sábado, 30 de noviembre de 2013

El nacimiento de una era, de James Beauseigneur



Siglo XXI. Dos holocaustos nucleares han sacudido el planeta. En Jerusalén 144.000, judíos mesiánicos han desarrollado poderes sobrenaturales. Todos los países se ven obligados a unirse bajo un único mando de la ONU para afrontar un futuro que presagia catástrofes. En él se descubrirá un secreto de relevancia devastadora y universal que revelará el increíble futuro del hombre... y la verdadera naturaleza de Dios.

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

Como no podía ser de otra manera, al éxito que fue “A su Imagen”, de James Beauseigneur, le siguió ésta apasionante secuela, titulada “El Nacimiento de una Era”. La novela que continua con la saga de Christopher Goodman, el clon de Cristo –creado a partir de una muestra de células dejadas en el Santo Sudario de Turín–, se centra en ésta ocasión a mediados del siglo XXI, después de que dos holocaustos nucleares sacudieran al planeta y matado a millones de personas. En ese marco de cosas, en Jerusalén, ciento cuarenta y cuatro mil judíos mesiánicos desarrollan poderes sobrenaturales y deben lealtad a un hombre quien afirma ser el apóstol Juan en persona. Todos los países del mundo, ante la gravedad de estos y muchos otros hechos de índole apocalíptica, deben olvidar sus rencillas y diferencias para unirse bajo el mando único de la ONU para afrontar todos juntos el último paso evolutivo del hombre: el nacimiento de una nueva era espiritual. Una era en la que se descubrirá una asombrosa verdad oculta hasta ahora, un secreto relevante devastador: la verdadera naturaleza de Dios.

Como comentaba más arriba, ésta segunda parte de la trilogía del clon de Cristo es apasionante. Si bien no es un libro tan grueso como el anterior, es por lejos mucho mejor. Muy bien narrado, lleno de acción trepidante y mucha más ciencia-ficción. Una gozada autentica que da gusto leer.

Nuevamente, la teoría controvertida de los orígenes extraterrestres de Jesús es explorada en éste libro y el autor incluso expande más la idea, obligando al lector a replantearse todo lo que hasta ahora daba como cierto…

Entre la lista de desastres apocalípticos, en ésta Segunda Parte podemos citar (ATENCION: Spoilers):

1 – El paso de tres asteroides cerca de la Tierra. El primero, trazando una estela de destrucción y devastación por el continente americano; el segundo, contaminando las aguas del océano pacifico, matando a toda vida animal allí, y el tercero, envenenando con arsénico las reservas de agua potables de varias naciones.

2 – Hambre y sequías en muchos países.

3 – Cenizas en suspensión en la atmósfera y la erupción de varios volcanes. También terremotos.

4 – Una plaga de langostas-escorpiones, cuya picadura provoca una ponzoña dolorosa.

5 – Un brote de violencia homicida descontrolada en Medio Oriente, por culpa de una suerte de “infección” del tipo las películas “REC” y “28 Semanas”.

…Y la lista sigue creciendo. En la siguiente novela, cabe esperar mucho más.

EN SINTESIS:

Indudablemente un libro impactante. Maravilloso. Una novela sobre el Fin del Mundo en la que su autor logra dar total verosimilitud a los hechos en ella narrados. La recomiendo ampliamente. ^^

¡Saludos a todos!

domingo, 24 de noviembre de 2013

A su imagen, de James Beauseigneur



Decker Hawthorne, editor de un modesto periódico local, y Harry Goodman, un escéptico profesor universitario, se unieron veinte años atrás para participar en un fascinante proyecto de investigación: verificar la autenticidad de la Sábana Santa. Ahora, transcurridos los años, los protagonistas vuelven a encontrarse. Goodman le revelará un secreto sobrecogedor: la Sábana contenía restos de células de ADN vivas e incorruptibles...

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

Un hecho tan polémico como cuestionable es la clonación, la duplicación genética de un ser humano por medios artificiales. Si a eso le sumamos el nombre de Nuestro Señor Jesucristo, la polémica se agranda mucho más, hasta proporciones desmedidas…

Pero sin embargo la clonación de Jesús por parte de unas muestras de ADN dejadas en el Santo Sudario de Turín es solo una excusa para que James Beauseigneur, el autor de éste libro, nos hable de política internacional, religión y profecías apocalípticas que se cumplen.

“A su imagen” nos habla de Decker Hawthorne, un intrépido editor de un modesto periódico local, quien junto con el escéptico profesor Harry Goodman, asisten a un experimento con el Santo Sudario de Turín (la supuesta mortaja que envolvió el cuerpo de Cristo antes de su resurrección y en la cual habría quedado grabada una imagen suya). De ese experimento, el Prof. Goodman extrae restos de piel humana, células de ADN vivas e incorruptibles –pese al paso del tiempo– y con ellas hará algo impensado: dar vida a un clon de Jesús.

Bautizado con el nombre de Christopher, el clon crecerá y en los siguientes años de su vida alcanzará una posición de poder y de privilegio en la ONU envidiable, hecho que desencadenará de forma inesperada, como si un efecto de domino se tratase, una serie de sucesos que pondrán en peligro el orden mundial y traerán funestas –y apocalípticas– consecuencias.

Partamos desde la base: el asunto de la clonación de Jesús es controversial. Más lo es el hecho de que se intente una explicación científica a su vida, milagros y resurrección. El escéptico profesor Goodman cree que Jesús fue en realidad miembro de una avanzada raza de seres extraterrestres, quienes alguna vez visitaron la Tierra. Si con la clonación de Cristo no bastara, la estrambótica idea de su origen alienígena es tocada en las páginas de ésta gruesa novela de más de quinientas páginas, primera parte de una Trilogía, sin ir más lejos. Pero el tema, tan apasionante como polémico, pronto queda tapado por las parrafadas inmensas de política internacional que el autor pone en su historia. No se trata de un hecho fortuito; Beauseigneur conoce y mucho sobre los tejes y manejes de la ONU. Ha sido analista en materia de seguridad para la Agencia de Seguridad y hasta se presentó a elecciones en el Congreso yanqui allá por el 1980 por el partido Republicano. Entonces, no es extraño que casi todo el grueso de ésta novela de ciencia-ficción transcurra en el seno de la ONU…

Christopher –el clon de Cristo– acaba trabajando para éste organismo, un hecho totalmente fuera de sintonía con el Jesús original, quien compareciendo ante Poncio Pilato, dijera que “su reino no es de éste mundo”. Entonces, ¿¿Qué hace el duplicado del Mesías metido en política??

La respuesta llegará, más no aquí. En éste primer libro lo que tenemos antes que nada son muchos interrogantes y escenas de un Apocalipsis que comienza. Para variar, citaré algunos hechos apocalípticos que el lector hallara en éste libro (ATENCION: Spoilers):

1 – La destrucción del Muro de los Lamentos por parte de terroristas árabes y su subsiguiente represalia por parte de los judíos de la voladura de la Mezquita de Omar.

2 – La muerte instantánea de millones de personas en el mundo, como consecuencia de un hecho misterioso solo conocido como “El Gran Desastre”.

3 – La destrucción nuclear de Rusia cuando planeaba atacar a Israel.

4 – Una corta guerra atómica entre la India y Pakistán.

Como muestra, creo que no es poco. Las siguientes dos novelas (“El Nacimiento de una Era” y “Los Actos de Dios”) de la Trilogía abundan en muchísimos más detalles de éste Apocalipsis que comienza.

EN SINTESIS:

Libro más que recomendado. Solo equiparable a la genial “Saga del Apocalipsis” del Padre José Antonio Fortea. Al igual que en esa serie de libros, en esta Trilogía se analiza el Libro de las Revelaciones (o Apocalipsis) desde varios aspectos: político, social, religioso y humano. Y, por supuesto, la frutilla de la torta: Christopher, el clon de Cristo. ¿¿Es realmente Nuestro Señor renacido o esconde algo más?? Las respuestas, en breve. ^^

Saludos a todos.

martes, 12 de noviembre de 2013

El Mesías: El Niño Judío, de Anne Rice



Anne Rice abandona momentáneamente las historias de vampiros para adentrarse en la vida de Jesucristo, concretamente en los primeros años de vida de éste. La autora cede la palabra al propio Jesús, quien, con la voz de un niño de siete años, narra sus primeros recuerdos en Alejandría y su traslado, poco tiempo después y junto a su familia, a Nazaret. Es la primera parte de una trilogía que podría relevarse polémica: en un sueño, Jesús, el niño narrador, se encuentra con Satán.

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

…Y un buen día, Anne Rice abandono a los vampiros. Y lo hizo para, según palabras suyas, “escribir solo para el Señor”. Reconciliada definitivamente con el cristianismo, la antigua reina de las novelas de chupasangres se abocó de lleno a éste ambicioso proyecto de recrear la vida de Nuestro Señor Jesucristo en la que seria en un principio una trilogía sobre Su vida, Su obra y Su Ministerio sobre la Tierra. Todo ello una pretensión más que loable y muy impresionante, pero visto después el resultado, uno termina extrañando demasiado –como es mi caso– a la Rice de los viejos tiempos.

Seré franco, que ese siempre es mi compromiso con ustedes: éste libro no me gustó. Y la razón es sencillísima: es MALO.

Pero no es malo porque el tema a tratar por la autora sea Jesús, no. Muy por el contrario, Rice narró una historia de Dios Encarnado a mi juicio maravillosa en las paginas de “Memnoch, el Diablo”, mi novela favorita de las Crónicas de Vampiros. Luego de aquella genialidad, era de esperarse que su visión de Dios y de Jesús cambiara radicalmente cuando abandonara el universo de las crónicas y se adentrara de lleno en esta nueva etapa.

¿Qué es lo más triste que le puede ocurrir a una historia donde el mismo Jesús es el protagonista? Que sea una historia ABURRIDA. Que sea una historia carente de sentimiento. Que no conmueva a NADIE. Eso es lo que me pasó con éste libro en su momento y ahora, con su relectura, me vuelve a pasar. Cuando lo leo, no siento NADA. No siento el suave toque de la fe, de la esperanza, de la Divinidad, cosas que la autora pretendía, pero que no logró plasmar como debería.

La novela es la crónica en primera persona de Jesús, contada desde la tierna edad de siete años. Arranca con la Sagrada Familia volviendo a Nazaret desde Egipto y se regodea con descripciones pormenorizadas de la época, que están bien logradas –al fin de cuentas, es una novela histórica– pero cae en saco roto cuando se trata de enfocar la imagen de Nuestro Señor. Y es que, nuevamente y como en el caso del libro de José Saramago que comenté hace poco, este Cristo si bien es el Hijo de Dios, NO ES Dios Encarnado. De nuevo, tenemos a un Jesús que es más hombre que Dios y que para colmo de males, ejecuta pocos milagros. Rice se centra más en su humanidad y en la historia de su familia y su entorno que en sus milagros, que efectivamente, por ser Jesús chico deberían ser pocos, pero debería haberlos. Los Evangelios Apócrifos, por ejemplo, están llenos de milagros del Niño Jesús. Por el contrario, como se ha dicho, aquí en ésta novela, milagros lo que se dicen milagros, hay bien poco…

PERO, ¿Y LA PROMOCIONADA APARICION DE SATANAS?

Una de las cosas con las que nos venden la novela es el mencionado encuentro entre el Niño Jesús y Satán. El encuentro ocurre, pero es en sueños… y es lo más triste que jamás he podido leer en mi vida. Muy, muy pobre. El Satán que aquí sale no tiene nada que ver con el impresionante Memnoch de las Crónicas Vampíricas, solo por citar un ejemplo. Reducido a un triste papel, la parte del libro que debería ser impresionante no pasa de anecdótica.

EN SINTESIS:

El libro es malo. Rice arrancó su nueva etapa con el pie izquierdo y debo decir –porque lo leí- que en el siguiente libro, no mejora la cosa (El Mesías: Camino a Caná). Quizás por esta razón, la autora suspendió –al menos, hasta el momento y mientras escribo estas líneas no hay noticias– la conclusión de su “apasionante” trilogía y se dedicó a historias de ángeles que, horror de los horrores, tampoco conmueven a nadie. Una pena. Lo que debería haber sido una explosión de fe y de esperanza, algo revelador y más que nada, entretenido, solo se convierte –mediante estas páginas– en un sopor insufrible.

Saludos a todos.  

sábado, 9 de noviembre de 2013

El Evangelio Según Jesucristo, de José Saramago



José, en lugar de ser un carpintero sin ningún tipo de inquietud es recreado por el autor como un personaje complejo y fascinante, atormentado por la culpa y el arrepentimiento por haber preferido salvar a su hijo antes que alertar a la población sobre las intenciones de Herodes. El Evangelio según Jesucristo, que tanto sorprendió al mundo católico, presenta una visión mundana de los hechos relativos al Nazareno: las circunstancias de su nacimiento, los primeros interrogatorios a su madre, los encuentros con ángeles y demonios, el descubrimiento del amor junto a María de Magdalena, los diálogos existenciales y la angustia por saber cuál es el verdadero sentido y función de su existencia ante los ojos de Dios...

SOBRE EL AUTOR: 

José Saramago nació en Azinhaga (Portugal) en 1922. Antes de responder a la llamada de la literatura trabajó en diversos oficios, desde cerrajero o mecánico, hasta editor. En 1947 publicó su primera novela, Tierra de pecado, ahora reeditada en Portugal, coincidiendo con los cincuenta años de su aparición. Pese a las críticas estimulantes que entonces recibió, el autor decidió permanecer sin publicar más de veinte años porque, como él afirma ahora «quizá no tenía nada que decir». Sin embargo, a finales de los sesenta se presentó con dos libros de poemas: Os poemas possiveis y Provavelmente alegría (parte de un ciclo que completaría en 1975 con O ano de 1993). Puede que la demorada publicación de sus textos sea el motivo por el que numerosos críticos lo consideran un «autor tardío». Y quizá sea cierto, aunque ello en modo alguno vaya en contra de una cuestión mucho más importante: Saramago es dueño de un mundo propio, minuciosamente creado, libro a libro, y su obra lleva muchos años situándolo en el primer plano literario de su país. Ya sus primeras publicaciones en prosa -Manual de pintura y caligrafía (1977) y Alzado del suelo (1980),- lo acreditan como un autor de indiscutible originalidad, por su controvertida visión de la historia y de la cultura.
No obstante, la celebridad y el reconocimiento a escala internacional le llegan con la aparición en 1982 de su ya legendaria novela Memorial del convento, a la que siguió El año de la muerte de Ricardo Reis. En esta última, su precisa y sentimental indagación del universo de Fernando Pessoa -a través de uno de sus heterónimos- se convierte casi de inmediato en una obra «de culto», que cruza todas las fronteras. El trabajo narrativo de José Saramago goza desde entonces de una admiración sin límites, que cada nuevo título va confirmando: La balsa de piedra (1986), Historia del cerco de Lisboa (1989), El evangelio según Jesucristo (1991), Casi un objeto (1994), Viaje a Portugal (1995) o Ensayo sobre la ceguera (1996). Todos estos textos -que suscitan tantos elogios como reñidos debates- consagran a José Saramago como una de las principales figuras de la literatura de este siglo.

Distinguido por su labor con numerosos galardones y doctorados honoris causa (por las Universidades de Turín, Sevilla, Manchester, Castilla-La Mancha y Brasilia), José Saramago ha logrado compaginar sus viajes y su labor literaria con su amor a Lisboa y sus estancias en Lanzarote, lugares en los que reside alternativamente y donde lleva adelante su búsqueda artística de todo aquello que la historia no recoge, sustrayéndolo al conocimiento del hombre. Algo que señala con justificada reiteración en Cuadernos de Lanzarote, verdadera autobiografía espiritual donde Saramago subraya las líneas maestras que guían su escritura.
Ha recibido el Premio Camoes, equivalente al Premio Cervantes en los países de lengua portuguesa.

MI OPINION SOBRE ÉSTA NOVELA:

“En el Principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”

Juan 1:1

Con estas bellas palabras se inicia el Evangelio según San Juan, palabras fieles que declaran de a primeras una de las más grandes verdades doctrinales bíblicas –mal que le pese a los Jehovistas, tan negadores de ella –, la Trinidad, esto es un solo Dios, Tres Personas. Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Los tres, en suma, un solo Dios. Hecho que ha tenido a mal traer a tantos teólogos durante cientos de años. Mucha gente no puede entender cómo tres personas pueden formar un solo Dios; es comprensible, puesto que quienes deberían enseñar bien el concepto religioso a veces fallan a su tarea de hacerlo.

Como sea, todo esto no es más que una simple introducción para hablarles del libro que he acabado de leer, “El Evangelio Según Jesucristo”, del autor portugués José Saramago

Empezare diciéndolo a secas: el Cristo de ésta novela NO es Dios Encarnado. Es el Hijo de Dios, sí, pero NO es Dios Encarnado. ¿Qué donde está la diferencia? Ah, pues hay una diferencia y es muy grande…

La novela es una bellísima reconstrucción de la época bíblica del Nuevo Testamento. Nos cuenta la historia de Jesús –la cual todos creo que conocemos– desde otra óptica, la óptica del mismo Cristo (de ahí lo de “Evangelio de Jesús” del titulo). Desde antes de su nacimiento, su Concepción, hasta su Ministerio, su Pasión y su Muerte. Tristemente, la novela obvia su Resurrección, el milagro más hermoso de todos, puesto que con ella Cristo venció a los Poderes del Mal, pero bueno, dado el tono de cómo el autor encaró está historia, creo que es justo que acabe con la Crucifixión nomás.

Obviamente, el Evangelio de Saramago es una historia diferente en algunos aspectos con la clásica que conocemos de la Biblia. Éste Jesús es Hijo de Dios, pero es más hombre que Dios. Vive una vida primero con su familia en la Palestina de aquella edad antigua y a medida que va creciendo, aparecen los consabidos poderes, pero la lectura de ésta novela es más profunda de lo que parece…

Como he dicho, el Cristo de Saramago es más hombre que Dios. Sufre y siente como sentimos nosotros y tiene las mismas dudas y creencias –más o menos– que nosotros. Tiene entre muchas otras cosas, varios trabajos bastante normales, siendo el primero carpintero, puesto que José, su padre adoptivo, le ha enseñado a medias el oficio; luego es pastor de cabras y ovejas y más tarde, pescador. Todo, antes de que se inicie su Ministerio propiamente dicho.

Pero como decía más arriba, éste Cristo no es Dios Encarnado, y ahí hay una gran diferencia. En el credo, decimos que “Dios bajo a nosotros, se revistió de carne y de mortalidad, para padecer por nuestros pecados”. El Jesús de aquí, de la novela, no tiene mucho que lo distinga de los hijos de los dioses paganos, en cuanto a concepción. De hecho, la novela, lo que tiene, es una desvalorada imagen de Nuestra Señora, la Virgen Maria. Si bien en la época en la que está ambientada la novela, las mujeres no eran tenidas en muy buenas consideraciones, la trama de ésta historia tampoco la tiene en buena consideración, más allá de ser la madre de Nuestro Señor. De hecho, podríamos decir que la relación de Cristo con su madre aquí es de cierta tirantes

Ah, pero no es la única cosa que difiere con los evangelios que todos conocemos. También salen algunas cuantas cositas bien cambiadas, como por ejemplo el asunto de Maria de Magdala –o Maria Magdalena–… Con sumo pesar, vuelvo a observar que, de nuevo y por quincuagésima vez la ponen teniendo un romance con Jesús (hecho controversial, por el cual mucha gente se enojó con el autor del libro).

A ver, ¿Cuándo le entrara a la gente en la cabeza que Maria de Magdala NO fue una prostituta? La gente siempre cae en el error de confundir a la Mujer Pecadora que los judíos iban a apedrear con Maria Magdalena. O peor, la confunden con Maria de Betania (hermana de Marta y de Lázaro, los mejores amigos de Jesús). Lo cierto es que Maria de Magdala fue una fiel seguidora de Nuestro Señor, de quien, como dice la Biblia, Él sacó de ella siete demonios. Punto. No se habla de que fuera prosti, perdónenme el lenguaje. Y ni siquiera que tuviera un romance con Él. ¡Si ni siquiera en los Evangelios Apócrifos sale tal cosa!

Nunca entenderé el porque del morbo de algunas personas de querer emparejar a Jesús con la Magdalena. Creo que lo único que puedo pensar es que es cosa del Diablo…

Como fuere, y volviendo a la novela, el Jesús de sus paginas tiene un romance con Maria de Magdala, aunque es cierto que es un romance puro. Es decir, la Magdalena –la de la novela, de ella hablamos– ejerce el oficio más viejo del mundo hasta que se topa con Jesús, luego, lo abandona para siempre, enamorada claro ésta de él.

…Y como esto, hay muchas cosas que el autor cambió, con respecto a la historia que todos conocemos de la Biblia, para hacer de su Cristo, ya lo he dicho y no me cansaré de repetirlo, más hombre que Dios.

EL MOMENTO CLAVE DE ÉSTA HISTORIA:

Hay una bisagra en la biografía de éste Jesús de Saramago y es cuando se encuentra cara a cara con Dios, sobre una barca en el mar de Galilea. Un capitulo impresionante, donde finalmente un Dios corporizado le revela a Su Hijo qué espera de él y cuál ha de ser su función. Lamento decir que el Dios de la novela es un Dios severo, ajeno a la Humanidad, y que solo dese agrandar su credo. Es decir, lo que le revela a Su Hijo es que ha sido creado con el fin de extender su credo hasta los confines de la Tierra para gloria personal.

Dios crea el Cristianismo no para la salvación de las almas, sino para agrandar su poder, su gloria personal. Unos fines egoístas en los que también sale beneficiado, en segundo plano el mismísimo Diablo, personaje secundario de ésta novela, quien aparece corporizado como un pastor de cabras y de ovejas, cuando el Cristo de ésta historia se dedica de lleno –antes de iniciar su Ministerio– a este oficio.

Una de las partes más impresionantes es cuando Jesús quiere conocer el futuro y le pide a Dios que le cuente en qué acabara esta historia religiosa. Y Dios lo hace. Le muestra el futuro a Jesús, un futuro sangriento, lleno de guerras santas y de martirios… de muerte y destrucción, todo en el nombre del Señor.

Difícilmente comparta la visión de Saramago de que el Cristianismo más que salvar almas solo haya servido –y sirva– para su perdición. Lo siento, soy católico, soy creyente, no puedo compartir una visión tan pesimista que, por otro lado, es la misma que suelen emitir los usuales detractores de la Iglesia. Nada nuevo bajo el sol, pongamos.

UNA ÚLTIMA COSA, ANTES DEL FINAL: 

La novela es, pese a todo, muy buena, pero hay algo que me chirría. Y es la inexistencia de los guiones de diálogos. Saramago mete diálogos en la novela, pero, curiosamente, no respeta el estilo literario que debería ser usado, esto es, a cada dialogo le antecede el guión de dialogo. No solo eso, no hay signos de exclamación o de pregunta. Éste hecho –me consta que adrede– solo sirve para entorpecer la lectura de la novela. Si lo que Saramago quería era componer un libro escrito al estilo de los evangelios bíblicos, incluso en ellos ha debido que ponerse en orden los diálogos, las preguntas y las exclamaciones. Que la novela escrita por un Premio Nóbel de Literatura carezca de todo esto, solo hace que me de cierta vergüenza ajena, pero ya ven, así son las cosas. Si yo llego a escribir con estos imperdonables horrores de ortografía y literatura, me crucificaran peor que al Cristo del libro. Lo hace José Saramago y dicen: “¡Genio! ¡Maestro!”

Sip. Es injusta la vida.

EN SINTESIS:

Les recomiendo ampliamente éste libro. Más allá de todo es una preciosa reconstrucción de la época bíblica. Eso sí, no esperen encontrar al verdadero Jesús entre sus paginas. Encontraran una versión de Cristo, claro, una versión personal, pero decididamente, no el Cristo de la Biblia, el VERDADERO, al menos, para los que nos ufanamos de ser creyentes.

Saludos a todos

“Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen…”

Lucas 23:34

domingo, 3 de noviembre de 2013

Mis Evangelios Apócrifos



Supongo que todos saben lo que son “Los Evangelios Apócrifos”. Son aquellos escritos religiosos no aceptados en el Canon Bíblico Oficial, esto es, que no salen en la Biblia “oficial”. La mayoría de estos escritos –de dudosos orígenes, hay que decirlo– tratan principalmente sobre aspectos desconocidos o poco claros de la vida y obra de Jesús. Bien, curiosamente, revisando mis escritos, he descubierto que –medio en broma, medio en serio – yo también he podido agregar mis propios apócrifos a aquella extensa lista de los que ya existen. A continuación, un repaso de mis Evangelios Apócrifos, los que salen en mis relatos & Fanfictions de corte religioso (o relacionado con la religión cristiana):

El Evangelio de Illyria

El relato es “Misericordia del Cielo”, un fanfic basado en la serie “Ángel”, el vampiro con alma (aquel que interpretara David Boreanaz a principios de éste siglo). El personaje principal de éste relato es Illyria, la diosa-demonio que ocupara en la Quinta Temporada el cuerpo de Fred, la chica-nerd-genio-científico encarnada por la actriz Amy Acker. En el relato, una Illyria reflexiva y melancólica atravesaba el velo del tiempo y el espacio hasta la época del comienzo del Ministerio de Cristo en la Tierra. Si bien se citaban pasajes que salen en las Escrituras, la mayor parte de la trama transcurre paralela a los Evangelios oficiales, con Illyria juntándose con Barrabas, quien aquí es el líder de las revueltas contra la ocupación romana en Judea. En éste “evangelio”, Illyria asiste a la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo y si bien no a la Resurrección, comprueba con sus propios ojos que la tumba está vacía. Luego de todo esto, y gracias a su poder para viajar por el tiempo, Illyria le cuenta la historia a un sacerdote cristiano en nuestros días, para luego partir con rumbo desconocido…

El Evangelio de Castiel.

El personaje es Castiel, el ángel interpretado por Mischa Collins en la serie “Supernatural”. El titulo del relato es el mismo que el de arriba. En un alto en mitad de las celebraciones navideñas, Castiel recuerda el Nacimiento, el Ministerio, la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor. Lo hace, claro, mediante la lógica de la serie. Castiel no es un mero observador en ésta historia, llegando a cumplir un papel principal como ángel que se le aparece a San José en sueños para advertirle que huya a Egipto cuando Herodes manda a asesinar a los niños de Belén. El tono del relato es fiel a los Evangelios que todos conocemos, aunque la óptica es diferente. El Dios Encarnado del “Evangelio de Castiel” funda el cristianismo con buenas intenciones, pero no calcula que la cosa se le va de las manos y por ende, se desatan desastres en el mundo en Su Nombre (las guerras santas, la Santa Inquisición, etc, etc), lo que lo lleva a una gran depresión y, siguiendo el canon de la serie, a abandonar a la Humanidad a su suerte. El relato acaba con Castiel confiando en que Dios regresara en algún momento para poner orden. Mientras tanto, los hermanos Winchester y él seguirán luchando como todos los días contra el mal.

El Evangelio de Luciel

En realidad, es “el Evangelio de Lucifer”, puesto que el relato clave es “Crónicas del Ángel Caído” y mas precisamente, su Primera Parte. El protagonista del relato es Lucifer, el mismo Diablo, aunque en una encarnación más diferente a lo que se podría esperar. No solo cuenta la historia del Nacimiento, Ministerio, Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor, sino que también la historia de la creación en general, desde su particular óptica. Se respeta a rajatabla lo que dicen los Evangelios Canónicos, aunque hay agregados de ficción, no podía ser de otra manera. De hecho, en la Segunda Parte, “Crónicas del Ángel Caído 2”, se expanden los conocimientos religiosos de ese universo de ficción. Aunque la parte que toca a Cristo se halla en el primer relato…

El Evangelio de Superman

El relato es un “Elseworld”, un “Otros Mundos”, donde la nave que lleva a Kal-El, el futuro Superman, se estrella en la Palestina de los tiempos bíblicos y el niño es hallado por José y Maria, quienes se convierten en sus padres adoptivos. Aquí la figura de Nuestro Señor es “reemplazada” por la de Kal-El, quien cumple las profecías bíblicas del Mesías judío que ha de venir en su persona y los milagros ayudado por la avanzada ciencia del extinto planeta Krypton. Los enemigos principales del relato son dos: Lex Luthor y Darkseid. Luthor ocupa el puesto de Poncio Pilato como gobernador romano de Judea y Darkseid, en su encarnación de “fuerza oscura”, el de Satán, el principal opositor a Kal-El. También hay una Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión, aunque diferente a como se cuentan en los Evangelios Canónicos, como no podía ser de otra manera.

…Y por el momento, esa es la lista. Los interesados pueden leer estos relatos en éste mismo blog, o por el contrario, en mi pagina de Fanfiction.Net, donde también se hallan publicados. Es mi deseo que les guste (o los entretenga un ratito, je).

¡Saludos!

viernes, 1 de noviembre de 2013

La Virgen: Milagros y Secretos, de Víctor Sueiro



Con su habitual estilo desenfadado, desde lo periodístico y lo religioso, con emociones y sonrisas, Sueiro nos cuenta el origen de las devociones más populares y los milagros que las acompañan. También la maravillosa historia de las apariciones de la Virgen. Y un relato fascinante en la parte del libro que él llama La novela de María, y que es una mezcla mágica de investigación y espiritualidad; un texto único donde reaparece el ángel Mariano para contarnos cómo vestía la Virgen, cómo era cada rincón de su casa, dónde dormían, qué le hacia de comer a Jesús o hasta de qué manera cariñosa lo llamaba en familia, entre muchos detalles que la mayoría nunca imaginó llegar a conocer.
Son fundamentales, también, en este libro, lo que ya es un sello del autor: los testimonios de hoy con nombres y apellidos reales de quienes han tenido la gracia de un milagro que nos llena de esperanzas.

SOBRE EL AUTOR:

A los 16 años se inició periodísticamente en el diario El Mundo. En televisión fue recordado su trabajo en Teleshow y luego fue el acompañante de Tita Merello en Todo Tita & Terrabusi.

Víctor Sueiro trabajó desde siempre en los medios de comunicación y también incursionó en el cine y en el teatro como guionista y adaptador, pero por sobre todo a partir de una experiencia límite se convirtió en uno de los escritores más leídos en la Argentina.

En 2003 volvió a la TV, después de trece años de ausencia, como productor general y conductor de Misterios y Milagros, que tuvo un éxito impensado y se repitió al año siguiente.

También en 2003 recibió una distinción fuera de lo común: el premio Juntos Educar, que otorga el Arzobispado de Buenos Aires a una docena de personas por año, desde 2000. Este honor es conferido a quienes, con su trabajo, colaboran con la educación y la cultura, esencialmente si lo hacen desde la esperanza y el amor al prójimo.

Durante el transcurso del año 2007, su corazón volvió a jugarle una mala pasada y el 14 de agosto en el programa de Mirtha Legrand, 20 días después de una operación, dijo sobre su estado de salud:

    "Esta vez me golpeó muy duro, si tengo que pelear por mi vida, peleo muy duro"

Después de estas declaraciones, fue operado dos veces más, hasta que al fin su corazón dijo basta. Un día un periodista le preguntó si de verdad no le tenía nada de miedo a la muerte y sin titubear contestó:

    "Morir es como un viaje en tren: lloran los que se despiden en el andén, pero el que viaja está muy contento"

MI OPINION SOBRE ÉSTE LIBRO:

Los libros de Víctor Sueiro siempre han sido maravillosos. Entre sus páginas siempre encuentras una explosión de fe, alegría, cariño y sabiduría. En éste caso, no podía haber ninguna excepción…

“La Virgen: Misterios y Milagros” trata, como su titulo lo indica, sobre Nuestra Señora, la Virgen Maria, aquella por la cual los que somos católicos y cristianos sentimos un profundo respeto y amor. Es un libro maravilloso, repleto de testimonios de fe, esperanza y mucha, mucha info sobre las diferentes advocaciones (y apariciones) de la Virgen, tanto en nuestro país –Argentina– como en el resto del mundo. Es este un libro que nadie debería perderse, ni los que son creyentes ni los que no lo son, puesto que el enfoque profesional –no exento de humor y cariño– que Sueiro le imprimía a sus obras es maravilloso y aquí una vez más se hace patente. Un autentico disfrute.

También no dejara de sorprendernos a aquellos que creíamos conocer todo sobre Nuestra Señora. Sueiro nos regala datos que son como caricias al alma, que enriquecen nuestra fe en ella, agrandándola enormemente.

A titulo personal, para mí ha habido muchísimas revelaciones personales mientras leía éste libro y me ha permitido acercarme más –y mejor– a Maria, la Santísima, la Madre de Dios, la que ruega por nosotros. Gracias a éste libro, he aprendido cuanto cariño nos tiene a nosotros, sus hijos, cuanto amor… y como siempre, a que está dispuesta a interceder por nosotros y escuchar nuestras plegarias, siempre que se las ofrezcamos desde y con el corazón.

Recomiendo TOTALMENTE éste libro. Su amena lectura es un bálsamo para el alma, un remanso de aguas tranquilas en mitad de un mundo tan turbulento como el que nos rodea.

¡Saludos a todos!