lunes, 28 de diciembre de 2015

El Primer Juicio, de Wendy Alec


En esta segunda entrega de la fascinante historia de los arcángeles Miguel, Gabriel y Lucifer, una batalla salvaje y sangrienta tiene lugar en las criptas de los condenados cuando los enormes ejércitos del primer cielo y el infierno entran en guerra. El reino de Perdición es asolado, pero Lucifer convoca a los temibles consejos del infierno para conspirar y engendrar su propio Mesías… y los hermanos se reúnen por primera vez en quince milenios.
MI OPINION:
Dos palabras: excesivamente pomposo.
Sólo así puedo describir la segunda parte de esta fascinante saga escrita por Wendy Alec, continuación directa de “La Caída de Lucifer”. En esta ocasión, la autora se sirve del mismo esquema que en la primera aventura para presentarnos su propia versión de los Evangelios. La actividad de Jesucristo en la Tierra y Su sacrificio en la cruz son el eje central de esta historia en la cual Lucifer hace de villano principal tras bambalinas. Conspirando, orquestando todo, el Señor de las Tinieblas dispone el escenario para intentar destruir a Cristo y arrastrar su alma a los infiernos, pero Dios tiene Sus planes y todo esto no es más que glorificar Su Nombre y Santificar Su Presencia en la Tierra.
Paralelamente a la historia central de “Cristo Vs Lucifer”, se tejen otras tramas que involucran a otros personajes en diversos marcos temporales. Así están el rey de Arabia, Aretas, y su hija, la princesa Jotapa, quienes viven en los tiempos del Nazareno y asistirán a Su Nacimiento, Ministerio, Muerte y Resurrección, no como meros espectadores pasivos, sino como parte activa del mismo entorno. Y la historia –ambientada en un tiempo futuro cercano– de la poderosa familia De Vere (Jason, Adrián y Nick), tres hermanos multimillonarios, dueños de una fastuosa fortuna y cuyos destinos están irremediablemente enlazados con los planes de Lucifer y sus intenciones de traer al Anticristo a la Tierra y ganar la eterna guerra cósmica.
No se confundan: el libro es muy bueno. Incluso, quizás superior a su predecesor. Pero está demasiado cargado de excesos. Por momentos, sentí que estaba leyendo “El Retorno del Rey”, de Tolkien. Esas escenas de peleas entre ángeles y demonios en las llanuras del Infierno se me han antojado muy parecidas a la lucha épica de los Elfos y los Hombres, contra las hordas de Sauron y compañía. Demasiado. Creo que la intención de Wendy Alec es muy buena en lo que respecta al género fantástico, pero con esta entrega se pasó de mambo, como diríamos algunos por aquí.
Demasiado recargada la cosa.
EN SINTESIS:
Es un libro muy bueno –lo repito– pero creo que a lo mejor, antes de abordar su Tercera Parte –ambientada en un futuro no muy lejano y centrada en la poderosa familia De Vere– me tome un respiro. El estilo fantástico de Wendy me ha saturado bastante.
Saludos a todos.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Star Wars: El Despertar de la Fuerza


Lo admito: no soy un fan del universo SW. No del todo. No soy de los que se disfrazan ni de Darth Vader ni de Luke Skywalker, ni de Han Solo, ni voy a convenciones de esas. Pero reconozco una buena historia cuando la veo y ese es el caso de la saga de Star Wars (La Guerra de las Galaxias, como la llamamos por aquí).
¿Qué puedo decir sobre la Trilogía Original? Que es una maravilla. Más allá de ser o no ser un experto en el tema, en ella se reconoce el eterno conflicto del bien contra el mal, en un ambiente de tecnología avanzada. No es el futuro, como muchos podrían creer, es –quizás– una galaxia muy, muy lejana ubicada en otro universo. Un universo fantástico con sus propias leyes y aventuras.
Solo un alienígena de verdad no sabría –ni reconocería– los nombres de Darth Vader, Luke, Leia, Han Solo, y compañía. A estas alturas, creo que ya todos conocemos y recontra conocemos la historia de la Trilogía Original. Años más tarde, George Lucas –creador de todo esto– nos traería una nueva Trilogía, en este caso, de precuelas. Muchos dicen que no estaban a la altura de la original. Puede que tengan razón, en el peor de los casos. En el mejor, acercaron la franquicia de Star Wars a unas nuevas generaciones y prepararon el terreno para esto que ahora estamos viendo, una nueva andanada de películas sobre la historia original, una autentica continuación del universo SW…
A decir verdad, existía –y pese a la corporación Disney, sigue existiendo– algo llamado “Universo Expandido”, donde se exploraban continuaciones a lo que fue la Trilogía Original, ya sea en comics o en novelas. Yo tengo unas cuantas novelas de SW y fueron estas últimas las que me ayudaron a ir comprendiendo mejor el funcionamiento de este universo de maravillas. Para muchos fans el UE fue, durante años, una forma de saber  cómo había continuado la historia de Luke, Han, Leia y demás.
BORRON Y CUENTA NUEVA
Parece que ese el título que mejor le pega a los intentos de la corporación Disney al hacerse cargo de la franquicia. Al menos, en lo que al UE respecta. Sólo se toma como valido lo que salió en la pantalla grande. Así que las novelas y comics quedan descartados. Una pena, si me lo preguntan.
SOBRE LA NUEVA PELICULA
Transcurre 30 y pico de años después de “El Regreso del Jedi” y nos trae a nuevos personajes junto con viejas glorias de antaño. Lo de viejas es por Harrison Ford y Carrie Fisher –y Mark Hamill también, aunque lo suyo no pase de un mero cameo–. Fui a ver esta película al cine y (no es mentira) la gente aplaudía cada vez que aparecía alguno de ellos en pantalla. Hubo mucha nostalgia entre el público –había gente de todas las edades, pero destacaban fans “grandecitos”, como yo. Gente que vio la Trilogía Original– y hasta ví alguna que otra lagrima. Las reacciones del público no tienen desperdicio, a decir verdad. Son tan –o igual– de importantes que la película y nos demuestran que la cinta vale la pena.
Y lo vale, pese a sus fallas –que tiene algunas– y sus aciertos –que tiene un montón–. Hay aventura, acción, algunas peleas con sables lásers, robots, malos muy malos y con máscaras “chulas” y algunas muertes inesperadas –Tranquilos. Mis labios están sellados. No diré NADA–. La verdad es que la experiencia de ir a ver esta película al cine ha valido bastante.
Hay que ver cómo serán sus continuaciones, ya que descartado que las habrá. En lo personal, obvio que no voy a perdérmelas, jejeje.
EN SINTESIS
Le damos a esta películas diez estrellas, sin vergüenza. Muy, muy buena.
Saludos a todos.
PD: Esto es una nota a título personal… existía un comic de SW titulado “Imperio Oscuro”. Me hubiera ENCANTADO verlo representado en la pantalla grande como continuación a la trilogía de antaño. ¿A qué se debe este singular anhelo? Mi personaje favorito de SW –del bando del Lado Oscuro– es Darth Sidious, a quienes muchos de ustedes conocen como El Emperador. En “Imperio Oscuro”, el Emperador regresaba a la vida a través de cuerpos clonados y de nuevo amenazaba a nuestros héroes con su oscura presencia. Una lástima que este material no vaya a ser tenido en cuenta. Démosles las gracias a los muchachotes de la corporación Disney por esto (nótese la ironía).
PD2: No me gusta la corporación Disney. Se nota bastante, ¿verdad? (JA) Francamente, esa gente sanitiza MAL todo lo que toca. Sigo temiendo que en cualquier momento se saquen SW versión Pato Donald y Mickey Mouse. Brrr.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

La Caída de Lucifer, de Wendy Alec


La caída de Lucifer, ambientada en palacios opulentos e infiernos terroríficos, es una epopeya más antigua que el propio universo, una saga eterna protagonizada por tres hermanos míticos —Miguel, Gabriel y Lucifer— y plagada de guerreros angelicales y un demonio cuya maldad no conoce límites. Entre amores y traiciones, el universo entrará en una guerra total entre los hermanos. Quien gane se llevará el mejor premio del universo: la raza de los humanos.
MI OPINION:
Siempre es interesante observar una historia conocida desde otros enfoques. Es el caso de esta novela, la primera de una apasionante saga bíblica/religiosa/fantástica, escrita y concebida por Wendy Alec. Un fenómeno literario al que la crítica especializada está comparando con la descomunal obra de Tolkien.
Sin ser exagerado ni irrespetuoso ante el genio que concibió la Trilogía del Señor de los Anillos, el trabajo de Wendy Alec, en su área, es MAGNIFICO. Este es un libro que una persona como yo ha disfrutado de principio al final, sin cansarse jamás de su amena lectura.
“La Caída de Lucifer” nos narra –justamente– la caída del ángel más bello y poderoso de todos, el –en palabras de la autora– “más amado por Dios”. Esta historia, la cual creo que todos conocemos, está abordada por Wendy Alec de una manera distinta a la acostumbrada: aquí se nos presenta el drama de tres hermanos arcángeles. Lucifer –el mayor–, Miguel –el del medio– y Gabriel – el más joven de los tres– y su relación con el mundo angélico en que habitan. En este planteamiento original, la autora hace descansar una novela y una trama fabulosa, mágica, maravillosa…
El universo en que los ángeles de Alec se mueven es simplemente… glorioso. Sus descripciones del Cielo son… asombrosamente vividas. Y las personalidades de los tres arcángeles están bien diseñadas.
Con una maestría como pocas, la autora nos muestra la caída del bello Lucifer desde las cimas altísimas del Cielo a las fosas más profundas del Infierno de una manera totalmente creíble. Y la comparación con Tolkien no está tan errada, después de todo, ya que es fácil encontrar paralelismos entre algunos personajes de la obra del escritor británico con los de esta novela. Así, el anciano Jether –miembro de la Corte Divina– encuentra su contrapartida en el viejo Gandalf, el Mago. O el anciano Charsoc –otro miembro de la Corte Divina, pero desertor y seguidor de Lucifer– me ha hecho acordar mucho al infame hechicero Saruman…
Y podría seguir, pero huelga decir que el ambiente fantástico está absolutamente conseguido y que en lo que respecta al asunto bíblico/religioso/teológico, también lo mismo. Wendy Alec no es católica, pero sí es cristiana y en su obra se refleja un profundo amor por Cristo y un respeto absoluto por Él.
Esta novela abarca –en marco temporal– desde el inicio de los tiempos hasta el nacimiento de Jesús. Su segunda parte –la cual ya mismo voy a leer– arranca allí donde nos dejó este libro.
EN SINTESIS:
Una novela totalmente recomendable. Para nada baja línea con el tema religioso y tanto los fans del género fantástico como los del bíblico pueden disfrutarla por partes iguales.
Saludos a todos.   

viernes, 18 de diciembre de 2015

Una Navidad diferente…


Dentro de exactamente una semana, llega la Navidad. Para muchos, será una fecha de fiesta y alegría, de petardos y de regalos. De reuniones familiares y de mucha comida…
En mi casa, por el contrario, será una fecha triste por partida doble.
Primero, porque se cumplirán cuatro años desde el fallecimiento de mi querida abuela. Y segundo, porque este es el primer año que lo vamos a pasar sin mi padre.
Mi viejo falleció en abril de este mismo año, víctima de un cáncer terminal. Fue un momento muy doloroso y triste, y es hasta el día de hoy en que no podemos recuperarnos del todo. Para mi madre ha sido –y es– peor, ya que yo he perdido a mi padre, pero ella perdió al compañero de toda su vida. Prácticamente, no pasa tarde en que no la encuentre llorando por él, mirando su lugar vacío en la cama, a su lado. O mirando sus fotos.
La relación con mi padre no fue fácil. Tuvimos entre los dos muchas peleas y discusiones, pero pese a todo, era mi viejo. Le debo la vida. Y por más peleas que hubiéramos tenido, nunca –jamás de los jamases– hubiese querido que su vida terminara así, con esa maldita enfermedad que todavía no tiene cura.
Me queda una gran culpa y un gran arrepentimiento. La gran culpa es por no haber sido mejor hijo. El arrepentimiento es por haber dicho en su momento –cuando discutíamos– cosas que a lo mejor, no debieron haber sido dichas. Pero ya es tarde. Me niego a ser hipócrita. Lo hecho, hecho está. Y de mis pecados, solo a Dios debo rendirle cuentas.
La fe cristiana ha ayudado un montón, gente. Al menos, a mí lo ha hecho, en ambos casos –tanto cuando falleció mi abuela como mi padre–. Soy creyente y sé que ambos están en un lugar mejor. Sé que ambos descansan en paz. El dolor y la tristeza es para aquellos que nos quedamos en este planeta, este Valle de Lagrimas…
Por eso, esta Navidad será en mi casa una Navidad diferente.
Un beso enorme, gente. Felices fiestas para ustedes. Sé que sonara trillado, pero si tienen familia el 24 a la noche reúnanse con ellos y quiéranlos de verdad. Dejen de lados las peleas y las discusiones y miren a esas personas, a esa madre, padre, hermano, tío, abuelo o abuela y valórenlos… Dichoso son ustedes que todavía los tienen al lado.
…Llegará el día en que deberán partir y entonces, sabrán cómo se siente el enorme vacío que ahora hay en mi corazón.
FEDERICO H. BRAVO  

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Juicio Final, de Cesar García Muñoz


Una tormenta de extraños rayos asoló la tierra, arrasándolo todo a su paso de forma simultánea. Después, el cielo se volvió del color de la sangre y desaparecieron las estrellas. Así comenzó, de repente, desde las alturas, condenando a toda la humanidad a una reclusión inexplicable. Así surgió la bóveda, una gigantesca barrera roja que rodeó el planeta por entero. Y eso sólo fue el inicio. Pero ¿qué o quién está detrás de la aparición de este increíble fenómeno? Muchos peligros se desataron tras la aparición de la bóveda, dejando a la humanidad al borde del colapso. La única esperanza es romperla de algún modo antes de que el tiempo se acabe...
MI OPINION:
Una palabra para definir este libro: acción. Y habría que agregar: de la buena.
“Juicio Final, Sangre en el Cielo” es el título completo de esta novela, escrita por Cesar García Muñoz. Es una novela de ciencia-ficción y ha resultado un auténtico respiro novedoso para mi luego de haber acabado padeciendo el embole literario que resultaron ser los libros apocalípticos de Tim LaHaye y Jerry B. Jenkins. Me venía bien urgentemente un cambio de genero a la hora de leer y volver a la CF con esta novela ha sido una excelente idea, ya que la he disfrutado enormemente.
“Juicio Final” arranca con una extraña tormenta de rayos a nivel planetario. Pero la cosa no acaba allí; al finalizar el fenómeno, una misteriosa cúpula color sangre aparece en el cielo, envolviendo a todo el planeta. ¿De qué se trata? ¿Quién la puso ahí? ¿Para qué? Y lo más fundamental, ¿Cómo reacciona la raza humana al verse atrapada en su propio mundo, sin posibilidad de escape?
La acción de este libro sigue de cerca los pasos de varios de sus personajes –que son muy variados–, quienes se ven enfrentados a este singular fenómeno. Así obtenemos diferentes puntos de vistas del hecho desde algunos cuantos ámbitos (están desde los científicos que quieren averiguar cosas sobre la cúpula; los militares que quieren destruirla sin más –destacado el insoportable General Olsen–, el Presidente de los Estados Unidos –que debe capitanear a la nación en mitad de esta crisis–, el héroe encargado de turno, reclutado para salvar a nuestro planeta, su esposa –quien debe enfrentar a un ex marido loco y fanático religioso, para salvar la vida de sus niñas– y Steven y Mike, dos buscavidas bastante simpáticos, aunque eso sí, también bastante timadores).
Esta novela lo tiene todo. Acción, escenas de devastación, aventura, misterio, etc. Es como ir al cine y ver uno de esos tanques Hollywoodenses protagonizados por Tom Cruise, Nicholas Cage, Will Smith y demás. Y no exagero. El autor se esmeró muchísimo en construir una historia totalmente atractiva de principio a final, que me imagino que podría llegar a gustarle mucho a los yanquis, si el libro pasa a publicarse en tierras estadounidenses.
Como contra, justamente, está el mismo asunto. La acción de la trama transcurre a nivel local en los Estados Unidos, aunque se supone que el fenómeno de la cúpula es a nivel global. Lamentablemente, al ser un libro “yanquicentrista” no obtenemos más que fugaces pantallazos de la situación en el resto del mundo y, por supuesto, quienes salvan el día son –como no podía ser de otra manera– yanquis. Pero vamos, que este hecho no entorpece para nada la lectura. Si has visto las decenas de películas de USA sobre catástrofes varias –tanto de origen terrestre como extraterrestre– sabes a lo que te atienes.
Es un excelente libro, ampliamente recomendable. Desde aquí, felicito muchísimo a su autor y celebro que haya novelas como está dentro de la ciencia-ficción. Muy entretenida y muy bien contada.
Saludos a todos.

jueves, 10 de diciembre de 2015

El fin de una deKada


Ustedes saben que en este blog, casi no hablo de política, pero como argentino que soy, no puedo estar ausente de lo que está pasando en nuestro país. Ayer se terminó una deKada –si, con “K” y ya saben por qué y por quien es esa letra– y hoy, hace un ratito nomas, con la asunción del nuevo Presidente de la Nación, empieza otra etapa.
Más allá de si el nuevo Primer Mandatario me caiga o no en gracia, creo que los que ganamos aquí somos nosotros, el pueblo, ya que –mal que le pese a algunos– al nuevo Presidente se lo eligió en una votación legal y democrática y eso –la Democracia– es lo que sigue y seguirá primando aquí, al sur de la Tierra.
Espero que esta nueva etapa que empieza para el país sea una etapa de prosperidad. Por supuesto, no ocurrirá así todavía. Al nuevo gobierno hay que darle tiempo, gente. Y es el tiempo el que demostrara si hacen bien su trabajo o no. Y si no lo hacen, entonces de nuevo dentro de cuatro años la gente se expresara y hablaran las urnas… y la Democracia seguirá primando, por sobre todas las cosas. Aun, por encima de las pretensiones de algunos (y algunas) mandatarios que pretendían fundar un auténtico Imperio por estas tierras.
Así que, principalmente, ¡VIVA LA PATRIA! ¡Y VIVA LA DEMOCRACIA!
Saludos a todos.

martes, 8 de diciembre de 2015

Asesinos, de Tim Lahaye y Jerry B. Jenkins


El Comando Tribulación se precipita hacia los cuatro asesinatos predichos en las Escrituras. La cabeza de la única Fe Mundial Enigma Babilonia corre peligro como también los dos testigos del Muro de los Lamentos a medida que se acerca la hora fijada. Está profetizado que el mismo anticristo sufrirá una herida mortal en la cabeza.
MI OPINION: 
Una palabra: embole. Eso es este libro, una nueva entrega de la saga de los Dejados Atrás. Principalmente, es un embole porque a esta altura, cuando el lector llega aquí, se pregunta si era necesario alargar tanto esta historia que bien podría haberse resuelto en tres o cuatro libros.
“Asesinos” nos trae de nuevo al Comando Tribulación, quien ve engrosar sus filas con nuevas adhesiones. Y mientras todos luchan por sobrevivir día a día al gobierno mundial único del Anticristo Nicolás Carpatia, también deben hacerle frente a terribles plagas bíblicas como, por ejemplo, la aparición súbita de un ejército espectral de jinetes espantosos que matan a la mitad de la población mundial con fuego y azufre, que es la amenaza en que se centra esta entrega…
O habría que decir: la amenaza en la que se “centraría” esta entrega. La verdad es que los autores (la dupla LaHaye & Jenkins) prefieren decantarse por explorar más las internas y las historias personales de los miembros del Comando antes de que ahondar en el impacto global de las plagas apocalípticas. No es que esto esté mal, es que ya a la sexta entrega –como es el caso– la formula cansa. Y te das cuenta que los autores simplemente estiran la historia para generar más libros y obtener más ganancias con ello...
Suena triste, pero perdí el interés en la saga a mitad de este libro. Ni las insidias traicioneras de Carpatia y su segundo, León Fortunato, para liquidar doblemente al Comando Tribulación y al Papa –títere– Pedro II han conseguido hacerme cambiar de opinión. Sencillamente, por el momento, voy a abandonar estos libros –tampoco es que tenga muchos más para leer… de los que conseguí, el ultimo que tengo para leer es, justamente, el último de la saga – y a centrarme en la lectura de alguna otra cosa. Creo que es hora de volver a cambiar de género literario…
EN SINTESIS:
Libro aburrido y largo. Solo recomendable para el fan de la saga –con más de un millón de ejemplares vendidos en todo el mundo, debe haberlos, sin duda– ya que se da un hecho por si bisagra que lo cambiará todo para los libros que vienen: la muerte y posterior resurrección de Carpatia.
Saludos a todos.  

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Apolion, de Tim Lahaye y Jerry B. Jenkins


Raimundo Steele y Camilo Williams, miembros fundadores del Comando han pasado de ser empleados de Nicolás Carpatia a fugitivos internacionales.
Finalmente Raimundo descubre la impactante verdad sobre Amanda y, ahora, debe huir antes que empiece la gran conferencia.
Los dos testigos del Muro de los Lamentos proclaman advertencias al que se sienta en el trono de la Tierra y el mismo Carpatia se presenta sorpresivamente en el estadio.
El calendario de la Tribulación se acerca más a su punto medio, que los dos testigos llaman el tiempo fijado. Mientras tanto el juicio de la cuarta trompeta golpea el sistema solar, incapacitando la vida en la Tierra.
Los próximos tres juicios van a ser peores que todos lo que han pasado antes, tanto que un ángel llega volando desde cielo para advertir a la Tierra de los tres ayes siguientes.
El juicio de la quinta trompeta -una plaga de langostas parecidas a los escorpiones y dirigidas por Apolión, el demonio que es príncipe del abismo- es tan horrorosa que los hombres tratan de matarse pero no les es permitido morir.
El quinto capítulo de la serie Dejados atrás, fascinará y cautivará a los lectores fanáticos y nuevos por igual.
MI OPINION:
Este es el quinto libro de la serie de los Dejados Atrás, y francamente, a esta altura se nota el desgaste. Lo que empezó siendo interesante se perfila como algo tedioso cuando uno sabe que la saga completa está compuesta de 13 libros y que conseguirlos a todos cuesta muchísimo… cosa extraña, siendo libros que en su momento han sido vendidos en muchos países y traducidos a varios idiomas, pero lo cierto es que yo apenas he logrado conseguir algunos y son los que voy a reseñar aquí –y que vengo reseñando–.
“Apolion” sigue de cerca la historia del peculiar Comando Tribulación, quien día a día, gana más adeptos. Al capitán Raimundo Steele, su hija Cloe, el periodista Camilo Williams y el rabino convertido al cristianismo Sion Ben-Judá, se le suman muchos nuevos personajes quienes más o menos hacen su aporte en esta singular aventura apocalíptica. Aunque esta entrega hace más énfasis en las historias personales de cada uno que en las plagas bíblicas, de modo que el Apolion del título (el ángel caído que abre el foso del Abismo y libera la plaga de langostas-escorpiones) apenas hace acto de presencia cerca del final.
Esta novela se centra más en Cloe y su esposo Camilo, en la relación que ambos intentan construir en un mundo que día a día se va por el caño. Además, nos vuelve a traer al personaje de Patty Duran, quien en libros anteriores oficiaba de novia de Nicolás Carpatia, el Anticristo. Patty había quedado embarazada de Carpatia y se había fugado de su lado, yendo a parar con su triste humanidad bajo los atentos cuidados del Comando Tribulación, quienes intentan hacerle entender el mal que ha cometido y enmendar su senda.
No creo spoiler mucho si digo que el embarazo de Patty no es viable por lo que lo que se gestaba en su vientre no llega a buen término. Una pena, pero supongo que con un Anticristo ya es suficiente… tener dos sería una auténtica pesadilla.
Hay en el libro momentos memorables. La reunión de los 144.000 en un estadio de Jerusalén, en Israel, es impresionante. Más teniendo en cuenta de que no solo asisten ellos, sino que también otras multitudes, ansiosas por escuchar al rabino Ben-Judá y aprender el la verdad del Evangelio, tanto de boca de él como de la de los Dos Testigos que se encuentran en el Muro de los Lamentos.
La pega de la novela es que la trama de la saga se está estirando demasiado y uno se da cuenta que tanto Tim LaHaye como su socio Jerry B. Jenkins vieron el billete fácil y por eso alargaron tanto una historia que en tres libros bien gruesitos, podría haberse finiquitado sin mayores problemas y complicaciones.
Por lo demás, es un libro pasable, pero nada más.
Saludos a todos.
PD: Una cosa más acerca de Nicolás Carpatia, el antagonista de esta saga. Nuestro particular Anticristo no exhibe muchísimos poderes sobrenaturales, lejos de lo que podría creerse. Más allá del poder de la persuasión y de cierta elocuencia verbal, Carpatia es tan humano como cualquiera de nosotros. Según tengo entendido, en un futuro libro de la saga esto cambia al acabar completamente poseído por Satanás y convertirse en la Bestia propiamente dicha. Es una pena que ese libro (titulado “El Poseído”) no lo haya conseguido, de modo que me quedaré con las ganas de verlo en todo su infernal esplendor, al mejor estilo Damien Thorn en “La Profecía”.
PD2: Mención a parte la merece León Fortunato, el segundo al mando de Carpatia. Es un personaje harto-patético. E innecesariamente cómico por momentos. Se supone que él es la Segunda Bestia del Apocalipsis, pero la verdad es que más que miedo o pavor, da lástima. Se ve igualito al típico ayudante del malo de serie B de los 60’s.
PD3: Otro personaje patético es el Pontífice Supremo de la religión Enigma Babilonia, culto que viene a suplantar a la Iglesia Católica en el universo ficticio de estas novelas. El antiguo cardenal Peter Matthews, convertido en el Papa Pedro II se ve como un bufón vestido de ornamentos, un payaso que no se corresponde con el cargo que ocupa. Los autores se deben haber divertido –en cierta forma– al concebir este personaje, quien viene a ridiculizar a la Santa Madre Iglesia –recuérdese que los autores profesan una religión evangélica / protestante y que para muchas de estas denominaciones, la Iglesia Católica es Babilonia la Grande–. Una pena que al menos no le den un papel un poco más serio y lo reduzcan a un mero bufón al que Carpatia en cualquier momento le da la estocada final (lo que no va a quedar nunca claro es si va a ser por cumplir una de las profecías apocalípticas o por ser el más inepto de sus sicarios).   

The Leftovers, temporada dos: Aquí un nuevo fan


Hace cierto tiempo, hablaba sobre la nueva serie estrella de la cadena HBO, criticándola por ser la versión oscura de la saga “Dejados Atrás”. Y en efecto, así era en su primera temporada. “Leftovers: Season 1” era un canto a la desesperanza, a la angustia, a la amargura. Sus personajes estaban rotos, quebrados y sumidos en la más oscura de las tinieblas del dolor por las pérdidas sufridas durante el Arrebatamiento (llamado “La Ascensión” a veces en la serie). Por suerte –y gracias a Dios– al arribar su segunda temporada, los productores & guionistas decidieron hacerle un lavado total de cara, dándole a esta serie de televisión un aire más fresco y diferente.
El primer cambio llamativo fue el de escenario. Atrás quedó la ciudad de Mapleton, Nueva York. Ahora, sus protagonistas se han mudado a Jarden, Texas, un pueblo “milagroso” que esconde más de un secreto.
El segundo cambio han sido la incorporación de nuevos personajes y un par de giros y vueltas de tuerca en la trama que han acabado haciendo esta serie –al menos para mí– un poco más entretenida y soportable. La oscuridad de la primera temporada se ha retirado y si bien el panorama sigue siendo gris, hay muchas aristas por explorar.
Por supuesto, el enigma de las desapariciones sigue patente y puede que nunca sepamos dónde rayos se fue la gente que falta en el mundo, pero la serie de centra en los dejados atrás, y hasta el momento de lo que llevo visto de la nueva temporada, está bastante interesante.
Ruego porque se mantenga así y cuando se inicie la temporada 3, las cosas sigan por el mismo rumbo o mejoren. De momento, puedo decir que me he vuelto un fan más, je.
Saludos a todos.  
PD: Lo único que no me gusta es el opening. El tema musical de la primera temporada y la secuencia de apertura eran… bien, apoteósicos. Más allá de que luego no me gustara para nada lo que seguía, esa música y esas imágenes de apertura eran… maravillosas y aterradoras. En esta “season 2”, han cambiado ese tema por uno que ni siquiera está a la altura. Una pena, pero compensa mucho con lo buena que se puso la trama. Ya lo dice el dicho… “Una de cal y una de arena”.  

martes, 24 de noviembre de 2015

Cosecha de Almas, de Tim Lahaye y Jerry B. Jenkins


En “Nicolás”, Raimundo llega a ser los oídos de los santos de la Gran Tribulación, mientras tanto, Camilo intenta un dramático rescate nocturno desde Israel a través del SINAI...
En “Cosecha de Almas” seguimos enterándonos qué pasa con el resto del Comando Tribulación mientras cada miembro lucha por sobrevivir y combatir al anticristo hasta que ocurra la manifestación gloriosa de Cristo.
“Cosecha de Almas” lo pasea de Irak a los Estados Unidos de Norteamérica; de una altura de 9656 metros de altura a los refugios subterráneos; de las arenas del desierto al fondo del río Tigris; de la esperanza a la desolación y, lo hace regresar al punto de partida, todo en búsqueda de la Verdad y la Vida.
Raimundo Steele y Camilo Williams temen estar solos. Los dos vivieron por separado la ira del Cordero, un terremoto mundial que hubo en el mes vigésimo primero de la Tribulación.
Ninguno sabe si el otro sigue vivo, y ambos andan frenéticos buscando a sus respectivas esposas. Sion Ben Judá está atrapado debajo de los escombros de la Iglesia de Raimundo y Camilo. Nadie sabe qué le paso a Patty Durán, la amiga de ellos.
Raimundo y Camilo empiezan a buscar a sus seres queridos en diferentes rincones del mundo mientras el mundo se precipita a los juicios de las trompetas y la gran cosecha de almas que profetizan las Escrituras.
MI OPINION:
Esta es la cuarta novela de la saga que sigue de cerca a los dejados atrás, la gente que se perdió el Arrebatamiento de la Iglesia cuando Cristo volvió a la Tierra y se la llevó. Antes de este libro, existe otro titulado “Nicolás” que nos habla más acerca de los orígenes del  peculiar Anticristo de esta ficción, el político & Secretario General de las Naciones Unidas (ahora, Soberano del Mundo) Nicolás Carpatia, además de abarcar la ruptura de los primeros seis sellos del Libro del Apocalipsis y sus consecuencias, tanto para el mundo como para los protagonistas de esta apasionante historia.
“Cosecha de Almas” arranca donde “Nicolás” nos deja, con un mundo al borde del colapso total luego de experimentar la guerra, el hambre, la peste, la muerte y un terremoto a escala planetaria. Tanto el capitán de aviones Raimundo Steele como el periodista Camilo Williams deberán hacerle frente a las consecuencias de tamaño desastre, todo parte de la “Ira del Cordero” contra la Tierra, al mismo tiempo en que un enorme rebaño de creyentes comienzan a surgir por todo el mundo. Gente de todas las naciones y pueblos, listos para dar testimonio de Dios y de su único Hijo, Jesucristo…
Tengo que confesar que al inicio de la novela estaba perdido. La razón es que no conseguí “Nicolás”, de modo que me perdí un montón de cosas. Hay personajes nuevos que se agregan a los que ya existían –el rabino Sion Ben-Judá, en reemplazo del fallecido pastor evangélico Bruno Barnes y León Fortunato, la mano derecha de Carpatia, especie de asesor político de este– y hay otros (que también componían el Comando Tribulación) que andan perdidos. No es para menos, ya que un terremoto global ha acontecido y todo el mundo queda devastado…
A esta devastación le sigue, sin embargo, una explosión de verdadera fe. Gente que acepta a Cristo como Su Salvador y quienes –guiados por las enseñanzas de Ben-Judá– comienzan a emigrar a Israel –único sitio seguro, que salió indemne del terremoto– para dar testimonio.
La narración del libro sigue siendo interesante. Es imposible no sentir –al leerlo– que uno está abordando una obra típica post-desastre natural, como aquellas que versan sobre terremotos o inundaciones. La fisionomía de la Tierra ha cambiado un poco bastante y si bien han muerto millones, otros tantos se han salvado y empiezan rápidamente la reconstrucción de las ciudades.
Como punto negativo, sigue estando la traducción al español, a cargo de Editorial UNILIT, que, francamente, a veces da pena. No solo por castellanizar los nombres de los personajes, sino porque parece que la persona responsable de dicha traducción no sabe conjugar ni acomodar los verbos ni las frases. Una pena, ya que la historia es interesante. Este hecho conspira con la amena lectura de la novela.
EN SINTESIS:
La serie completa de “Dejados Atrás” no es para cualquiera. Principalmente, estos libros están dedicados al creyente. Sobre todo, al creyente evangélico. Pero igualmente, yo opino que aquellos que busquen una historia sobre apocalipsis, terremotos y plagas bíblicas, pueden llegar a disfrutarlos (No me miren así. Ya saben lo que se dice por ahí: hay público para todo, je).
Saludos a todos. 

jueves, 19 de noviembre de 2015

Damien: La Profecía continúa en TV


¡He aquí el tráiler de la nueva serie de televisión que para el año que viene, nos mostrará una encarnación más moderna de Damien Thorn, el Anticristo más conocido de la pantalla grande!
 

Sin duda, un estreno esperado por los fans de esta vieja saga de películas de terror, entre los que me incluyo. Para aquellos interesados, Damien será interpretado por Bradley James, conocido por sus trabajos en series de televisión como iZombie, Homeland y Merlín en los papeles de Lowell Tracey, J.G. Edgars y Arthur, respectivamente.
Completan el casting Omid Abtahi (Argo y Brothers), Megalyn Echikunwoke (Los 4400), Bárbara Hershey (Cisne negro y Un día de furia), David Meunier (El increíble Hulk y The Equalizer: El protector) y Juan Carlos Velis (Truco o trato y Almacén 13) acompañando a James en la ficción televisiva de la cadena A&E.

martes, 17 de noviembre de 2015

El Comando Tribulación, de Tim Lahaye y Jerry B. Jenkins


En un instante cataclismico desaparecen del planeta millones de personas.
Los dejados atrás enfrentan guerras, hambrunas, plagas, y desastres naturales tan devastadores que solamente sobrevive una de cada cuatro personas. Las posibilidades son aún peores para los enemigos del anticristo y su nuevo orden mundial.
Raimundo Steele, Camilo Williams, Bruno Barnes, y Cloe Steele se unen para formar "El Comando Tribulación". Su tarea es clara y su meta es nada menos que oponerse a los enemigos de Dios, y luchar contra ellos durante los siete años más caóticos que el planeta pasara jamás.
MI OPINION:
“El Comando Tribulación” sigue de cerca la historia iniciada en “Dejados Atrás”, el drama continúo de aquellas personas que luego del Arrebatamiento, fueron dejadas –valga la redundancia– atrás. Así, nos volvemos a encontrar con el piloto de 747 Raimundo Steele y su hija Cloe, con el periodista Camilo Williams y con el reverendo Bruno Barnes, quienes deciden afrontar lo que se viene de la única manera posible: preparándose. Tanto física como espiritualmente.
Seré franco con todos ustedes. Este libro parece un capitulo extendido de la actual serie éxito de HBO, “The Leftovers”. Ya en un post anterior, mencionaba los paralelismos entre esa serie de TV y esta saga de novelas cristianas. De hecho, lo único que varía entre ambas es el enfoque. Mientras que “Leftovers” era más oscura, la ficción de Tim LaHaye y Jerry B. Jenkins contiene más esperanza y claridad… aunque las cosas van por el mismo camino en cuanto a ponerse feas para los que quedaron.
Decía que este libro se parece a un capitulo extendido de “Leftovers” porque más que centrarse en el asunto bíblico & apocalíptico de fondo, se centra más en sus protagonistas humanos. Los líos amorosos entre Cloe Steele y Camilo Williams ocupan algunos cuantos capítulos. No me malinterpreten, no es que sea algo aburrido, es que a la larga, se vuelve tedioso. Si bien es cierto que los dos se están conociendo y viendo si inician algo de verdad con el Fin de Todo soplándoles la nuca, hay un momento en que el lector se cansa y dice: “ok, ya estuvo bien del romance-que-todavía-no-concretamos. Pasemos a lo más jugoso de la trama”. Y lo más jugoso de la trama está encarnado justamente por Nicolás Carpatia, el Anticristo, quien cumple con ciertas profecías bíblicas al firmar un tratado con Israel, un pacto de siete años que solo conducirá al Armagedón.
Es un poco increíble cómo en tan solo unas pocas semanas desde las desapariciones, este político inescrupuloso logra llevarse al bolsillo a todo el mundo y perfilar el que va a convertirse en el Nuevo Orden Mundial. Sus planes atrevidos van desde reformular las religiones hasta concertar una moneda única para todo el mundo. Algunos de estos hechos no son desconocidos para nosotros, en nuestro mundo moderno. Ya vivimos en la época de la globalización, de modo que por más escabroso que suene, estamos en el mundo que el Anticristo de esta ficción sueña como ideal.
Dato extra lo merece la mención a la Iglesia Católica que ahora sí los autores han hecho. Yo me quejaba que en el libro anterior no sabíamos nada del Vaticano. Aquí sabemos que entre los desaparecidos está el mismo Papa (¡igual que en “Leftovers”!) y que con la elección de un nuevo Sumo Pontífice –el cardenal Peter Matthews, un títere controlado por Carpatia– se da un paso más hacia una suerte de “religión única” para toda la Tierra. Una religión que proclamará que Nicolás es el Mesías esperado, engañando a las multitudes.
EN SINTESIS:
Es una buena novela, pese a todo. Se alarga algo bastante en el drama del romance entre Cloe y Camilo y las decisiones que Raimundo tiene que tomar sobre si trabajar como piloto para Carpatia y su sentido del deber cristiano, pero sigue siendo un libro interesante. Debiera decir que a partir de este, la acción sí empieza a desarrollarse, ya que con la firma del pacto con Israel de las Naciones Unidas –de la cual, Carpatia es el Secretario General– el Apocalipsis da formalmente inicio y es posible que en las novelas que le siguen, las cosas empeoren bastante para los creyentes.
Saludos a todos.
PD: Este libro tiene una adaptación fílmica, como ya ocurriera con la primera parte. La película lleva el mismo título y es fácil de encontrar, si la quieren ver, por la red. 

jueves, 12 de noviembre de 2015

The Leftovers: la versión oscura de “Dejados Atrás”


Hace poco, mi madre se enganchó con una nueva serie de TV, lo cual no es para nada extraño, ya que usualmente se engancha con ochocientas series nuevas que salen directamente de la fábrica de ideas de los USA. El asunto es que yo también me he sentado a ver dicha serie y como actualmente ando leyendo algunas novelas de la clásica saga “Dejados Atrás” –la que versa sobre el Arrebatamiento o el Rapto– no me he podido resistir a comparar ambas ficciones… y el resultado es sorprendentemente dispar.
Para aquellos que todavía no lo sepan, “The Leftovers” es una serie de televisión estadounidense creada por Damon Lindelof y Tom Perrotta para el canal HBO. Está basada en la novela de Perrotta del mismo título. La serie está protagonizada por Justin Theroux, Amy Brenneman, Christopher Eccleston, Liv Tyler y Chris Zylka, y fue estrenada el 29 de junio de 2014 en Estados Unidos.
¿Y sobre qué trata? Pues la premisa argumental es la que sigue: “The Leftovers” tiene lugar tres años después de un evento mundial en el que muchas personas desaparecieron, conocido como la "Ascensión", que causó la inexplicable desaparición de 140 millones de personas, el 2% de la población mundial. La historia se centra principalmente en la familia Garvey y sus conocidos en la ciudad ficticia de Mapleton, Nueva York. Kevin Garvey es el Jefe de Policía. Su mujer, Laurie, se ha unido a una secta llamada "Culpable Remanente". Su hijo, Tommy, se ha ido de casa para ir a la universidad, mientras que su hija, Jill, está actuando de forma impulsiva.
Básicamente, esa es la sinopsis argumental. Y si todo este asunto les suena muy parecido a la serie de libros de la saga “Dejados Atrás”, no es casual. Pero las similitudes acaban allí mismo. Mientras que los libros escritos por la dupla Tim LaHaye & Jerry B. Jenkins son un auténtico mensaje evangelizador, lleno de fe y esperanza cristiana para quienes se quedaron –justamente, los dejados atrás del título del primer libro–, la serie de Damon Lindelof y Tom Perrotta es un cantico a la desesperación, a lo deprimente, a la ausencia de Dios. No hay ninguna esperanza en ella para sus protagonistas, tan quebrados como están por un hecho inexplicable que muy probablemente siga así para siempre –el evento, la “Ascensión”, no tiene ninguna explicación en la novela original de Perrotta. Es una simple excusa para mostrarnos cómo la lleva la gente que queda–. Y esto se nota y muy patente, tanto en el primer episodio como en los nueve restantes de la primera temporada…
En la actualidad, la serie va por la segunda y según he visto, le han hecho una lavada de cara, pero el asunto es que el motivo de fondo sigue siendo el mismo: gente desaparecida de la faz de la Tierra sin explicación alguna y una civilización que se lame las heridas y que –en muchos casos– no puede superar la perdida.
¡Qué diferencia tan notable con los libros de LaHaye y de Jenkins! El Rapto en ellos ocurre cuando Cristo vuelve para buscar a Su iglesia. Desde el inicio, todo queda explicado, aunque en ese mundo ficticio muchos de los que se quedaron no quieran creer esto y se decanten por explicaciones varias, que van desde secuestros extraterrestres hasta la liberación de alguna clase de energía cósmica. En cambio, en la ficción de HBO hay no solo ausencia de Dios, sino también de explicaciones científicas. Los creadores de la serie han dicho que eso “no importa”; lo importante son las reacciones de la gente que se quedó en la Tierra.
Vi el primer capítulo y vi unos cuantos más de los que le siguieron de la primera temporada, y opté por abandonarla. ¿Francamente? Para dramas oscuros y pesados, está la vida diaria. Gracias, paso. Me gusta más la esperanza de “Dejados Atrás”, cuyos personajes si bien no la tienen fácil –teniendo que lidiar con el Anticristo y su Nuevo Orden Mundial– son más frescos, más claros y luminosos.
Y ustedes, ¿Qué opinan? ¿Alguien vio la serie? ¿Opiniones varias sobre ella? ¿Teorías sobre adónde rayos se fue la gente? ¿Los volveremos a ver algún día? ¿O esta serie acabará como “Lost”, con un final para el olvido?
Saludos.

domingo, 8 de noviembre de 2015

Dejados Atrás, de Tim Lahaye y Jerry B. Jenkins


Pasajeros a bordo del Boeing 747 rumbo a Europa, han desaparecido instantáneamente. Nada ha quedado excepto por sus montañas de ropa, joyas, documentos, pinzas quirúrgicas y cosas por el estilo. Alrededor del mundo en solo un segundo los carros han sido dejados sin hombres. El caos y el terror continúan mundialmente a medida que el cataclismo se desdobla.
Para aquellos dejados atrás el apocalipsis apenas ha comenzado. En medio del caos global Raimundo Steele, capitán de aviones comerciales, debe buscar a su familia... las respuestas... la verdad... Por devastadoras que hayan sido las desapariciones, los días más oscuros pueden estar aún por llegar.
MI OPINION:
Debo empezar la reseña de esta novela –primera parte de una saga de 13 libros– diciendo que, contrario a lo que comúnmente se piensa, la teoría del Rapto –o el Arrebatamiento– no existe como tal en la Biblia. Si bien hay algunos pasajes en concreto en las Sagradas Escrituras que parecen aludir a este hecho, su interpretación es más bien ambigua que concluyente. Para algunas iglesias evangélicas, sin embargo, son prueba irrefutable y concluyente de que este hecho asombroso ha de ocurrir.
En lo personal, como cristiano y católico, se me hace difícil creer en ello, por una sencilla razón: la idea de un Rapto o Arrebatamiento hace pensar en que existen dos tipos de cristianos.
Uno, los Escogidos. Dios vendrá por ellos antes del Fin y se los llevará al Cielo, ahorrándoles el padecimiento de la Tribulación. El resto, los de descarte. Los que van a padecer las plagas y la Ira del Señor antes del verdadero Fin de Todo.
Personalmente, no creo en esto.
Este tipo de “clasismo” ya lo vi de primera mano en mi paso por las filas del Atalayismo. Los Testigos de Jehová también profesan un “clasismo” y para ellos –al igual que para ciertas iglesias evangélicas– hay dos tipos de cristianos: los ungidos y el rebaño.
Lo repito: no creo en esto.
Yo creo que TODOS –sin excepción– vamos a padecer las tribulaciones cuando lleguen. Y que en esos últimos días, todos seremos puestos a prueba. Una dura prueba, sin duda: o estaremos con Dios o con el Diablo.
Hecha la aclaración inicial, debo decir que “Dejados Atrás” es una excelente novela apocalíptica.
Inicia cuando millones de personas se esfuman en el aire abruptamente, sin previo aviso. Del caos resultante de ese hecho indiscutiblemente sobrenatural, salen un grupo de personas, sobrevivientes que deberán hacerle frente a la Tribulación por venir. Ellos son el capitán de avión Raimundo Steele y su hija adolescente, Cloe; el pastor evangelista Bruno Barnes y el joven e intrépido periodista Camilo Williams.
Mientras acompañamos a estas cuatro personas a lo largo del libro en su ardua tarea de reponerse al dolor y a la perdida que la catástrofe mundial ha ocasionado, somos testigos del alzamiento del Anticristo, Nicolás Carpatia, un político dispuesto a cambiarlo todo y destinado a conducir al ser humano a la perdición…
A rasgos generales, ese es el argumento de esta novela y sus personajes principales. No voy a mentirles: no es un libro para todos. No es que desborde de fanatismo religioso por todos lados, de hecho el cristianismo postulado en esta obra es bastante simple y tranquilo. Se supone que a medida que las cosas vayan empeorando para los creyentes en los libros siguientes, el mensaje va a volverse más profundo, radical y directo.
El autor –Tim LaHaye– es un pastor evangélico de bastante renombre a nivel mundial y sabe conducir la narración, junto con su socio literario, Jerry B. Jenkins. Si bien el libro se vuelve algo largo, si te gusta la temática religiosa y apocalíptica, puede llegar a interesarte. A mí me atrapó y eso que es la segunda vez que leo esta novela…
Por el contra, hay un par de cosas. Dentro de la ficción, la falta de profundización en algunos temas, como por ejemplo la posición de la Iglesia Católica en el hecho de que millones de creyentes se evaporaran en el aire. Jamás vemos al Papa ni oímos la opinión de la Santa Sede sobre el hecho. Ni sabemos si Su Santidad se encuentra entre los desaparecidos. Para los autores, pareciera que la Iglesia Católica simplemente no existe.
No me extraña tamaño olvido. Las iglesias evangélicas –así como las protestantes– corren por su propia cuenta, guiándose eso sí en la Biblia. Otro tanto sucede con los Jehovistas, quienes van más lejos y acusan al catolicismo de ser nada más y nada menos que la “Gran Ramera del Apocalipsis”.
La otra contra que hay es la traducción al español. Corre a cargo de Editorial UNILIT y se han empeñado en traducir los nombres de los personajes, castellanizándolos. Un mal habito que creía en el pasado. De todas maneras, no entorpece –demasiado– la lectura y se puede disfrutar igual.
EN SINTESIS:
“Dejados Atrás” es un muy buen libro, pero no creo que todos puedan disfrutarlo. Está recomendado para el lector creyente. Si ustedes no lo son, no los culparía por querer leer otra cosa. De todas maneras, si deciden leer esta novela y todas las que siguen, adelante. Tal vez les guste.
Saludos a todos.
PD: Esta novela tiene tres versiones fílmicas y una remake, protagonizada por Nicolás Cage como el capitán Steele. Mi consejo es que obvien la remake y vean las tres primeras. Son adaptaciones de los tres primeros libros de la saga y más fieles al espíritu cristiano-evangelizador de los libros.

domingo, 1 de noviembre de 2015

El Quinto Elemento, de Terry Bisson


Cada quinientos años se abre una puerta entre las dimensiones. En nuestro Universo, los cuatro elementos (aire, tierra, agua y fuego) han dado lugar a una multitud de formas de vida. Al otro lado de esa puerta, en otra dimensión, existe un ser obscuro que espera pacientemente, en el umbral del Universo, para extinguir toda forma de vida y de luz.
Cada quinientos años, el Universo necesita un héroe, y en la New York del siglo XXIII, un héroe es algo difícil de encontrar.
MI OPINION:
Creo que debo ser uno de los pocos a los que, en su momento, le gustó esta película. No era un filme para tirar petardos, pero estaba bien.
Ambientada en el futuro año 2413, “El Quinto Elemento” nos narra las peripecias de Korben Dallas, un antiguo militar retirado devenido ahora en conductor de aerotaxis quien, de repente, ve cambiar el anodino rumbo de su vida con la llegada de Leeloo. Esta exótica chica no es otra cosa que la encarnación física del Quinto Elemento, la única arma capaz de salvar a la Tierra de la llegada del Mal Supremo, una bola encendida de antimateria consciente que se dirige hacia nuestro planeta. Asistido por el sacerdote Vito Cornelius y el loco locutor de radio intergaláctica Loch Rod (Ruby, en la película. Pequeño cambio de nombre, mismo apellido) Korben debe proteger a Leeloo de terribles enemigos alienígenas y del malvado e inescrupuloso Zorg…
Este libro es una novelización adaptada de la película protagonizada en su momento por Bruce Willis. Lo escribió Terry Bisson y se lee en un plis-plas, como dirían algunos. No hay muchas discrepancias entre lo que se vio en la pantalla grande y la novelización, salvo algún que otro cambio de escenario –el clímax transcurre a bordo de un gigantesco crucero marino que surca las aguas de otro planeta y no en el espacio profundo– y el personaje de Zorg –que a diferencia del filme, no muere–. Más allá de eso, no hay mucho que decir. Para pasar un rato, es un libro bastante bueno. Tampoco podemos pedirle peras al olmo, je.
Saludos a todos. 

jueves, 29 de octubre de 2015

Angeles Caídos, de Susan Ee

Tras una guerra entre los humanos y las tropas angélicas, en un mundo devastado por el miedo y la superstición, unos ángeles guerreros se llevan consigo a una indefensa niña, pero Penryn, su hermana de 17 años, hará lo que sea por recuperarla.

MI OPINION SOBRE ESTA NOVELA:
Un libro simplemente maravilloso. No sólo por su excelente ritmo narrativo, sino por lo interesante de su planteamiento sobrenatural.
Cuando abordas esta novela sobre ángeles, te das cuenta de que la referencia más cercana y parecida a la trama es la serie “Dominion”. Y de hecho, la comparación no está tan errada. Como en dicha serie de televisión, los ángeles deciden exterminar a la humanidad y para ello bajan de su cielo y desatan el peor de los apocalipsis. Aquí sucede otro tanto…
La protagonista de esta novela se llama Penryn, una muchacha que hará de todo por recuperar a su pequeña hermana, la cual ha sido secuestrada por unos guerreros angélicos y llevada a uno de sus nidos, enclavado en las ruinas de la ciudad de San Francisco.
Pero Penryn no estará sola en su larga búsqueda. Un ángel caído en desgracia la ayudará a llegar hasta su destino: el pobre y torturado Raffe (Rafael), uno de los principales arcángeles del cielo, ahora expulsado de su antigua posición de poder y con sus alas cortadas de cuajo por una insidiosa intriga política pergeñada por sus enemigos en las altas esferas.
Como he dicho antes, la narración de esta novela tiene un ritmo excelente y uno nunca llega a aburrirse. Tampoco es la típica historia romántica de “chico-ángel conoce a chica humana y se ponen de novios”. A decir verdad, el romanticismo es muy leve y es comprensible, dado el entorno post-apocalíptico en el que los protagonistas se mueven. Y los pocos momentos de paz que tienen.
Otro plus extra que tiene esta novela es la psicótica & desquiciada madre de Penryn. Yo no sé ustedes, pero la he hallado muy parecida (casi calcada) a la vampira Drusilla del Buffyverso. Si le quitamos la parte del vampirismo y le dejamos la locura, claro. Al menos, yo me divertí imaginándome a Juliet Landau encarnando a la madre de Penryn. Si algún día hacen la versión fílmica de este libro, ella debería hacer ese personaje…
Y los ángeles del libro… ¡Sí que meten miedo! No son los típicos angelitos buenos. Son una verdadera horda de invasores de otro mundo. Conquistadores que han pasado a fuego a toda la raza humana sin contemplaciones. Seres físicos con grandes alas, que no dudan en esclavizar y someter a lo que queda de humanidad en la Tierra.
Un planteamiento interesante, sin duda. Lo único malo es que la autora no revele mucho más sobre los pormenores de la sociedad angélica. No los suficientes para que sea explícito y sepamos por qué desde el cielo han decidido destruirnos a todos.
…Y eso si es que estos seres en verdad son ángeles como pareciera y no –como creo yo– algún tipo de alienígenas o experimento científico que se salió de curso. Aclaro que nada en la trama hace sugerir esto; la autora se decanta por decir que en verdad son ángeles del cielo, pero yo sospecho que en los dos libros siguientes que componen esta apasionante trilogía, esta cuestión queda aclarada.
EN SINTESIS:
A los amantes de “Dominion” y de la película “Legión” les gustará. Igual a los fans de “Supernatural”, donde también salen ángeles y demonios. Un muy buen libro y una excelente autora.
Saludos a todos y –ya que estamos cerca de la fecha y pese a que en mi opinión, es un simple festejo anglosajón que no tiene nada que ver con nosotros los latinoamericanos– les deseo a todos un muy feliz (y aterrador) Halloween!! ;)  

viernes, 23 de octubre de 2015

Buffy: Novena Temporada


“Rumbo perdido”. Son las dos únicas palabras que tengo para describir la Novena Temporada en comics de Buffy, la Cazavampiros. Y no son palabras para tomar a la ligera. Son un presagio de lo que vamos a encontrar.
Las cosas inician después de los acontecimientos de la temporada anterior, con la magia desapareciendo totalmente de la Tierra y Buffy y compañía lidiando con las consecuencias. Y las consecuencias de un mundo sin magia son imprevisibles… como, por ejemplo, que los vampiros se vuelven más salvajes que nunca.
Sin embargo, lo que en un principio promete ser un cambio de rumbo interesantes en el argumento (vampiros más salvajes, Buffy mudándose a San Francisco, Xander y Dawn intentando vivir un romance entre los dos, nuevos personajes ingresando en la historia) con el correr de los números acaba volviéndose un bodrio infumable, solamente comparable a la insufrible Sexta Temporada. Y lo más triste es que la perdida de la magia parece haber afectado a los guionistas en nuestro mundo también, ya que nada de lo que hacen puede remontar la cosa, ni siquiera el cameo extendido de Illyria, a quien el villano mediocre de turno le roba sus poderes…
Buffy perdió su rumbo y es una lástima. Al inicio de la Novena Temporada, hubo un intento de Spuffy, incluso –para delicia de los fans de esa pareja– pero desgraciadamente la cosa acabó en la más absoluta de las nadas cuando la Buffy a la que Spike confesaba todo su amor resultaba ser nada más y nada menos que otro tonto Buffy-bot (un androide con su apariencia), en una vuelta de tuerca que haría que revoleásemos el comic al tacho de basura, si no lo estuviéramos leyendo en formato digital.
En síntesis –y para no hacer la cosa demasiado larga– a Buffy se le acabó la magia. Y si es cierto lo que oí por ahí –que la Novena es el final-final de todo– bien merecido está. Es triste que acabe así, pero ni modo. Algo como esto tenía que pasar para que se dieran cuenta que estirar nuestras amadas series de TV más allá de sus finales en la pantalla chica, a veces puede ser –y resulta ser– una mala idea.
Saludos a todos.
PD: Espero tener mejor suerte con la nueva serie de Ángel. Su Séptima Temporada en comics cuenta con Faith de invitada estrella. A ver si ahí la calidad argumental mejora.  

ACTUALIZACIÓN DE ULTIMO MOMENTO: La Novena Temporada de Buffy no es la ultima como creí. Desgraciadamente, me enteré de que ya existe una Decima. Dudo mucho que lea esa temporada... Insisto con las dos primeras palabras con las que se inició este post: "Rumbo perdido".

miércoles, 21 de octubre de 2015

Buffy: Octava Temporada


Hace tiempo que quería ponerme al día con la Octava Temporada de Buffy en comics. Por un motivo u otro, venia posponiendo su lectura completa. Ahora que lo he hecho, tengo un panorama más claro y puedo comentarles mi parecer al respecto.
¿Francamente? Han sido unos comics bastante raros. Lo bueno es que –salvo en un número– la calidad artística en cuanto al dibujo nunca decayó. La trama argumental, la historia, por otro lado, es –valga la redundancia– otra historia…
Las cosas arrancan justo donde nos dejaba la serie de TV, con Buffy y compañía teniendo que lidiar con todo un ejército de nuevas Cazadoras que entrenar. Los primeros números de la Octava Temporada van de eso: Buffy y los otros lidiando con el drama de juntar y organizar a las chicas alrededor del mundo. La acción transcurre ahora a nivel global –recuerden que Sunnydale ya no existe–. En esta temporada, Joss y su gente llevan a Buffy a Escocia, Inglaterra, China, Japón, el Tíbet, etc, etc… Un tour por todas partes, vamos.
Las cosas empiezan a ponerse bien raras más adelante –como si ya no lo fueran, con una Dawn convertida primero en gigante y luego en una centaura y finalmente, una muñeca– con la aparición del “Big Bad” de turno, un tipo enmascarado de incalculable fuerza, llamado Twilight (Crepúsculo), un sujeto misterioso obsesionado con eliminar toda la magia de la Tierra. Twilight tiene a su disposición recursos de todo tipo (soldados del ejército de USA, un sangriento Warren resucitado, Amy la Bruja, etc) y no duda en usarlos para hacerle a Buffy y a sus amigos la vida imposible.
Cerca del clímax de la temporada, hay ciertas revelaciones inesperadas y muertes del mismo terruño. Averiguamos quién es en verdad Twilight, y Ángel y Spike regresan a la vida de Buffy. El primero, para mantener con ella una de las más alucinantes escenas de sexo jamás concebida –y con esto, hay que decirlo: ¡Viva el Bangel! Lo siento, chicas. El Spangel NO existe– y el segundo, para colaborar en la batalla final contra el villano, que tiene lugar como no podía ser de otra manera, entre las ruinas de Sunnydale. Un final –debo decir– a todo trapo que acaba con la consecuencia más inesperada de todas: el final de la magia en la Tierra.
En síntesis, una temporada extraña, que hubiera sido difícil de ver en la pantalla chica, debido a lo exagerada y fantasiosas de algunas de sus pretensiones –un ejemplo, Buffy teniendo los poderes de Superman– y a lo escandalosas de algunas de sus escenas –no creo que ya nadie se espante de ver a dos mujeres teniendo sexo entre ellas… pero ver a Buffy yacer alegremente en los brazos de otra chica y que esa chica en cuestión no sea Faith (sorry. Fan del Baith aquí! Je) es bien extraño–.
El paseo, sin embargo, ha valido la pena. Ahora voy a tratar de leer la continuación de toda esta locura, la Novena Temporada, que según tengo entendido por fuentes del Jossverso será la última “de a de veras”. Ya les contaré qué tal en su momento, si Dios quiere.
Saludos!  

domingo, 18 de octubre de 2015

El ángel sin cielo, de Jorge Barrera


Excato, uno de los ángeles que fueron arrojados a la tierra por revelarse contra su creador, tal y como nos relata el libro del Apocalipsis, sufre la condena infinita de vivir eternamente entre los mortales, anhelando que llegue una improbable redención. Acompañándolo en su viaje por el tiempo contemplaremos varios siglos de historia a través de sus ojos hastiados e inocentes. Excato participa en la guerra de Las Galias, en los tiempos de Julio César, y en sucesos históricos como el asesinato del emperador Claudio y la crucifixión de Jesús de Nazareth. También realizará un demencial viaje sin esperanza en busca de los límites del mundo, que le llevará a vivir extraordinarias aventuras.
MI OPINION SOBRE ESTA NOVELA:
Lo peor que podría pasarle a un libro sobre ángeles es ser –justamente– desangelado. Ese es el caso de esta novela, “El ángel sin cielo”, a la cual habría que agregarle de subtitulo “y sin gracia, también”.
El autor se vale de Excato, uno de los ángeles caídos que participaron de la rebelión de Lucifer, para darnos una larga lección de Historia Antigua. Lo que podría haber sido una premisa argumental muy interesante, pronto acaba volviéndose un bodrio infumable al avanzar las páginas. No es que le falte acción –aunque le falta–, es que le falta pasión, le falta ritmo, le falta más magia… le falta ángel.
Contar la historia antigua humana desde la perspectiva de una criatura inmortal no es tarea fácil. Requiere cierto talento, cierto… ángel, para hacerlo. Tristemente, este libro –en mi opinión personal– carece de eso.
Y no deja de ser tragicómico: un libro sobre ángeles sin ángel.
Más allá de ciertos momentos de melancolía e introspección, Excato acaba resultando un personaje distante. Yo, al menos, no sentí ninguna empatía con él. Y eso no es bueno: si al lector le tiene sin cuidado el protagonista, eso significa que van mal los tiros.
Creo que el autor pretendía escribir más sobre Historia Antigua que sobre ángeles, francamente.
No voy a extenderme más. A mí, este libro no me gustó y no lo recomendaría para nada. Al menos, no para quien desee leer alguna ficción sobre ángeles. Ahora, para los interesados en la historia de la Edad Antigua (sobre todo, el periodo clásico romano) puede parecerles atractivo…
Saludos a todos.

viernes, 16 de octubre de 2015

Dos velas para el diablo, de Laura Gallego

Una batalla mucho más antigua que el ser humano parece tener, al fin, un claro vencedor. Pero en los albores del siglo XXI, Cat, la hija de un ángel, está dispuesta a desafiar a los mismos demonios con tal de vengar el asesinato de su padre.
Un itinerario en busca de pistas por Polonia, Valencia, Madrid, Berlín, Shanghai, Florencia, México (pirámide maya) y por último, un edificio ultramoderno de una farmacéutica en Canadá (Edén Pharmacorp).
Fantasía anclada en nuestro mundo actual pero con Ángeles (con grandes alas blancas) y Demonios (con grandes alas negras). Dos jóvenes protagonistas: Cat y Ángelo (un chico joven aunque tiene miles de años como Demonio).
MI OPINION SOBRE ESTA NOVELA:
¡Que linda novela! Creo que son pocas las veces que puedo decir, sin temor a equivocarme, que he disfrutado enormemente con un libro. Este es uno de esos casos.
Estamos ante una novela sobre ángeles y demonios muy peculiar. Peculiar por el ritmo, por la historia y por las ideas que la autora plantea, ideas muy audaces influenciadas por la atenta lectura del Libro de Enoc, un antiguo apócrifo bíblico que versaba sobre estas criaturas y sus relaciones (tanto físicas como espirituales) con nosotros, los humanos.
“Dos velas para el diablo” trata sobre Cat, una atractiva muchacha adolescente, hija de un ángel y de una mortal, quien se ve inmersa en mitad de una legendaria lucha entre el Bien y el Mal. Las peripecias –y la odisea– de Cat comienzan cuando un enemigo demoniaco desconocido asesina a su padre y ella decide vengarlo. Con su espada angélica a cuestas, emprende un recorrido tan fantástico como peligroso por el mundo, dispuesta a todo. No estará sola en su cruzada, sin embargo; un joven demonio llamado Ángelo la ayudará, pese a sí mismo. Juntos, los dos deberán desentrañar un gran enigma que se remonta a los albores de la creación del ser humano en la Tierra y –como no podía ser de otra manera– salvar al mundo de un Apocalipsis pronto a comenzar…
Y estas palabras son una muestra apenas de las maravillas que este libro tiene para ofrecer al lector. Lo he disfrutado mucho y es de agradecer a la autora que no se sacara una típica novela de romance paranormal al uso (esto es: chico-demonio conoce a chica, enamoramiento, algo de tensión sexual, pelea contra otros enemigos sobrenaturales, chico-demonio y chica acaban revolcándose en alguna cama, nueva pelea contra enemigos sobrenaturales, chica en peligro, chico-demonio la salva y destruye al enemigo. Chica y chico-demonio acaban felices los dos para siempre).
Gracias a Dios, esta novela no es de esas. Es algo muchísimo mejor que otra de las tantas versiones descafeinadas de “Crepúsculo” con ángeles & demonios que abarrotan las librerías por estos días.
La mejor manera de describir a este libro es la siguiente: tomen un poco de “Supernatural”, añadan una pizca de “Dominion”, otra de la angustia existencial de las “Crónicas Vampíricas”, un poco del drama de “Ángel”, sacudan bien y ahí tienen “Dos velas para el diablo”. ¡Simplemente, genial!
Desde ya, quiero felicitar a la autora de este libro, una escritora de las grandes y terriblemente atractiva, también (jejeje).
Sencillamente, no puedes perderte esta novela. Altamente recomendada.
¡Saludos a todos!