jueves, 26 de diciembre de 2013

Releyendo una Obra Maestra


Éste fin de año me encuentra con la relectura de un clásico indispensable del Genero Z (el género de los muertos vivientes, o zombis), un libro como pocos sin igual. Me refiero, claro está, a “Guerra Mundial Z”, de Max Brooks, una novela EXCELENTE por donde se la mire, novela que he recomendado hace ya un par de añitos por estos mismos lados…
Para el neófito (¿existe alguno?) les contaré de qué va: “Guerra Mundial Z” trata sobre el inicio de una pandemia zombi, su apogeo y caída. Es la historia del fin de la civilización y su resurgimiento, contada por numerosos testigos. Desde gente de a pie, hasta empresarios, políticos, actores de cine, millonarios, etc, etc. Todos juntos se dan cita en estas páginas, contándonos desde sus perspectivas la historia de la amenaza más grande de todos los tiempos.
“Guerra Mundial Z” es más que una historia de zombis y de apocalipsis zombi; es una historia de supervivencia y de lucha. De cómo la civilización cayó, pero a su vez, de cómo –a duras penas– resurgió. Donde muchas otras novelas Z se quedan (en la idea de “llegaron los zombis y el mundo como lo conocemos se acabó”) éste libro continua. Nos cuenta el duro trance de cómo la civilización resurgió de sus cenizas, de cómo el ser humano dejó de lado sus egoísmos individuales y cómo recuperó el mundo. Es un libro muy, muy bueno y muy completo, lleno de maravillas de historias personales y muy humanas.
Los mejores capítulos, a mi juicio, son los del “Gran Pánico”, cuando las hordas enteras de muertos vivientes avanzan imparables contra la humanidad. “La Batalla de Yonkers” es un claro ejemplo de cómo la artillería más avanzada y los mejores soldados de Estados Unidos de Norteamérica fallan estrepitosamente en detener el avance de las criaturas no-muertas. Así mismo, muy buenos son los capítulos donde la humanidad se reúne para luchar por recuperar al planeta...
En síntesis, es un libro EXCELENTE, como pocos. Hasta el día de hoy –y con una adaptación fílmica un tanto diferente– sigue siendo un Best Seller número uno en ventas en todo el mundo. De más está decir que lo recomiendo totalmente.

Saludos a todos y Feliz Fin de Año!

viernes, 20 de diciembre de 2013

Cenizas y Alas de Angel, de Greg Stolze


Las puertas del Infierno se han roto y los demonios han escapado para recorrer la Tierra ataviados de carne humana. Cuando el antiquísimo Azote Hasmed se encuentra en el cuerpo del perdedor Harvey Ciullo, descubre que el mundo es un lugar muy diferente al que esperaba. Utilizando su voluntad demoníaca, empieza a abrirse paso por los bajos fondos de Nueva Jersey, decidido a hacerla suya. La hueste angélica que lo ha mantenido cautivo durante eones parece haberse esfumado, pero en cambio hay otros demonios suelos y dispuestos a luchar. Y mientras tanto, este endurecido hijo del Abismo no puede sacudirse del todo el afecto que siente por la hija de Harvey, un sentimiento que podría redimir su alma o destruirlo para siempre. 

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:  

Perteneciente a la saga basada en el popular juego de rol “Mundo de Tinieblas”, Greg Stolze escribió una trilogía de novelas ambientadas en ese mundo ficticio muy buenas, de las cuales ésta es la primera entrega…  

“Cenizas y Alas de Ángel” trata sobre el ángel caído Hasmed, quien escapando del Infierno por órdenes de su amo, el demonio superior Vodantu, se encarna en el cuerpo mortal de Harvey Ciullo, un auténtico perdedor y apostador. Habiéndose apropiado del cuerpo de Harvey, Hasmed tiene que lidiar con dos cosas, siendo la primera la misión que su amo Vodantu le encomendó: preparar al mundo terrenal para su venida 

La segunda cosa con la que Hasmed tiene que lidiar es con la vida misma de Ciullo, quien entre muchas cosas, tiene una hija, Tina, a la cual ama con locura. El amor de la extinta alma de Harvey se contagia al espíritu de Hasmed y es él quien toma relevo en la dificultosa tarea de cuidar de la niña, mientras intenta infructuosamente hacerse con el control de ciertas agrupaciones mafiosas de los bajos fondos de Nueva York, Nueva Jersey y los alrededores… y, como si no bastara con todo ello, otros ángeles caídos andan sueltos, cada uno con sus propios planes: el demonio Avitu, quien desea lobotomizar a toda la raza humana, y el ángel de la muerte Usiel, quien con la Guadaña –un arma mística de incalculable poder– ansia destruir a todos los caídos para redimirse ante el Cielo.  

Una novela electrizante, muy bien narrada y muy bien llevada. Toma el mito bíblico de la Rebelión de los Ángeles y lo explora desde otra faceta muy interesante, creando una historia trágica, sobrenatural y muy humana a la vez.  

Realmente, es un libro que recomiendo. Por suerte, tengo los otros dos que le siguen, así que dentro de poco, sus respectivos comentarios & opiniones.

¡Saludos a todos y Felices Fiestas!  

 

martes, 10 de diciembre de 2013

La Sombra de Lucifer, de Varios Autores



Ángeles caídos caminan por el mundo:

En el amanecer de la creación, Lucifer prendió los fuegos de la rebelión. Un tercio de la hueste celestial se agrupó a su lado, creyendo que su causa era justa. Los caídos desafiaron a los ejércitos celestiales durante un milenio, sin cuestionar nunca la determinación de su líder, incluso en la derrota, escogieron sufrir el destino de su príncipe antes que retractarse y traicionar sus convicciones. Fueron al Abismo con la cabeza bien alta, pero cuando las puertas del infierno se cerraron Lucifer, el Lucero del Alba, no estaba entre los condenados.
Ahora, tras una eternidad, las puertas del Infierno se han roto y los ángeles del Abismo caminan por el mundo una vez más, en los cuerpos robados de humanos sin esperanza. Algunos buscan redención, otros venganza, y sobre todo buscan conocer el destino del ángel que los condujo a la oscuridad.
En la así llamada Ciudad de Ángeles, un terrible terremoto desencadena tres días y tres noches de disturbios e historias del fin del mundo. El mismísimo Diablo camina por sus incendiadas calles. Respondiendo a la llamada de las trompetas, los demonios acuden a la moderna Babilonia, buscando respuestas y sangre.
Recopilación por Philipe Boulle.

Incluye:

`Medianoche en el jardín`, de Michael B. Lee
`Todas las cosas buenas`, de Myranda Kalis
`El tigre por la cola`, de Ellen Porter Kiley
`Lo que nos cobija`, de Sarah Roark
`El azúcar del diablo`, de Greg Stolze
`Se detuvo cortésmente por mí`, de Diane Piron-Geilman
`Una obligación legítima`, de Carl Bowen
`Casitas de caramelo`, de Lucien Soulban
`Plantada`, de Mathew McFarland
`Tomar su nombre en vano`, de Adam Tinworth

MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO:

Basado en el popular Juego de Rol “Mundo de Tinieblas” es que allá por el 2002 se publicó ésta antología de relatos muy peculiar. Compuesta por varios autores, “La Sombra de Lucifer” nos habla de una fuga masiva de la prisión del Infierno de los demonios, los ángeles caídos, quienes despojados de cuerpo y gracia deben ocupar los de las personas para manifestarse en éste mundo. El asunto es que no puede ser el cuerpo de cualquiera: tiene que ser el de un alma torturada por éste mundo, personas débiles tanto física como espiritualmente.

La vuelta de tuerca en esta historia se halla en que contrario a lo que podía pensarse el demonio invasor controla el cuerpo totalmente, sí, pero también queda empapado de la humanidad de la persona. Sus recuerdos, sus emociones, etc. Este asunto –nada menor si se lo analiza bien– da pie a la creación de interesantísimas historias en donde lejos de presentárnoslos como feroces criaturas, los demonios se nos muestran más humanos que nunca, mientras intentan organizarse en un mundo al que odian y aman a la vez.

Toda la trama de estos cuentos transcurre al inicio y a posterior de un súper-terremoto que asola la ciudad de Los Ángeles, escenario más que ideal para que éste drama se desarrolle, un drama que creo que les gustara hasta a los fans de “Supernatural”, la famosa serie de TV que cuenta las andanzas de los hermanos Winchester, dos populares cazadores de demonios. Principalmente, porque los demonios que salen en éste libro tienen un notable paralelismo con los de aquella excelente serie de televisión.

EL DATO:

Como no podía ser de otra manera, en una antología de relatos protagonizados por demonios, no podía faltar el Rey de todos ellos: Lucifer, el Diablo. Justamente, aparece en el primer cuento de la antología (Medianoche en el Jardín) donde se nos presenta en primera persona. Al parecer, cuando los ángeles pecaron y se rebelaron contra Dios, todos fueron expulsados al Abismo (el Infierno)… todos, excepto Lucifer. Condenado a vivir en la Tierra por toda la eternidad –o hasta el Juicio Final– Satán investiga ciertos hechos que ocurren y que le revelan que las Puertas del Infierno ya no bastan para contener a las hordas de sus antiguos sirvientes y hermanos, y que estos están escapando a la Tierra… para ir tras él. Un muy buen relato, éste donde sale Lucifer. Imagínense: así se inicia el libro, ¿Cómo lo que sigue no puede ser mejor?

Libro más que recomendado a todos para estas Fiestas, jejeje. XD

Saludos a todos!

domingo, 8 de diciembre de 2013

Los actos de Dios, de James Beauseigneur



Tras las catástrofes que diezmaron a la población mundial, esta se encuentra dividida entre los seguidores del nuevo Mesías y los fundamentalistas que parecen no entender que la humanidad se encuentra en un nuevo paso evolutivo. Pero todo lo que hasta ese momento se ha desvelado como cierto es en realidad una profunda decepción que impulsará inexorablemente a la comunidad internacional a enfrentarse al mayor reto de la historia: el Apocalipsis, la batalla final entre el bien y el mal, una batalla que todavía no ha sido escrita...

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

Y finalmente llegamos a la última entrega de la Trilogía del Cristo Clonado, una trilogía que de verdad y como reza la portada, le cambia a uno la forma de ver el futuro. Ha sido una reconstrucción del Libro del Apocalipsis magistral por parte de James Beauseigneur. Fastuosa y como pocas. La única comparación que tengo con estos tres libros es la “Saga del Apocalipsis” o “La Decalogía” del Padre Fortea. Creo que esa es la única obra que está a la altura de las novelas de Beauseigneur.

En “Los Actos de Dios”, la Tierra se enfrenta a una decisión fundamental que cambiara la historia del planeta… tras los desastres que asolaron al mundo en los libros anteriores, la Tierra se encuentra dividida entre los seguidores de Christopher Goodman, el nuevo Mesías, y los fundamentalistas cristianos, quienes no lo aceptan como Cristo Renacido y mucho menos llevar su marca en la piel. Un terrible conflicto final entre ambas facciones es inevitable y mientras los cristianos se refugian en la vieja ciudad de Petra, Goodman se prepara para el Armagedón, la batalla final entre el Bien y el Mal…

La verdad, solo puedo ponerme de pie y aplaudir al autor. La forma en cómo fue llevando la historia, los personajes y el suspenso en estos tres libros ha sido fenomenal. ¡Cuanta verdad que hay en el pasaje de las Escrituras que Beauseigneur emplea al inicio de cada novela de la trilogía! “Mejor es el remate de una cosa que su comienzo”, dice Eclesiastés 7:8. Nunca mejor empleado.

En éste libro descubrimos que lo que creíamos como cierto resulta ser una mentira de proporciones descomunales y cuando la revelación viene, te quedas simplemente con la boca abierta. Tanto que, de nuevo, solo puedo aplaudir al autor una vez más…

Y como no podía ser de otra manera, en éste libro se completan la seguidilla de plagas apocalípticas iniciadas en los dos anteriores tomos. A saber (ATENCION: Spoilers):

1 – Una ulcera maligna sobre los que llevan la marca de Christopher y le siguen.

2 – El agua del mar convertida en sangre.

3 – El agua de ríos y manantiales convertida en sangre.

4 – Una ola de calor terrible a nivel planetario.
5 – Una oscuridad que cubre todo el planeta, haciéndole vivir a la humanidad una probada del infierno y volviendo reales sus peores temores, males y miedos.

Justamente, el capitulo dedicado a la plaga de oscuridad es uno de los más aterradores y el mejor logrado de todos.

EN SINTESIS:

Una trilogía EXCELENTE. Muy bien lograda y altamente recomendada para todos. Muy, muy buena. ¡Corran a comprar estos tres libros ya mismo! ^^

Saludos a todos.  

sábado, 7 de diciembre de 2013

Contactos con Extraterrestres, de Brad Steiger



MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO:

Otro tema que solía apasionarme en mi adolescencia han sido los encuentros con extraterrestres. De ese periodo data la compra de éste singular libro, publicado por editorial EDAF en 1978, donde el conocido autor sobre la materia, Brad Steiger, hace un repaso somero y sucinto por algunos de los cientos de testimonios de aquellos que dicen haber tenido contactos con alienígenas. Cabe aclarar, para el neófito en la materia, que los contactos con extraterrestres se miden oficialmente en seis fases:

1 – Luces nocturnas: globos de distintos colores que maniobran por el aire de forma totalmente distinta de los aparatos convencionales.

2 – Discos diurnos: objetos de aspecto metálico que pueden rastrearse con el radar. Producen zumbido y se mueven a velocidades tremendas.

3 – Casos de radar: objetos que pueden ser comprobados por avistamientos desde el suelo o por los pilotos de aviones, así como aparecer en la pantalla del radar.

4 – Aproximación del OVNI (Objeto Volador No Identificado) sin efectos físicos.

5 – Encuentro cercano con evidencia física.

6 – Encuentro cercano con aparición de ocupantes humanoides.

Más o menos, esa es la escala oficial, aunque hay otras también igual de validas. En éste libro, Brad Steiger se dedica a registrar diversos casos que probarían que no estaríamos solos en el Universo y que nuestro planeta recibiría la visita asidua de criaturas provenientes del exterior.

En el libro, también se ensayan varias hipótesis para sugerir el origen probable de los Ovnis y sus ocupantes. La lista es larga, por lo que solo reproduciré las hipótesis más llamativas al respecto:

Hipótesis Extraterrestre: Los entes son astronautas que proceden de una o más civilizaciones extraterrestres. Al parecer, estarían vigilando la Tierra desde hace siglos y por alguna razón indeterminada, han preferido llevar a cabo sus actividades en secreto.

Hipótesis del Secreto Militar: Los ocupantes de los platos voladores son en realidad pilotos terrestres que realizan maniobras militares secretas con vehículos espaciales avanzados.

Hipótesis de las Sociedades Secretas: La cual postula que quizás hace varios siglos, una Sociedad Secreta de alquimistas-científicos desarrolló una avanzada tecnología que hayan podido mantener oculta en ciudades subterráneas o submarinas. Podrían estar guiándonos sutilmente o bien esperando el momento oportuno para conquistar al mundo entero.

Hipótesis de los Astronautas de la Atlántida: Los ocupantes de los platos voladores son en realidad descendientes de una antigua civilización que vivió en la Tierra y que perfeccionó el vuelo espacial y que regresan de tanto en tanto a visitar su planeta de origen.

…Y la lista sigue. Como comentaba más arriba, es extensa. Basten estos ejemplos como botón de muestra.

El caso de la vida extraterrestre es polémico. Cuando se lo analiza a fondo nunca se llega a una conclusión satisfactoria. Hay de todo en éste tema: malos entendidos, fraudes y cosas que podrían ser ciertas. Personalmente, no descarto nada, pero tengo mis reservas al respecto acerca de hipotéticos seres que no quieren dar la cara. La experiencia me dice que quien se mantiene a las sombras y en secreto adrede, no tiene nada bueno que ofrecer. Con esto, no quiero decir que hay que salir con la escopeta cargada ante el primer Ovni que veamos. Solamente digo que tanto secretismo no puede encerrar nada bueno. A resueltas cuentas, ¿Qué sabemos realmente sobre las criaturas que viajan en esas naves? Nada en concreto, la verdad.

Por otro lado, también habría que mencionar que es llamativo el intento de varios ufólogos que se consideran serios de querer emparentar a los visitantes extraterrestres que surcan nuestros cielos con los ángeles de la antigüedad, un hecho por demás peligroso porque se estarían mezclando cosas y solamente se llevaría a la confusión a las personas.

Personalmente, creo en la existencia de la vida extraterrestre. Yo he visto en los cielos algunas luces extrañas a las cuales no les hallo explicación. Empero tengo mis reservas acerca de los motivos reales que puedan mover a estos enigmáticos seres. No me parece probable ni lógico creer que están aquí por la “Hermandad Universal Interplanetaria” que preconizan algunos grupos delirantes de la Nueva Era. Algo esconden. ¿Qué cosa? No lo sé, pero mucho me temo que no sea nada bueno.

EN SINTESIS: 

El libro de Brad Steiger es muy bueno. Bastante completo. Lo recomiendo ampliamente.

¡Saludos a todos! ^^

viernes, 6 de diciembre de 2013

Nostradamus: Profecías para el año 2000



MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO:

Es obvio que éste libro es viejo. Me lo compraron en el año 1991. Hoy en día y mientras escribo estas líneas, nos hallamos en el 2013, trece años después del mentado año 2000 al que alude el titulo. Trece años después del cumplimiento (o no) de las profecías de Nostradamus para ese año…

Si hay una figura asiduamente usada –y a veces abusada– es la de Miguel de Nostradamus. Nacido el 14 de diciembre de 1503 en Saint-Remy, en la Provenza de Francia, ya sus ancestros se destacaban como médicos en la corte. Su familia era de ascendencia judía conversa sinceramente al cristianismo y su educación fue iniciada por su abuelo materno, Juan de Saint-Remy, que le enseñó no solo las letras y el latín, el griego, el hebreo sino también las matemáticas y la llamada por entonces “ciencia celeste”, que no era otra que una combinación de astronomía con astrología. Pasado el tiempo –y los años– Nostradamus se volvería famoso por su aparente don de la videncia y la profecía, llegando a escribir su más afamada obra, las Centurias, una serie de cuartetas llenas de profecías acerca del porvenir, el destino del Hombre y del Cosmos en general.

De Nostradamus no solo se han escrito cientos de libros –como la presente obra que nos ocupa– sino que también se han hecho películas. Sus Centurias han sido traducidas a miles de idiomas y todo el mundo civilizado sabe más o menos quién es él. Lo triste del asunto no es la figura de Nostradamus en sí, un hombre con importancia histórica para su tiempo. Lo triste es el abuso –del que más arriba hacía mención– que de su figura se ha hecho… y de la interpretación de sus profecías, las cuales hasta hace poco volvieron a estar de moda con toda aquella pavada del acercamiento del 2012.

Gente inescrupulosa siempre echa en mano a Nostradamus para sacarles el dinero del bolsillo a las personas. Tal es el caso de éste libro que nos ocupa. Sin duda, fue otro intento de obtener réditos económicos con la imagen del celebre profeta.

“Nostradamus: profecías para el año 2000” no solo se limita a recoger las profecías sobre la ultima década del siglo XX del vidente francés, sino que también hace un repaso somero sobre todos los vaticinios del pasado que se han cumplido. Si bien es debatible y controversial, Nostradamus le pegó en muchas cosas… aunque los que venden estos libros no dicen que otras tantas las pifio muy feo.

El libro contiene una lista larga de hechos año por año de las profecías que ya se cumplieron y de las que estarían por cumplirse, junto con su correspondiente explicación. Sería muy largo y tedioso detallar todas aquí, así que nos concentraremos tan solo en algunas que, de alguna manera u otra, están relacionadas con los tiempos en que vivimos, que son los que nos ocupan:

“Un día, los grandes poderes se harán amigos. Su gran poder se incrementara en toda la Tierra y se acercara al máximo […]” C2, C89.

Según éste libro, ésta profecía alude a una alianza entre Rusia y Estados Unidos. Esa interpretación era valida allá por el año 1991. Hoy por hoy, Rusia es una potencia mundial en decadencia. Entonces, ¿a quien –o a qué– alude el profeta? Mi hipótesis favorita es que en realidad estaba hablando de la ONU, la Organización de las Naciones Unidas. Es obvio que la profecía hace hincapié en un papel más que importante de la ONU en el mundo, tanto más que el que tiene hoy por hoy.

“Una horrible guerra se prepara en occidente. Al año siguiente, vendrá la peste, tan horrible que ni los jóvenes ni los viejos ni los animales sobrevivirán […]” C9, C95.

En el libro, se explica que la peste profetizada es el SIDA. Mi hipótesis personal es que se trataría de la Gripe Porcina, la cual asoló verdaderamente al mundo allá por el año 2009. Siguiendo ésta línea de razonamiento, habría que decir que ésta es una profecía ya cumplida.

“El cielo se quemara a los 45 grados. El fuego se aproxima a la ciudad nueva. En un instante, se eleva una extensa llama”. C6, C97.

Para los intérpretes de éste libro, la profecía hablaría sobre Nueva York bajo un ataque nuclear. Para muchos otros, sin embargo, tras el atentado a las Torres Gemelas de 2001, ésta profecía cobró fuerza. Pero, ¿podría ser también otra cosa? Si vamos a especular, puestos ya, los 45 grados son la latitud en la que se encuentra Nueva York, y “el cielo quemándose”… ¿no es parecido al paso de un cometa o asteroide? ¿Y si se trata del impacto de un cuerpo celeste sobre la Gran Manzana? Vaya uno a saber, la verdad.

“En el año 1999 y siete meses, el Gran Rey del Terror vendrá del cielo. Él resucitara al Genghis Khan. Antes y después de la guerra dirige felizmente”. C10, C72.

…Y aquí Nostradamus la pifió. En el libro, hablan de que ésta sería la fecha fatídica del Fin del Mundo, que perecería bajo un holocausto nuclear en medio de una hipotética III Guerra Mundial. Estamos en 2013. Es obvio que no sucedió nada de todo eso. Es en éste punto donde la credibilidad de Nostradamus se viene abajo. Ya no es infalible y lo que siga será difícil que se cumpla… al menos, como los autores de éste libro pretenden.

ABREVIANDO UN POCO, QUE SE HIZO LARGO…

El libro es completado no solo con la explicación de las Centurias de Nostradamus sino con un ensayo New Age que intenta explicar cómo el profeta podía ver el futuro. En esta parte abundan los delirios propios de las creencias de la Nueva Era, los cuales le restan credibilidad a la obra. Sumado a esto, hay un apéndice, un anexo –innecesario, a mi leal entender– que versa sobre las diversas artes adivinatorias y mancias.

EN SINTESIS: 

El libro es y no es bueno. La parte que respecta a Nostradamus, su historia personal y sus Centurias es interesante en sí, pese a que el temido año 2000 ha sido superado y dejado atrás. Lo que lo arruina todo y lo echa a perder es la explicación Nueva Era de los poderes del profeta y el origen de sus videncias. Como creo que lo dije en otra entrada, repudio toda creencia de la Nueva Era por considerarlas influencias y doctrinas de demonios, en realidad. Así que, para mí, éste libro es termino medio.

Saludos a todos.

Metafísica, de Carola de Goya



El tratamiento metafísico del reino humano, los lazos con el reino elemental y el tan apasionante tema de la Ley de Karma y Reencarnación, se han tratado con una visión más que objetiva, esclarecedora, de una compresión que asombra, logrando una síntesis que contiene el universo místico que tan bien esclareciera la gran CONNY MENDEZ, portadora de un lenguaje que fija en las mentes de los estudiosos de los temas metafísicos, bases de una configuración cambiante haciéndoles entrar en el estado de paz que anhelamos para estos tiempos de cambio que tenemos en suerte vivir.

MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO:

La verdad es que repasando mi biblioteca personal me ha dado vergüenza encontrarme con éste libro de metafísica, un exponente mas que evidente de hasta donde llegan los delirios de las corrientes de la Nueva Era y las religiones orientalistas. Pero, personalmente, más vergüenza me ha dado haber leído alguna vez éste libro, allá por mediados los noventa, que es cuando me lo regalaron.

“Metafísica” no aporta en sí mismo nada nuevo bajo el sol para los conocidos de estos temas. El citado libro nos habla sobre el reino de los espíritus elementales de la Naturaleza y su relación con nosotros, los humanos; sobre la existencia de razas pre-adánicas, anteriores al Hombre y que habrían vivido en la Tierra en diferentes periodos, desde que ésta fue vomitada del interior del sol, y sobre la Ley de Karma y Reencarnación, todo esto desde la óptica de las creencias Nueva Era, las que dan por sentado como realidades y verdades absolutas cosas harto imposibles de probar desde el vamos, o de creer. Al menos, como ellos (la gente del movimiento Nueva Era) pretende.

Al releer éste libro, comprendo cuan ciertas son las palabras de Nuestro Señor Jesucristo, cuando en Mateo 24:24 dice: “Porque se levantaran falsos Cristos y falsos profetas, y darán grandes señales y prodigios para extraviar, si fuera posible, hasta a los escogidos”. ¡Que exactas que son sus palabras! ¡Sirven para describir a la perfección a TODAS las religiones y creencias de la Nueva Era! Falsos profetas estos -los de la Nueva Era-, que con sus mentiras intentan desviar a las personas de lo único que importa: DIOS.

En éste libro, además de todas esas chifladuras antes citadas, hallamos muy seguido –en oraciones y “mantras”– las palabras “YO SOY”, aplicadas impunemente al ego humano. Hay un cierto tufo a autoexaltación hacia el individuo, una especie de “endiosamiento” encubierto de la persona humana. ¡Cuan diferente es este individualismo egoísta a las enseñanzas verdaderas de Jesús contenidas en la Biblia! En Romanos 12:16, leemos: “Estén dispuestos para con los otros del mismo modo como lo están para consigo mismos; no tengan la mente puesta en cosas encumbradas, sino déjense llevar para cosas humildes”. O, en Mateo 11:29, el propio Jesús dice: “[…] Aprendan de mí, porque soy de gesto apacible y humilde de corazón…” ¡Que contraste tan evidente con los postulados de éste manual de metafísica, en el cual el ego y la exaltación de lo humano ocupa el lugar que le corresponde a lo divino! Es, como siempre, la vieja promesa de conocimiento (falso) de la serpiente del Génesis: “Seréis como Dios”.

EN SINTESIS:

Desde ya, estoy en contra de TODO culto o creencias relacionados con la Nueva Era. No puedo apoyar a un grupo que preconiza mentiras y que enaltece al Hombre y a lo creado por encima de al Creador. El libro no lo recomendaría a nadie, la verdad, pero pese a todo, sigo insistiendo en que la gente es libre de leer todo lo que desee. Eso sí, que quede claro desde estas líneas cual es mi opinión personal al respecto. He dicho.

Saludos a todos.

martes, 3 de diciembre de 2013

La Vida Más Allá De La Muerte, de Swami Abhedananda



La muerte de un ser humano, como fenómeno físico, está rodeada de misterio. Por más que las religiones procuren despojarla de la idea racionalista de disolución final, persiste entre el vulgo un temor reverencial, o sacro, que sólo puede atemperarse o disiparse mediante el conocimiento de lo que realmente ocurre en este tránsito inevitable. Para ello, el Swami Abhedananda cuenta con un arsenal de recursos sabios y esclarecedores.
Sus profundas investigaciones le permitieron abordar aquí, entre otros temas, el lugar que ocupa la ciencia moderna y el espiritismo superior, los puntos de vista científicos, el renacimiento, el alma y su destino, preexistencia, reencarnación e inmortalidad, el espiritismo, la Vedanta y el culto de los antepasados, la mediumnidad espiritista, la escritura automática, y muchas nociones más de constante inquietud en el mundo en general. Sin duda, LA VIDA MÁS ALLA DE LA MUERTE, del Swami Abhedananda, es un libro consolador, pues ayuda a que la muerte deje de ser un fantasma aterrador... “Cuando entendemos que la vida es eterna no nos preocupa los fracasos ni los triunfos, las enfermedades ni los sufrimientos de este plano terrestre. Esta vida, en este mundo, es sólo por breve tiempo. Pero, desde el punto de vista de la vida eterna, nunca nacemos, nunca vamos a morir. No tenemos nacimiento ni muerte. Somos eternos e inmortales. Somos porción del Espíritu infinito, adorado bajo diferentes nombres entre distintas razas...”

MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO:

Confieso que nunca me he creído totalmente el dichoso asunto de la reencarnación. Siempre lo vi como algo de costado. Es que en todo el asunto, algo “chirría”. Dicen que uno vive vidas detrás de otras para evolucionar espiritualmente. Que al paso de cada reencarnación, vamos aprendiendo más y más, hasta llegar al momento en que no necesitemos nacer más y alcancemos una suerte de “Nirvana” de Iluminación o cosa semejante. Personalmente, no creo en todo esto. Desde el vamos, el sistema de creencias reencarnacionistas está plagado de un error fundamental: ¿Cómo se supone que voy a evolucionar espiritualmente en ésta vida si no puedo recordar los errores que cometí en las pasadas? Eso es lo que chirría y bastante. Uno llega entonces a la conclusión de que de existir semejante sistema, tendría que ser por fuerza un sistema tramposo en el cual la raza humana estaría condenada a fracasar una y otra y otra vez, para deleite de vaya una a saber qué oscura fuerza cósmica inexpugnable…

Como decía antes, no creo en la reencarnación.

El citado libro más arriba, obra del Swami Abhedananda, algún supuesto místico & hombre sabio de la India, versa un montón sobre temas reencarnacionistas y aboga positivamente sobre la materia. El libro me lo compró hace muchos años mi padre, sabedor de lo tanto que por ese entonces me interesaban estos temas. Hoy en día, a la luz de los conocimientos que tengo, su relectura me resulta totalmente soporífera. Lejos de asombrarme, solo me demuestra una vez más que a la hora de hacer dinero, algunas editoriales no tienen escrúpulos de echar mano a filosofías New Age o a religiones orientales, las cuales son muy coloridas y muy lindas, pero de ahí a creerlas ciertas, existe un abismo muy profundo.

Según el Swami Abhedananda, la reencarnación es real. Vivimos vidas tras vidas en un continuo proceso de evolución hacia algo superior… el asunto es que no se explica bien qué es eso superior. El Nirvana le llaman algunos, el Cielo, dicen otros queriendo conciliar las posturas orientalistas con la religión católica. Pero es como el tema del agua y el aceite. No se pueden mezclar las cosas.

Las teorías (y religiones) reencarnacionistas están bien para aquellos que viven en aquella parte del mundo (la India, China, Japón, etc) pero para occidente, son totalmente incompatibles. Al menos se supone que debería ser así. Los orientales suelen ser gente muy castigada tanto por la naturaleza como por sus gobiernos y es lógico que en lo que respecta a la vida más allá de la muerte, crean que es como una suerte de continuación de este sistema suyo de existencia. Creencias como la reencarnación, las vidas pasadas, etc, despersonalizan al ser humano. En vez de que un alma sea única e irrepetible, nos encontramos con que el alma vive cientos, quizás millones de vidas, revistiéndose de diversas personalidades. ¿Puede esto ser posible? No lo creo. Al menos, yo no lo creo.

¿Qué hay después de la muerte, entonces, podrían preguntarme ustedes, queridos lectores? Ah, ¡esa es la gran pregunta! Personalmente, la única respuesta que puedo darles es la que da la Biblia, la Palabra de Dios, en la cual sí creo y a la cual me aferro. En ella se dice claramente que no todo acaba cuando se sella una tumba. Si el cuerpo que es polvo vuelve a la tierra, el espíritu vuelve “a Dios que lo dio” (Eclesiastés 12:7).

Al igual que todos, los creyentes no sabemos cuándo acabara nuestra vida en la Tierra. Pero en cuanto al Más Allá, tenemos las certezas sacadas directamente de la Biblia. Debido a esto, podemos considerar la muerte sin temor, pues estamos listos. El juicio que nos esperaría en el Otro Lado (Hebreos 9:27) ya fue llevado por otro. Jesús, el Hijo de Dios, se sacrificó por todos nosotros y llevó nuestros pecados. “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Romanos 8:1).

Basta aceptar simplemente la salvación que Jesús ofrece gratuitamente por amor a todos los que se acercan a Él. El precio lo pago ya Él, muriendo en la cruz del Calvario…

EN SINTESIS:

El libro solo podrá interesar a aquellos que crean en la doctrina de la reencarnación. Para el común de los lectores, todo le sonara a “chino básico”. Aun así, no lo recomendaría a nadie, pero bueno, es como siempre digo… vivimos en Democracia y todos y cada uno pueden pensar y creer –y leer– lo que quieran. Mi opinión personal sobre el tema es la más arriba citada, sin embargo. Y mucho me temo que no la vaya a cambiar (no al menos, a esta altura de mi vida, je).  

Saludos a todos.

Caín, de José Saramago



Qué diablo de Dios es éste que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín.
Si en El Evangelio según Jesucristo José Saramago nos dio su visión del Nuevo Testamento, en Caín regresa a los primeros libros de la Biblia. En un itinerario heterodoxo, recorre ciudades decadentes y establos, palacios de tiranos y campos de batalla de la mano de los principales protagonistas del Antiguo Testamento, imprimiéndole la música y el humor refinado que caracterizan su obra.
Caín pone de manifiesto lo que hay de moderno y sorprendente en la prosa de Saramago: la capacidad de hacer nueva una historia que se conoce de principio a fin. Un irónico y mordaz recorrido en el que el lector asiste a una guerra secular, y en cierto modo, involuntaria, entre el creador y su criatura.

MI OPINION DE ÉSTE LIBRO:

“Ahora bien, Adán tuvo coito con Eva su esposa, y ella quedo encinta. Con el tiempo ella dio a luz a Caín y dijo: “He producido un hombre con la ayuda del Señor”. Más tarde volvió a dar a luz a su hermano Abel”.

Génesis 4: 1, 2

¡Ojala pudiera decirles que he disfrutado enormemente con la lectura de éste libro! Pero no. Lo cierto es que no y me arrepiento de haberlo leído, incluso. Pronto explicare el motivo…

“Caín” es una novela escrita por el premio Nóbel de Literatura portugués José Saramago. En un estilo literario semejante a su anterior novela “El Evangelio según Jesucristo”, Saramago se vale de la figura bíblica de Caín, hijo de Adán y Eva, el asesino de su hermano Abel, el primer homicida de la historia, cono narrador. Maldito luego de matar a su hermano, Caín deambula errante por el mundo y viaja incluso a través del tiempo, sirviendo de espectador de los principales sucesos milagrosos del Antiguo Testamento (El Diluvio, la Torre de Babel, Abraham e Isaac, la destrucción de Sodoma y Gomorra, la caída de las Murallas de Jericó, Job, etc, etc, etc). Suena bonito y súper interesante, pero luego lo lees y te topas con “ésta cosa”, que es como de acá en más llamaré a éste libro…

“Ésta cosa” tiene un tono sarcástico, hiriente y cuestionador hacia la figura de Dios de tal manera que da ASCO. “Ésta cosa” postula entre muchas otras cosas, que Dios es cruel, implacable y frío, totalmente indiferente ante nosotros y nuestros sufrimientos. No es el Padre amoroso y misericordioso, dispuesto a perdonar que nos enseña la Biblia; muy por el contrario, Saramago se regodea en pintarlo como un terrible tirano cósmico, capaz de las peores hazañas en pos de conseguir sus fines.

“Ésta cosa”, éste libro, cuestiona punto por punto TODOS los hechos santos y milagrosos del Antiguo Testamento. La presencia de Caín en resueltas cuentas en la narración, es una mera excusa; se trata, en el fondo, de un “péguele a Dios” sin ton ni son, de un grado que roza lo DESAGRADABLE.

Efectivamente, queda patente que Saramago odiaba a Dios (o que no creía en Él) y que sentía aversión hacia la religión. De otra manera no se explica éste despropósito de libro, en el cual, encima, hay inexistencia de guiones de dialogo, signos de exclamación o interrogación, todo lo cual sumerge al desprevenido lector en una confusión muy molesta. Que un Nóbel de Literatura como Saramago cometa estos espantos literarios, decididamente DA VERGÜENZA. Esto me hace reflexionar en la certeza de aquella frase que reza: “No todo lo que reluce, es oro”. Nunca tan cierto.

EN SINTESIS:

“Ésta cosa”, éste libro, es ABOMINABLE. No lo recomendaría a nadie, de hecho. Pero nuevamente insisto en lo que siempre digo: todos son libres de leer LO QUE QUIERAN, así que… pero para mí, éste libro es ESPANTOSO.

Horrible libro, horrible historia.

Saludos.

sábado, 30 de noviembre de 2013

El nacimiento de una era, de James Beauseigneur



Siglo XXI. Dos holocaustos nucleares han sacudido el planeta. En Jerusalén 144.000, judíos mesiánicos han desarrollado poderes sobrenaturales. Todos los países se ven obligados a unirse bajo un único mando de la ONU para afrontar un futuro que presagia catástrofes. En él se descubrirá un secreto de relevancia devastadora y universal que revelará el increíble futuro del hombre... y la verdadera naturaleza de Dios.

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

Como no podía ser de otra manera, al éxito que fue “A su Imagen”, de James Beauseigneur, le siguió ésta apasionante secuela, titulada “El Nacimiento de una Era”. La novela que continua con la saga de Christopher Goodman, el clon de Cristo –creado a partir de una muestra de células dejadas en el Santo Sudario de Turín–, se centra en ésta ocasión a mediados del siglo XXI, después de que dos holocaustos nucleares sacudieran al planeta y matado a millones de personas. En ese marco de cosas, en Jerusalén, ciento cuarenta y cuatro mil judíos mesiánicos desarrollan poderes sobrenaturales y deben lealtad a un hombre quien afirma ser el apóstol Juan en persona. Todos los países del mundo, ante la gravedad de estos y muchos otros hechos de índole apocalíptica, deben olvidar sus rencillas y diferencias para unirse bajo el mando único de la ONU para afrontar todos juntos el último paso evolutivo del hombre: el nacimiento de una nueva era espiritual. Una era en la que se descubrirá una asombrosa verdad oculta hasta ahora, un secreto relevante devastador: la verdadera naturaleza de Dios.

Como comentaba más arriba, ésta segunda parte de la trilogía del clon de Cristo es apasionante. Si bien no es un libro tan grueso como el anterior, es por lejos mucho mejor. Muy bien narrado, lleno de acción trepidante y mucha más ciencia-ficción. Una gozada autentica que da gusto leer.

Nuevamente, la teoría controvertida de los orígenes extraterrestres de Jesús es explorada en éste libro y el autor incluso expande más la idea, obligando al lector a replantearse todo lo que hasta ahora daba como cierto…

Entre la lista de desastres apocalípticos, en ésta Segunda Parte podemos citar (ATENCION: Spoilers):

1 – El paso de tres asteroides cerca de la Tierra. El primero, trazando una estela de destrucción y devastación por el continente americano; el segundo, contaminando las aguas del océano pacifico, matando a toda vida animal allí, y el tercero, envenenando con arsénico las reservas de agua potables de varias naciones.

2 – Hambre y sequías en muchos países.

3 – Cenizas en suspensión en la atmósfera y la erupción de varios volcanes. También terremotos.

4 – Una plaga de langostas-escorpiones, cuya picadura provoca una ponzoña dolorosa.

5 – Un brote de violencia homicida descontrolada en Medio Oriente, por culpa de una suerte de “infección” del tipo las películas “REC” y “28 Semanas”.

…Y la lista sigue creciendo. En la siguiente novela, cabe esperar mucho más.

EN SINTESIS:

Indudablemente un libro impactante. Maravilloso. Una novela sobre el Fin del Mundo en la que su autor logra dar total verosimilitud a los hechos en ella narrados. La recomiendo ampliamente. ^^

¡Saludos a todos!

domingo, 24 de noviembre de 2013

A su imagen, de James Beauseigneur



Decker Hawthorne, editor de un modesto periódico local, y Harry Goodman, un escéptico profesor universitario, se unieron veinte años atrás para participar en un fascinante proyecto de investigación: verificar la autenticidad de la Sábana Santa. Ahora, transcurridos los años, los protagonistas vuelven a encontrarse. Goodman le revelará un secreto sobrecogedor: la Sábana contenía restos de células de ADN vivas e incorruptibles...

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

Un hecho tan polémico como cuestionable es la clonación, la duplicación genética de un ser humano por medios artificiales. Si a eso le sumamos el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, la polémica se agranda mucho más, hasta proporciones desmedidas…

Pero sin embargo la clonación de Jesús por parte de unas muestras de ADN dejadas en el Santo Sudario de Turín es solo una excusa para que James Beauseigneur, el autor de éste libro, nos hable de política internacional, religión y profecías apocalípticas que se cumplen.

“A su imagen” nos habla de Decker Hawthorne, un intrépido editor de un modesto periódico local, quien junto con el escéptico profesor Harry Goodman, asisten a un experimento con el Santo Sudario de Turín (la supuesta mortaja que envolvió el cuerpo de Cristo antes de su resurrección y en la cual habría quedado grabada una imagen suya). De ese experimento, el Prof. Goodman extrae restos de piel humana, células de ADN vivas e incorruptibles –pese al paso del tiempo– y con ellas hará algo impensado: dar vida a un clon de Jesús.

Bautizado con el nombre de Christopher, el clon crecerá y en los siguientes años de su vida alcanzará una posición de poder y de privilegio en la ONU envidiable, hecho que desencadenará de forma inesperada, como si un efecto de domino se tratase, una serie de sucesos que pondrán en peligro el orden mundial y traerán funestas –y apocalípticas– consecuencias.

Partamos desde la base: el asunto de la clonación de Jesús es controversial. Más lo es el hecho de que se intente una explicación científica a su vida, milagros y resurrección. El escéptico profesor Goodman cree que Jesús fue en realidad miembro de una avanzada raza de seres extraterrestres, quienes alguna vez visitaron la Tierra. Si con la clonación de Cristo no bastara, la estrambótica idea de su origen alienígena es tocada en las páginas de ésta gruesa novela de más de quinientas páginas, primera parte de una Trilogía, sin ir más lejos. Pero el tema, tan apasionante como polémico, pronto queda tapado por las parrafadas inmensas de política internacional que el autor pone en su historia. No se trata de un hecho fortuito; Beauseigneur conoce y mucho sobre los tejes y manejes de la ONU. Ha sido analista en materia de seguridad para la Agencia de Seguridad y hasta se presentó a elecciones en el Congreso yanqui allá por el 1980 por el partido Republicano. Entonces, no es extraño que casi todo el grueso de ésta novela de ciencia-ficción transcurra en el seno de la ONU…

Christopher –el clon de Cristo– acaba trabajando para éste organismo, un hecho totalmente fuera de sintonía con el Jesús original, quien compareciendo ante Poncio Pilato, dijera que “su reino no es de éste mundo”. Entonces, ¿¿Qué hace el duplicado del Mesías metido en política??

La respuesta llegará, más no aquí. En éste primer libro lo que tenemos antes que nada son muchos interrogantes y escenas de un Apocalipsis que comienza. Para variar, citaré algunos hechos apocalípticos que el lector hallara en éste libro (ATENCION: Spoilers):

1 – La destrucción del Muro de los Lamentos por parte de terroristas árabes y su subsiguiente represalia por parte de los judíos de la voladura de la Mezquita de Omar.

2 – La muerte instantánea de millones de personas en el mundo, como consecuencia de un hecho misterioso solo conocido como “El Gran Desastre”.

3 – La destrucción nuclear de Rusia cuando planeaba atacar a Israel.

4 – Una corta guerra atómica entre la India y Pakistán.

Como muestra, creo que no es poco. Las siguientes dos novelas (“El Nacimiento de una Era” y “Los Actos de Dios”) de la Trilogía abundan en muchísimos más detalles de éste Apocalipsis que comienza.

EN SINTESIS:

Libro más que recomendado. Solo equiparable a la genial “Saga del Apocalipsis” del Padre José Antonio Fortea. Al igual que en esa serie de libros, en esta Trilogía se analiza el Libro de las Revelaciones (o Apocalipsis) desde varios aspectos: político, social, religioso y humano. Y, por supuesto, la frutilla de la torta: Christopher, el clon de Cristo. ¿¿Es realmente Nuestro Señor renacido o esconde algo más?? Las respuestas, en breve. ^^

Saludos a todos.

martes, 12 de noviembre de 2013

El Mesías: El Niño Judío, de Anne Rice



Anne Rice abandona momentáneamente las historias de vampiros para adentrarse en la vida de Jesucristo, concretamente en los primeros años de vida de éste. La autora cede la palabra al propio Jesús, quien, con la voz de un niño de siete años, narra sus primeros recuerdos en Alejandría y su traslado, poco tiempo después y junto a su familia, a Nazaret. Es la primera parte de una trilogía que podría relevarse polémica: en un sueño, Jesús, el niño narrador, se encuentra con Satán.

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

…Y un buen día, Anne Rice abandono a los vampiros. Y lo hizo para, según palabras suyas, “escribir solo para el Señor”. Reconciliada definitivamente con el cristianismo, la antigua reina de las novelas de chupasangres se abocó de lleno a éste ambicioso proyecto de recrear la vida de Nuestro Señor Jesucristo en la que seria en un principio una trilogía sobre Su vida, Su obra y Su Ministerio sobre la Tierra. Todo ello una pretensión más que loable y muy impresionante, pero visto después el resultado, uno termina extrañando demasiado –como es mi caso– a la Rice de los viejos tiempos.

Seré franco, que ese siempre es mi compromiso con ustedes: éste libro no me gustó. Y la razón es sencillísima: es MALO.

Pero no es malo porque el tema a tratar por la autora sea Jesús, no. Muy por el contrario, Rice narró una historia de Dios Encarnado a mi juicio maravillosa en las paginas de “Memnoch, el Diablo”, mi novela favorita de las Crónicas de Vampiros. Luego de aquella genialidad, era de esperarse que su visión de Dios y de Jesús cambiara radicalmente cuando abandonara el universo de las crónicas y se adentrara de lleno en esta nueva etapa.

¿Qué es lo más triste que le puede ocurrir a una historia donde el mismo Jesús es el protagonista? Que sea una historia ABURRIDA. Que sea una historia carente de sentimiento. Que no conmueva a NADIE. Eso es lo que me pasó con éste libro en su momento y ahora, con su relectura, me vuelve a pasar. Cuando lo leo, no siento NADA. No siento el suave toque de la fe, de la esperanza, de la Divinidad, cosas que la autora pretendía, pero que no logró plasmar como debería.

La novela es la crónica en primera persona de Jesús, contada desde la tierna edad de siete años. Arranca con la Sagrada Familia volviendo a Nazaret desde Egipto y se regodea con descripciones pormenorizadas de la época, que están bien logradas –al fin de cuentas, es una novela histórica– pero cae en saco roto cuando se trata de enfocar la imagen de Nuestro Señor. Y es que, nuevamente y como en el caso del libro de José Saramago que comenté hace poco, este Cristo si bien es el Hijo de Dios, NO ES Dios Encarnado. De nuevo, tenemos a un Jesús que es más hombre que Dios y que para colmo de males, ejecuta pocos milagros. Rice se centra más en su humanidad y en la historia de su familia y su entorno que en sus milagros, que efectivamente, por ser Jesús chico deberían ser pocos, pero debería haberlos. Los Evangelios Apócrifos, por ejemplo, están llenos de milagros del Niño Jesús. Por el contrario, como se ha dicho, aquí en ésta novela, milagros lo que se dicen milagros, hay bien poco…

PERO, ¿Y LA PROMOCIONADA APARICION DE SATANAS?

Una de las cosas con las que nos venden la novela es el mencionado encuentro entre el Niño Jesús y Satán. El encuentro ocurre, pero es en sueños… y es lo más triste que jamás he podido leer en mi vida. Muy, muy pobre. El Satán que aquí sale no tiene nada que ver con el impresionante Memnoch de las Crónicas Vampíricas, solo por citar un ejemplo. Reducido a un triste papel, la parte del libro que debería ser impresionante no pasa de anecdótica.

EN SINTESIS:

El libro es malo. Rice arrancó su nueva etapa con el pie izquierdo y debo decir –porque lo leí- que en el siguiente libro, no mejora la cosa (El Mesías: Camino a Caná). Quizás por esta razón, la autora suspendió –al menos, hasta el momento y mientras escribo estas líneas no hay noticias– la conclusión de su “apasionante” trilogía y se dedicó a historias de ángeles que, horror de los horrores, tampoco conmueven a nadie. Una pena. Lo que debería haber sido una explosión de fe y de esperanza, algo revelador y más que nada, entretenido, solo se convierte –mediante estas páginas– en un sopor insufrible.

Saludos a todos.  

sábado, 9 de noviembre de 2013

El Evangelio Según Jesucristo, de José Saramago



José, en lugar de ser un carpintero sin ningún tipo de inquietud es recreado por el autor como un personaje complejo y fascinante, atormentado por la culpa y el arrepentimiento por haber preferido salvar a su hijo antes que alertar a la población sobre las intenciones de Herodes. El Evangelio según Jesucristo, que tanto sorprendió al mundo católico, presenta una visión mundana de los hechos relativos al Nazareno: las circunstancias de su nacimiento, los primeros interrogatorios a su madre, los encuentros con ángeles y demonios, el descubrimiento del amor junto a María de Magdalena, los diálogos existenciales y la angustia por saber cuál es el verdadero sentido y función de su existencia ante los ojos de Dios...

SOBRE EL AUTOR: 

José Saramago nació en Azinhaga (Portugal) en 1922. Antes de responder a la llamada de la literatura trabajó en diversos oficios, desde cerrajero o mecánico, hasta editor. En 1947 publicó su primera novela, Tierra de pecado, ahora reeditada en Portugal, coincidiendo con los cincuenta años de su aparición. Pese a las críticas estimulantes que entonces recibió, el autor decidió permanecer sin publicar más de veinte años porque, como él afirma ahora «quizá no tenía nada que decir». Sin embargo, a finales de los sesenta se presentó con dos libros de poemas: Os poemas possiveis y Provavelmente alegría (parte de un ciclo que completaría en 1975 con O ano de 1993). Puede que la demorada publicación de sus textos sea el motivo por el que numerosos críticos lo consideran un «autor tardío». Y quizá sea cierto, aunque ello en modo alguno vaya en contra de una cuestión mucho más importante: Saramago es dueño de un mundo propio, minuciosamente creado, libro a libro, y su obra lleva muchos años situándolo en el primer plano literario de su país. Ya sus primeras publicaciones en prosa -Manual de pintura y caligrafía (1977) y Alzado del suelo (1980),- lo acreditan como un autor de indiscutible originalidad, por su controvertida visión de la historia y de la cultura.
No obstante, la celebridad y el reconocimiento a escala internacional le llegan con la aparición en 1982 de su ya legendaria novela Memorial del convento, a la que siguió El año de la muerte de Ricardo Reis. En esta última, su precisa y sentimental indagación del universo de Fernando Pessoa -a través de uno de sus heterónimos- se convierte casi de inmediato en una obra «de culto», que cruza todas las fronteras. El trabajo narrativo de José Saramago goza desde entonces de una admiración sin límites, que cada nuevo título va confirmando: La balsa de piedra (1986), Historia del cerco de Lisboa (1989), El evangelio según Jesucristo (1991), Casi un objeto (1994), Viaje a Portugal (1995) o Ensayo sobre la ceguera (1996). Todos estos textos -que suscitan tantos elogios como reñidos debates- consagran a José Saramago como una de las principales figuras de la literatura de este siglo.

Distinguido por su labor con numerosos galardones y doctorados honoris causa (por las Universidades de Turín, Sevilla, Manchester, Castilla-La Mancha y Brasilia), José Saramago ha logrado compaginar sus viajes y su labor literaria con su amor a Lisboa y sus estancias en Lanzarote, lugares en los que reside alternativamente y donde lleva adelante su búsqueda artística de todo aquello que la historia no recoge, sustrayéndolo al conocimiento del hombre. Algo que señala con justificada reiteración en Cuadernos de Lanzarote, verdadera autobiografía espiritual donde Saramago subraya las líneas maestras que guían su escritura.
Ha recibido el Premio Camoes, equivalente al Premio Cervantes en los países de lengua portuguesa.

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

“En el Principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”

Juan 1:1

Con estas bellas palabras se inicia el Evangelio según San Juan, palabras fieles que declaran de a primeras una de las más grandes verdades doctrinales bíblicas –mal que le pese a los Jehovistas, tan negadores de ella –, la Trinidad, esto es un solo Dios, Tres Personas. Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Los tres, en suma, un solo Dios. Hecho que ha tenido a mal traer a tantos teólogos durante cientos de años. Mucha gente no puede entender cómo tres personas pueden formar un solo Dios; es comprensible, puesto que quienes deberían enseñar bien el concepto religioso a veces fallan a su tarea de hacerlo.

Como sea, todo esto no es más que una simple introducción para hablarles del libro que he acabado de leer, “El Evangelio Según Jesucristo”, del autor portugués José Saramago

Empezare diciéndolo a secas: el Cristo de ésta novela NO es Dios Encarnado. Es el Hijo de Dios, sí, pero NO es Dios Encarnado. ¿Qué donde está la diferencia? Ah, pues hay una diferencia y es muy grande…

La novela es una bellísima reconstrucción de la época bíblica del Nuevo Testamento. Nos cuenta la historia de Jesús –la cual todos creo que conocemos– desde otra óptica, la óptica del mismo Cristo (de ahí lo de “Evangelio de Jesús” del titulo). Desde antes de su nacimiento, su Concepción, hasta su Ministerio, su Pasión y su Muerte. Tristemente, la novela obvia su Resurrección, el milagro más hermoso de todos, puesto que con ella Cristo venció a los Poderes del Mal, pero bueno, dado el tono de cómo el autor encaró está historia, creo que es justo que acabe con la Crucifixión nomás.

Obviamente, el Evangelio de Saramago es una historia diferente en algunos aspectos con la clásica que conocemos de la Biblia. Éste Jesús es Hijo de Dios, pero es más hombre que Dios. Vive una vida primero con su familia en la Palestina de aquella edad antigua y a medida que va creciendo, aparecen los consabidos poderes, pero la lectura de ésta novela es más profunda de lo que parece…

Como he dicho, el Cristo de Saramago es más hombre que Dios. Sufre y siente como sentimos nosotros y tiene las mismas dudas y creencias –más o menos– que nosotros. Tiene entre muchas otras cosas, varios trabajos bastante normales, siendo el primero carpintero, puesto que José, su padre adoptivo, le ha enseñado a medias el oficio; luego es pastor de cabras y ovejas y más tarde, pescador. Todo, antes de que se inicie su Ministerio propiamente dicho.

Pero como decía más arriba, éste Cristo no es Dios Encarnado, y ahí hay una gran diferencia. En el credo, decimos que “Dios bajo a nosotros, se revistió de carne y de mortalidad, para padecer por nuestros pecados”. El Jesús de aquí, de la novela, no tiene mucho que lo distinga de los hijos de los dioses paganos, en cuanto a concepción. De hecho, la novela, lo que tiene, es una desvalorada imagen de Nuestra Señora, la Virgen Maria. Si bien en la época en la que está ambientada la novela, las mujeres no eran tenidas en muy buenas consideraciones, la trama de ésta historia tampoco la tiene en buena consideración, más allá de ser la madre de Nuestro Señor. De hecho, podríamos decir que la relación de Cristo con su madre aquí es de cierta tirantes

Ah, pero no es la única cosa que difiere con los evangelios que todos conocemos. También salen algunas cuantas cositas bien cambiadas, como por ejemplo el asunto de Maria de Magdala –o Maria Magdalena–… Con sumo pesar, vuelvo a observar que, de nuevo y por quincuagésima vez la ponen teniendo un romance con Jesús (hecho controversial, por el cual mucha gente se enojó con el autor del libro).

A ver, ¿Cuándo le entrara a la gente en la cabeza que Maria de Magdala NO fue una prostituta? La gente siempre cae en el error de confundir a la Mujer Pecadora que los judíos iban a apedrear con Maria Magdalena. O peor, la confunden con Maria de Betania (hermana de Marta y de Lázaro, los mejores amigos de Jesús). Lo cierto es que Maria de Magdala fue una fiel seguidora de Nuestro Señor, de quien, como dice la Biblia, Él sacó de ella siete demonios. Punto. No se habla de que fuera prosti, perdónenme el lenguaje. Y ni siquiera que tuviera un romance con Él. ¡Si ni siquiera en los Evangelios Apócrifos sale tal cosa!

Nunca entenderé el porque del morbo de algunas personas de querer emparejar a Jesús con la Magdalena. Creo que lo único que puedo pensar es que es cosa del Diablo…

Como fuere, y volviendo a la novela, el Jesús de sus paginas tiene un romance con Maria de Magdala, aunque es cierto que es un romance puro. Es decir, la Magdalena –la de la novela, de ella hablamos– ejerce el oficio más viejo del mundo hasta que se topa con Jesús, luego, lo abandona para siempre, enamorada claro ésta de él.

…Y como esto, hay muchas cosas que el autor cambió, con respecto a la historia que todos conocemos de la Biblia, para hacer de su Cristo, ya lo he dicho y no me cansaré de repetirlo, más hombre que Dios.

EL MOMENTO CLAVE DE ÉSTA HISTORIA:

Hay una bisagra en la biografía de éste Jesús de Saramago y es cuando se encuentra cara a cara con Dios, sobre una barca en el mar de Galilea. Un capitulo impresionante, donde finalmente un Dios corporizado le revela a Su Hijo qué espera de él y cuál ha de ser su función. Lamento decir que el Dios de la novela es un Dios severo, ajeno a la Humanidad, y que solo dese agrandar su credo. Es decir, lo que le revela a Su Hijo es que ha sido creado con el fin de extender su credo hasta los confines de la Tierra para gloria personal.

Dios crea el Cristianismo no para la salvación de las almas, sino para agrandar su poder, su gloria personal. Unos fines egoístas en los que también sale beneficiado, en segundo plano el mismísimo Diablo, personaje secundario de ésta novela, quien aparece corporizado como un pastor de cabras y de ovejas, cuando el Cristo de ésta historia se dedica de lleno –antes de iniciar su Ministerio– a este oficio.

Una de las partes más impresionantes es cuando Jesús quiere conocer el futuro y le pide a Dios que le cuente en qué acabara esta historia religiosa. Y Dios lo hace. Le muestra el futuro a Jesús, un futuro sangriento, lleno de guerras santas y de martirios… de muerte y destrucción, todo en el nombre del Señor.

Difícilmente comparta la visión de Saramago de que el Cristianismo más que salvar almas solo haya servido –y sirva– para su perdición. Lo siento, soy católico, soy creyente, no puedo compartir una visión tan pesimista que, por otro lado, es la misma que suelen emitir los usuales detractores de la Iglesia. Nada nuevo bajo el sol, pongamos.

UNA ÚLTIMA COSA, ANTES DEL FINAL: 

La novela es, pese a todo, muy buena, pero hay algo que me chirría. Y es la inexistencia de los guiones de diálogos. Saramago mete diálogos en la novela, pero, curiosamente, no respeta el estilo literario que debería ser usado, esto es, a cada dialogo le antecede el guión de dialogo. No solo eso, no hay signos de exclamación o de pregunta. Éste hecho –me consta que adrede– solo sirve para entorpecer la lectura de la novela. Si lo que Saramago quería era componer un libro escrito al estilo de los evangelios bíblicos, incluso en ellos ha debido que ponerse en orden los diálogos, las preguntas y las exclamaciones. Que la novela escrita por un Premio Nóbel de Literatura carezca de todo esto, solo hace que me de cierta vergüenza ajena, pero ya ven, así son las cosas. Si yo llego a escribir con estos imperdonables horrores de ortografía y literatura, me crucificaran peor que al Cristo del libro. Lo hace José Saramago y dicen: “¡Genio! ¡Maestro!”

Sip. Es injusta la vida.

EN SINTESIS:

Les recomiendo ampliamente éste libro. Más allá de todo es una preciosa reconstrucción de la época bíblica. Eso sí, no esperen encontrar al verdadero Jesús entre sus paginas. Encontraran una versión de Cristo, claro, una versión personal, pero decididamente, no el Cristo de la Biblia, el VERDADERO, al menos, para los que nos ufanamos de ser creyentes.

Saludos a todos

“Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen…”

Lucas 23:34