domingo, 31 de octubre de 2010

Poemas Cósmicos: "Hastur, las Hiadas y Aldebaran"


Lejos de nuestra querida Tierra,
a incontables años Luz de nosotros,
existe un planeta oscuro y desolado.

Cerca de las frías Híadas e iluminado
por la estrella Aldebarán, este infernal mundo
Vive sus días de terrible existencia condenado
por la Maldición.

Hastur, el Innombrable, el Señor de los Vacíos
Estelares, mora en ese mundo.
dentro del Lago de Hali, cuyas aguas
Son turbias y oscuras tal y como el Mercurio,
vive recluido el que antes fuera el Amo de
cientos de mundos.

Allí, al borde de la mítica Carcosa,
cuyas torres de negro ébano tratan vanamente de alcanzar
los negros cielos tachonados de estrellas...

Titánicas, pesadillescas nubes flotan mudas y
silenciosas, sobre ese paisaje salido
de la peor de las Mentes.

Nadie sabe que oscuros secretos
guardan los Sótanos de Carcosa
ni los helados picos cercanos a ella.

Solo unos pocos se han atrevido a
bajar a ellos y casi nadie ha
vuelto a verles.


¡Oh! ¡Imprudente viajero estelar!
Cuida tus pasos si vienes a este mundo,
puesto que en él, tus peores pesadillas has
de encontrar.

lunes, 25 de octubre de 2010

Poemas Cósmicos: "La Revelación"


Al otro lado del Umbral, donde el Vortice
de los Mundos se toca, vive Aquél que es
Todo en Uno y Uno en Todo.

A través de mis sueños, Él me hablo.
A través de ellos, me comunico las
Verdades de los Universos.

Viniendo a mí, me mostró los
Abismos Infinitos... y a la oscura vida,
que palpita en sus insondables profundidades.

Me hablo de las Formas sin Forma, que
aúllan en los Limites de Yuggoth y de
Los terribles Moradores de las
heladas Híadas.

Me enseño a las horribles criaturas
que se esconden del Hombre, en
fétidas cavernas, llenas de
carroña, acumulada por los
siglos que precedieron...

Bajo su atenta Presencia, espié
la infernal meseta de Leng;
Bucee entre las ruinas apestosas
de la sumergida ciudad de R´lyeh,
En el Ponape...

Vi luces y colores, y planetas, que
danzaban en sistemas estelares
lejanos a la comprensión del Hombre.


Con asco y terror, comencé a comprender
finalmente, la verdadera Esencia de las Cosas.
Tales eran las revelaciones que el Señor del Umbral
me enseño.
Tal era la Revelación que Yog-Sothoth me dio en mis sueños.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Poemas Cósmicos: "Al Caos Voraz"


¡He visto al Caos!
Mas allá del Tiempo y del Espacio,
de las frías estrellas y de la barrera de Sharnoth,
ruge el Caos voraz.

Informe, oscuro y amorfo, el Señor
Azathoth ruge en el Abismo,
desde el Alba de los Tiempos,
Acompañado de un horrible coro de
flautas angustiantes, sin conciencia ni razón...

Ciego, idiota y Todopoderoso...
Oscura fuente Primigenia de abominable
Maldad insolente... Solitario Morador
de ese Vacío mas allá de los Mundos...
Mas allá... de la vida...

Los ojos de mí Mente, en busca de la
Sabiduría Prohibida, se posaron en
su Oscuro semblante...

Estremeciose mi Alma, cuando le
contemple, en su Infinito Horror...
En su Infinita Locura...

Ante Él, sentí empequeñecer mi Ego
humano. ¡Oh! ¡Cuan vagas y efímeras
Son las pretensiones del Hombre,
al querer darle Forma coherente a
lo que no la tiene!

¡Y que poca cosa somos para Él!
Gusanos... Simples gusanos.
Unas motas de polvo... apenas una brisa.
Apenas... un suspiro.


¡He visto al Caos!
Mas allá del Tiempo y del Espacio,
de las frías estrellas y de la barrera de Sharnoth,
ruge el Caos Voraz...

sábado, 9 de octubre de 2010

Omen IV: Armageddon 2000, de Gordon McGill

Damien's son, unwittingly raised by Paul Buher, the head of a huge international corporation, threatens to destroy the world with his demonic powers.

MI OPINION DE ESTA NOVELA

Reconozco que mi inglés no es precisamente el mejor. Me falta ahondar más en la lengua británica para comprenderla del todo. Sin embargo, cuando convives obligatoriamente con el idioma, algo de él se te pega y terminas captando frases enteras o el significado de varios vocablos.

Sumado a eso, está el uso de un buen diccionario español / inglés que nunca debe faltar y que siempre ayuda cuando uno se traba con alguna palabra…

¿Por qué digo esto? porque atañe a la novela en cuestión que ahora quiero comentarles y que he leído.

“Omen IV: Armageddon 2000” está escrita por Gordon McGill. Es la cuarta parte en novela de la saga de “La Profecía”, aquella que contaba la historia de Damien Thorn, el Hijo del Diablo. El libro que yo conseguí es el original, publicado en inglés. No existe versión trasladada al español y cuando decidí adquirirlo, sabia que me enfrentaba a la no tan fácil tarea de tener que traducirlo yo mismo mientras lo leía, como fuera.

Aceptando el reto, me lo compré y realmente me divertí (si es que puede decirse) traduciéndolo a medida que avanzaba con mi lectura. Y siempre que me trababa, el diccionario antes citado me era de gran ayuda…

Descubrí entonces, una gran aventura de lo cual puedo decir que es una lastima que no tuviera su contraparte en la pantalla grande, como pasó con las tres películas anteriores de “La Profecía”.

“Omen IV: Armageddon 2000”* arranca un tiempo después de donde “El Conflicto Final” (La Profecía 3) nos dejó. Pero la historia ya no es la de Damien, sino la de su descendencia. Concretamente, su hijo. Nacido de la blasfema unión del Anticristo y una periodista de la BBC, Kate Reynolds, esta criatura (la cual JAMAS recibe un nombre en la novela; al dirijirse a él lo hacen llamándolo “The Boy”, El Muchacho) es tomada en custodia por los Discípulos del Diablo y pasa dieciséis años aislado del mundo, cuidado en una gran mansión en las afueras de Londres bajo el tutelaje de Paul Buher, la “mano derecha” del difunto Damien…

Es pasado ese tiempo que el Bien y el Mal vuelven a enfrentarse cuando el nuevo embajador norteamericano en tierras británicas, Philip Brennan, recibe la encomienda del Padre De Carlo de terminar con lo empezado: matar al hijo de Damien, terminar con la Descendencia Maldita.

…Y salvar al mundo del cercano Armagedón…

PUNTOS DESTACADOS EN EL LIBRO

* A la muerte de Damien Thorn en “La Profecía 3: el Conflicto Final”, Paul Buher se hace cargo de la presidencia de las Industrias Thorn, convirtiendo la empresa en una mega-corporación para el año 2000, que es el tiempo en el que se desarrolla la novela. Buher es un personaje que surgió en la segunda película de la serie de “La Profecía”, como la “mano derecha” de Damien. Es un personaje complejo y relevante. En este libro está totalmente dominado por El Muchacho, hasta el punto de convertirse en un mero títere de éste. Pero no tanto… Buher tiene planes trazados para el destino del mundo y dichos planes se ven increíblemente amenazados cuando el hijo de Damien decide seguir su “propio rumbo” en cuanto a ellos. Sin duda, Buher juega un papel importante en el clímax de la novela, consiguiendo redimirse al final.

* El hijo de Damien (El Muchacho) es una abominación terrible. Recluido primero durante 16 años tras los muros de la mansión de Pereford, custodiado por el fiel mayordomo George, crece resentido con todo el mundo. Su único anhelo no es dominar, sino destruir. Su mayor sueño es ver convertida a la Tierra en un yermo desolado. Es un enemigo formidable e imparable que no duda en usar su poder para desencadenar el Armagedón. Aun así, hay una pequeña parte en donde se lo ve como un ser sensible y atormentado por su destino; es en un segmento de la novela en donde Buher y él tienen una charla y el Muchacho pregunta: “De todos los chicos en la Tierra, ¿por qué yo? ¿Por qué debo ser yo el Elegido?”

* Se sabe cual ha sido el destino del cuerpo de Damien y qué versión dan sus discípulos al mundo de su fallecimiento. La versión oficial es que Damien murió de “un ataque al corazón” y que sus restos yacen en el mausoleo de la familia Thorn en la ciudad de Chicago, USA. Nada más lejos de la realidad. El cuerpo es robado por los apostatas del Diablo y conservado en la mansión de Pereford, en donde El Muchacho tiene una serie de “comuniones” con él. Es parte de la energía infernal del cuerpo de Damien la que le da la fuerza al Muchacho para lograr todo lo que se propone. Aun muerto, Damien sigue siendo el Mal detrás del Mal.

* Reaparecen las “Siete Dagas Sagradas de Meggido”, las únicas armas místicas por excelencia que pueden terminar con Damien y con su hijo. Cinco de ellas las tiene Scotland Yard, una esta en poder de Buher y los discípulos del Anticristo y otra la tiene el ya anciano Padre De Carlo, quien se la pasa a Brennan cuando le encomienda el trabajo de terminar con la amenaza maldita. Será con la ayuda de ellas que, finalmente, el Mal recibirá su merecido en el clímax del libro.

Pero claro, no todas son rosas para esta novela. Pese a estar muy buena, tiene sus Puntos Flojos también. Son estos:

PUNTOS FLOJOS DEL LIBRO

1) Hay abuso de las muertes. Parece que ninguna historia de “La Profecía” que se digne de tal no puede no tener muertes misteriosas, bizarras y brutales. Este libro las tiene, pero hace abuso de ellas. Las hay para todos los gustos, partiendo desde las mas absurdas, como la del Padre De Carlo (patética), pasando por las rebuscadas, como la de la anciana ex enfermera Mary Lamont (aceptada solo si usted cree que una anciana casi achacada por el paso de los años tendría la fuerza suficiente como para arrastrarse por si misma al interior de una iglesia en demolición, para morir aplastada bajo sus restos…) hasta las cometidas por el clásico e infaltable perro negro de turno. Lo cual, nos lleva (el perro negro) al punto numero dos…


2) Alguna de las muertes las comete el perro negro mascota de turno. Pero hay abuso de ello. El perro acaba con la joven reportera inglesa Carol Wyatt, con el sacerdote y geólogo Michael Doolan (siendo en este caso, más de un perro negro. Parece que el nieto de Satán tiene una tienda de mascotas a su disposición, si) e influye en el can del pacifista James Graham, quien se lo “manduca” en la cara en plena conferencia de prensa, ante las cámaras de TV y todo. El perro también ataca a Brennan en el clímax de la novela, completando el abuso exagerado del can para ser utilizado como arma diabólica. Digo yo, ¿era tan necesario usar tanto perro negro? ¿Y que hay de los cuervos, como en “La Profecía 2: la maldición de Damien”? Hubiera sido interesante el uso de algún otro animal o artilugio para cometer los fallecimientos y no tanto abusar del Rotweiller de turno…



3) El héroe de la novela, el embajador norteamericano Brennan, tarda demasiado en darse cuenta de la amenaza demoniaca que se cierne sobre él y el mundo. Pese a que el Padre De Carlo (quien en “La Profecía 3: El Conflicto Final” tenia un papel mas importante que el que le toca en suerte aquí) le expone las pruebas, no es solo hasta llegar cerca del final de la novela en que Brennan se da cuenta de que el hijo de Damien debe ser detenido y toma el toro por las astas para ser él quien intente aniquilarlo. Han pasado ya varias muertes que podrían haberse evitado… ¿Tan difícil resulta creer por Brennan que el nieto del Diablo existe y vive en Inglaterra? :P

Dicho lo cual, pese a todo, nada de lo antes citado arruina demasiado al libro, pero claro, es a destacar como las partes más flojitas de la trama.

Quizás habría que agregar como punto intermedio (ni destacado ni flojo) toda la subtrama de fondo de la Conferencia de Paz en Roma, donde se reúnen Sirios e Israelíes, para discutir asuntos territoriales. No es una parte mala, ya que vemos cómo Buher y el Muchacho tejen el entramado detrás de la Conferencia, que culmina con un estallido de guerra que incluye el uso de misiles con cabeza nuclear y un bombardeo con dichas armas sobre Tel Aviv y Jerusalén (lo que justifica el titulo de “Armagedón” de la novela), pero sí algo tediosa.

EN SINTESIS: ¿LIBRO BUENO?

Absolutamente. Una digna continuación para la Trilogía de “La Profecía” original. Hubiera sido todo un espectáculo verla en la pantalla grande. Lamentablemente, solo nos quedamos con las ganas…

Les recomiendo este libro. Si saben inglés mucho mejor, y si no y están aprendiendo, pues cómprenlo igual y como yo, vayan leyendo de a poco y ayúdense con el diccionario, que es una GRAN herramienta en este caso para aprender, jejeje.

¡¡Saludos a todos, gente!! ^^


* (No comparar con “Omen IV: The Awakening”, telefilme y piloto fallido de una miniserie sobre La Profecía que en 1991 vio la luz. La película es una suerte de “reebot” del primer filme de la saga, disfrazada de seudo-continuación, en donde sale una hija (y no un hijo) de Damien. ¿Un consejo? ¡Huyan de ese bodrio!).