durante un instante. Lo miró de nuevo mientras sonreía- ........ tomas lo que tienes - comenzó a reír de nuevo para fastidio de Lubek- La elección es tuya...... y francamente, no tienes mucho donde elegir......

El tono del vampiro era tranquilo y ligeramente amenazador. No sabía a ciencia cierta qué hacer ni cuál sería su siguiente paso.... simplemente actuaba según su instinto. El silencio se mantuvo durante unos minutos en los que Lubek trataba de encontrar la forma de llevar la conversación a su terreno. Después de pensar largo rato su voz volvió a resonar alta y rotunda en la cavidad mortecina donde se encontraban;

Lubek: Bien gran guerrero...... – dijo con sorna- veo que vas a ser todo un reto para mí.... supongo que te dará igual lo que te diga..... no querrás oír nada..... ni siquiera noticias sobre..... TU Cazadora - dejó de hablar unos segundos esperando la reacción del vampiro. Sonrió al cerciorarse de las dudas que asomaban en sus ojos, del miedo que intentaba hacerse camino hasta el exterior de su cuerpo, del dolor que reflejaban sus gestos y recuerdos. Él podía ver todo lo que Spike veía, podía sentir todo lo que su alma sentía. Estaba a punto de ceder. Lo sabía y....... debía aprovecharse de ello. Continuó hablando- Sé todo lo que añoras, mi querido Spike, sé todo lo que te hace daño. Conozco cada uno de tus deseos, entiendo cada uno de tus anhelos...... ella era en verdad muy bella. Era una mujer preciosa que no merecía tener la muerte que ella tuvo.

El vampiro lo miraba con el dolor reflejado en los ojos. No quería seguir escuchando lo que le había ocurrido a su Cazadora, no ahora que no podía hacer nada por salvarla. Lubek leyó sus pensamientos;

Lubek: No tiene por qué ser así, y tú lo sabes, verdad?? Yo tengo el poder - le dijo con seguridad- yo sé lo que es sentir un dolor tan enorme que te oprime el corazón y no te deja respirar..... aunque.... – dijo mientras se quedaba pensativo-..... supongo que lo de respirar........ no es un problema para ti...... - rió enérgicamente- Yo puedo traerte aquí a tu amor, puedo salvarla y traerla en el tiempo para que podáis disfrutar de un poco de paz y amor.... acaso no es lo que siempre has deseado?? Acaso no es hora de sentirte amado por una vez de tu maldita vida??

Spike lo miraba entre pensativo y emocionado. La idea de volver a verla, de tocar su piel, de sentir sus labios, de oler su pelo..... se le antojaba inalcanzable. La echaba tanto de menos....... deseaba tanto hacerla suya de nuevo........
El vampiro dudó por un momento. Sus deseos le nublaban la razón. Por qué no podía comportarse de forma egoísta por una vez en su vida desde que recuperara el alma?? Por qué debía de ser justo con aquellos que no lo habían sido con él?? No les debía nada. Ya se había sacrificado por el mundo y...... qué había recibido a cambio?? Pasar el esto de sus días en un lugar desolador, lleno de muerte y peligros, lejos de su Cazadora, lejos de los que conocía y había llegado a apreciar. Por qué debía de sacrificar de nuevo la única posibilidad que tenía de volver a verla, a sentirla, a tenerla???

De repente recordó el rostro de la joven Comandante. Su valentía, su coraje, su corazón. Recordó a su Buffy en ella. Recordó cómo intentaba luchar contra todos para salir de aquella situación. Recordó...... todo lo que confiaba en él, todas las esperanzas que había puesto en su persona, en sus actos, en su alma. Recordó su sonrisa, su mano aferrada a la suya con fuerza, sus lágrimas cayendo por su rostro bello y tierno, su forma de caminar, sus curvas increíbles, el brillo de sus ojos.
Quién era él para dejarla morir?? Cómo podría mirarse al espejo, si es que llegara un momento en que viera su rostro reflejado en uno, sabiendo que había dejado morir no sólo a esa mujer sino a cientos, quizás miles de personas por un acto egoísta y rastrero??? No podía hacerlo, no soportaría el peso de esas muertes sobre su alma, no más, no ahora, no de nuevo.

Lubek observaba en silencio la lucha interna que se llevaba a cabo dentro del vampiro. Admiraba su convicción, entendía sus dudas, se apenaba de que un valeroso guerrero como el que tenía frente a él....... fuera tan débil. No entendía como podía amar tanto a la raza humana, tanto como para arriesgar lo que más amaba por salvarla.
Estaba dudando, eso lo sabía, sólo faltaba el golpe de gracia.
El malévolo ser cerró los ojos y se concentró. Comenzó a mirar dentro de su mente y a sacar su mejor y más potente arma......... la telepatía.

Comenzó a idear un mundo de fantasía en el que las imágenes y los sonidos recreaban a la perfección la vida que Spike había dejado atrás.
En esas imágenes aparecía ELLA, tan bella como siempre. Se encontraba sumida en un sueño perfecto mientras el vampiro la observaba apoyado contra la pared, en la misma cama.
La Cazadora se despertó y lo admiró con tranquilidad. En verdad era preciosa, pensaba Spike mientras le llegaban a raudales las imágenes que Lubek había construido en su mente.
Los dos chicos se besaban, se acariciaban. Todo era tan real que el vampiro podía captar los olores y las sensaciones que de ella emanaban.... que lo hacían vibrar y emocionarse. Su pelo, su piel, sus labios..... todo era tal y como lo recordaba. Cuánto daría por tenerla allí con él..... . De repente la voz de Lubek le dijo que lo cogiera, que tomara lo que le ofrecía, que todo aquello podría ser por fin suyo. Que no dudara, que no dejara pasar la oportunidad de ser feliz, de ser él mismo.

Por la mente de Spike pasaba una y otra vez la última frase que el ser malévolo y retorcido que estaba frente a él oculto tras ese trono le había espetado. La oportunidad de ser feliz pero.... a costa de qué?? No estaba dispuesto a arriesgarlo todo por una utopía del destino. Había decidido;

Lubek: Bien Spike...... veo que sigues siendo un tonto sentimental - el rostro del vampiro se contrajo al escuchar esas palabras y recordarlas cuando salieron de la boca de su madre, aquella a la que había convertido en un monstruo y arrebatado su triste vida. Bajó la mirada intentando ocultar unos sentimientos de ira y dolor que lo embargaban inexorablemente- Has elegido morir entonces. No estás dispuesto a sacrificar a los demás uniéndote a mí. No estás dispuesto a intentar ser feliz, a ser valiente por una vez en tu vida y elegir otra cosa que no sea lo que tu alma te dicta. Es una pena que tenga que matarte......

Spike levantó la mirada y lo observó con frialdad. No veía aun a su adversario pero sabía que pronto la situación cambiaría. Había llegado el momento de luchar por lo que creía, por intentar salvar a la gente que vivía entre las sombras, por intentar terminar con la misión que se le había encomendado. Había llegado el momento de afrontar los miedos y las decisiones tomadas hasta ese momento. Estaba preparado. Su alma así se lo decía aunque en el fondo.... una ardua preocupación por el paradero de Sarah crecía en su interior. Tenía un mal presentimiento..... y sus instintos no solían fallarle.

Pasaban los minutos y nada pasaba. Un silencio pesado y oscuro se cernía sobre sus cabezas. De repente la puerta se abrió. Una puerta que yacía camuflada entre las rocas de la pared. De ella surgió un hombre conocido a su ojos pero..... ahora diferente. Peter, con su rostro vampirizado entró en la cueva sin dejar de mirar al asombrado vampiro;

Peter: Hola rubito.......... nos volvemos a encontrar de nuevo...........


Continuara.....