martes, 29 de octubre de 2013

La Biblia: El Libro del Pueblo de Dios



“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ella tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí (Jesucristo)”

Juan 5:39

Bueno, cabe aclarar antes de comenzar una advertencia: si el tema no les interesa, siéntanse libres de saltárselo. Yo suelo comentar sobre casi todos los libros que voy leyendo por acá, y hoy me dieron ganas de hablar del Libro por antonomasia, la Biblia, la Palabra de Dios. Éste post responde a un modo de rectificar lo que hasta el momento venían siendo lecturas poco recomendables para el alma y la mente de un cristiano. Planeo que sean tres post, hablando sobre libros de ésta temática. El primero es éste, y va dedicado al Libro de Libros.

Como uno nunca puede saber cómo es la persona que va a leer esto, lo aclaro de antemano para disipar dudas: soy creyente, soy católico, soy cristiano. ¿Tú no lo eres? Lo lamento mucho. En verdad. Igualmente, nunca es tarde para rectificar y abrazar la Palabra del Señor, pero si no lo sientes en verdad, pues ni modo. Vivimos en Democracia y el disenso es algo inevitable.

Hecha la aclaración y puntualizando nuevamente que de lo que voy a hablar es de la Biblia, invito al que quiera seguirme en estos párrafos lo haga. Pero que sea libremente. Nadie esta obligado a nada… ni siquiera a compartir mis puntos de vista, que desde ya aclaro que son todos personales.

Bien, lo dicho: la Biblia.

Se sabe que la Biblia consta de dos partes: el Antiguo Testamento, casi todo escrito en hebreo (39 libros en la mayoría de las ediciones: 5 libros del Pentateuco, 12 libros históricos, 5 libros poéticos y 17 proféticos), y el Nuevo Testamento, en griego (27 libros: 4 evangelios, los Hechos de los Apóstoles, 21 epístolas y el Libro de las Revelaciones, o Apocalipsis, que es como más seguramente lo conocen). En concreto, en casa tenemos tres Biblias…

La primera es una edición de la Fundación Palabra de Vida. Es una Biblia gruesa de tapas duras color marrón, con anotaciones en los márgenes inferiores y notas introductorias a los diferentes libros. Es una Biblia de corte eclesial, de hecho, está diseñada para los sacerdotes católicos, puesto que es bien completa y muy detallada. La compró mi madre hace muchísimos años y luego, me la regaló a mí. Ésta traducción de las Sagradas Escrituras es una de las mejores que he comprobado, puesto que su lenguaje es fluido y las referencias –explicadas por los encargados de la edición, sacerdotes y teólogos acreditados– hacen de su lectura una lectura amena y entretenida. Sí, sé que decir que una Biblia es entretenida puede resultar a muchos exagerado, pero no es así. Una vez que estas familiarizado con el texto y su entorno, la cosa fluye más fácil. Sin duda alguna, es de las tres que tengo, la mejor Biblia, aunque el mensaje en el fondo en las tres es el mismo: es Dios hablándole al hombre y otorgándole Su mensaje.

La segunda Biblia que obra en mi poder en realidad es un Nuevo Testamento, editado por las Sociedades Bíblicas en América Latina, una edición vieja. De hecho, se la regaló a mi familia una vecina católica que ya no vive más entre nosotros. Es una Reina-Valera en Versión Popular, con lo cual el lenguaje empleado para su traducción es sencillo y fácil de abordar. Me ha servido un montón, tanto ésta como la anterior traducción, para mis relatos, cuando tenía que buscar material bíblico para respaldar o construir algo. Ésta Biblia tiene el subtitulo de “Dios Llega al Hombre”, subtitulo que le viene como anillo al dedo. La única pega que tiene es que, obviamente, es solo el Nuevo Testamento. Es decir, la parte de los Evangelios, el Libro de los Hechos, las epístolas y el Apocalipsis. Pero para su tarea evangelizadora, ésta Biblia sirve y mucho. Es de tapa blanda, ajada y paginas amarillentas desgastadas por el uso durante años, pero el texto sigue integro.

Finalmente, la tercera Biblia que obra en mí poder es una traducción no exenta de controversias que viene directamente de los Testigos de Jehová, cuando durante al menos dos años -como mínimo-, estuve con ellos “estudiando” la Palabra de Dios. “Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras”, se llama. Lamento decir de ésta Biblia que es una traducción amañada, con texto cambiado a gusto y placer de las autoridades de la Sociedad Atalaya. Está hecha así a propósito, por cierto, para avalar ciertas creencias erróneas de la secta. Y para colmo de males, hay muchos libros del Antiguo Testamento que faltan…

Los Jehovistas usan mucho esta traducción y es triste ver que ésta gente cree que esa es la única Biblia bien traducida, cuando en realidad vemos que está plagada de errores y horrores literarios. Empero el peso de la misma Palabra de Dios reluce y lo hace con tal fuerza e intensidad que ni la hábil manipulación Atalayista puede cambiarlo. Se nota el mensaje de Dios detrás de las palabras cambiadas o acomodadas por la secta, una traducción que, de hecho, no tiene autor, siendo solo comúnmente atribuida a un tal “Comité de la Traducción del Nuevo Mundo”, un titulo por demás sospechoso para un oscuro grupo de personas que no sabemos cuánto conocimiento de hebreo antiguo ni de griego clásico tienen.

En fin, que me voy por las ramas…

Las tres Biblias –las tres traducciones– forman en su conjunto un panorama donde Dios nos habla, de alguna forma u otra, a los hombres. Partamos de la base de que yo creo que la Biblia es inspirada. Esto es: escrita por hombres, pero inspirada por Dios. Y es que si no lo creyera así, no podría estar hablando de ella de la manera en que lo estoy haciendo.

En las páginas de la Biblia encontramos muchas cosas. Historias increíbles, sabios consejos, leyes antiguas, aliento, fe y esperanza... Me seria difícil decirles cómo deben ustedes, si así lo quisieran, leer sus Biblias. Me sentiría tentado en decirles que empezaran por el Nuevo Testamento, al fin de cuentas es la parte que nos compete a nosotros, los cristianos –la vida y obra de Nuestro Señor Jesucristo– pero lamentablemente esto seria erróneo. Hay cosas del Nuevo Testamento que solo puedes entender si lees el Antiguo. Y es que el Antiguo se justifica en el Nuevo y el Nuevo halla su complemento en el Antiguo. Dios, artífice último de ello, así lo ha dispuesto.

Hay quien dice que la Biblia es un libro pasado de moda. ¿Pasado de moda? Le recuerdo al que así piense que el libro es el más traducido en la historia de la humanidad. Desde hace más de dos mil años. Siempre va usted a encontrar una Biblia en alguna casa… y si no la encuentra, es una pena, pero seria raro. ¡Si hasta en los hoteles hay Biblias! Bueno, no en todos, pero en la gran mayoría siempre hay algún Nuevo Testamento.

La Palabra de Dios no necesita pruebas de su origen divino para el creyente. Para el que no lo sea, fíjese en la durabilidad del libro. Hay cientos de obras literarias que pasaron el olvido… millones, quizás. La Biblia sigue ahí. Como Dios, sigue ahí. Esperando a que usted la lea, esperando a que tú, querido lector, tal vez algún día decidas asomarte a ella y echarle un vistazo.

Pruébalo. No pierdes nada. ¿Quién sabe? Quizás lo le leas te guste. ^^

“La Palabra de Dios es viva y eficaz, y mas cortantes que cualquier espada de doble filo: ella penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la medula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”.

Heb. 4:12

viernes, 25 de octubre de 2013

Exorcística, de J.A. Fortea



El libro Exorcística, en el que el sacerdote español José Antonio Fortea describe los detalles y las cuestiones esenciales del rito del exorcismo.

En declaraciones a ACI Prensa, al presentar su libro, el P. Fortea señaló que “Exorcística nació como un apéndice a Summa Daemoniaca. Es decir, una vez sabidas todas las cuestiones esenciales, era el momento en el que uno podía ir a conocer las cuestiones de detalle”.

El famoso exorcista español señaló que “especialmente feliz me parece el primer capítulo de Exorcística. En este capítulo,” indicó, “se concentra del modo más sintético posible, la experiencia de tantos años de exorcismos.” En Exorcística se explica una verdadera teología del cuerpo en relación al tema de la posesión demoníaca.

“En esta obra, también se analizan asuntos como las prácticas de la Nueva Era, o el exorcismo en otras religiones”, dijo.

El P. Fortea recomendó esta obra como de gran utilidad para sacerdotes exorcistas.

MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO:

Tal y como lo prometí en mi anterior post, este es el ultimo libro sobre el exorcismo que voy a leer (o que he acabado de leer) antes de dedicarme a la lectura de otros géneros y temáticas. Por el momento, al menos, y hasta tener más fortaleza espiritual, que es lo que se necesita para seguir encarando este asunto tan delicado. Apasionante, sin duda, pero delicado al final de cuentas.

…Y no podía ser de otra manera, el libro que ahora voy a comentar y recomendarles pertenece a mi autor favorito en la materia, un escritor –y una persona– que le será habitual al lector & seguidor de éste blog: el Padre José Antonio Fortea.

“Exorcística” es un suplemento complementario de “Summa Daemoniaca”, aquel fastuoso compendio escrito por el Padre Fortea que versaba sobre demonología, casos de posesión y exorcismos. Al igual que en la obra precedente, en esta se tocan temas tan diversos tales como la manera de obrar del sacerdote exorcista en su ministerio, la psiquiatría y el fenómeno de la posesión, y un montón enorme de datos sobre el satanismo, la brujería, la magia y demás cuestiones tanto de índole teológicas, como angélicas y demoníacas, pasando incluso por las eclesiales.

En síntesis, es un libro muy, muy bueno y muy completo. Muy bien fundamentado por las Sagradas Escrituras, la Palabra de Dios, pilar fundamental que el Padre Fortea usa en todos sus escritos. Lo recomiendo ampliamente.

Saludos a todos.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Se me fue de las manos…



Confieso que éste post va a ser lo mas anticlímax que hay, pero me siento impelido en la urgencia de realizarlo. La imagen de cabecera de ésta entrada es una representación simbólica del Espíritu Santo, como Luz Divina que emana de Dios. Y es que, justamente, necesito más que nada de Su Iluminación ahora, que me he empantanado en el farragoso camino de lecturas poco recomendables para quien se afana de ser católico y cristiano.

El lector habitué de éste blog, se habrá dado cuenta de que prácticamente las ultimas entradas están todas relacionadas con libros que hablan de exorcismos, demonios y posesiones diabólicas. Si bien el tema me parece realmente apasionante, también creo que es mas sano no obsesionarse tanto por él. Por esta razón, y porque necesito con urgencia recuperar mi comunión personal con el Señor, es que aviso y advierto a todos los lectores & visitantes de éste blog que sobre esta temática en particular, solo habrá un post más, para después sí, abandonarla totalmente –al menos, no voy a volver a tocarla hasta sentirme con la fortaleza de fe que solo puede dar la oración y la contemplación de Dios que ofrecen las Sagradas Escrituras y otros escritos más edificantes, o menos peligrosos–. Dicho lo cual, sigue siendo mi mas ferviente deseo que sigan acompañándome como de costumbre, con comentarios y opiniones sobre todo lo que voy poniendo por aquí…

Antes de despedirme de momento, voy a rezar dos oraciones –espero no les moleste– a modo de “exorcismo” personal, para limpiar un poco éste blog de tanta temática que tiene como protagonista a “Ustedes Saben Quien” (no, no Lord Voldemort… me refiero al tipo de los cuernos y las pezuñas, je). Si no les interesa, se pueden saltarse esta parte. Sin embargo, es mi deseo que dichas oraciones también puedan llegar a ustedes y bendecirlos. Que Dios mismo los bendiga. En un mundo tan violento como el nuestro, ¡que bien que viene la bendición del Señor, para purificar nuestras almas!  

“Padre Nuestro, que estas en los cielos, santificado sea Tu Nombre, venga a nosotros Tu Reino, hágase Tu Voluntad, así en la Tierra como en el Cielo. El pan nuestro de cada día dánoslo hoy, y perdónanos nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden, y no nos dejas caer en la tentación, más libranos del mal. Amen”

“Dios te salve, Maria, llena eres de Gracia; el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa Maria, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amen”.

Y por ultimo, no menos importante, una tercera oración, aun más bellísima que las otras dos que acabo de citar:

“Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amen”

Saludos a todos.

martes, 22 de octubre de 2013

Posesión, de Thomas B. Allen



MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO:

Si ha habido un caso muy sonado dentro de la historia moderna de la posesión diabólica, ha sido el Caso Mannheim, suceso acaecido a finales de los años 40 del siglo pasado en los Estados Unidos, y que sirvió como base para la novela y la película de “El Exorcista”.

El libro que nos ocupa cuenta la historia de esa posesión y su subsiguiente exorcismo. Su autor se llama Thomas B. Allen y para éste trabajo de reconstrucción histórica toma como fuentes los numerosos testimonios de testigos presenciales del fenómeno, entre ellos, varios sacerdotes jesuitas, quienes asistieron al exorcismo.

El libro, si bien está muy bien escrito, adolece de una mejor narración en varias partes. Es como que a su autor solo le importara hacer un repaso somero del caso, pero apenas deteniéndose en los detalles concretos, limitándose a divagar por otras cosas.

Efectivamente, hay varios baches insalvables en la historia y esto se debe a que la Iglesia Católica en su momento prohibió dejar datos concretos del exorcismo a conocimiento del  público. Recién se conoce desde hace algunos pocos años la verdad sobre la lucha que sostuvieron durante semanas varios sacerdotes católicos contra el Diablo.

Pero convendría bien especificar sobre lo que estamos hablando, para que se entienda…

El poseído fue un niño; Robert Mannheim era su nombre. Era de familia luterana y católica. El horror empezó para el chico gracias a una tía aficionada al espiritismo y su tablero Ouija. Ese dato, que no es menor, seria el que desataría la posesión. Le seguirían los clásicos síntomas del poseso: enorme fuerza física, el hablar en lenguas desconocidas (o muertas), y un interminable despliegue de “efectos poltergeist” (sillas que se mueven solas, cajones que se abren, muebles corridos de lugar, etc) que en su conjunto, acabarían por crispar a todos.

El exorcismo de Robbie duró mucho tiempo. Durante todo ese tiempo, los curas rezaron por él y le suplicaron a Dios por su liberación. Finalmente ésta ocurrió y de una manera asombrosa: merced a la misma intervención Divina, haciéndose presente, de alguna manera u otra, el arcángel San Miguel, quien echaría al Demonio fuera del muchacho para siempre.

Como decía antes, el libro es bueno, pero adolece de detalles concisos en ciertas partes. Hay partes de la narración que faltan y otras, bien, están suavizadas a propósito. Me imagino que para no herir sensibilidades entre los lectores. En esencia, las preguntas que deja abierta éste libro son: ¿Por qué Dios permitió que todo esto aconteciera? ¿Por qué dejó que el espanto invadiera el cuerpo de un niño inocente y atormentara con ello a su familia?

La respuesta que yo hallo es la siguiente: para dar testimonio de fe.

Testimonio real de las acechanzas del Demonio y de cómo el poder de Cristo es capaz de plantarle cara y vencerlo. Sí, hubo un gran sufrimiento para ese niño y esa familia. Sí, hubo padecimientos y desvelos durante horas y horas de la noche mientras Robbie, poseído, eructaba improperios y obscenidades, durante semanas enteras… pero al final, Dios ganó esa batalla. Y de nuevo, con esto se nos enseña que el sufrimiento, en última instancia, nos santifica.

Como el patriarca Job en el Antiguo Testamento, padecemos enormes tormentos por culpa del Diablo, pero si mantenemos la fe firme, Dios nunca va a abandonarnos. Cristo siempre va a estar con nosotros, hasta el último momento, sosteniéndonos de la mano. Y podemos estar seguros de que junto a Él, nada debemos temer, puesto que saldremos victoriosos.

EN SINTESIS: ¿LIBRO BUENO?

Sí. Pese a que la forma de narrar la historia de éste caso quizás no sea de las mejores, es un muy buen libro. Lo recomiendo, básicamente, para aquel que quiera acercarse al verdadero caso de posesión demoníaca tras la película y la novela del Exorcista.

¡Saludos a todos!

PD: Como ultimo dato curioso, añadiré que el libro fue reeditado en edición de bolsillo revisada en el año 2000 para coincidir con el lanzamiento de una película hecha para el cable -Poseído (película del 2000)- protagonizada por Timothy Dalton como el padre Bowdern, el sacerdote principal que llevó a cabo el exorcismo. La película se mantiene cercana a los hechos expuestos en el libro de Allen en su mayor parte, pero añadiendo, como no podía ser de otra manera, algunos sustos cinematográficos.

miércoles, 16 de octubre de 2013

El Exorcista, de William Peter Blatty



El terror comenzó tan discretamente que al principio pasó inadvertido.
Pequeñas molestias en Regan, para las cuales Chris MacNeil, actriz y madre, encontraba fáciles explicaciones.
Los cambios operados en la niña fueron también tan graduales que Chris, ocupada en la filmación de una nueva película, tardó bastante tiempo en notar cuánto se había modificado el comportamiento de su hija. Parecía como si Regan hubiera sido invadida por una personalidad diferente. La casa misma se sentía densa y daba la sensación de contener una presencia maligna. ¿Era posible que anduviera suelta una fuerza demoníaca?
Si los médicos y la psiquiatría no ayudaban, ¿el exorcismo podría ser la respuesta?
La Iglesia había sido profundamente escéptica acerca de la posesión diabólica, pero la vida de Regan estaba en juego y eso significaba que había llegado el momento para ese implacable rito que une a exorcista y demonio en duelo mortal.

Esta novela aterradora vendió millones de ejemplares y fue llevada al cine con un éxito formidable.

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

Al fin después de tanto tiempo de haberlo prometido, finalmente hoy es el día… hoy toca hablar acerca de “El Exorcista”, la aterradora novela de William Peter Blatty.

Sin duda, ¿Quién no conoce la historia del Exorcista? Una niña poseída por el Demonio, dos sacerdotes dispuestos a sacarle el Diablo de adentro –literalmente– y una madre afligida por el destino de su hija. El eterno combate de las fuerzas del Bien contra el Mal, en más de doscientas paginas…

Todo mundo conoce esta historia. O, al menos, cree conocerla. La gran mayoría tuvo su primer contacto con ella gracias a la fiel adaptación cinematográfica hecha por Hollywood por los años setenta, con Linda Blair haciendo de poseída y Max von Sydow como el Padre Lankester Merrin, uno de los curas exorcistas. Una gran película de terror, sin duda. Sin embargo, palidece un poco ante la novela de Blatty, fuente original de todo.

William Blatty tiene de por sí una forma de narrar bastante impresionante. Para nada te deja indiferente su estilo narrativo: sufres y te angustias junto a Chris MacNeil, la madre de Regan… te aterras cuando el demonio habla a través de la niña y acompañas a los sacerdotes Merrin y Karras al ritual del exorcismo como si realmente estuvieras allí. Nunca, insisto, nunca dejas de sentir nada.

En gran medida, parte del acierto que acompaña a la fluida narración de Blatty está en la traducción al español de la edición de la novela que obra en mi poder, hecha por Emecé. Digamos que cuando Regan –poseída– insulta, lo hace de enserio y la traducción no se anda con chiquitas. Creánme, insulta muy fuerte. Si usted cree que lo ha oído todo en cuanto a insultos, debería ver lo que es esta niña de doce años diciendo las barbaridades, improperios y blasfemias que el autor del libro le hace decir. Muy, muy fuerte.

El otro punto destacable de la novela es el demonio en sí mismo. Y he aquí una pequeña (gran) diferencia entre la novela y la película. En la película, quien se posesionaba de Regan era Satanás, el Diablo, a secas. En cambio, en la novela el demonio es Pazuzu, una antigua deidad demoníaca asiria de aspecto feroz, con un oscuro pasado relacionado con el personaje del Padre Merrin. Y es que Pazuzu y Merrin tuvieron con anterioridad a estas paginas un enfrentamiento –nunca narrado en su totalidad, mencionado solo al pasar en la novela y visto finalmente en la precuela que Hollywood hizo, “El Exorcista: El Comienzo”, en el 2005–, y aquí vuelven a verse las caras en la batalla definitiva.

Otro dato que no es menor, está en el personaje del detective de policía Kinderman, un secundario de apoyo en esta novela que tendría peso propio y protagonismo en su secuela (“Legión”, escrita también por Blatty y “El Exorcista III”, en los cines). Kinderman es uno de esos aciertos literarios que brilla con luz propia por su cuenta. Un personaje muy delicioso y muy bien logrado.

EN SINTESIS: ¿LA RECOMENDARIAS?

Mucha gente que no sabía lo que era un exorcismo tuvo un vistazo gracias a esta novela y la película. Obviamente, los casos reales de posesión si bien no son tan extraordinarios como los que aquí se citan, sí son igual o peor de aterradores. Sí, recomiendo ampliamente esta novela. Más allá de la temática de terror entre sus páginas, la narración es excelente. ¡Da gusto leer un muy buen libro como éste!

¡Infernales saludos para todos! ^^

PD: Obra de mi fanatismo por la saga de “El Exorcista” he escrito un solo Fanfiction basado en ella. “El Exorcista: Revelaciones”. Lo pueden hallar en éste mismo blog. Viene a ser como la “Secuela No-Oficial” del film hollywodense. También se los recomiendo. ;)

jueves, 10 de octubre de 2013

Summa Daemoniaca, de J.A. Fortea



Summa Daemoniaca es el tratado más completo sobre demonología que existe actualmente en la Iglesia católica. Escrito en pleno siglo XXI, y desde el punto de vista de la Iglesia, ya que su autor es sacerdote, expone cuanto se conoce acerca de la naturaleza del diablo, el infierno, la posesión diabólica, el exorcismo y todos los temas relacionados con estos poderes de las tinieblas. José Antonio Fortea ha conseguido abarcar en una sola obra todas las cuestiones relativas al demonio de un modo completo y exhaustivo. Después de doce años de trabajo, y tras entrevistar a centenares de exorcistas de todo el mundo, el resultado es el trabajo más serio y profundo sobre la parte tenebrosa de la Creación, que puede ser utilizado tanto en seminarios como en universidades y por todos aquellos que quieran conocer más de cerca la figura demoníaca.

MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO: 

Confieso que es la segunda vez que leo éste libro. La primera vez lo hice como al pasar. No conocía todavía al Padre Fortea. Ahora que lo conozco más profundamente – a él y a su obra – la segunda lectura no podía dejar de ser más centrada e intensiva. Y así fue. Y de nuevo, me tengo que sacar el sombrero ante el Padre, puesto que ha concebido en esta ocasión una obra literaria monumental

“Summa Daemoniaca” es, como su nombre lo indica, un compendio, una profunda investigación (muy intensiva) por parte del Padre Fortea del mundo de los demonios. Cuestiones tales como sus orígenes, hasta donde llega su poder e influencia, cómo son, cómo pueden posesionarse de los hombres, cuales son sus tácticas y limites, etc, etc… Además, es un análisis sobre cuestiones bíblicas tales como el Diablo, las Tentaciones, el Pecado y el Mal y su influencia a lo largo de la Historia Humana. Incluso, es también un practico manual para sacerdotes exorcistas, en el cual se citan punto por punto los pasos a seguir en éste complejo ritual de liberación. Y la frutilla de la torta: auténticos casos de posesión. Cada uno numerado y detallado, contándonos en primera persona el enfrentamiento más duro que un Hombre de Fe puede padecer, el enfrentamiento cara a cara con el Demonio.

Las fuentes del Padre Fortea utilizadas para confeccionar ésta monumental obra teológica (o demonológica, habría que decir) son variadas, siendo la primera de ellas –y la principal– las Sagrada Escrituras. Nunca mejor empleada la Palabra de Dios para apoyar cada uno de los puntos explicados y analizados en éste libro, el cual no voy a dudar ni un instante en recomendárselo a todos ustedes.

¿La verdad? Muy buen libro, muy completo y por suerte y gracias a Dios, muy centrado.

¡Saludos a todos! ^^  

sábado, 5 de octubre de 2013

Releyendo un libro… ¿Adivinen cual?



Creo que la imagen de al lado lo dice todo. Después de pasar un agradable periodo leyendo las memorias del Padre Fortea, me tomo un descansito releyendo por ¿quinta vez? este genial libro, el cual he recomendado muchísimas veces y del cual ya les he hablado en varias ocasiones. Por lo tanto, solo me resta decir que nuevamente estoy leyendo mi crónica vampírica favorita y he aquí la reseña de la obra que en Wikipedia pueden hallar los más curiosos. La reproduzco a continuación:

“Lestat cree haber agotado la fuente del conocimiento y que sólo le queda vivir sus noches con la mayor placidez posible. Pero un ser oscuro le persigue, un ángel enorme, negro, con patas de macho cabrío. Es el mismísimo Diablo y su nombre es Memnoch. Quiere convertirlo en su principal aliado y lugarteniente para batallar contra Dios. Le mostrará un viaje en el espacio y el tiempo, por el cielo y por el infierno pasando incluso por el Via Crucis de Cristo hacia el monte del Calvario.

Mientras tanto, Lestat intenta cumplir la promesa que le hizo al fantasma de su última víctima. Lestat se siente abrumado por la promesa que ha de cumplir pero esta mas preocupado por que debe huir del gigantesco huevo del diablo.

Una historia de persecución divina y confusión para Lestat... Tiempo para darse cuenta de lo equivocado que estaba al destrozar las creencias de Armand.”

viernes, 4 de octubre de 2013

Memorias de un Exorcista, de J.A. Fortea



Sus páginas rezuman la sorprendente cantidad de vivencias de alguien que ha sentido el cielo y el infierno. Ha crecido en una pequeña localidad provinciana y ha recorrido las más grandes urbes de la civilización. Ha visto con tristeza el interior de las favelas brasileñas más paupérrimas y también sus pies han pisado las suaves moquetas blancas de poderosísimas casas. Alguien de una cultura enciclopédica al servicio de la Iglesia en uno de los campos más extraños que pueden existir: el de la demonología. Se trasluce en la obra un hombre renacentista al que le encargaron hacer una tesis sobre el exorcismo, y cómo esa tesis le cambió la vida. Su libro es una inmersión en el mundo de la Iglesia, en el mundo real del clero. Lejos de las obras de ficción, que nos presentan una imagen artificial del ambiente eclesiástico, sus memorias están plagadas de los infinitos detalles que ha ido anotando en su cuaderno de recuerdos. Todo lo cual hace de sus Memorias una obra veraz y bellísima. Con independencia de las creencias de cada uno, la obra supone la inmersión del lector en la mente y las vivencias de un intelectual al que los caminos de la vida le llevaron al sacerdocio. El padre José Antonio Fortea se ha convertido en uno de los más brillantes exorcistas del mundo, es considerado uno de los mejores demonólogos del momento.

MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO: 

¡Que difícil tarea esta, la de comentarles mi opinión sobre éste libro! Difícil, porque conozco al Padre Fortea personalmente –si bien no cara a cara, si por e-mails– y quiero (debo) ser justo para con él y su obra, de la cual me he convertido invariablemente en fanático. Sin embargo, debo ser justo y dar mi parecer; contar lo bueno de éste libro suyo, pero también contar lo malo (que no es mucho, afortunadamente). Es un compromiso tácito que tengo para con ustedes, los lectores & visitantes asiduos de éste blog.

Dicho o cual, aquí vamos….

“Memorias de un Exorcista” es la autobiografía, escrita en primera persona, del sacerdote español José Antonio Fortea, experto demonólogo, teólogo y exorcista. Es un repaso de su vida, iniciándose con su infancia en su Barbastro natal, en Huesca (España), hasta su conversión en sacerdote católico. Pasa por sus anécdotas personales como cura párroco de pueblo, cura de ciudad, capellán del Ejército y de un hospital, hasta la llegada de la tesis que lo cambiaria todo para él: el estudio del Demonio, las posesiones demoníacas y el Exorcismo.

En sí, el libro contiene toda la vida y la lucha de un hombre que ha elegido el camino del Señor y que abraza la Fe. Un hombre que sin querer queriendo, acaba enfrentándose al Demonio de tanto en tanto. Pero, más que nada, es la historia de un hombre, sencilla y complicada como lo son las historias de todos los hombres que habitamos este planeta creado por la mano de Dios…

Sin embargo, no todo pueden ser rosas en este post, hay algo que me chirría y ese algo es el titulo. Sin duda, un golpe de marketing titular a un libro “Memorias de un Exorcista” y poner en la portada al famoso sacerdote y autor. Supone una jugada arriesgada por parte de la editorial, puesto que el titulo solo lleva al lector a confusión. Lejos de lo esperado, en el libro, el Padre Fortea cuenta algunos casos de exorcismos que tuvo que llevar a cabo y poco más. En realidad, el libro está centrado más que nada en su vida y la vida de un sacerdote, el día a día, durante años, de un sacerdote cristiano.

Si bien el Padre tiene un libro que habla sobre exorcismos, posesión diabólica y demonios (Summa Daemonica, próxima lectura obligada para el que escribe estas líneas) y se explaya en el tema, sus Memorias adolecen de lo que creo que algunos lectores que no le conocen tan bien, buscarían. El libro, lo repito, es un repaso somero y conciso de su vida. Si bien el exorcismo y la lucha diaria contra el Demonio es parte de su vida, no es TODA ella. También hay más y no tiene que ser necesariamente sobrenatural ni estar cubierto por halos de misterios insondables.

Así que entonces, yo titularía al libro de otra forma… “Memorias de un Hombre de Fe”, seria uno, o “Memorias de un Sacerdote”, estaría bien. Algo así. Por supuesto, no habrá golpe de marketing, me dirán. Vende mas poner “…de un Exorcista” para enganchar a la gente. El caso es que NO lo necesita. La obra en sí misma, pese a la escasez de detalles y datos concretos sobre exorcismos y demonios, es BUENA.

Al menos, a mí, Federico Hernán Bravo, 34 años de edad actualmente, escritor de relatos fantásticos de Terror, Ciencia-Ficción y Fantasía, y de muchos Fanfictions, cristiano-católico y creyente en Dios totalmente convencido (ateos, abstenerse. Perderían el tiempo intentándome demostrar que Dios no existe), el libro me parece bueno e interesante.

¿Cómo no podría ser de otra manera, si lo escribe el mismo hombre –el mismo genio– que pergeño la Decalogía? ¿El mismo autor de la Saga del Apocalipsis, esos libros maravillosos que, comenzando con “Cyclus Apocalypticus”, no me canso de recomendar a todos?

En sus Memorias, conocemos un poco más de éste hombre. Vivimos junto a él su tierna infancia de pequeño diablillo en Barbastro, le acompañamos al seminario, lo vemos convertirse en sacerdote y luego, en un sacerdote famoso. Pero, principalmente, conocemos al SER HUMANO, que con sus defectos y virtudes se nos muestra como nunca antes lo ha hecho en éste libro, el cual también voy a tomarme el atrevimiento de recomendárselos ampliamente a ustedes, sean o no sean creyentes –si lo son, mucho mejor–.

Un libro magnifico, hecho a la medida de una magnifica persona y ser humano, y por el contrario de lo que muchos podrían pensar, súper interesante.

Lo repito: lo recomiendo ampliamente, así como todas sus demás novelas y demás escritos.

¡Saludos a todos!

PD: Si llega a leer esta reseña, Padre, realmente déjeme decirle que le doy gracias a Dios por haberlo conocido y por haber conocido su obra. Sepa que usted vale mucho, muchísimo, para sus feligreses y que Dios acompaña su camino. Nunca, nunca le afloje. Y cuando el Demonio ataque, sepa que cuenta usted con el apoyo espiritual (aparte del más importante, que es el del Señor mismo) de éste cristiano, de éste creyente que no tiene miedo en decirlo. Gracias, Padre Fortea, gracias por regalarnos libros tan interesantes y tan llenos de sabiduría, de simplicidad, de humanidad en su más puro estado. Dios y Cristo Nuestro Señor, lo protejan siempre y lo acompañen, y lo guarden de todo mal. ^^