martes, 30 de agosto de 2011

Drácula: El No-Muerto, de Dacre Stoker e Ian Holt

El monstruo murió hace 25 años desintegrado, convertido en cenizas, pero no ha sido tan fácil borrar las huellas de aquello que ocurrió en los Cárpatos hace un cuarto de siglo. Seward es adicto a la morfina; Holmwood se ha convertido en un hombre hermético, que nunca superó la muerte de Lucy, el amor de su vida; Jonathan es alcohólico y Mina (quien sigue manteniendo su belleza y juventud intactas) sabe hace tiempo que su matrimonio hace agua. Y Van Helsing es tan excéntrico… incluso, es sospechoso de ser el mismísimo Jack el Destripador.
Quincey Harker, el hijo de Jonathan y Mina, también tiene problemas. Es estudiante de Derecho en la Soborna por imposición paterna, pero su verdadera pasión es el teatro. En Paris irá a ver al mas reputado actor del momento, el rumano Basarab, famoso y rodeado de misterio.
Lo conoce y su relación de amistad con él se hace profunda, con lo que su deseo de perseguir una carrera en las artes escénicas reaparece. Quincey se entera de que una obra llamada Drácula, de un tal Bram Stoker, está en proceso de producción en el West End londinense y decide intentar que su amigo Basarab interprete al protagonista. Cuando lee la obra se da cuenta de que está basada en las vidas de sus padres y sus amigos, y decide pedirles explicaciones.
Es justo entonces cuando empieza la violenta caza de todos y cada uno de los que participaron en la persecución y muerte del vampiro, un peligro que también amenaza a Quincey y más de lo que él imagina…

Pero, ¿Quién busca venganza? Y ¿por qué después de tanto tiempo?

Drácula, el No Muerto está basada en las notas de Bram Stoker que fueron editadas de la primera versión de Drácula. A través de un exhaustivo proceso de investigación, Ian Holt y Dacre Stoker, sobrino bisnieto de Bram Stoker, han conseguido dar vida de nuevo a estos personajes clásicos en una novela electrizante, digna de la primera parte.

MI OPINION DE ESTA NOVELA

“Novela electrizante”. “Digna de la primera parte”.

Cuando uno lee este tipo de cosas en la contraportada del libro, lo cree. Y es justo que lo crea. Estamos ante una secuela oficial de la novela original de Stoker, la cual comenté en entradas pasadas en este mismo blog. Uno esperaría que al abordar este libro, se reencontraría con los queridos y amados personajes de la Primera Parte, aquellos que hemos aprendido a amar y a odiar…

Todo se cae apenas empezamos a leer.

Me resisto a tildar esta novela como mala, pero no puedo traicionar mis sentimientos y mentir diciendo que es buena. Paso a explicar el motivo:

“Drácula, el No-Muerto” es una secuela, si. Escrita por el bisnieto de Stoker, ok. En colaboración con un tipo que no lo conoce ni la abuela (al menos, nunca me sonó de nada Ian Holt, la verdad), muy bien. Pero es terriblemente injusta y le falta el respeto a la GENIAL obra original. No es mas que un pastiche para exprimir una franquicia que ni siquiera se digna en cerrarse a si misma. Por supuesto, no develare nada no conveniente al decir que queda con un final abierto, recurso literario conocido por todos nosotros, los escritores, cuando vemos potencial en algo y lo queremos explotar cuantas veces queramos, amen del criterio de cada uno de destrozar o no una novela original que, por si misma funciona y estaba bien como la única que existía (esto es, dejando de lado todas las inmensas continuaciones no-oficiales de la historia original que han venido a ser escritas hasta ahora).

Seré conciso y todo lo objetivo que pueda. Lamento que vaya a tener que haber Spoilers, pero no puedo reprimir mis sentimientos. Es un defecto que tengo que corregir, es cierto… pero no estaría siendo yo mismo si no lo hiciera.

“Drácula, el No-Muerto” nos traslada 25 años después de la novela original de Stoker. Nos presenta a los personajes que sobreviven al maravilloso libro original en una decadencia tremenda, más propia de los tiempos en que corremos, en donde cuando vemos algo reluciente, lo transformamos inmediatamente en oscuridad y podredumbre.

Eso es lo que el dueto Dacre Stoker & Ian Holt hacen sin ningún pudor. Toman a Seward, Holmwood, Jonathan, Mina y Van Helsing y los meten en la decadencia más terrible que podamos imaginar como destino para ellos. Si has amado a estos personajes en la Primera Parte, sufres de inmediato al ver lo que han hecho con ellos en esta Segunda.

Seward es un adicto; Holmwood un tipo frío y retraído… Jonathan y Mina hacen agua con su matrimonio, mandando a la mierda el amor que se tenían en la novela original y Van Helsing… Dios, es una momia caminando. En mas de un sentido.

Entre todas estas “novedades creativas” aparece Quincey Harker, hijo de Jonathan y Mina. Un chico simpático cuando lo conoces. Me gustó imaginármelo con la cara y el cuerpo del actor que hacia de Spiderman en aquella trilogía de películas. No recuerdo el nombre del actor en este momento, pero es el que yo elegiría para la cara de Quincey de hacer una película de esta novela (cosa que dudo, pero nunca se sabe; Hollywood está tan escaso de ideas nuevas que…). Como fuere… aparece Quincey, un chico simpático, que trata de ir por el camino correcto, pese a que ello se interponga a los deseos de su dominante padre.

Quincey quiere ser actor. Lo lleva en el alma. Es su pasión. Pero obviamente, no lo dejan… lo que no impide que siga su instinto y sus deseos y se embarque en ello.

Quincey es un personaje al que quieres de inmediato. Es buen chico. En la novela original, apenas aparecía esbozado en el Epilogo siendo niño. Aquí, el único acierto del dueto Stoker & Holt es el de realzar este personaje, darle el protagonismo lógico que se merecería en una secuela.

Sin embargo, la vida de Quincey queda embarrada por los acontecimientos que se suceden vertiginosamente por las 433 páginas que conforman este librito.

Una amenaza aparece, del pasado. Una sospecha. ¿Drácula podría estar vivo?

Uno a uno, los personajes sobrevivientes comienzan a morir de forma trágica. Todo parece indicar que son el blanco de una venganza.

¿De quien? ¿Del terrible Conde? ¿Acaso ha vuelto de entre los muertos para alzarse una vez más contra ellos?

ALERTA DE SPOILER (no leer si no se quiere)

No, señoras y señores. No. No es el Conde el enemigo. Es Erzebeth Báthory, la “Condesa Sangrienta”, otro siniestro personaje, popularmente conocida por sus sanguinarios crímenes. Es la condesa Báthory quien ejecuta las muertes. Es ella, convertida en una vampiresa terrible e inmortal la que destruye uno a uno a nuestros héroes, sin mostrar ningún signo de piedad.

La elección de Báthory como villana principal no es mala, pero decir que han exagerado sobre su leyenda es poco. Aquí le endilgan todos los males. Absolutamente todos los males. ¡Por poco y faltó decir que es el Diablo en persona!

Los autores no solo le endilgan todo el mal a la condesa, sino que también le endilgan un odio acérrimo contra Dios. Como excusa para su maldad, resulta patético… podrían haber omitido el asunto religioso de la historia de la condesa. No aporta nada nuevo y estorba.

FIN DEL SPOILER

Conjuntamente con Quincey, tenemos a otro personaje nuevo en la novela: Basarab, el famoso actor rumano del que nuestro joven se hace amigo. Rudolff Martin podría ser la cara de este misterioso sujeto, de hacerse una película de este libro. Da el perfil perfecto. Basarab parece que está del lado de los buenos, pero a medida de que avanza la historia, nos topamos con ciertas cosas sobre él que nos hacen dudar de sus buenas intenciones… es algo tan obvio (y el misterio que se esconde detrás de él también lo es) que, si somos listos, lo adivinamos apenas aparece el tipo.

Es mas, yo lo averigüe de entrada. Cuando la revelación personal llegó, no me sorprendió verla confirmada…

ALERTA DE SPOILER DE NUEVO (no leer si no se quiere)

Basarab es Drácula. Lo de un actor rumano es solo una fachada. El Conde vive, sin embargo, no es tan villano ni es tan maligno como salía en la novela original. Acá el dueto Stoker & Holt se despachan con una lavada de imagen de Drácula con Lavandina para hacerlo quedar como el “vampiro héroe” de la historia, el opuesto a la maniática condesa Báthory. Decir que es un descarado SACRILEGIO al espíritu original de la novela de Bram Stoker es poco. Drácula era EL villano; era el mal es su estado puro. No había nada de romántico en él en la Primera Parte. Era la maldad que Van Helsing y compañía debían combatir sí o sí. Aquí todo ha cambiado; es solo un ser torturado por el paso de los siglos, que según él, sigue la Voluntad de Dios y que todo lo que antes se sabia de él estaba totalmente erróneo…

Lamentable giro de tuerca, a mi leal entender.

FIN DEL SPOILER

EN SINTESIS: ¿LIBRO BUENO O LIBRO MALO?

En conjunto, la novela deja al lector un sabor agridulce. Como decía antes, no puedo tildar al libro de malo, pero tampoco puedo mentir y decir que es bueno.

Tendrá que ser término medio, tirando a “malo” me temo. ¿Qué le vamos a hacer? Considerando que me quedan en el tintero muchísimas cosas por comentar. Con pesar, no puedo hacerlo sin destripar (nunca mejor dicho) toda la trama. Como siempre digo, cómprense el libro, léanlo y luego saquen sus conclusiones. Yo hubiera deseado que me dejen con el Drácula original sin continuaciones… pero cuando Don Dinero manda… ya saben…

Saludos a todos.


PD: Pues comentaré una sola cosa más, como extra… el tema de los poderes de los vampiros. Mientras que en la novela original Drácula podía salir al Sol, no se reflejaba en los espejos y se convertía en muchas cosas (lobo, niebla, murciélago), los vampiros de esta secuela ven cambiados sus poderes drásticamente. Lo de salir al Sol está eliminado; sí se reflejan en espejos y pueden convertirse en cosas (niebla, por ejemplo o una forma monstruosa). Otro cambio drástico es en que, al mejor estilo de las series de TV “Buffy, la Cazavampiros” y “Ángel”, los vampiros aquí mudan de su aspecto humano adquiriendo un rostro demoníaco.

PD2: Otra cosita… una “perla” en esta novela es el cameo extendido que hace el mismísimo Bram Stoker, como personaje en ella. Decir que su bisnieto es un descarado es decir poco; lo hace aparecer para dejarlo tan mal parado que uno piensa que Bram se debe estar revolcando en el Mas Allá por ello. ¡Podría haber tenido un poco de respeto por él, al menos!

jueves, 25 de agosto de 2011

Batman Vs Drácula: Lluvia Roja

“En Elseworlds (Otros Mundos), los héroes se salen de su escenario acostumbrado, para ubicarse en épocas y lugares pasados, o bien, que podrían o no existir o no deberían existir. Las historias resultantes logran que los personajes que son conocidos de siempre, se perciban tan frescos como la mañana…”

MI OPINION DE ESTE COMIC

Las historias de croosovers siempre tienen un riesgo. Usualmente es el que la cosa quede mal. Que no convenza. No es el caso de este comic; para empezar, ¿existe alguien con tantos paralelos con el Rey de los Vampiros como el justiciero enmascarado de Ciudad Gótica?

Oscuro, erótico, misterioso… nocturno… Si, es de Batman de quien hablamos, pero también podríamos estar hablando de Drácula.

El caso del comic citado, es un Elseworld (Otro Mundo), una especie de “sección” en DC Comics en donde ponen a sus principales personajes (Batman, Superman, la Mujer Maravilla, etc) en un entorno totalmente diferente y a parte de sus series comunes. El de esta ocasión, nos presenta a un Batman gótico enfrentado cara a cara con el Lord de los No-Muertos, Drácula.

Drácula llega a Ciudad Gótica, dispuesto a empezar un reinado de terror. El único que puede hacerle frente y pararlo es Batman. Pero el encapotado lo tendrá difícil; Drácula es un ser sumamente poderoso y cuenta con mil y un trucos para evitar ser detenido.

Solo la ayuda de Tanya, una vampiresa “buena” y su grupo de seguidores, podrán darle al Caballero de la Noche la mano que necesita para plantarse ante el Príncipe de las Tinieblas y evitar que convierta a la ciudad en su coto de caza personal…

El comic es muy bueno, si bien el estilo de dibujo es regular. Batman y Ciudad Gótica se ven mas góticos que de costumbre y Drácula se ve muy poco en su forma humana y mas en su “forma monstruosa” que otra cosa. Hubiera deseado mas escenas de Drácula pero BIEN dibujado, mas acorde con la novela de Stoker, pero bueno… creo que los autores de esta historieta tenían en mente enfocarse en otras cosas.

Lo admito: Batman no es mi favorito, pero esta es una historia suya muy buena. Destila acción y un aire “dark” bastante bien logrado. Si bien no existe el tipo de lectura profunda de trasfondo, la que habría en una novela, sus 90 y picos de páginas lo dejan a uno muy satisfecho de haber gastado tan solo 2 pesos para adquirirlo, un precio modesto para un comic realmente excelente.

Altamente recomendable, si señor. ^^

Saludos a todos!

miércoles, 17 de agosto de 2011

Superman: Las Cien Primeras Historietas

Corría el año 1938 cuando dos jóvenes soñadores, el guionista Jerry Siegel y el dibujante Joe Shuster, sorprendieron al publico de Estados Unidos y tiempo después al mundo entero con una creación destinada a convertirse en uno de los mas grandes mitos del siglo XX: nacía Superman, el Hombre de Acero, en las paginas de la revista Action Comics. Esta colección de 14 libros abarca aquellos fascinantes primeros cinco años de vida del Último Hijo de Krypton, con las 100 primeras historietas publicadas en estricto orden cronológico y en estreno absoluto para el público argentino…

MI OPINION DE ESTOS COMICS

Creo un enorme acierto por parte de la Editorial Clarín el publicar este material relacionado con el Gran S para disfrute del público argentino. Básicamente, en 14 tomos, se presentan las cien historias primerizas del Hombre de Acero, las cuales nos pintan el panorama de este personaje, su entorno, su forma de relacionarse con el mundo y su carrera superheroica.

Para el lector ya empapado del universo de Superman, el fanático que ha leído y a disfrutado con muchas de sus aventuras y que no conocían esta etapa clásica del héroe, estos comics son un autentico tesoro. En ellos podemos descubrir un Superman que si bien se ve diferente al que conocemos, contiene el germen del gran héroe que con el paso de los años llegaría a ser. El mito en el que se convertiría…

Superman en 1938, era valiente, poderoso y temerario… pero también era bastante más rudo de la imagen que muchos tenemos de él. No duda en moler a palos a los delincuentes, si así se presenta la ocasión y no parece temerle a nada. No tiene debilidades aparentes; todavía no existía la Kryptonita para frenarlo. Además, parece que no vuela… al igual que Clark en la serie de TV “Smallville”, solo corre a supervelocidad o salta grandes distancias mediante su fuerza extraordinaria. El resto de sus poderes permanece igual a lo que conocemos, mas o menos en su justa medida… y el traje es el que todos conocemos, salvo algunas diferencias obvias de diseño y el logo en el pecho.

Pero si Superman es una sorpresa en estas historietas, ¿Qué decir de su alter-ego, Clark Kent?

Lejos de la imagen de un tipo tímido y torpe, Clark aquí es un periodista normal, hecho y derecho, dibujado muchas veces en pose a lo “canchero”. Me reí mucho de sus intentos por lograr que Lois Lane se fije en él, no consiguiéndolo, ya que la muchacha siempre indefectiblemente, prefiere más a Superman que a él… ¡Sin saber que los dos son la misma persona!

¿Y que decir de Lois?

La inspiración de sus creadores (Shuster y Siegel) se baso en la modelo Joanne Carter para dibujarla. Lois es una mujer diferente a las de su tiempo, considerando que la mujer de mediado de los 30 y los 40 se esperaba que fuera un ama de casa ejemplar. No es el caso de Lois Lane; ella es una periodista temeraria, que muchas veces arriesga mucho su vida y que la salva solo porque el Hombre de Acero interviene.

Lois está interesada en Superman, pero todavía no es el interés por un romance. Yo creo que en esas primeras historias, Lois está más bien fascinada con la imagen que el Gran S inspira…

…Y si hablamos de Superman, hablamos de sus archienemigos… Si, adivinaron, Lex Luthor, aunque, esperen un segundo: contrario a lo que muchos creen, Lex NO fue el primer supervillano en enfrentar a nuestro héroe. El galardón se lo lleva otro.

¿Su nombre? Ultra-Humanite. Es un científico loco calvo, lisiado, pero que maneja a todo el sindicato del crimen en Metrópolis. Él (y no Lex) es el primero en enfrentarse a Superman y escapar después de sus encuentros, para a continuación, volver en el siguiente con un nuevo plan maléfico. Ultra es todo lo que Lex seria a futuro (calvo, científico, loco y malvado) y pone en serios aprietos a nuestro héroe… lo que no impide que, luego de un enfrentamiento, Superman logre acabar con él, solo para descubrir mas tarde que sobrevivió traspasando su cerebro al cuerpo de un mujer (¡!).

Pero por supuesto, Luthor haría su aparición. Posteriormente, a mediados de 1940, Lex entraría en escena como un tipo que pretende sumergir a Europa en el caos mediante la manipulación de las potencias mundiales en una guerra. Aquí, Lex aparece no calvo, sino con una cabellera normal, roja o naranja. Si bien el personaje todavía no destila la maldad correspondiente con la que se le conocería como la archinemesis del Hombre de Acero, vemos cómo se inició y marcó su camino hacia ese destino…

Mención a parte la merecen las historias en sí mismas que tratan los cien primeros comics. Muchas de ellas, lejos de lo esperado, contienen un fuerte estilo adulto, pese a que no creo que esa fuera la intención de sus creadores. Temas tales como el contrabando, las mafias, el abuso de niños y demás vertientes de la delincuencia en general son tratadas en sus páginas de forma magistral, que dejan en evidencia de que, cuando todo comenzó, no era un comic TAN para niños.

Por supuesto, cuando llegaran los 50 y los 60 las cosas tendrían que cambiar, y los superhéroes (Superman incluido) se verían envueltos en un aire almibarado, azucarado y tonto… hasta que años mas tarde se pudo volver a hacer algo como Dios manda.

¿RECOMENDARIAS ESTOS COMICS?

Solo a fanáticos de Superman. El lector promedio también puede leerlos, pero no creo que le atraigan tanto. Si buscan a Superman en batallas interestelares, peleando contra poderosos supervillanos, salvando al mundo de grandes peligros, no encontraran nada de eso aquí. Sí encontraran un héroe que combate contra el crimen, que no le teme a nada y con un sentido de la aventura tan fresco como podía serlo en 1938…


¡Un saludo a todos! ^^

sábado, 13 de agosto de 2011

"Angel: Dawn of the Dead" (Epilogo)

Epilogo

Cuando todo parece perdido, nace la esperanza

El helicóptero volaba, veloz, atravesando el cielo.
Ángel permaneció mudo, lo mismo que Gunn y que Kate. Era la forma que tenían de honrar la muerte de Wesley.

Con lágrimas en los ojos, el vampiro miró el diario de Fred. Contenía valiosa información, es verdad, pero…
¿Para quién?

¿Y hacia donde se dirigian?

Súbitamente, la radio del vehículo volador cobro vida. Alguien estaba hablando por ella.

-Aquí el capitán Rhodes, llamando en todas las frecuencias – declaró una voz masculina - ¿Hay alguien allí?

Todos se miraron, sorprendidos. El piloto tomó el micrófono.

-Lo escuchamos fuerte y claro, capitán – dijo.

-Identifiquese. ¿Quién es usted y donde se halla?

-Mi nombre es George Rome… - empezó a decir el piloto, pero Ángel le arrebató el micrófono de las manos, para hablar con el capitán.

-Me llamo Ángel, capitán Rhodes. Vamos abordo de un helicóptero civil, huyendo de Los Ángeles. ¿Cree que podría ayudarnos?

-¿Cómo dijo que se llamaba? – preguntó Rhodes.

-Ángel.

Hubo un murmullo del otro lado de la transmisión. El capitán parecía discutir o hablar acaloradamente con alguien a su lado.

-Está bien, está bien – dijo – Escuche, Ángel, tengo aquí a alguien que dice que lo conoce. Lo paso con ella…

¿Ella?

-¿Ángel? – sonó una voz femenina - ¿Eres tú?

El vampiro la reconoció al toque. ¡Como olvidarla! Pese a que habían pasado un par de años, la recordaba.

-Buffy… ¿Dónde estas? – sintió un alivio tremendo al descubrir que ella seguía con vida.

-¿Dónde estas tú? – quiso saber ella.

-Helicóptero. Abandonando Los Ángeles. Larga historia – resumió - ¿Crees que puedes ayudarnos?

Se produjo una pausa que se le antojó eterna. Cuando Buffy volvió, fue para dar instrucciones…

-Escucha; el capitán Rhodes les va a pasar unas coordenadas – explicó – Ese será nuestro punto de encuentro.

-Okay. Escuchamos.

-¿Ángel?

-¿Si?

-Que gusto oírte de nuevo.

El vampiro sonrió, sintiendo renacer la esperanza en su interior.

-El gusto es mío. Creeme.


FIN

viernes, 12 de agosto de 2011

"Angel: Dawn of the Dead" (Catorce)

14

El fin de Wolfram & Hart

Los primeros zombis tuvieron un encuentro directo con los militares encargados de la defensa del edificio, quienes vieron con estupor cómo millares de aquellas cosas muertas atravesaban sus barreras, como si nada.

Abrieron fuego con sus armas, pero la ventaja estaba esta vez del lado de las hordas de espectros que entraban, unos detrás de otros, como un enjambre.

Los militares fueron arrollados.

Los zombis entraron en el edificio.

Kate se hallaba en el vestíbulo cuando se desató la pesadilla. Repentinamente, las luces se fueron y si bien automáticamente se encendieron las de emergencia, el daño estaba hecho. Como una copa de cristal que se quiebra y se rompe en pedazos, así fue destruida la ilusión de seguridad que imperaba en el lugar.

-¿Hola? ¿Hola? – decía Harmony hablando por teléfono - ¿Qué sucede? ¡No hay más línea!

Kate no lo sabia, pero en cuanto empezó a oír los primeros gritos, viniendo desde los pisos de abajo por las escaleras, intuyó que nada bueno estaba ocurriendo…

Casi a tientas, recorrió el camino que la llevaría a la oficina de Gunn. A su alrededor, cientos de personas corrían de un lado para el otro, asustadas.

Un hombre que pasó a su lado y casi se la llevó por delante, hizo el anuncio tan temido en voz alta y a pleno pulmón…

-¡¡Los muertos!! ¡ESTAN AQUÍ!

A Kate se le heló la sangre.

Una mano se apoyó sobre su hombro, sobresaltándola. Pensó que uno de los monstruos ya estaba allí para comérsela pero se equivocó. Con el rostro preocupado, Gunn la atrajo hacia una esquina del amplio salón, lejos de la multitud enloquecida que huía a ninguna parte.

-¡Charles! ¡Me asustaste! – se quejó ella, abriendo los ojos como platos.

-Tranquila. De momento, no han llegado a este piso, pero lo harán – afirmó él – Tenemos que salir de aquí.

-¿Salir? ¿Adonde?

-Lejos. A alguna otra parte. Ángel sabrá. Vamos – la condujo por una escalera de emergencia – Tenemos que reunirnos con Wes y él un par de pisos mas arriba.

Kate se dejó llevar. Los gritos, de vivos y de muertos, le llegaron a sus oídos mezclados desde algún lugar debajo de donde estaban.

***

Se encontraron con Ángel y Wes en una oficina. Los dos lucían entre angustiados y desolados. Apenas Gunn y Kate entraron, procedieron a cerrar las puertas detrás de ellos.

-Ella es Kate – les dijo Gunn – Creo que con Ángel ya se conocen, pero no con Wes.

El ex Vigilante la saludó apurado. Había planes más urgentes que atender.

-Están aquí. Es cuestión de minutos para que lleguen a este piso – informó – Tenemos que escapar del edificio como sea.

-Los vehículos están en el subsuelo – le recordó Ángel – Imposible bajar para ahí. Debe estar infestado de esas cosas.

-Entonces nos queda ir hacia arriba – Wes desplegó sobre una mesa un mapa del edificio – Existe un helipuerto en la terraza, con un helicóptero civil de la Firma a nuestra disposición. Solo tenemos que llegar ahí.

-Un momento – pidió Gunn - ¿Cómo lo manejaremos? En el hipotético caso de que tenga el tanque lleno y todo en condiciones, ¿Quién de nosotros lo piloteara?

Se produjo un silencio de muerte. Kate observaba el drama desarrollarse como si fuera ajena a él.

De camino a la oficina, Gunn le contó lo que el vampiro y el ex Vigilante le habían dicho sobre Wolfram & Hart y sus manejos… sobre como aquella Firma maldita era la ultima culpable de haber desatado el Apocalipsis que vivían en el mundo.

A ella le había sonado a locura, a pesadilla, pero era real. Aquella compañía del Infierno era la responsable de todo y ahora, seria la culpable de sus posibles muertes.

Unos alaridos venidos de alguna parte apremiaron al grupo, indicándoles que el tiempo se agotaba. Los zombis ya venían…

-Otra cuestión – apuntó Gunn - ¿Qué hay de toda esa gente allá abajo? Me imagino que no cabrán en un helicóptero civil…

-No tenemos capacidad para llevarlos con nosotros – replicó Wesley, sombrío.

-¿¿Vamos a abandonarlos como si nada??

Las miradas de todos recayeron en Ángel.

-No podemos llevarlos – confirmó – Es verdad. No hay espacio para todos.

Enmudeció. Apretó los puños, impotente.

-Dios… - Gunn se pasó una mano por la frente.

Ángel se agachó. De debajo de la mesa sacó una caja grande. De su interior, extrajo un par de fusiles de guerra. Se los entregó a sus compañeros, junto con los cargadores correspondientes.

-Si algo aprendí de esos monstruos es que solo las balas pueden con ellos – explicó, cargando el suyo – Estos se los saqué a los militares hace tiempo. Nos vendrán bien ahora.

Kate miró su arma, dubitativa.

-No sé si podré con esto, Charles – dijo.

-Nena, tranquila. Mira, será como en las practicas de tiro… pero ahora tendrás que esforzarte un poco – Gunn quiso transmitirle algo de confianza pero no lo logró. La ex actriz estaba aterrada.

-Ok, vamos. Lo importante es llegar arriba – dijo el vampiro, abriendo las puertas de la oficina – Después, se vera.

***

Los zombis se desparramaron por Wolfram & Hart. Corriendo a toda velocidad, atraparon y acorralaron gente que intentaba escapar, sin dirección concreta. Una masacre de proporciones tremendas se desató…

Harmony fue rodeada detrás de su escritorio por un nutrido grupo de muertos vivientes. La chica, al ser una vampiro, al principio se defendió bien de ellos, pero luego las criaturas comenzaron a tirarsele encima tan rápido, que fue imposible eludirlas.

La destrozaron.

La desgarraron.

Comieron su carne.


Así como con ella, uno a uno los demás miembros de la Firma en el edificio eran diezmados, mientras Ángel y su grupo subían a la cima del rascacielos, tras una dudosa chance de salvación.

***

Atravesaron tétricos corredores, sumidos en penumbras.
Ángel iba a la cabeza, seguido de Wes, Kate en el medio y al final de la fila, Gunn. De tanto en tanto hacían un alto en las esquinas, las armas en alto, esperando ver una legión de putrefactas cosas corriendo hacia ellos.

-Es increíble que a esos Socios Mayores no les importe nada perder este lugar ni sacrificar a su gente – comentó Kate, intentando integrarse al grupo. Si bien de boca de Gunn sabia cómo venia la mano, una cosa distinta era estar metida en el baile – Realmente, esas personas deben ser abominables.

-No son personas – le informó Wesley – Ni siquiera sabemos como son, para empezar, pero algo es seguro: no son humanos.

-Además, como Eve me dijo, existen más sucursales como estas alrededor del planeta – intervino Ángel. Mas que por afán explicativo, hablaban con Kate para distender el horror que sentían en sus almas – Nada significa para ellos la pérdida de esta, con tal de que yo muera en el proceso.

Kate iba a hacer una pregunta pero entonces los primeros zombis que vieran les cerraron el paso. Al divisarlos, las criaturas chillaron y corrieron hacia ellos, agitando los brazos.

Una ráfaga de balas del cuarteto acabó con su loca carrera. Privados ya del halito de vida, se desplomaron todos en el corredor que el grupo atravesaba…

-Oigan, conozco a este tipo – dijo Kate, mirando a uno de los zombis muertos - ¡Es ese militar!

-Parker – confirmó Ángel.

-Eso quiere decir que los ya atacados están empezando a levantarse – Wesley miró hacia atrás, con temor – Nos seguirán el rastro. Hay que moverse.

-Adelante – Ángel avanzó. Los otros le siguieron.

***

Harmony volvió a la vida.
Le faltaba la mitad del rostro, tenia un hueco en el abdomen donde se veían sus órganos internos y la ropa rasgada, pero aun así y todo, regresó al mundo de los vivos como un nuevo zombi.

Un incendio sin control se había desatado en el vestíbulo del Estudio Jurídico. John Novak corría, con la corbata desaliñada y el traje de oficina sucio, escapando de los monstruos que le perseguían. Muchos de ellos habían sido hacia unas pocas horas compañeros de trabajo y amigos.

Ahora, solo deseaban su carne.

Harmony se topó con él. No lo dejó escapar. Como una pantera, se le echó encima y hundió sus garras en su estomago, destrozándoselo.

Novak gritó, pero entonces un numeroso grupo de espectros se congregaron en torno de su figura, acompañando a la antigua secretaria de Ángel en su blasfemo festín.

***

Davis estaba atrapado.
Los zombis lo habían acorralado en un baño. Entre sus manos, portaba una pistola y pese a que disparaba con ella a los monstruos, estos seguían acercándose.

Entonces, solo le quedó una bala en el cargador.

-No pienso darles el gusto, hijos de puta – dijo y se llevó el cañón a la boca.

Apretó el gatillo, justo cuando los muertos ya se abalanzaban contra él.

***

El helipuerto, al fin.
Ángel y su grupo salieron a la terraza después de subir unos angustiosos tramos de escalera. La noche los recibió más oscura de lo que recordaban. A su alrededor, Los Ángeles yacía muerta.

Un hombre abastecía de combustible al aparato volador, con intención de huir de allí. Wesley le reconoció. Era el piloto del helicóptero.

-¡Quieto! – dijo, apuntándole con su rifle. El hombre levantó las manos.

-¡No disparen, por el amor de Dios! ¡Solo quería marcharme de este maldito lugar, es todo!

-Es el piloto – informó Wes a Ángel.

-Necesitamos ir en el helicóptero – declaró él.

-¡Yo los llevo! ¡Todo con tal de huir de este infierno! ¡Pero por favor, no me maten! – suplicó el piloto.

-Nadie lo va a matar. Suba y encienda esa cosa. Nos largamos.

Los deseos del vampiro fueron una orden para el hombre. Terminó de llenar el tanque y se subió al aparato. En un par de segundos, el motor empezó a andar y las aspas se pusieron en movimiento.

-¡Todos arriba! – dijo, desde la cabina.

Kate pasó primero, seguida por Gunn. Ángel entró, pero vio que Wesley no lo seguía.

-¿Qué haces? – le preguntó - ¡Vamos! ¡Sube!

El ex Vigilante negó con la cabeza.

-Yo no voy. Me quedo.

Ángel se quedó pasmado.

-¿Por qué? – preguntó.

-Fred… volvió a la vida como una de esas cosas y… tuve que matarla. Le volé la cabeza, en su laboratorio – Wes bajó la vista – Lo siento, pero no puedo ir con ustedes. Quería que llegaran aquí y tuvimos suerte de encontrar al piloto, pero no pensaba irme. Me lo impide la conciencia.

-¡Déjate de tonterías, Wesley! ¡Sube ya mismo!

Un par de espantosos alaridos surgieron de la entrada a la terraza. Los zombis se acercaban.
-No lo haré, Ángel. Olvídalo – rebuscó entre sus ropas. Sacó una libreta negra – El diario de Fred – se lo puso al vampiro en las manos – Servirá como guía para otros. Contiene sus investigaciones del virus. ¡Ahora, váyanse ya!

-Pero… pero… ¿y tú?

Los alaridos sonaron más cercanos. El piloto del helicóptero empezó a impacientarse.

-¡Tenemos que irnos ya! – dijo.

Ángel se volvió hacia Wes.

-¡Ven con nosotros! – insistió.

-No. Márchense. Váyanse ya – el ex Vigilante volvió a negarse – Y espero que tengan mejor suerte allá adonde vayan – deseó.

Ángel quería insistir. Deseaba con todo fervor agarrar a su amigo y por la fuerza, meterlo dentro del helicóptero, pero al ver las caras de espanto de sus acompañantes, desistió.

-Wes…- dijo y cerró la puerta del aparato.

-¡Sujétense bien! ¡Ahí vamos! – anunció el piloto, tomando los mandos.

La aeronave despegó. Velozmente y con las luces encendidas, se hundió en el negro y estrellado firmamento.

Wes sonrió. Estaban a salvo. Estarían bien.

Dejó su rifle en el piso y se acercó a la cornisa. Calculo ciento y veinte-tantos de pisos hacia abajo con la mirada.

Los zombis llegaron. Rugieron al verlo.

Wes se volvió para mirarlos. Les extendió un dedo en un gesto obsceno mientras daba un par de pasos hacia el vacío.

-¡Jodanse, hijos de puta! – gritó y saltó, cayendo en picado hacia el abismo.

miércoles, 10 de agosto de 2011

"Angel: Dawn of the Dead" (Trece)

13


Cuando las mascaras caen


Edificio de Wolfram & Hart.
Centro de Los Ángeles. Noche.

Ángel terminó de leer el diario de Fred y lo cerró en silencio. Sentado delante de él Wesley lo observaba, angustiado.
Ninguno de los dos se atrevió a romper el sacro silencio que se derramo en la oficina. Era su forma de expresar un tributo a la memoria de Fred.

Finalmente, fue Ángel el que se decidió a romperlo. Lo necesitaba.

-Un virus – dijo – Esa es la causa de todo.

-Lo que me sigue extrañando es que no lo descubriera antes – comentó Wes – He visto a Fred analizar zombis en todo este tiempo desde que la plaga empezó y, por lo que había dicho, nunca descubrió rastros de agentes patógenos en los restos de sus cuerpos. Al menos, no de un virus que reviva a los muertos.

-Si, entiendo adonde quieres llegar – Ángel sonó sombrío – La única respuesta a este gran error en sus investigaciones, solo responde a una cosa…

-Manipulación – Wesley lo completó antes que el vampiro – Alguien estuvo adulterando las pruebas de Fred todo este tiempo.

-Para que no descubriéramos la existencia de un virus…

-…Y tenernos en esta situación de incertidumbre eterna.

Silencio. Vampiro y humano se miraron seriamente.

-¿A quien le conviene tenernos así? ¿Quién es, o son, los que se beneficiarían de algo así? ¿Quién saca réditos de todo este caos? – preguntó Wesley - ¿Quiénes, mas que nadie, se beneficiarían tras este Apocalipsis zombi?

Ángel lo entendió. Las fichas por fin cayeron en su lugar en su cabeza. Al unísono con el ex Vigilante, dijeron:

-Wolfram & Hart.

El vampiro apretó los puños. Estaba furioso.

-Eve me dijo que los Socios Mayores no deseaban este Apocalipsis. Que este no era el destino que esperaban para la Tierra.

-Evidentemente, te mintió. O solo te dijo lo que le ordenaron decir – acotó Wesley – Es mas, no me extrañaría que las sospechas de Fred estuvieran bien fundadas y ese ayudante de laboratorio, Knox, estuviera implicado. Piensa. ¿Quién mejor que alguien cercano a ella, de aparente confianza, una especie de colega, para adulterar los análisis que les hacia a los zombis? Para esconder rastros de un virus único…

-…Que podría, incluso, haber sido fabricado por ellos – a Ángel le rechinaban los dientes. Wes compartía su indignación y furia.

Ambos se pusieron de pie.

-Nos han estado manipulando y controlando todo este tiempo, pero eso se acabó – dijo Ángel – Fred tuvo que dar su vida para que nos diéramos cuenta.

-Hijos de… - Wesley sentía que le hervía la sangre – Esto no puede seguir así.

-No lo hará. Se acabó la mentira. Las mascaras han caído. Esto será lo que haremos – hizo una pausa, pensando un momento – Tú ve por el ayudante de laboratorio de Fred, ese Knox. Que cante todo lo que sabe… yo voy directo a la fuente.

El vampiro se acercó a la pared de detrás de su escritorio. Tomó una espada de entre las armas medievales colocadas en una repisa.

-Voy por Eve.

***

El laboratorio de Fred estaba en silencio.
Wesley entró despacio, sigiloso. Llevaba escondida entre sus ropas una pequeña pistola y planeaba usarla, a expensas de lo que Ángel creyera, con el infeliz de Knox. Pero no bien dio tres pasos, cuando sintió el frío cañón de otra arma hundiéndose en sus costillas…

-Manos arriba. Tira la pistola que traes, amigo – dijo Knox, a su espalda – y no intentes movimientos raros. No tengo ningún problema en meterte una bala en el pulmón.

-Hijo de puta – masculló Wes, obedeciendo. Dejó caer su arma al piso y extendió las manos en señal de rendición - ¿Cuánto te pagaron por adulterar pruebas de laboratorio? – se volvió para mirar al científico a la cara.

-Lo suficiente para darme la gran vida – Knox levantó su pistola. Le apuntó a la cabeza - ¿Acaso pensaban que podrían intentar algo contra nosotros y no nos daríamos cuenta? Que ilusos. ¡Esto es Wolfram & Hart! Las paredes oyen – se rió.

Un ruido seco sobresaltó a Wes. Se giró para mirar a la puerta de la habitación contigua, la aislada. La ultima morada de Fred.

Sabía que allí yacía su cuerpo, sin vida… pero sospechaba que eso había terminado hacía rato.

-Esta ahí, ¿verdad? – preguntó, pero a nadie en especial. Fue más una pregunta retórica que otra cosa. Él sabia que sí, que aquello que estaba ahí dentro era en lo que Fred se había convertido.

-Si. Ahí se encuentra – confirmó Knox, pensando que la pregunta era para él – Es irónico. Pensó que una vez infectada, encontraría la cura – volvió a reír – Nunca sospechó, en todos estos meses, que manipulé sus análisis. Nunca supo ni tuvo la mas mínima certeza de que podría ser yo quien, secretamente, hacia pequeños cambios a los resultados de las pruebas que ella realizaba.

-Hasta que fue demasiado tarde para ella, claro.

Knox sonrió.

-Se ilusionó con encontrar una cura para el virus. Realmente. Pobre chica… en realidad, no hay tal cura… pero solo porque todavía no la inventamos.

-De modo que, aparte de fraguar análisis y fingir ser su colega, ¿también diseñas virus mortales? Debe ser toda una experiencia.

Knox no dijo nada. Tensó el dedo en el gatillo.

-Se me ordenó que, si nuestros planes eran revelados, no debía matarlos. Ignoro el motivo, pero bueno… a lo mejor podemos hacer una concesión en el plan. Por ejemplo, podría aducir que te rebelaste y que no tuve más remedio que pegarte un tiro…

La sonrisa de Knox era maniática. Estaba realmente desquiciado.

-No es mala idea.

Wesley se movió rápido. Aprovechó un momento de descuido del científico y activó el arma extra que llevaba consigo: una afilada cuchilla retráctil debajo de la manga de su traje. Se la clavó velozmente a Knox en el pecho.

Tomado por sorpresa, el científico retrocedió y disparó. La bala de su pistola pasó zumbando por al lado de Wesley sin acertarle.

-¡Maldito! – Knox se tambaleó. Salía abundante sangre de su herida.

Wesley no se quedó quieto esperando a que contraatacara. Con un golpe de karate, lo desarmó y lo empujó contra una mesa cercana. Knox cayó sobre ella, desparramando el instrumental de laboratorio y cortándose con los vidrios de varios frascos que se rompieron en pedazos.

El ex Vigilante recuperó su pistola. Los papeles se habían invertido. Ahora era el científico el apuntado por un arma…

-¿Qué esperas? ¡Dispara! – bramó Knox - ¡Yo fui el que fraguo los análisis trucados y se los entregó a tu novia! ¡Yo me encargué de que nunca tuviera la oportunidad de crear una cura real, siquiera! ¡¡Jamás se dio cuenta!! – rió a carcajadas demenciales – No me arrepiento de nada.

-No creía que fueras a hacerlo y si bien meterte una bala en el cerebro seria tentador, tengo el destino apropiado para una rata como tú.

Wesley caminó despacio hacia la puerta de la habitación de Fred. La abrió, corriéndose de en medio.

Una figura salió como una exudación de allí, a la luz. Tenia el cabello desordenado, los ojos blancos sin pupilas y un montón de venas le surcaban el rostro. Además, su piel era pálida, mórbidamente pálida…

-¡No! – gritó Knox. La zombi lo había visto y ya lo atacaba, tirandosele encima. Lo mordió en el cuello, arrancando un pedazo.

Wes no quería mirar el dantesco espectáculo que siguió a continuación, pero se obligó a hacerlo. Contempló todo hasta el final.

Knox gritó todo lo que pudo mientras la criatura subida a él lo devoraba. Acabó enmudeciendo, muerto, cuando ya no quedó más órgano o pedazo de carne comestible que no hubiera sido arrancado a dentelladas de su cuerpo y luego, consumido.

-Oh, Fred… Dios, Fred – murmuró Wes. Se llevó una mano a la boca y se la tapó, ahogando el grito de espanto que amenazaba con salírsele del interior.

La zombi se fijó en él.

Ensangrentada y jadeante, se levantó de los despojos de Knox y se volvió hacia él. La ira teñía su rostro.

-Oh, Fred… mi Fred – lloró Wesley – No sabes como lo lamento… pero te aseguro que no será en vano… te lo prometo.

La zombi ya estaba por atacarlo. Una vez que había probado la carne, deseaba más…

El ex Vigilante levantó su pistola.

Disparó.

***

La oficina de Eve era igual o más espaciosa que la de Ángel.
La muchacha se encontraba allí, sentada ante un imponente escritorio, cuando el vampiro entró, desmayando de una paliza al guardaespaldas encargado de custodiar la puerta. Sonrió, como si lo esperara y se cruzó de brazos.

-De modo que al fin has descubierto todo – dijo.

-Podría decirse que si – Ángel pasó sobre el cuerpo caído del hombre de seguridad. Levantó su espada, apuntándola con ella – Comienza a cantar, Eve. Hay cosas que quiero saber. Dímelo todo.

-Al principio, nos sorprendimos con los resultados. El virus era un arma biológica potente, devastadora – la muchacha entrecruzó los dedos, despreocupada – Pero luego, vimos sus posibilidades practicas. A la final, los Socios Mayores decidieron que era un buen negocio y dieron el visto bueno para liberarlo… y esperar los resultados…
La primera cepa era aeróbica. La esparció el aire rápidamente por todo el globo. Los resultados no se hicieron esperar: por todas partes, en todos los rincones del mundo, los muertos despertaron en sus tumbas… con mucho apetito…

-Y, mientras todo se derrumbaba a su alrededor, Wolfram & Hart crecía, ¿verdad? Haciendo negocios con sus clientes, resguardándolos en sus sucursales… a cambio de sus posesiones y de sus almas – dijo Ángel. Eve asintió.

-El Apocalipsis no duraría eternamente – reconoció – Pensábamos en poner a trabajar a nuestros científicos por una cura. Algo que podríamos inocular a la gente que trabajara para la Firma o tenía estrechos lazos con nosotros. Seria difícil, puesto que habíamos inventado el arma biológica definitiva, pero no imposible. Claro que existía un pequeño inconveniente…

-Nosotros – aventuró Ángel – Yo.

-Nunca aceptarían formar parte de todo este plan voluntariamente, así que se decidió mantenerlos ocupados todos estos meses. Mandamos a adulterar los análisis científicos de Fred, para que nunca descubrieran el virus… no contábamos con que ella se infectara y sobreviviera el tiempo suficiente para, finalmente, descubrirlo.

-Que desgracia – el vampiro sonrió, mordaz – Todos sus esfuerzo tirados por la borda, por el noble sacrificio de Fred.

-Un mero contratiempo – Eve se reclinó en su silla – El plan sigue en marcha. Se encontrará una cura; controlaremos la plaga zombi. Recuperaremos al mundo… y estará bajo nuestro control, como debe ser.

-¿Qué te hace pensar que la gente los seguirá? ¿Cómo crees que miles de sobrevivientes a este holocausto decidirán ponerse el yugo que Wolfram & Hart les tienda?

-Ángel… creo que no eres tonto – Eve suspiró – Nos seguirán por que tendrán lazo con nosotros. Sus tierras nos pertenecen, sus almas… el Nuevo Orden será PERFECTO y nosotros lo controlaremos.

-Siento tener que decirte que no será así – el vampiro esgrimió su espada – Se acaba aquí, Eve. No seré más peón de ustedes. Consideren mi renuncia.

-Aceptada – Eve levantó la mano – Pero… antes de precipitarte, una ultima cosa más: los Socios Mayores, en su infinita sabiduría, previnieron que esto ocurriría. Por eso, mandaron a incorporar, mediante cirugía, un aparato biomecánico en mi cabeza. Si mi vida termina abruptamente, emana una señal concreta que abrirá todas las puertas de acceso al edificio y barricadas con seguro electrónico – sonrió – En pocas palabras, si muero, legiones de zombis entraran aquí y se comerán a TODOS.

-Dudo mucho que los Socios Mayores decidan entregar su edificio central así como así – comentó Ángel, incrédulo.

-Sigues sin entenderlo. ¡Wolfram & Hart está en TODO el mundo! ¡Hay una sucursal nuestra en cada ciudad del globo! La pérdida de la rama de Los Ángeles es aceptable, si con eso, tú mueres.

Eve se puso de pie. Se acercó al vampiro y extendió los brazos, ofreciendo su pecho a la hoja filosa de la espada.

-Adelante. ¡Matame!

Ángel bajó la espada. Eve rió a carcajadas.

-Todavía hay otra opción – dijo – Y creo que es la que los Socios Mayores desean fervientemente que tomes. Únete voluntariamente a la Firma. Véndenos tu preciada alma inmortal… y todo seguirá como hasta ahora. ¡Piensa en toda la gente en este edificio! Mantienen sus vidas normales, disfrutando de paz, seguridad, trabajo y alimentos… Todo lo que el ser humano desea. ¿Vas a ser tú el que los prive de eso? ¿El que se los quite?

Ángel cerró los ojos, asqueado. Eve prosiguió.

-¿Vas a cargar en tu conciencia con mas muertes? ¿De veras? Porque eso es lo que les espera a todos si yo muero. Una muerte horrible y dolorosa. ¡Y tú serás el único culpable!

Silencio. El vampiro abrió los ojos. Estaba derrotado.

-Él no puede matarte, Eve – dijo Wesley, irrumpiendo en la oficina – Es un héroe, un campeón. Un ejemplo que inspira a otros a la redención y a luchar contra sistemas opresivos como los que tú o Wolfram & Hart representan – levantó su pistola – Él no puede matarte… pero yo si.

Gatilló. La bala atravesó a la muchacha en el cráneo, reventándole el cerebro. Su cuerpo sin vida se desplomó sobre un reguero de sesos y de sangre.

Ángel miró al ex Vigilante con estupor.

-Era necesario – explicó este – Esos hijos de puta no pueden llevársela de arriba – las lagrimas salieron de sus ojos – Toda esta mierda, lo que le pasó al mundo… a Fred… es culpa de ellos.

-¡Pero Wes! ¿¿Qué has hecho??

Una sirena empezó a sonar, como una alarma, a lo lejos. El vampiro se quedó helado.

-¿¿Qué has hecho, Wes?? – repitió.

-Acabar de una vez por todas con el cuento de hadas.

Estaba sucediendo. Incluso, desde donde estaban, podían imaginarlo.

Las puertas se abrían.

Las barricadas caían.

El ejército de veloces criaturas caníbales penetraba en el edificio.

domingo, 7 de agosto de 2011

"Angel: Dawn of the Dead" (Doce)

12

Crónica de una infección zombi

Del Diario de Fred.

Día 1

Dada la naturaleza del experimento que me propongo a abordar, he decidido llevar conmigo un diario de anotaciones, donde dejar registros de los cambios que sufra, así como las revelaciones que de la experiencia obtenga. Si algo… imprevisto llegara a pasarme, mis anotaciones quedaran como legado de un intento humano y científico de combatir la plaga zombi y tal vez, guíe a muchos hacia una resolución mas clara de la crisis en la que vivimos.

Vamos a los hechos: estoy infectada.

La mordedura en el brazo que el zombi me produjo no tiene buena pinta. Pese a estar esterilizada y limpia la zona afectada, presenta una coloración rojiza y amoratada. Varias venitas asoman bajo la piel, tensionadas.

Mi pulso hasta el momento es normal y mi mente sigue funcionando clara. Nada obstruye hasta ahora, con mis pensamientos.

He ordenado a Knox, mi ayudante de laboratorio, a que me tome muestras de sangre y tejidos, y me haga un monitoreo completo de encefalograma. Además, le pedí que tomara muestras de mi ADN, ya que mi intención es averiguar qué influye en un organismo vivo, lo mata y lo convierte en un zombi caníbal.

Estoy nerviosa, pero segura con la decisión que he tomado. Sé que Ángel y Wes se echan las culpas por lo que me pasó, pero quiero dejar en claro y por escrito, de que si existe una UNICA culpable de algo, soy yo misma.

Yo me despreveni. Yo quise ir a la misión. Yo propicie lo sucedido y nadie más que yo será la responsable de lo que de ahora en mas, me ocurra.


Día 2

Sorprendentes revelaciones, pese a los recelos de Knox, me llegan de los análisis que me he hecho. Para mi sorpresa, se confirman mis palabras: estoy infectada. Hay un agente patógeno, un virus, en mi sangre.

Es el primer indicio del origen biológico de esta Pandemia y me demuestra que las pruebas que les hice a los zombis que capturábamos en el pasado, han estado totalmente erradas.

Knox ha insistido en realizar nuevos análisis, para tener una segunda opinión, pero ya varias cosas me han quedado bien en claro.

El patógeno se mueve por mi torrente sanguíneo a velocidad de pesadilla. Las defensas naturales de mi cuerpo entran en acción. Siento calor y sudo copiosamente.

Le he ordenado a Knox que me inyecte un compuesto de antibióticos. Veremos que pasa en las próximas horas… o días, depende de cuanto dure esto.


Día 3

Más revelaciones. Efectivamente, es un virus la causa. Bajo el microscopio he analizado muestras de mi sangre y allí estaba, reproduciéndose entre mis células sin trabas. El porque de su no aparición en los cuerpos de los zombis anteriormente, cuando los analizaba, me llenan de dudas y me lleva a pensar que la naturaleza de esta rara enfermedad solo tiene un ciclo de vida determinado. El patógeno muere una vez que muta al organismo afectado y provoca su subsiguiente resurrección.

Por eso nunca había encontrado rastros de él anteriormente.

Al menos, eso creo.

Sin embargo, he de hacer notar algo peculiar: el virus es más rápido cuando se trata de organismos muertos. En mi caso, solo fui mordida por un zombi, no muerta.

Eso explicaría por qué los que los muertos asesinan, vuelven a la vida a los pocos minutos. En ellos, la acción del intruso viral afecta rápidamente al ADN invadido, mutandolo a velocidades increíbles.

Me espera una agonía lenta y dolorosa, parece.

Tengo fiebre.


Día 4

Mi sistema inmunológico ha empezado a decaer. Sufro escalofríos continuos y sudor, y el cuadro febril dura. Padezco de episodios de migrañas por varios minutos. Knox me asiste, con todo lo que puede, pero lo he notado raro últimamente, como muy receloso de mí.

(¿A qué se deberá?)

El virus es extremadamente difícil de comprender. Se mueve de formas poco convencionales a uno normal. Me pregunto cual es su origen y como se propagó al inicio de todo.

Mis teorías son:

1 – Creación de laboratorio. La más lógica de todas, dado por cómo actúa. Como arma biológica es letal y formidable. Ataca, infecta, mata y resucita a los organismos y se supone que muere, dejándolos funcionar por su cuenta.

2 – Creación de la Naturaleza. ¿Cuántos virus existen “congelados” por allí hasta que “resucitan”? Nuestro patógeno bien podría haber sido con lo que los dinosaurios se extinguieron, hace millones de años.

Bastante inquietante.


Día 5

He bautizado al virus. Le he llamado “Virus Z”. Okay, lo admito, no suena original, pero es practico y fácil de recordar…

Z se sigue abriendo paso por mi organismo. A los síntomas anteriores hay que sumarle accesos de tos convulsa, con esputos y un claro aumento de los episodios de migrañas, que francamente hablando, me vuelve irritable.

Knox dice que me ve más flaca y que mi piel es más pálida.

Otra vez actúa con recelos. Es como si quisiera ocultar algo. Me pregunto qué diablos puede ser…


Día 6

Escribo desde mi cama. Por supuesto, sigo en el laboratorio, pero por seguridad, he pasado a una habitación aislante.

Al cuadro clínico anterior de mi salud se han añadido temblores involuntarios que duran solo segundos. Creo que Z quiere hacerse cargo de mi sistema nervioso. Intenta invadir mis neuronas, seguramente.

Me siento súper irritada. ¡Dios! ¿Cuándo dejara de dolerme la cabeza?


Día 7

Ángel ha venido a verme y después, lo han hecho Wes y Gunn.

Intenté explicarle a Ángel lo que he averiguado y conjeturado de Z, pero ha sido un poco raro hacerlo sin caer en tecnicismos médicos…

-Z se propaga entre las mordidas – le expliqué – Cuando un zombi mata a una persona, esta automáticamente se convierte en otro zombi. En cambio, si la hiere (como es mi caso) y esa persona no muere al instante (como también es mi caso) entonces la infección se vuelve lenta, pero segura.

-¿Y que sucedería si yo hubiera sido el infectado? – me preguntó.
-Como en parte estas muerto, te verías afectado – le dije – Para ti seria rápido, fulminante. Adiós al vampiro, buenos días al zombi.

Se quedó pensando en lo que le dije.

De hecho, se fue con mis conclusiones muy metidas en su cabeza, porque salió del cuarto sin despedirse…

Después fue el turno de Wesley de pasar.

Me tomó de la mano, y repitió el pedido de perdón. Volvió a insistir que se sentía culpable y que buscaba sin descanso entre todos sus libros de magia una cura para mi estado de salud.

-¡Pero Wes! ¡La magia no tiene que ver con esto! – repliqué - ¡Es pura y científicamente un hecho biológico! Un virus es el culpable.

-No me importa si es un virus, una bacteria o un bacilo. Estás enferma, quiero curarte – la sinceridad de su tono me conmovió. Había lagrimas en sus ojos - ¡Maldita sea, Fred! ¡Ha muerto tanta gente en este tiempo! No puedo tolerar… no puedo aceptar que a ti te pase lo mismo… no tú.

-Wes… oh, Wesley – sus palabras me llegaron muy hondo. Sentí mis propias lagrimas bañando mi rostro – No moriré – afirmé – Con Knox buscamos un retrovirus, algo que frene a Z de una vez por todas.

No dijo nada, pero era obvio que no le importaban las soluciones científicas. Prometió volver con un tomo arcano de hechicería que, según él, versaba sobre cómo curar enfermedades mortales…

Gunn fue mi último visitante. Se lo veía triste pero sereno. Con él no hablamos de ciencia ni de virus extraños, sino de la novedad que, por estar en cama, me estaba perdiendo.

-Tengo pareja – me dijo.

-¿De veras? ¿Quién es ella?

-Se llama Kate… es… bueno, fue actriz.

Pese a mi deplorable estado de salud, me alegré por él.

-¡Oh, Charles! ¡Es maravilloso! Les deseo un buen futuro a ambos.

Si, sé que suenan raras estas palabras, mas viniendo de alguien que durante cierto tiempo ha sido tu pareja, pero eran verdaderas. Si bien Gunn y yo habíamos terminado hacia mucho, jamás le guardé rencor por nada.

-Bueno, nos estamos conociendo, a decir verdad – me confesó - Yo no quiero presionarla mucho. Vamos bien como vamos, valga la redundancia.

-Por supuesto. Mandale saludos de mi parte. Y ya que estamos… dile que te cuide bien o se las verá conmigo.

Sonreí. Él me imitó.

-Te pondrás bien, cerebrito. Tienes que ponerte bien – me dijo.

-Cerebrito… esa es nueva. ¡Ten compasión de mí! Estoy enferma.

Gunn también se marchó. Lloraba, pero en silencio.

Sospecho que todos piensan cual va a ser mi triste y solitario final.

…Desearía que se equivocaran…


Día 8

Dolor de cabeza. Fuerte. Imposible escribir.


Día 9

Tengo hambre. ¡Dios, me comería un caballo!
He insultado a Knox cuando se negó a traerme algo de comer. ¡Sus actitudes esquivas me ponen histérica! Algo le pasa, pero no puedo determinar qué es… o ya no me importa del todo.

Mi carácter está irascible.

Z hace bien su trabajo. Recuerden: los zombis solo pueden sentir una emoción, la rabia. Y un hambre atroz.


Día 10

Intentamos varias vacunas y anticuerpos diseñados en el laboratorio para parar a Z. Todas fracasaron. Ninguno funcionó. El virus resiste todo lo que le pongan por delante.

Ya respiro con dificultad. Creo que no me queda mucho tiempo. Seguiré todo lo que pueda…


Día 11

Es el fin. No obstante, dejo como legado datos que iran incluidos en este diario, esperando que alguien los aproveche en el futuro… si es que queda alguien para hacerlo.

Papá, mamá… donde estén… voy a hacer todo lo posible por no volver y quedarme con ustedes allá, del otro lado…

Es todo.

Besos a todos.

FRED

viernes, 5 de agosto de 2011

Drácula, de Bram Stoker

Drácula, el hijo del dragón o del Diablo, parte de la existencia de Vlad Tepes, un personaje histórico situado en la Rumania del siglo XV, y conocido por su heroicicidad contra los invasores otomanos, pero también por su crueldad. A partir de esta historia y de no pocas leyendas acerca de él, Bram Stoker escribe esta magistral novela en forma de diarios y cartas que los personajes principales van intercambiándose. De aquí deriva uno de los mitos de la literatura de Terror: el vampiro. Ese ser inmundo, que huye de la luz, que puede vivir en un ataúd o encima de tierra que a traído específicamente de su tierra natal y que asesta mordeduras fatídicas para tomar su alimento exclusivo: la sangre. Este clásico del Terror ha tenido infinidad de versiones cinematográficas…

MI OPINION DE ESTA NOVELA

Hablar de “Drácula” es sinónimo de hablar de cómo se construye un clásico de la literatura. Para que dicho clásico exista, es imprescindible que pase una gran prueba de fuego: permanecer en la mente y los corazones de sus lectores a lo largo del paso de las generaciones e, incluso, de lo siglos.

Este es un claro ejemplo de ello.

“Drácula” no necesita presentación. Creo que todo mundo conoce de qué va la historia. Personalmente me he re-encontrado esta novela releyéndola por tercera vez (la primera fue en el año 2005, cuando cayó en mis manos; la segunda en febrero de 2010) y la he disfrutado como en la primera ocasión.

Sus personajes son frescos, vivaces, transmiten emociones y sentimientos. Gran parte del acierto es utilizar la Primera Persona en la narración y el sistema de “diarios íntimos” y cartas, tan populares en la época en que fue escrita. Es mediante todo esto que conocemos como sienten, como piensa, como reaccionan y como viven Jonathan Harker, Mina Harker, Lucy Westenra, los doctores Seward y Van Helsing, Arthur Holmwood y Quincy Morris, los personajes protagónicos del libro.

Uno les toma cariño a todos ellos y a medida que las paginas pasan, se va involucrando en sus historias como si también estuviera envuelto en la trama de la novela. Como si nosotros (los lectores) fuéramos uno más en la historia y asistiéramos a los honorables esfuerzos de todas estas personas por combatir la amenaza del infausto Conde.

Pero, ¿Qué hay del terrible vampiro que deben combatir, a quien debemos el titulo de la novela?

Drácula serviría para el estereotipo del vampiro por muchísimos años posteriores, incluso hasta llegar a la época actual. Aunque el Conde es diferente a las versiones que de él se han hecho para la pantalla grande o chica…

Difícilmente el lector vea a Bela Lugosi en el papel del vampiro. Yo, al menos, no veo esa imagen. Y si bien uno de los mejores Drácula que recuerdo lo compuso Gary Oldman, tampoco lo veo como la cara del maléfico personaje.

El Conde es terrible, pero fascinante. Es el Mal mas puro, pero con limitaciones. Es un vampiro, pero tiene que obedecer ciertas leyes, ciertos principios mágicos y físicos, de los cuales a veces los vampiros cinéfilos o de literaturas posteriores carecen.

Por ejemplo, en la novela, Drácula puede convertirse en niebla, en murciélago, lobo, etc. Puede escalar escarpadas paredes; puede penetrar por cerraduras o rendijas a diferentes lugares y una gama más de superpoderes de origen sobrenatural.

A diferencia de los filmes y de los vampiros actuales en general, el Sol no mata al Conde, sino que le merma los poderes. Drácula no muere a la exposición al Sol, mas bien está condenado a permanecer en su forma de hombre hasta que éste se oculta.

Perlas como esas hacen de él un personaje terrible, pero como ya dije, fascinante.

Sus apariciones en la novela son pocas, pero sentidas. Aparece al inicio, irrumpe por la mitad y sale al final de la trama. Eso si, su amenaza siempre está latente; nuestros héroes siempre temen sus ataques, su sombra está siempre asomándose por los rincones…

EN SINTESIS: ¿LIBRO BUENO?

“Drácula” es una novela realmente maravillosa. Un clásico de la literatura. Son como 500 y pico de paginas. Si, se vuelve un poco largo, pero vale la pena. Animo al lector neófito (¿existe alguno que nunca la haya leído?) a que se acerque a ella; saldrá beneficiado de su lectura, quedara atrapado en cada pagina y querrá saber cómo termina todo.

Un saludo a todos! ^^

lunes, 1 de agosto de 2011

Cambio de imagen II

Con la entrada numero 251, he decidido renovar este blog. Como observaran, el diseño ahora es otro. Es mi deseo (espero) que les guste.

También, mencionar que he decidido cambiar el enfoque de este blog. Ya ven que el “slogan” con el que se presenta es otro. Ahora es “Fanfictions, Terror, Zombies, Vampiros, Ciencia Ficción, Misterio, etc” demostrando con eso que quiero abarcar mas cosas y de forma mas general, no teniendo que ser un blog exclusivamente sobre “Buffy, la Cazavampiros” y “Ángel”. Si bien hallaran aquí Fanfictions basados en personajes de esas dos series, deseo que también tengan oportunidad de leer historias mías sobre otros conceptos & personajes. Con esta remodificación, en lo que respecta a Fanfics, puedo poner los que quiera y sobre lo que quiera.

También encontraran las usuales reseñas / opiniones mías sobre los libros que voy leyendo y espero poder ampliar la Sección de Comics con comentario de las historietas que vaya teniendo la gracia de leer. ;)

Espero de corazón que me acompañen en esta nueva etapa, como lo vienen haciendo hasta el día de hoy. Y que sigan leyendo mis historias, que como siempre, son armadas con todo el amor y el cariño que puedo tener, por ustedes…

Un saludo a todos! ^^


FEDERICO H. BRAVO