miércoles, 26 de noviembre de 2014

Ahora sí: El mes que viene, en este blog…


Lo prometido es deuda. La esperada continuación de mi Fanfiction “La Caída de los Dioses” llega al Diario del Vigilante: LA NOCHE FINAL.
La Anti-Vida llega a la Tierra y su accionar provoca hechos insólitos y aterradores. Los muertos vuelven a la vida, convertidos en terribles máquinas de matar y los superhéroes de DC se las tendrán que ver muy difíciles. Además, el regreso de dos personajes conocidos: el temible amo de Apokolips, Darkseid y el Linterna Verde de la Edad Dorada de los comics, Alan Scott.
¡El mes que viene, por este mismo blog! ¡No se lo pierdan! J

lunes, 24 de noviembre de 2014

Smallville: Continuity (El Final)


Ya lo decía la vieja canción: “Todo concluye al fin / nada puede escapar / todo termina / todo tiene un final…” Efectivamente, así sucede con la Temporada 11 en comics de Smallville, una temporada que comenzó con todo hace ya cierto tiempo y que por desgracia, se diluyó a medida que los números y los arcos argumentales se fueron sucediendo.
“Continuity” (Continuidad) es el arco final de esta serie de historietas. Después de él, la historia de Smallville quedará absolutamente cerrada. Digo “absolutamente” como una expresión de deseo personal, dado –y viendo– el desastre en que todo se ha convertido, lo mejor es dejar todo así, cerrándolo definitivamente. Pero ya saben cómo es… no faltara el que quiera hacer un “Spin-off” sobre… no sé… ¿Flecha Verde? ¿Supergirl?
“Continuity” nos cuenta la llegada de la versión Smallville de la Crisis en las Tierras Infinitas. En este caso son los Monitores quienes amenazan la Tierra y Clark y todos los superhéroes que hemos venido viendo en los números anteriores deberán combatirlos. Durante los primeros números, todo va de un mega-combate al estilo típico de los superhéroes: ciudades destruidas, naves explotando, cosas siendo arrasadas, etc, etc. Llegados al número 10, la cosa acaba abruptamente de la manera más idiota de todas. En esencia, solo faltan dos números para el “broche de oro”, pero la acción verdadera acaba en el número 10 de una serie de 12. Para mí, personalmente, es suficiente.
Nada puede remontar esta historia. Ni los Monitores, ni la aparición del “Monitor-Omega” (¿El Anti-Monitor? No lo creo), ni Luthor utilizando una versión tonta de su clásica armadura de combate, ni la heroica muerte de Otis (patética, más que heroica)… Nada puede salvar Smallville Season 11 del desastre. Ni los dibujos, que son esencialmente MALISIMOS y que fueron los culpables de ponerle los clavos al ataúd en el que la serie va a yacer para siempre en cuanto termine en USA. Es una pena terrible que todo acabe así.
Releo lo que puse cuando comencé a leer esta serie de revistas y siento una tristeza profunda en el alma. Pensaba que este caso iba a ser diferente. Pero está visto que no. No sucedió así.
Y como dice la canción: “Todo concluye al fin / nada puede escapar / todo termina / todo tiene un final…”
Q.E.P.D. Smallville Season 11. Hasta siempre.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Smallville: Chaos


Acabado el nuevo arco argumental de Smallville Season 11. Mi opinión: OTRO ASCO.
Con franqueza, la serie ha caído al tacho de la basura. No sólo los dibujos de este nuevo arco argumental son PESIMOS, sino que la historia bien podría resumirse a lo siguiente: Lois & Clark perdidos en el Multiverso. Y si la cosa suena bien, el resultado final no. No hay absolutamente NADA que salve a esta historia; ni los Monitores, ni la reparación de Darkseid (haciendo un penoso papel), ni la del villano Eclipso (a quien reinterpretan como una especie de “cristal alienígena” con personalidad propia que se cree la Ira de Dios, una concepción tramposa que contamina la esencia real del personaje tal y cual salía en los comics).
No tengo mucho más para decir de este nuevo arco argumental, salvo el hecho de que fue lo que le puso los clavos al cajón del ataúd de Smallville en los comics. El siguiente arco es el último y con ello acaba definitivamente todo. Una pena que el final sea este y no otro.
Saludos.

Manitú, de Graham Masterton

¿Puede la mente humana proyectar una imagen o sugestionar a alguien, sin importar el tiempo o la distancia? ¿Existe la posesión de espíritus? ¿Es verdad que en nuestra época se dan las manifestaciones de las artes que implican la magia y el espiritismo? ¿Puede ser inmoral crearle daño a otra persona valiéndose de la transmisión del pensamiento para causarle la enfermedad y aun la muerte?
 Manitú, uno de los libros más vendidos en España, obra de Graham Masterton, nos da respuesta a más de uno de estos interrogantes, narrándonos la historia más insólita, tan solo comparable con El bebé de Rosemary o El exorcista, tal vez superando estas dos obras en muchísimos cuadros de suspenso, llenos de un terror intenso y escalofriante.
MI OPINION SOBRE ESTA NOVELA:
Muy poca gente sabe que alguna vez se hizo una película basada en esta escabrosa historia de terror, una historia de maldiciones indias, magia, conjuros y oscuros renacimientos, con un decidido toque “Lovecraftiano” de fondo. Eso y un poco más es “El Manitú”, de Graham Masterton, un libro que sin lugar a dudas –en mi humilde opinión– creo que merecería en nuestros días una justa remake en la pantalla grande. Hollywood, tan ávido como está de monstruos y de terrores, bien podría observar este libro y relectura mediante, lanzarlo de nuevo como un filme de terror. El texto está realmente a la altura de historias de miedo y suspenso como “El Conjuro” y tantas otras cintas de horror fantasmal de nuestros días…
El autor tomó elementos de “El Bebé de Rosemary”, de “El Exorcista” y de los Mitos de Cthulhu y nos presentó una historia bastante peculiar acerca de un antiguo hechicero indio de 600 y pico de años, quien busca renacer en la Norteamérica de hoy. Pero lo particular (y bizarro) de esta especie de reencarnación está en el método elegido: surge a partir de un bulto formado en la espalda de la pobre víctima, una mujer joven llamada Karen, vehículo utilizado por este terrible hechicero para volver a la vida en nuestro mundo.
Una insólita alianza se formará para luchar contra la terrible amenaza supernatural: un vidente charlatán, pero de gran corazón llamado Harry; un médico del hospital donde Karen acaba internada, el Dr. Jack Hughes –especialista en tumores de fama internacional– y un moderno hechicero indio. Ellos tres harán frente a un ser de incalculable poder y maldad, que no se detendrá ante nada y nadie y que contará con la asistencia y ayuda de toda una pléyade de demoniacas criaturas que si bien no salen exactamente en los Mitos de Cthulhu de Lovecraft, serían sus parientes más cercanos.
Magia, suspenso, conjuros, maldiciones ancestrales… muertes misteriosas… Este libro lo tiene todo. Quizás se pueda reprochar la facilidad con la que los personajes principales creen en la existencia de la amenaza del hechicero indio pronto a reencarnarse, pero dejando de lado eso, la novela es un auténtico disfrute. Se lee muy fácil y sin duda, cualquiera que haya visto allá a lo lejos en el tiempo la versión fílmica, reconocerá que el texto escrito es muy superior.
En síntesis y para no hacerlo tan largo, les recomiendo ampliamente este libro. Si les gustan las buenas historias de terror y las de estilo “Lovecraftiano”, esta cumple y mucho.
Saludos a todos.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Smallville: Lantern


Leído un nuevo arco argumental de la Temporada 11 en comics de Smallville. Y he aquí mi franca opinión: MALO. Malos dibujos otra vez, mala historia… un desastre. La verdad, un auténtico desastre.
La trama intenta insertar con calzador la historia del Cuerpo de los Linternas Verdes y algunas de sus principales sagas (Millenium, Crepúsculo Esmeralda y la Guerra de los Siniestro Corps… pero sin Siniestro). ¿El resultado? Una mezcla ESPANTOSA. Una historia confusa que confirma nuestro peor temor: Smallville Season 11 está tocando fondo.
Bueno, de hecho y según me he enterado, la serie finalizará después del arco argumental titulado “Continuity”. A la pregunta de si es una cancelación o no, yo no puedo responderles nada, pero dado el deficiente nivel de dibujo y argumento, no me extrañaría.
Como les decía más arriba, la historia intenta meter como puede todo lo relacionado hasta le fecha sobre Linterna Verde y su maravilloso universo… con resultados catastróficos. Algo me dice que si hubieran arrancado de una, contando con la presencia de Hal Jordan desde el vamos y no ligándolo todo a comics que no todos pueden haber leído (hay gente que no le gusta Linterna Verde… ya reza el dicho: “hay de todo el la viña del Señor”) la cosa hubiera sido mucho mejor. Pero no. Optaron por poner que Hal ya había caído bajo el influjo de Parallax (la entidad del miedo, personificada con el color amarillo), que ya había matado a todos los Corps, incluyendo a Guy Gardner y a Kyle Rayner (a quienes jamás vemos aparecer siquiera) y que, para colmo de males, ni los Guardianes del Universo están activos, apareciendo como meros prisioneros de Parallax y luego no informándonos qué ha sido de ellos (si siguen vivos o en efecto, como parece, han muerto).
Y el daño no se detiene ahí… sigue cuando intentan hacer de Clark un recluta más de un Cuerpo de Linternas Verdes auténticamente mermado y sin líder, donde ni siquiera la aparición de John Stewart (miembro de reserva de los Linternas) puede levantar la cosa… amen de nunca mostrarnos la Batería Central de Poder y haberse comido de que los anillos necesitan recargarse cada tiempo, errores garrafales que sin duda, no pasaran desapercibidos al fan incondicional del justiciero esmeralda.
Y los dibujos… ¡De nuevo espantosos! Digo yo: ¿¿Cuesta tanto mantener un solo dibujante?? No es que sea una mala idea contar con tantos, pero cuando esos otros tantos son decididamente malos haciendo su arte… Todo conspira para que la serie naufrague.
EN SINTESIS:
Triste pero real. Smallville Season 11 está en caída libre. Tarde o temprano tenía que ocurrir.
Saludos.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Smallville: Alien & Harbinger


Leídos el nuevo arco argumental de Smallville Season 11 y un nuevo especial. He aquí mis pareceres:
ALIEN
Gracias a Dios, para esta ocasión el dibujante de turno es muy bueno. La historia también lo es, acompañándolo: se trata de la caída en Rusia de un misterioso ser extraterrestre. Yendo a averiguar, Superman y Lex Luthor se encontraran cara a cara con una nueva amenaza de origen cósmico que se las trae…
Como decía más arriba, la historia es muy buena. Introduce el concepto de los Monitores en una versión diferente a la usual de DC Comics (mientras que en los comics “normales” de DC, los Monitores son una raza benévola de vigilantes espaciotemporales, aquí en Smallville son heraldos de la Entropía, destructores de mundos). También, la trama argumental explora más la compleja personalidad de Lex, quien sufre de una autentica amnesia provocada por Tess al término de la serie de televisión. Luthor no recuerda nada de lo acontecido en esa época y esto es algo que lo atormenta y mucho.
Otra cosa que la historia explora es la amistad (demasiada amistad) que Otis le profesa a Lex. Otis es una especie de asistente personal de Luthor, quizás hasta el momento, la única persona en el mundo que parece quererlo realmente. Un cariño muy llamativo el suyo, por cierto… ¿Hay algo más escondido tras ese interés que tiene? No lo sabemos… aun.
Me encantó esta historia. ¡Cuán superior es al arco argumental anterior!
HARBINGER
Zatanna, la atractiva maga que recita hechizos al revés, regresa en este especial de cuatro números y no viene sola. Ingresando en su versión Smallville, John Constantine hace acto de presencia. Un Constantine que se ve muy similar al actual actor que lo interpreta en la serie de TV (he visto un solo capítulo de esa dichosa serie… fue suficiente para que no tenga ganas de verla más). Los dibujos son excelentes, lástima que la historia no acompañe para nada.
La amenaza que el dúo de magos tiene que combatir (supuestamente) es el demonio Trigon. Y digo “supuestamente” porque más allá de intercambiar golpes de puño y hechizos contra sus acólitos y un hato de demonios estúpidos, el dios del Infierno nunca hace acto de presencia. Lo único que vemos de él a lo sumo, es una estatua… una pena.
También su hija, Raven, es introducida en su versión Smallville. Pero lo de Raven no pasa más que por un cameo. La chica termina luego yendo a formar parte del (patético) equipo de superhéroes juveniles con sede en la ciudad de San Francisco (Véase el horrible especial titulado “Titans”).
Una pena que la trama argumental no esté a la altura de las circunstancias. Debo decir con todo dolor que Constantine está desaprovechadisimo. Zatanna es guapa (y la actriz que hacía de ella en la serie de TV era re-contra guapa), pero eso solo no alcanza.
Acabada la lectura de ambos (arco argumental y especial) ahora voy a leer la siguiente aventura de Clark y compañía, una nueva historia cuyo título sugerente es LANTERN. ¿Quién será el superhéroe que aparecerá como estrella invitada ahora, eh? (jejeje).
Saludos.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Los Evangelios Apócrifos, Volumen 02


Honestamente, creo que he tirado mi dinero a la basura. De forma relámpago, acabé el (extenso) tomo 2 de los Evangelios Apócrifos, recopilados y editados alguna vez por la editorial Hyspamerica bajo el título de la colección “Jorge Luis Borges: Biblioteca personal”. Mi conclusión final es que bien me valdría haber conservado mi dinero para optar por comprarme otra cosa…
Pero, como la vez anterior, mejor ir por partes. Este tomo 2 contiene algunos apócrifos muy particulares, cuales a continuación voy a reseñarles (en cursiva, mis opiniones):
Tránsito de la Bienaventurada Virgen María. De lejos, lo único rescatable de este libro. Nos cuenta qué sucedió con Nuestra Señora después de la partida de Jesucristo a los Cielos y como luego, ella misma ascendió ahí, llevada por Dios en cuerpo y alma. Una narración bellísima y llena de descripciones vividas del Paraíso como nunca antes he visto. Creo firmemente en la realidad de lo que aquí se cuenta y no me da ningún pudor decirlo. Este texto es el centro –de alguna manera– del pensamiento de la devoción mariana. Como he dicho, es lo único de este libro rescatable.
Tránsito de la Bienaventurada Virgen María, según la versión de Vicente de Beauvais. Básicamente, la historia es la misma que la anterior, pero más acortada y con la diferencia de que para el autor de este texto, la Santísima Virgen María no ascendió a los Cielos con su cuerpo. Para él, ella falleció y subió en alma hasta las alturas. Eso sí, para estar –tal y como la tradición afirma– junto a su Hijo.
Tránsito de la Bienaventurada Virgen María, según la versión de Dulaurier. Mismo caso que el texto anterior, con igual corta duración. Para este autor, tampoco la Virgen ascendió con su cuerpo, sino más bien con su alma.
Correspondencia apócrifa entre Jesús y Abgaro, Rey de Edesa. Un supuesto intercambio vía carta entre Cristo y un tal Abgaro, rey de una región llamada Edesa. Una bonita pieza de ficción literaria, por cierto.
Fragmentos de Evangelios Apócrifos. En esta sección, el libro reúne un par de escritos que no superan dos o tres páginas, como mínimo. A destacar el delirante Evangelio de San Bernabé, donde se expone la idea de que Jesús no murió en la cruz sino que en su lugar, el crucificado fue… ¡Judas Iscariote! Leer tamaña pavada, producto de una mente blasfema, sin duda, casi me hace tirar el libro por el aire. Lo único destacado de ese evangelio es que cita por sus nombres a los cuatro arcángeles de Dios, a saber: Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel.
El Evangelio de Taciano. A quien habría que llamarle “El Plagiario”. Tomó partes de los Evangelios de Lucas, Juan y Mateo e hizo un collage terrible con ellos, un empalme que es el grueso del libro. No vale la pena leerlo, ya que es prácticamente lo mismo que sale en los textos de los evangelistas citados. De apócrifo, lo único que tiene, es el robo descarado que el tal Taciano ha hecho de la misma Biblia. Que el Señor se apiade de su alma por tal robo literario…
El Evangelio de Ammonio. Un recuento punto por punto de la historia evangélica ya conocida por todos. No aporta nada nuevo ni nada realmente apócrifo. Otro plagio al texto bíblico original.
El Evangelio de Valentino. Con este extenso y agotador texto se cierra el libro. Es un escrito totalmente patético, producto de la secta de los Gnósticos, quienes creían poseer la sabiduría secreta (y según ellos, real) sobre Cristo y su destino en nuestro mundo. Sumergirse entre sus páginas es una invitación a conocer el delirio absoluto, inspirado por el mismo Demonio sin lugar a dudas. Su lectura no les aportará nada útil, les prevengo.
…Y así, de este modo, concluyo mi aventura hacia el “reino prohibido” de los Evangelios Apócrifos, aquellos tan temidos textos que amenazan con desestabilizar el poderío de la Iglesia Católica con sus apasionantes revelaciones (Nota: por si no se entendió, estoy siendo irónico y sarcástico). Lo único que salva al tomo 02 es la parte que habla de la ascensión de la bien amada Virgen María. El resto es para tirarlo al tacho.
EN SINTESIS:
No se dejen engañar. Si llegan a oír de boca de alguien por ahí de que los Apócrifos son la verdad y que el Canon está manipulado, no le crean. Es posible que esa persona sea –sabiéndolo o no– un instrumento del Demonio, deseoso como sabemos los creyentes que siempre está de desparramar mentiras sobre Nuestro Señor Jesucristo, Su Santísima Madre y su sagrado culto. Pretender que la mayoría de estos escritos es la Verdad (con “V” mayúscula) puede ponerlos en un serio peligro espiritual. Ya les digo: consulten directamente a la Biblia. Para los que somos cristianos y católicos, en ella hallaremos la verdadera Palabra de Dios.
Saludos a todos.

¿El regreso de “La Profecía”?


A la intención de Martin Scorsese por convertir su película La isla siniestra en serie de televisión (se centraría en el pasado del hospital para enfermos mentales donde habita el personaje de Leonardo Di Caprio) ahora se suma al mismo tren un clásico del cine de terror.
Es que una de las películas de terror más recordadas de los años ’70, La profecía, será una de las nuevas propuestas en formato serial que se verá el próximo año.
The Omen, tal el título original de la producción que fuera dirigida por Richard Donner, transformará su título al de Damien, nombre del niño protagonista del filme, que en esta nueva serie lo mostrará en su vida adulta.
Uno de los productores de la aclamada The Walking Dead, Glenn Mazzara, será también el encargado de escribir la adaptación de la historia de Damien Thorn, el niño que ha llegado a la adultez y no parece ser consciente de las fuerzas diabólicas que lo han rodeado durante su infancia ya que él es nada menos que el Anticristo. El muchacho tratará ahora de comprender su destino, aunque será difícil que pueda cambiarlo.
La profecía se estrenó en 1976 y estuvo protagonizada por Gregory Peck y Lee Remick, quienes interpretaban a los padres adoptivos de Damien, un niño que quedó huérfano al morir su madre. Tuvo dos secuelas que la transformaron en una trilogía y una remake que se estrenó el 6 de junio del 2006, para hacer referencia al número 666 y hacerla coincidir con la fecha del Anticristo.
Ahora, a casi 40 años de su primera proyección en pantalla grande, la historia tenebrosa del joven malvado llegará a la televisión en 2015 a través del canal Lifetime. La producción tendría, en principio, seis capítulos.
FUENTE: DiarioUno.com
¡Imagínense mi sorpresa cuando me enteré de esta noticia! Bueno, no tanto. A decir verdad, no es la primera vez que se piensa en llevar “La Profecía” (The Omen) a la pantalla chica. Que yo recuerde, el intento (fallido) anterior fue con el telefilme (bodrio) de 1991 titulado “Omen IV: El Despertar”, donde se ensayaba una (patética) continuación de la historia de Damien a través de su hija, Delia. El resultado de ese piloto fue un fiasco y la idea acabó cajoneada por muchos años… hasta el día de hoy, según parece.
¿En lo personal? Tengo sentimientos encontrados. La saga original (o trilogía original) de “La Profecía” es una de mis favoritas en el cine de Terror. Tengo que admitir que le profeso cierto fanatismo a la tétrica historia de Damien, el Anticristo (si no fuera así, no hubiera escrito los Fanfics basados en el personaje y su entorno, colgados recientemente en este blog), por lo que el saber que finalmente harán una serie de TV sobre él y que esa serie, lejos de lo esperado se va a centrar en su vida adulta (en el fondo, creo yo, es lo que todos queremos ver) es para mí una buena noticia pero también, una fuente de nuevos temores. Los nuevos temores vienen sobre el hecho de si los nuevos productores & guionistas sabrán sacarle el jugo y hacer una buena adaptación del producto.
Confieso que cuando me enteré al inicio de las intenciones de hacer una serie de TV basada en Damien, me temí lo peor: temí que estaríamos sin lugar a dudas ante otro bodrio sobre adolescentes en conflicto y poderes satánicos. No sé… algo así como “Bates Motel conoce a la Profecía”. Ya preveía un Damien adolescente, encarnado por una de esas figuritas atractivas para las chicas (y chicos, ejem) de hoy en día, con cara de Justin Bieber (por lo de “nene malo”). Por suerte, si la sinopsis es cierta, el Damien que aparecería (pongámoslo en hipotético y potencial. Hasta no ver la cosa concretada, pues…) sería uno adulto, dejando los dramas adolescentes (tipo “X-Men satánico”) de lado.
Bueno… habrá que esperar nomas y ver qué onda. Desde ya, yo la voy a ver cuando salga y sin duda, haré conocer por aquí mi veredicto. ¡Crucemos los dedos!
Saludos a todos!
PD: Al lector interesado, quiero recomendarle mi propia trilogía de historias basadas en “La Profecía”, publicadas en este mismo blog. Los títulos son: EL CODIGO ARMAGEDDON, LA ABOMINACIÓN y MEGIDDO. Y las dos precuelas (hasta el momento) a esa trilogía: DAMIEN: EL ASCENSO DEL ANTICRISTO, Parte Uno y Dos. ¡No se pierdan estas historias, por favor! Lean y déjeme sus comentarios, que sin duda, serán todos respondidos, jejeje.

martes, 18 de noviembre de 2014

Los Evangelios Apócrifos, Volumen 01


 
“Los Evangelios Apócrifos fueron escritos en los primeros siglos del cristianismo. Cuentan historias relativas a Jesús, que contienen episodios omitidos en la Biblia y no fueron aceptados por la ortodoxia cristiana. Algunas de sus fuentes se encuentran en los rollos del mar muerto y los de Nag Hammadi. Se les dio el nombre de Evangelios por su aspecto similar a los cuatro evangelios admitidos en el canon del Nuevo Testamento. Sin embargo, muchos de ellos no tienen un estilo evangélico. Algunos de estos escritos aparecieron en comunidades gnósticas, con la intención de contener palabras ocultas (en griego, apokryphos). Y cabe comentar que el término apócrifo no indicaba en sus orígenes falsedad sino misterio. Estos mensajes, ocultos entre los discursos y atribuidos a Cristo, estaban reservados a los iniciados de esas comunidades…”
 
MI OPINION SOBRE ESTE LIBRO:
Así, más o menos, nos son presentados estos controvertidos escritos a los cuales he podido echarles un vistazo a partir de la adquisición de una vieja edición de Editorial Hyspamerica, bajo el sello de la colección “Jorge Luis Borges: Biblioteca personal”. Son dos tomos y ya en el primero hallamos muchísimas cosas que quiero detallar a continuación…
Para empezar, decir que, después de una cuidadosa lectura del Volumen 01, ya entiendo porque en su momento estos escritos de dudoso origen levantaron polvareda en el seno de la Iglesia Católica y del Cristianismo en general. Hay de todo entre estas páginas; desde historias que contradicen totalmente el Dogma, hasta las que no. Hay historias que vienen a ser como complemento a las del Canon Bíblico Oficial.
Este volumen contiene los siguientes escritos (en cursiva, mis opiniones al respecto):
El Proto-Evangelio de Santiago. Que nos cuenta la historia de José y de la Virgen María casi desde sus comienzos, con un estilo tan particular. Va desde ahí hasta el Nacimiento de Nuestro Señor Jesús y acaba con la matanza de los inocentes por parte del déspota Herodes. Abundan muchos datos referentes a la Virgen y a José. No contradice demasiado al Canon Oficial.
El Evangelio del seudo-Mateo. Que viene con un prólogo bastante llamativo de los religiosos de la Edad Media (presumo) que tuvieron el encargo de traducirlo. Es en todo exactamente igual al anterior, pero avanza más allá de donde el otro se quedó y profundiza en la infancia de Jesús… y ahí empieza la pifia. La bonita historia de cómo José y María se conocieron y cómo la Sagrada Familia huye a Egipto luego del Nacimiento de Cristo se convierte en algo difícil de digerir cuando el desconocido autor abunda en detallados “milagros” del Niño Jesús y nos lo presente a veces colérico y caprichoso, destilando sus poderes más como un pequeño dios pagano que como el Hijo de Dios que realmente es. Así se puede leer entre estas páginas cosas execrables, como Jesús dando muerte a un niño sólo por molestarlo, o humillando a maestros de la Ley de manera reprochable. Decir “abominable” es decir poco.
El Evangelio de la Natividad de María. Correctísima historia que, nuevamente, ahonda en los orígenes de la Sagrada Familia. Cómo José y María se conocieron. Hay pocas cosas en contradicción con el Canon Bíblico Oficial. A lo sumo, este evangelio es más como una “precuela” a los Canónicos. Su lectura resulta muy interesante.
El Evangelio de Santo Tomás. Que de santo, no debe tener nada. Es igual al Evangelio del Seudo-Mateo pero con la diferencia que arranca con Cristo siendo niño y destilando a mansalva sus poderes, humillando a maestros, matando y resucitando gente a gusto y placer. Más que el Niño Dios, estamos en presencia de un auténtico demonio y no exagero. ¡A cuantos años luz está este Jesús del VERDADERO Hijo de Dios! Creer ciertas las cosas que se cuentan en este evangelio es, sin duda, una ofensa al Señor.
Historia de la Infancia según Santo Tomás. El “santito” parece que como no tuvo suficiente con el escrito anterior, decidió profundizar en el pasado con este. Ahora cuenta la historia a partir de la huida de la Sagrada Familia a Egipto y su regreso a Tierra Santa. De nuevo asistimos a supuestos milagros y a un despilfarro exagerado de poderes por parte de Cristo, un Jesús que –como el autor hiciera en el escrito anterior– nos es presentando más como un dios pagano caprichoso que como el Hijo de Dios.
El Evangelio Árabe de la Infancia. Una auténtica “precuela” a los Evangelios Canónicos… aunque luego la cosa se va al carajo. Nos cuenta la odisea de la Sagrada Familia al huir a Egipto y volver, y luego, algunos milagritos del Niño Jesús. De nuevo Cristo aparece presentado no como el Mesías, Rey de la Paz, sino más bien como el “niño con poderes extraños” que no para de abochornar a sus maestros, matar y resucitar a su antojo y todo eso a la edad tierna de tres añitos. Decididamente, me parece que estoy viendo la mano del Diablo en todo esto... o de sus agentes. No es broma. ¿Quién otro querría enchastrar la imagen de Nuestro Señor presentándonoslo de una forma contraria a como Él era? ¿Qué? ¿Me dicen que a lo mejor lo que está en la Biblia no es la verdad y esto de aquí sí lo es? Claro, seguro… y las vacas vuelan. Ja.
El Evangelio Armenio de la Infancia. Atribuido a Santiago, hermano del Señor. El más extenso del libro. De nuevo se narran los orígenes de la Sagrada Familia, la huida a Egipto, el regreso a Tierra Santa, milagros del Niño Dios, etc, etc. No hay una imagen negativa de Jesús aquí, lo único que hay es una extensión tremenda de historia. ¿Mi veredicto? Neutral. De nuevo hay mucho despilfarro de hechos milagrosos. Con tantos milagros efectuados por Cristo antes de que Su ministerio en la Tierra propiamente dicho comenzara, uno se extraña de que nadie haya reparado en él por aquel entonces como el Mesías. A lo sumo, este escrito es interesante aunque al lector le resultara casi extenúo acabar su lectura.
El Evangelio de Nicodemo. Una ampliación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesús. Se nos cuenta la versión de la historia desde el lado de Pilatos, desde varios miembros del Sanedrín y como colofón, el relato de dos resucitados por el Señor, quienes nos describen su llegada a los Infiernos para liberar a las almas atrapadas allí abajo. Hecho insólito en sí mismo: Satanás sale aquí, compartiendo el trono infernal con una entidad a la que solamente se la llama “La Furia”. Quien luego de que Jesús le birla las almas de los antiguos patriarcas bíblicos para llevárselas al Cielo, se enfurece muchísimo con el Demonio y lo castiga por toda la Eternidad. Me pregunto… ¿Es la Furia otro nombre dado a Lucifer? Dicen los entendidos en la materia demonológica que ambos (Satán y Lucifer) serían dos demonios por separado y no el mismo demonio. Ni idea sobre la veracidad de esto. ¿Quién es “La Furia”? Estoy tentado a creer que se trata del Espectro de DC Comics, jejeje.
El Evangelio de San Pedro. Único escrito del libro atribuido a Pedro. Es bien corto y acaba abruptamente. Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo a través de los ojos de Pedro. Lástima que cuando se pone interesante, el escrito original se interrumpe…
El Evangelio de la Venganza del Salvador. ¿Honestamente? No lo entendí… ¡No me miren así! No pueden pretender que entienda todo. Me temo que debo releerlo. Por lo pronto, no entendí ni medio salvo una cosa: este controvertido evangelio propone que Tiberio se convirtió al Cristianismo.
El Evangelio de la Muerte de Pilatos. Supuestamente, narra los hechos que le acontecieron al procurador romano Poncio Pilatos luego de la resurrección de Jesucristo. Escrito muy corto, por cierto.
El Evangelio cátaro del seudo-Juan. ¿Querían controversia? Damas y caballero, acá la tienen. Un evangelio donde Cristo mismo expone la realidad: Dios no creó al mundo, lo hizo Satanás. Casi como queriendo copiar al Padre, el Demonio hizo al mundo y a la Humanidad y Jesús fue enviado por Dios para enseñar la Verdad y salvar al hombre de la pecaminosa materia. Un evangelio apócrifo al que no dudo de calificar como RIDICULO, BLASFEMO y MENTIROSO. Este escrito es producto, sin lugar a dudas, de la secta de los Gnósticos, quienes creían conocer las verdades de Dios explicándolas con las locas ideas de su culto. Culto que –no me cabe dudas– fue inspirado por el mismo Demonio. No creo en nada de lo que está escrito aquí desde que inicia hasta que acaba.
Historia Copta de José el Carpintero. En este caso, es Jesús mismo quien les cuenta a sus discípulos la historia de su padre terrenal, el humilde carpintero José.
…Y con este escrito, se cierra el Volumen 01 de los Evangelios Apócrifos.
EN SINTESIS:
El Apóstol Juan escribió en su Evangelio acerca del Diablo: “…Y no permaneció firme en la verdad, porque la verdad no está en él […] porque es mentiroso y el Padre de la Mentira.” ¡Cuanta verdad hay en estas palabras! Se las puede aplicar a varios de los apócrifos encontrados en este libro. No a todos, sin embargo; algunas historia relativas a la Santísima Virgen yo siento que son verdad… o que podrían serlo. El resto… el resto es olvidable.
No me atrevería a recomendar este libro ni estos evangelios a nadie, pero siempre lo digo: cada uno es libre de leer lo que quiera. Libertad con la cual, por extensión, Dios nos dotó. Eso sí: debo advertir al lector interesado que sea precavido. Las trampas de Satanás son muchas y si alguno de ustedes desconoce el texto bíblico original, la lectura de “esto” puede llevarlos al embuste y al engaño. ¡Sean más vivos que el Diablo y no se dejen engañar! Agarren la Biblia, que no muerde. Ahí hallaran la verdadera Palabra de Dios.
Saludos a todos.  

lunes, 17 de noviembre de 2014

Smallville: Titans


Realmente, este post va a ser bien cortito. Acabo de leer hace minutos nomas otro especial de la Smallville Season 11, titulado “Titans” y mi veredicto es el siguiente: ES UN ASCO.
Malos dibujos, mala historia… honestamente, si la serie en comics de Smallville se fue cuesta abajo, es por culpa de especiales como este. No aporta nada a la serie en sí misma y, lo repito, los dibujos son tan malos que da bronca.
La historia viene del veterano Jay Garrick (el primer Flash) intentando formar en la ciudad de San Francisco un equipo de luchadores contra el crimen con algunos superhéroes juveniles de reserva. El grupo viene a ser como la “versión Smallville” de los Jóvenes Titanes, aunque desde luego, sin su lucida brillantes. Ni Superboy, ni Escarabajo Azul, ni los Gemelos Fantásticos (Dios mío), ni Speedy, ni la chica-marciana (no me recuerdo el nombre… es de la misma raza del Detective Marciano, aunque más joven) ni ninguno de este hato de ineptos está a la altura de la situación y, por supuesto, la villana de turno da pena más que miedo.
¿Francamente? Si pasan de este especial no se pierden nada. No saco nada positivo de él.
Mi próxima lectura –ahora sí– será del arco argumental titulado ALIEN. Esperemos (recemos) porque sea mejor que todo esto. Una pena, la verdad. Una autentica pena.
Saludos.
PD: Ya lo decía la canción del viejo tango… “Se ladeaba / se ladeaba / en falsa escuadra /  sobre el borde del fangaaaaaal”. Smallville Season 11 está a punto de hacer agua, mucho me temo. :(

Smallville: Hollow


Después del gusto agridulce provocado por el arco argumental de Smallville Season 11 titulado “Olympus”, este nuevo especial llamado “Hollow” vino a ser como un vaso de agua refrescante…
Tess Mercer (o la emulación holográfica de Tess) es la protagonista de esta historia, en la cual reaparece Lex y en donde se exploran los sentimientos de la “chica-holograma”. Recuérdese que luego de permanecer atrapada dentro de la cabeza de su hermano, la consciencia descarnada de Tess acabó siendo subida a la red de computadoras de la Atalaya y de Industrias Queen, confiriéndole así una suerte de “segunda vida digital”. ¿Cómo afronta el día a día Tess en su difícil situación actual? “Hollow” explora eso. Además, Lex se entera de la misteriosa nave llegada de la Tierra paralela y hará de todo por tomarla… incluso, intentar robarla de STAR Labs.
Una bonita historia en sólo 4 números sin muchas pretensiones. La única pega negativa está en el dibujo. Otra vez han cambiado de dibujante. Si bien la idea de hacer lucir a más de uno suena bonita, en la práctica, cuando los estilos de dibujos son tan dispares, es difícil de digerir.
El estilo de dibujo de “Hollow” es pésimo.
He oído por ahí que gracias a estos repentinos cambios de dibujante entre arco y arco argumental acabaron atentando con la Temporada 11 en comics de Smallville. Tal vez sea cierto.
En fin… seguiré leyendo y supongo que ya les contaré qué tal.
Saludos a todos.

Smallville: Olympus


Sólo puedo referirme de una manera al arco argumental de Smallville Season 11, titulado “Olympus”. Esa manera es la siguiente: EMBOLE.
Me costó mucho terminar de leer esta historia, de la cual no saco nada en provecho. Supuestamente es la entrada & reinterpretación de Wonder Woman en el universo Smallville, pero la verdad es que, desde el vamos, resultó ser una historia ABURRIDA, PESADA y con un final TOTALMENTE DECEPCIONANTE.
Pero partamos desde el inicio: todo comienza cuando alguien atenta contra la vida de Martha Kent. Recordemos que la Martha Kent de Smallville se dedica a la política y es Senadora de los USA, algo por demás que siempre me cayó pesado. Martha Kent –mi Martha Kent– siempre será una sencilla mujer de granja. Me ha resultado… extraño ver a una Martha más joven de lo acostumbrado y encima metida en política. Como sea, Lois y Clark viajan a Washington y en medio de las pesquisas, se toparan con una organización secreta que opera bajo la ciudad y una amenaza de origen sobrenatural, encarnada en el brujo Félix Faust y su amo, el dios griego del Inframundo Hades.
Ni siquiera Faust y Hades remontan el embole que resulta ser esta historia, la cual nos presenta a Diana al inicio sin su clásico traje de Wonder Woman y con uno medio parecido (afanosamente inspirado, diría alguien) al de Lara Croft en “Tomb Raider”. Y ni hablemos del estilo de dibujo: particularmente, ha sido HORRIBLE.
En síntesis, tenía que ocurrir: SMALLVILLE EN LOS COMICS EMPEZÓ A CAER EN PICADO. El siguiente arco se titula “Alien”. ¡Ojala que mejore bastante en comparación a este otro pésimo!
Saludos a todos.  

domingo, 16 de noviembre de 2014

Damien: El Ascenso del Anticristo II


El Ascenso del Anticristo II 
(Escrito por Federico H. Bravo) 

Nota del Autor: Esta historia transcurre antes de “El Código Armageddon” y sus dos continuaciones, “La Abominación”  y “Megiddo”. Es una suerte de Precuela a lo que yo he dado en llamar La Trilogía de la Bestia 

“Entonces, fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el Diablo…”.
Mateo 4:1 

CAPITULO 1  

Chicago. Edificio Thorn.
Un mes antes de las elecciones presidenciales.
-¿Cómo que te vas? – exclamó asombrado Paul Buher, acolito de Damien y mano derecha suya. Se hallaba de pie ante el joven Anticristo, quien sentado cómodamente tras su escritorio en el interior de su oficina en las Industrias Thorn, le había comentado sus intenciones de marcharse por unos días al extranjero – ¡Estamos a sólo un mes! Ya sé que la campaña es estresante, pero deberías esperar hasta ganar las elecciones y convertirte en Presidente de la Nación para poderte tomar unas vacaciones.[1]
-Tú no entiendes – terció Damien, levantándose de su asiento y dirigiéndose hacia una biblioteca – Debo hacer este viaje. Estoy obligado.
-¿Obligado? – Buher enarcó una ceja, incrédulo – ¿Por quién?
Damien no respondió de inmediato. Se dedicó a buscar entre sus libros hasta que halló el correcto y lo extrajo. Era un antiguo y grueso volumen de páginas amarillentas y tapas duras.
-Por mi padre – respondió al fin, volviéndose a sentar – ¿Conoces el “Codex Nigra”? – le preguntó.
-No.
-Es un apócrifo bíblico. Fue escrito en el medioevo por un monje loco que dijo haber hablado con el Diablo en persona y que éste le hizo patentes ciertas oscuras revelaciones concernientes al futuro. Fíjate lo que dice aquí – abrió el libro y buscó el pasaje. Al encontrarlo, se lo leyó a Paul – “…Y así, en los postreros días y como ya ocurriera con el Hijo de Dios, el hijo de Satán será puesto a prueba por su padre. Igual que le pasó al Señor, el Príncipe de las Tinieblas deberá vagar por el desierto durante cuarenta días y cuarenta noches. Y su padre, el Diablo, le probará para ver si es digno de heredar su infernal trono” – Damien levantó la mirada y observó a Buher – ¿Y bien? ¿Qué piensas?
-¿Con franqueza?
-Adelante.
-Que prestarle atención a un libro apócrifo y más, escrito en la Edad Media por un monje loco, es un despropósito… ¡Y muchísimo más, teniendo en cuenta de que ya estamos en la recta final!
-No, Paul. Recién estamos al comienzo – Damien guardó de nuevo el libro – Debo ir. Es mi padre quien lo ordena. Yo lo sé. No puedo negarme. Tengo que pasar sus pruebas para hacerme digno de su trono. Si no, mi ascensión al poder no tendrá valor.
-De modo que estarás fuera… ¿Por cuánto tiempo dijiste?
-Cuarenta días y cuarenta noches.
-¿Y luego?
-Si todo sale bien, regresaré justo a tiempo para los comicios electorales y para asumir mi cargo de Presidente de los Estados Unidos.
Silencio. Buher frunció el ceño.
-¿Y si no sale todo bien? ¿Y si no pasas las pruebas?
Hubo un tono decididamente gélido en su voz cuando Damien respondió:
-Entonces no seré digno. Y mi vida no tendrá sentido.  

CAPITULO 2  

Israel. En medio del desierto.
Cuarenta días después…
Damien estaba cansado, agotado. Caminaba lentamente bajo un Sol brillante y ardiente. Hacía como mínimo más de 40° centígrados. Ni aun a la sombra el joven Anticristo hallaba consuelo: el aire, espeso y caliente, le abofeteaba el cuarteado rostro sin piedad.
Había llevado lo mínimo dispensable para su “excursión” al desierto israelí. Hacía rato que sus raciones alimenticias se habían acabado, lo mismo que el agua de sus cantimploras. Un ser ordinario habría muerto sin lugar a dudas. Sucedía que Damien no era precisamente un “ser ordinario”.
Era una criatura nefasta, diabólica. Una abominación viviente, con un sólo propósito: llevar al ser humano a su perdición.
Vistiendo unas ropas sucias por la arena del desierto y con una tupida barba en su ajado rostro, Damien esperaba, aguardaba, la llegada de su padre. Sabía que lo estaba sometiendo a una dura prueba física, pero no le importaba. Él demostraría ser digno de heredar su trono. De conquistar su poder.
Finalmente, al caer la noche, el Diablo no faltó a la cita. Se le presentó bajo la forma de una atractiva mujer pelirroja, quien lo esperaba desnuda de pie al lado de una hoguera encendida.
-Damien, hijo mío. Ven a calentar tus huesos. Hace frio esta noche – le dijo, sonriéndole con lascivia.
El Anticristo se acercó a la fogata y observó a la chica. Era terriblemente atractiva. De inmediato, sintió el terrible deseo de poseerla sexualmente. Pese a su terrible agotamiento, lo intentó. Pero cuando quiso hacerlo, la mujer lo derribó fácilmente de un puñetazo, tirándolo al suelo. Poniéndose a horcajadas sobre él, el Demonio se burló:
-“…Y vi una mujer sentada sobre una Bestia escarlata llena de nombres blasfemos, que tenía siete cabezas y diez cuernos” – recitó de la Biblia – Eso ha sido muy tonto de tu parte, mi joven príncipe. ¡Presta atención! ¡No estás aquí para fornicar! ¡Estás aquí para demostrar ser digno de recibir mi trono!
-Padre – suspiró Damien, reconociéndolo – No temo. Estoy listo. Pruébame.
La mujer echó la cabeza hacia atrás y rió con una carcajada feroz, bestial. Luego lo miró con suspicacia.
-Te crees listo, ¿no es así, muchacho? ¡Veamos si puedes pasar lo que viene! – le acarició el rostro. Su contacto era gélido, como un tempano – Prepárate, Damien. ¡La verdadera acción comienza ahora!  

CAPITULO 3  

Súbitamente y sin ningún aviso, el paisaje a su alrededor cambió. El desierto fue suplantado por un delicioso jardín lleno de flores, arboles, plantas y animales, atravesado por ríos de agua pura y cristalina. Sobre todo eso, había un cielo celeste y limpio y un Sol brillante pero no dañino.
-¿Qué es esto? – preguntó Damien, perplejo.
-Bienvenido al Edén – dijo una voz a su espalda. Se volvió y contempló a un fabuloso joven bello, de cabellos largos y negros, vestido con una túnica blanca – Bienvenido al origen de todo – el enigmático joven sonrió y al hacerlo, su rostro se curvó en una mueca cruel. Por un segundo, un par de inmensas alas surgieron de su espalda, para luego desvanecerse, volviéndose invisibles.
-Padre – murmuró Damien, reconociéndolo de nuevo. El Ángel Caído se llevó un dedo a la boca y le hizo un gesto de silencio. Luego, le indicó hacia un gran árbol colocado en el centro del jardín y a una hermosa joven desnuda, quien observaba vacilante el fruto que colgaba de una rama.
-¿Así que Dios les ordenó que no comieran de ningún árbol del jardín? – le preguntó una voz siseante a la mujer. Ella dio un sobresalto y vio cómo una enorme serpiente se desenroscaba perezosamente del árbol.
-Podemos comer de los frutos de todos los arboles del jardín – replicó la mujer, cautelosa – Pero respecto al árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: “No comerán de él ni lo toquen, porque de lo contrario morirán”.
-No, no morirán – dijo la serpiente. Damien observó con asombro cómo el animal abría la boca formando claramente las palabras, al mismo tiempo que el ángel que estaba a su lado lo hacía. Comprendió cuál era la verdad: Satán se valía de aquél ofidio para comunicarse con la chica – Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del Bien y del Mal.
El daño ya estaba hecho. Una duda respecto a la veracidad del Creador fue sembrada en el corazón de la mujer. La acompañó un anhelo de conocimiento… y libertad. A la final, tendió la mano y comió del fruto. Posteriormente, se lo ofrecería a su marido y él también comería, iniciando así sin saberlo (o sabiéndolo, pero no importándole) un desastre que se extendería por el tiempo y el espacio hasta nuestros días.
-Primera lección, hijo: el ser humano es débil por naturaleza – declaró Satanás, dándole la espalda al idílico jardín – Puedes creerme. Yo intenté advertírselo a Él y no me escuchó. Y así es como están las cosas – suspiró.
-No entiendo por qué me muestras esto… ¿Qué tiene que ver conmigo?
-¡Tonto! ¡Todo tiene que ver contigo! – lo increpó colérico el Demonio – Tu misión en el mundo, para lo que te he puesto en él… ¡Es la consecución de lo que aquí ha empezado!
El Ángel Caído hizo una pausa.
-La Humanidad se había echado a perder. ¡Ya la tenía en la palma de mi mano! Pero entonces, Él envió a Su Hijo y me la arrebató. ¡Por eso, yo también voy a hacer lo mismo! Por eso, te he enviado a ti. ¡Para arrojar a la perdición lo que con ese obtuso sacrificio en la cruz se ha rescatado! ¿Lo entiendes ahora?
-Sí.
-Oh, ¿de verdad?
-Por supuesto. ¿Por quién me tomas? – replicó Damien, altivo – Puede que al principio me halla despistado un poco, pero ahora entiendo cuál es mi propósito en la Tierra.
-Muy bien. ¿Y crees tener las pelotas para cumplirlo hasta el final, muchacho? – el lenguaje soez con que aquél ángel bello se expresaba ponía de manifiesto su carácter irascible y pecaminoso.
Damien lo miró a los ojos. El duelo de miradas lo ganó su padre. El Anticristo bajó la suya, sumiso. Satán sonrió.
-¡Presta atención! – dijo – Te he mostrado lo que echamos a perder… Ahora voy a mostrarte a lo que renunciamos con nuestra caída… ¡Si puedes soportar esta visión, serás mi digno sucesor!  

CAPITULO 4  

De nuevo, el escenario cambió. Damien comprendió que en esta ocasión no se hallaban en una esfera del ámbito terrenal. Habían sido sumergidos en el mundo espiritual y él en especial, contemplaba absorto con sus ojos una imagen maravillosa: un valle gigantesco, infinito, acunado por una luz que no era la del Sol. En ese valle, multitudes de almas virtuosas vestidas de blanco marchaban en procesión hacia un enorme Templo ubicado en el centro. Era el Templo de Dios y la luz que envolvía a ese sitio era Su luz. De inmediato, unos canticos atronadores resonaron en el aire. Un coro de miles de voces celestiales cantaban loas y alabanzas al Señor.
-Santo, santo, santo es el Señor Dios, el Todopoderoso – decían – El que era, el que es y el que vendrá.
La luz, en respuesta a estas alabanzas, se extendió. Damien volvió la vista y se tapó los ojos, aterrado: una presencia divina se acercaba. Era la Presencia de Dios, el Espíritu Santo.
-¡No! – rugió Satanás, aferrando a su hijo de la cabeza con fuerza y obligándolo a mirar – ¡Observa! ¡Observa!
La Presencia de Dios tomó forma. La forma de Cristo. Lo observaba sereno, con unos ojos llenos de sabiduría y santidad. De amor.
Todo aquello hacía daño a Damien, pero no podía dejar de mirar. Satán lo obligaba. El destello del amor de Dios lo quemaba.
-¡Míralo! ¡Mira a lo que renunciamos! ¡Mira a lo que renuncié! – exclamó, furioso – ¡Renuncié a Él! ¡Y Él me echó! Me expulsó a las tinieblas y al caos… ¡Y le odio por eso! ¡Le odio con toda mi alma!
-¡Me lástima! – la sola visión de Jesús hería a Damien, pero el Diablo no aflojó su presa. Lo obligó a seguir contemplando, mientras decía:
-¡Le odio! ¡Y tú también le odiaras, si quieres ser digno de mi aprobación! ¡Míralo a la cara, Damien! ¡Mira a la cara del Señor y escúpelo!
Todavía sereno, Cristo los observaba a ambos con gran pesar. El Demonio podía odiarlo, como temiblemente afirmaban sus palabras, pero el Señor no. Sólo sentía pena por lo que se había perdido.
Damien hizo el esfuerzo. Se liberó de los brazos de su padre y pese al dolor terrible y la debilidad extrema que lo atenazaban hizo lo que le ordenaron: miró a Jesús directo a la cara y le propinó un escupitajo.
-¿Qué te ha parecido eso, Nazareno? – dijo, burlándose – ¡Mira cómo te he bendecido!
-Te espera un triste destino, Adversario – respondió el Señor. No hizo ademan de limpiarse la escupida – Pero así lo has elegido – miró al Diablo – Ambos así lo han elegido.
-¡Te odio! – rugió Satán de nuevo – ¡Te odio con cada fibra de mí ser! ¡Te odio, te odio! ¡Y te juro que te mataré! ¡Y mataré a todos los que te siguen! ¡Hundiré tu culto en las tinieblas!
La visión beatifica del Cielo cesó. El cambio de escenario esta vez fue titánicamente brusco. Damien se vio rodeado de llamas, tormento, dolor, sufrimiento... Estaba en el Infierno y el ángel parado a su lado experimentó un cambio físico: las piernas bajo su túnica eran ahora las patas poderosas de una bestia, de un animal peludo y con pezuñas.
El Diablo, en toda su gloria, extendió unas alas de plumas negras, como las de un cuervo. Una sonrisa retorcida le deformó el rostro, que pese al terrible sitio en el que se encontraban, seguía siendo bello. Bello y feroz.
-¡Tú eres mi hijo amado, en quien confío! – proclamó. Damien cayó a sus pies, adorándole – ¡Has pasado mis pruebas! ¡Has visto y oído! ¡Conoces tus objetivos! ¡Ve y cúmplelos! ¡Glorifícame con ellos!
-Así lo haré, padre. ¡Así lo haré!
-Una cosa más: no estarás solo en tu cruzada – le avisó el Demonio – Te estoy enviando a alguien para ayudarte. ¡Sé sabio y escúchalo!
-¿De quién se trata?
-La Segunda Bestia – Satán ensanchó su sonrisa, enseñando los dientes. Parecía la boca de un león.[2]   

***  

Cuando las visiones infernales cesaron, Damien se halló solo en el desierto. Era de día y el Sol volvía a castigarlo. Rebuscando entre sus sucias ropas, extrajo su ya casi olvidado teléfono celular y se fijó si tenía señal. Milagrosamente –o mejor dicho, diabólicamente– sí la tenía, con lo cual efectuó una llamada.
-¿Paul? Soy Damien. Escucha: necesito que envíes a tu gente a buscarme. Te pasaré las coordenadas del sitio donde estoy…
-Okey – dijo Buher, después de anotarlas – Damien, ¿estás bien? ¿Pasaste las pruebas?
-Pues claro que sí. Ve preparándolo todo: ¡Voy a llegar justo para los comicios! Esto será sólo un trámite. ¡Voy a ser el nuevo Presidente de los Estados Unidos! 
 

EL PRINCIPIO… 


[1] La presente historia transcurre después de la Primera Parte (Damien: El Ascenso del Anticristo). Damien le ha quitado el puesto político a su “amigo”, el congresista Gene York, y luego gracias a una argucia legal que acabó con la modificación en la Constitución de los Estados Unidos que le permite ser candidato y posible futuro Presidente, se prepara para las elecciones. Remito al lector interesado en los pormenores argumentales a revisar ese relato antes de continuar con la lectura de este. 
[2] Persona nefasta que no es otra que nada más y nada menos que Dominic, el sacerdote apostata que acompañaría a Damien durante toda la Trilogía de la Bestia. Dominic, el Papa Rojo, Sumo Pontífice de la infernal falsa religión que eleva a Damien al status de verdadero Hijo de Dios, negando la divinidad de Cristo. Dominic es la “Segunda Bestia” a la que Satán hace referencia. También es lo que en el Libro de las Revelaciones es llamado “El Falso Profeta”.